12.170 cursos gratis
8.784.086 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Enfermedades de los sentidos

Autor: Viatusalud
Curso:
8,67/10 (42 opiniones) |32552 alumnos|Fecha publicaciýn: 24/02/2004

Capýtulo 16:

 Enfermedades de la faringe - Faringo-Amigdalitis (III)

Veamos cómo diagnosticar la faringe-amigdalitis.

El diagnóstico se fundamenta en la historia clínica y en la exploración del paciente. La presentación más o menos súbita del cuadro y sus características clínicas (fiebre, malestar general, mal aliento, dolor cervical, etc.) nos hacen sospechar que estemos ante un cuadro de faringo-amigdalitis aguda. Por el contrario, los síntomas crónicos y las circunstancias que empeoran el cuadro hacen sospechar la existencia de una faringitis crónica.Si el cuadro es una amigdalitis aguda en la exploración suele aparecer una imagen de enrojecimiento de la faringe y las amídalas, en muchas ocasiones con placas de exudado y, a veces, mucosidad por detrás de la campanilla. Si el cuadro es una adenoiditis aguda, suele aparecer abundante mucosidad nasal y por detrás de la campanilla y dolor de oídos, a veces causado por una otitis media aguda. En los casos de faringitis crónica, la imagen es de una mucosa seca y adelgazada, con aumento del tamaño de los folículos linfoides de la faringe, a veces mucosidad adherida en los pliegues de la faringeEn muchas ocasiones es útil realizar algunas pruebas de laboratorio que ayudan al médico a catalogar la gravedad del cuadro y a prevenir posibles complicaciones, como por ejemplo un hemograma, velocidad de sedimentación globular, o determinación del nivel de antiestreptolisinas (ASLO).En los cuadros severos, recidivantes o cuando se sospechan determinados agentes infecciosos es extremadamente útil realizar un frotis faríngeo para cultivar el exudado de la faringe. Esta prueba permite determinar los gérmenes que están causando la infección. Si además se realiza un antibiograma, podremos conocer la sensibilidad de dichos gérmenes al tratamiento antibiótico.

Tratamiento.- Independientemente de la causa de la faringo-amigdalitis aguda, será necesario que el paciente tenga un adecuado soporte hídrico y alimentario; esto es especialmente importante en los niños, ya que se deshidratan con más facilidad que los adultos. Por esto es muy recomendable el uso de medicamentos destinados a disminuir los síntomas, principalmente la fiebre, el malestar y el dolor. Deberán usarse, pues, antiinflamatorios no esteroideos; las vías de administración preferente son la oral o la rectal. En algunos cuadros muy severos puede ser recomendable usar corticoides, especialmente para tratar el dolor.Como la mayoría de las faringitis agudas son causadas por virus y no se curan con antibióticos, el tratamiento antibiótico sólo debe usarse cuando el médico sospecha de la existencia de una infección bacteriana primaria, de una infección viral complicada, o de una complicación de una afección faringo-amigdalar. En los casos que deban ser tratados con antibióticos, los más eficaces siguen siendo los de la familia de las penicilinas (penicilina G, penicilina benzatina, o amoxicilina). Las vías de administración preferente son la oral o la vía intramuscular. En determinados casos, el médico puede prescribir otros antibióticos.En el tratamiento de las faringo-amigdalitis agudas, los principales enemigos son la auto-medicación indiscriminada del paciente y el inadecuado cumplimiento de la prescripción realizada por el médico. Estas circunstancias pueden llevar a la aparición de resistencias al tratamiento y a la aparición de complicaciones. Los enjuagues orales con antisépticos pueden ayudar a disminuir los síntomas locales.En las faringitis crónicas, que no tienen un componente infeccioso, los tratamientos habitualmente empleados (complejos de vitaminas, mucorreguladores, ungüentos o pomadas nasales, etc.) pueden producir un alivio de los síntomas. En estos casos suele ser recomendable evitar los ambientes adversos (muy secos, con humos, etc.) y aquéllos factores que empeoran los síntomas (alimentos fríos o calientes, aire acondicionado o calefacción excesivos, etc).Cuando las infecciones faringo-amigdalinas se cronifican, aparecen repetitivamente, o han generado complicaciones graves, puede hacerse necesario el tratamiento quirúrgico y que el paciente precise de una adenoidectomía, una amigdalectomía o ambas simultáneamente.

Complicaciones.- En el caso de las adenoiditis, las más complicaciones frecuentes son la aparición de una otitis media aguda o de una sinusitis aguda, por la contaminación e infección del oído medio y de las cavidades sinusales.En el caso de la amigdalitis, posiblemente la complicación más frecuente es la aparición de un flemón peri-amigdalino. La complicación más temida de la infección faríngea por estreptococo del grupo A es la fiebre reumática (con afectación de las válvulas del corazón), que hoy en día es muy poco frecuente, gracias a los tratamientos antibióticos.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Enfermedades de los sentidos



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. El Método de los Seis sentidos para dejar de fumar
¿Quieres dejar de fumar ? Sigue este curso virtual y aprenderás uno de los métodos... [07/04/11]
221  
2. Tipos de memoria según los cinco sentidos
Es posible hablar de diferentes tipos de memoria de acuerdo con los sentidos... [16/08/12]
14  
3. Enfermedades endocrinológicas
Disciplina biológica que estudia la estructura y la función de las glándulas de... [28/05/04]
76.180  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail