12.176 cursos gratis
8.740.022 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Educación y modales. Relaciones humanas

Autor: Maria cristina Marin
Curso:
9,25/10 (8 opiniones) |5215 alumnos|Fecha publicación: 10/09/2008
Envía un mensaje al autor

Capítulo 4:

 Educación. Limpieza personal

El respeto a nosotros mismos se manifiesta la pulcritud y la decencia de nuestros vestidos, del lenguaje, el rechazo a toda vulgaridad. Al cuidar tu cuerpo con dignidad mantenerte limpia y aseada, muestra respeto hacía tí mismo y hacia los demás porque es la base de estimación social. Tu aseo personal debe ser una de las acciones más importantes en tu vida diaria, es condición para tener una buena salud es respeto y autoestima de tu cuerpo.  

El baño general del cuerpo debe hacerse a diario. También es necesario después de haber practicado algún deporte o haber hecho algún esfuerzo físico prolongado.   Los hábitos del aseo revelan hábitos de orden, de exactitud y de método en los demás actos de la vida. Los deberes que nos impone el aseo no es solo para nuestra persona sino, también a aquellos actos que afectan a los demás. Es falta de caridad a la bondad el primer poco esmero y cuidado en el aseo de lo que otra persona ha de tomar en sus manos o a su boca, se supone que él confía en la delicadeza de nuestra conciencia.  

a. Del aseo de nuestra persona. El aseo de nuestra persona debe ser una de nuestras diarias ocupaciones y nunca debemos de destinarle el tiempo que nos reclame aun cuando tengamos muchas cosas por hacer. No debemos entregarnos al sueño sin antes asear nuestro cuerpo, no sólo por la satisfacción que produce la propia limpieza sino a fin de estar prevenidos por cualquier accidente durante la noche. Al levantarnos asearemos nuestro cuerpo todavía más cuidadosamente que al acostarnos luego que hayamos alabado a Dios.   No nos limitemos sólo a lavarnos la cara al levantarnos tratemos de repetir esta acción durante el día. El baño se debe suprimir solo en caso de enfermedad y por decreto médico que indicará en qué forma se hará el aseo. Cuando el cabello se desordena es necesario que no nos limitemos a peinarlo por la mañana.   Para el aseo de la boca trataremos de limpiarla escrupulosamente 3 veces al día, nunca delante de otras personas y quitar el uso de escarbamientos o de los dedos en la boca delante de otras personas.   Nuestras manos lavémoslas con frecuencia y siempre que supongamos pudieran haber perdido la limpieza. Las uñas deben recortarse cada vez que su crecimiento llegue al punto de oponerse hacer pero no recortarlas en exceso. Evitar contraer el hábito de cortarse las uñas con los dientes es una falta grave de aseo.   Nunca te acostumbres a llevar la mano a la cabeza ni introducirle debajo de la ropa con ningún objeto, y menos con el de rascarnos.   Aspectos asquerosos son:       Limpiarse los labios con las manos.       Escupir.   El uso del pañuelo Llevarlo siempre con nosotros Usar una sola cara del pañuelo Observar atentamente el pañuelo es un horrible hábito.       No usar dedos para limpiar ojos, oídos, dientes y mucho menos la nariz. Limpiar en el día los ángulos de los labios. Limpiarnos el sudor con el pañuelo.   

b. Del uso de nuestros vestidos. Tu vestido debe estar limpio siempre no lo uses si esta jalado o roto. Debes cuidar de tu ropa, cepillarla y guardarla ordenadamente. El cambio ordenado de nuestros vestidos evitará malos olores (ropa interior)   Usa el vestido adecuado para cad ocasión y el calzado apropiado. El calzado debe lucir siempre limpio e ilustrado debe guardarse en un sitio ventilado. No debes conservar por mucho tiempo un mismo pañuelo, cuidemos que la caspa no aparezca en nuestros hombros.  

c. Del aseo de nuestra habitación. De la misma manera que debemos atender constantemente el aseo de nuestra persona y en nuestros vestidos, así debemos tener que poner un especial cuidado en la casa que habitamos. Este cuidado de la limpieza no sólo debe ser a lo que comúnmente usamos, sino también a aquellos sitios menos frecuentados y que están menos a la vista de los extraños. La entrada de la casa, los corredores, el recibidor y el patio principal, son lugares que están a la vista de todo el que llega, por tanto debe inspeccionarse constantemente. En el patio principal no se debe arrojar agua, aún cuando ésta sea limpia. El aseo en las habitaciones no debe limitarse a los suelos y alos muebles, es necesario que, los techos, las paredes, las puertas, las ventanas, el baño etc. Permanezcan en estado de perenne limpieza.   En cuanto los dormitorios, cuidemos además que en ellos corra el aire libre en todas las horas que lo necesitan, no los obligue a mantenerlos cerrados.   Por eso al levantarnos, cuando nuestro cuarto (dormitorio) se encuentra impregnado de las exhalaciones de los cuerpos durante la noche, debemos apresurarnos a abrir las puertas y ventanas.   No mantengamos ni un instante en nuestro aposento ningún objeto que pueda producir un olor desagradable, el calzado, los vestidos sucios; u otras cosas, descomponen la atmosfera y producen olores no gratos. Los vestidos de nuestra cama (pijama) deben estar siempre aseadas. La cocina es el lugar que también dice del orden y la educación de una buena familia.   Como la calle puede perder instantáneamente su limpieza, es indispensable que cada uno examine con frecuencia este lugar.   Si hemos vivido como personas finas y delicadas, aun aunque entren a habitar el cuarto que desocupamos, no necesitarán de asearla por el cuidado que hemos tenido.    

d. Del aseo para con los demás. Jamás nos acerquemos tanto a la persona con quien hablamos que llegue a percibir nuestro aliento y seamos en esto muy cautos.   Cuando estamos solos, al toser o estornudar, apliquemos el pañuelo a la boca y aún volvamos siempre a un lado la cara.   Evitemos en cuanto sea posible el sonarnos cuando estamos en sociedad, y cuando sea posible hagámoslo con delicadeza. Cuando saludamos con la mano hemos de tenerlo perfectamente aseada, sin sudor, no alarguemos a nadie la mano son enjuagarla antes disimuladamente antes con el pañuelo.   Cuando estés de visita en una casa y se penetra hasta el comedor, no está permitido darle la mano a otras personas que se hallan en la mesa, evitemos en todo caso, visitar a nuestros amigos a la hora de la comida. No ofrezcamos a nadie nuestra ropa personal, ni objeto alguno que tengamos destinadas para el aseo de nuestra persona y cuando les dejemos nuestra cama, cuidemos de vestirla limpiamente. Al entrar a la casa, capilla etc, procuremos limpiar la suela de nuestro calzado principalmente cuando hayamos transitado por lugares húmedos y transitados. No nos sentemos nunca sin estar seguros que el asiento esté desocupado o que tenga algo, mancha, polvo etc.   No brindemos a nadie el asiento donde acabemos de levantarnos, a menos de que no exista otro. ¡Procuremos discretamente que no lo ocupe inmediatamente! Si es acto de desaseo el tomar en la boca la pluma o el lápiz de escribir, con mayor razón con artículo ajeno. El humedecer los dedos para hojear libros o papeles ajenos es una falta de aseo. 

Capítulo anterior - Éxito

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Educación y modales. Relaciones humanas



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Las quejas. Relaciones humanas y laborales
Las quejas dañan las relaciones humanas y laborales. En este breve curso,... [03/08/10]
886  
2. La triangulación del saber. Relaciones humanas
Presentamos un curso de relaciones humanas donde veremos la triangulación del... [10/08/11]
71  
3. Consejos para educar a los hijos. Relaciones humanas
Bienvenidos a un nuevo curso de relaciones humanas. Cómo sabemos, la educación es... [25/10/11]
39  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail