12.176 cursos gratis
8.740.944 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 5:

 Organización del aula por rincones. Consideraciones pedagógicas

Hemos oído a menudo comentarios de maestros y maestras que manifiestan trabajar por talleres en sus clases, cuando en realidad no están hablando de la misma cosa.

 Respecto de la organización del aula por rincones o talleres, se pueden establecer, a grandes rasgos, dos líneas bien diferenciadas:

 a)  Los rincones o talleres, entendidos como complemento de la actividad del curso.

b)  Los rincones o talleres, entendidos como un contenido específico.

La primera forma de organizarlos, si hacemos un rápido análisis, implica que los niños y niñas van a los talleres en los ratos libres que les quedan, cuando acaban la labor que el maestro/a ha puesto.

 Pensamos que esta manera de enfocar el trabajo no modifica el fondo de la organización de clase y del diálogo educativo que pretende establecerse; se trata de una opción que tan sólo beneficia a los más rápidos, “adaptados” y probablemente mejor dotados, y que crea ansiedad y decepción en los que tienen un ritmo de trabajo diferente, ante la imposibilidad de acceder a actividades diversas.

Por otra parte, los rincones que se preparan, normalmente pensados para que el niño/a trabaje solo (actividades plásticas, manipulativas, biblioteca...), acaban con un importante deterioro, ya que son considerados como material de “semientretenimiento” y se les resta importancia respecto al trabajo que anteriormente ha encargado el maestro/a.

La segunda opción supone un tiempo y unas connotaciones precisas, que confieren a los rincones una categoría tan primordial como la de cualquier otra actividad.

 Supone, de entrada, un tiempo fijo dentro del horario escolar que se dedica a talleres, así como la posibilidad de que todos los niños, mediante un mecanismo preciso que el maestro prevé, puedan acceder a ellos.

Evidentemente, el enfoque de este planteamiento tendrá unas características especificas en la etapa que se refiere a los niños más pequeños, en tanto que el tiempo lo marcará el propio niño.

Continuando con estas reflexiones, analizaremos a grandes rasgos las aportaciones específicas que comporta esta manera de trabajar:

La educación de la autonomía 

Cuando la escuela ofrece diversidad de actividades, que previamente han sido valoradas y consideradas adecuadas para el aprendizaje y desarrollo de la personalidad del niño/a, ha de tener también en cuenta el hecho de que el niño/a necesita aprender a tomar responsabilidades. 

Organizar el tiempo, a partir del parvulario, a corto plazo – las actividades de cada día – y a medio plazo – la necesidad de pasar por todos o la mayoría de los rincones a lo largo de la semana o quincena ¾, así como seguir el proceso interno de cada actividad, sin la presencia constante del adulto, implica no sólo el aprendizaje de la autonomía en el sentido de asimilar determinadas normas, sino también algo tan importante como el desarrollo de una actividad mental autónoma.

El hecho de discutir las actividades, de llegar a acuerdos, de reflexionar posteriormente sobre los resultados, subraya y refuerza el carácter social del aprendizaje e incide en el funcionamiento mismo y en su organización. La discusión y el contraste del propio pensamiento con el de los demás y el intercambio basado en la colaboración y ayuda, actúan como elemento de formación social e intelectual.

Individualización

La entendemos en el sentido de permitir, a través de la organización por pequeños grupos, un seguimiento individual de cada niño con unos matices más ricos que en un grupo más numeroso. Consideramos así la actitud ante el trabajo específico, ante el grupo, los avances y progresos que realiza, etc., y la posibilidad de determinados niños y niñas de llevar a cabo un programa adecuado a sus necesidades.

Ruptura entre trabajo intelectual y trabajo manual

 Se rompe la dicotomía establecida en la escuela al hacer una valoración positiva de las actividades “intelectuales” (matemáticas, lectura, etc.) frente a otras más prácticas, más devaluadas, de carácter expresivo o creativo; ello significa ofrecer a los niños nuevas posibilidades, no sólo de trabajo, sino también de valoración personal.

En cuanto a la metodología, la actividad que se desarrolla no es una actividad manual o de juego aislada, sin relación con el ámbito intelectual del niño. Tal y como dice Piaget, estamos haciendo posible un aprendizaje más correcto, ya que la inteligencia es sencillamente un sistema de operaciones vivas y activas basadas en la experiencia (personal, afectiva y cercana del niño), y la actividad intelectual supone la aceptación de la práctica. El juego se convierte en consecuencia en la base de todo aprendizaje.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Educación infantil. Método pedagógico, los rincones



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Educación infantil. El rincón de los libros
Los rincones de aprendizaje , son sectores o espacios delimitados donde los niños... [09/02/11]
339  
2. Educación infantil. Bits de inteligencia
En este curso se trata un innovador recurso educativo : los bits de inteligencia... [22/02/11]
346  
3. Educación infantil. Ludotecas
Presentamos un curso de educación infantil donde compartimos contigo un tema de... [18/05/11]
314  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail