12.170 cursos gratis
8.755.716 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Educación infantil. Ludotecas

Autor: Pedro Fulleda Bandera
Curso:
10/10 (1 opinión) |314 alumnos|Fecha publicación: 18/05/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 7:

 Ludoteca escolar (2/2)

Los recursos humanos

No es ocioso reiterar que para llevar adelante la ludoteca escolar, como ocurre con todo proyecto, el recurso fundamental será siempre el ser humano, quien tendrá que concebirla, asegurarla y desarrollarla. La escuela tiene a su favor para este fin el rico potencial de su personal docente -maestros, bibliotecarios, auxiliares pedagógicos- y puede también movilizar la participación de activistas desde la comunidad. También los alumnos deberán asumir responsabilidades en este sentido, pasando de "usuarios" pasivos a ser activos colaboradores, como parte del propósito de la ludoteca de desarrollar en ellos hábitos de responsabilidad social, sentimientos de pertenencia a partir de su participación en la toma de decisiones, y estilos de pensamiento creativo con la aplicación de dinámicas de grupo para la búsqueda de soluciones a los problemas que la existencia de la ludoteca plantea.

De tal modo, es preciso conformar un equipo de trabajo representativo de todos estos factores, que asuma la creación de la ludoteca, primero, y su funcionamiento, después. El principal requisito que debe exigirse a alguien para integrarlo es tener una cabal comprensión de la importancia de la tarea y una inagotable y contagiosa aptitud lúdica; esto es: para jugar y hacer jugar. Será más fácil de lo que parece, si se tiene en cuenta que en casi todos los seres humanos sobrevive la necesidad lúdica que les llena de entusiasmo ante una motivación atractiva, y que es más viable cuando el individuo está liberado del rigor del trabajo, como ocurre con los abuelos y otras personas ya jubiladas, o cuando tal propósito se integra a los objetivos profesionales, como es el caso de los educadores en general.

La necesidad de espacios y materiales

Uno de los argumentos más socorridos para explicar la inexistencia de la ludoteca en una escuela es la falta de espacios, lo cual responde a la concepción de que aquella requiere, invariablemente, de un salón con determinadas condiciones. Naturalmente que este facilita las cosas, pero si no existe es preciso acudir a aulas, comedor, biblioteca, patio, áreas deportivas o pasillos, convirtiendo toda la escuela en ludoteca. La variante debe ser analizada y resuelta por el equipo gestor, evaluando -además- la ganancia que puede representar para la institución escolar dedicar al servicio ludotecario un área permanente, incluso retirándola de otra función.

Más angustiosa puede ser la solución de los recursos materiales, particularmente juguetes instructivos y juegos adecuados según el universo estudiantil del centro               -matrícula, edades, sexos e intereses motivacionales-, en condiciones de limitaciones financieras para acceder a la producción y al mercado de medios lúdicos. En este aspecto, la búsqueda creativa de soluciones de manera conjunta, la gestión colectiva y el apoyo de la comunidad, son indispensables para asegurar la existencia y vida posterior de la ludoteca, pues se trata de recursos gastables, que es necesario reponer frecuentemente. Algunas recomendaciones al respecto son las siguientes:

a) Solicitar a cada persona involucrada -alumno, maestro, madre y padre, entre otros- el aporte de un juguete a la ludoteca. Esta campaña puede hacerse habitual en fechas significativas, como jornadas dedicadas a los niños, conmemoraciones de la escuela, etc.

b) Gestionar el apoyo de centros de trabajo, instituciones y organismos del territorio, que apadrinen a la escuela y a su ludoteca.

c) Movilizar la acción creadora de alumnos, maestros, madres y padres, para la sistemática confección de juegos y juguetes de forma artesanal, para lo cual puede convocarse a concursos de creación.

En la gestión material es importante hacer una adecuada selección de los medios lúdicos a emplear, propiciando aquellos que puedan tener una vida útil más prolongada y permitan un número mayor de participantes en el juego, preferentemente de forma cooperativa. Deben evitarse juguetes que estimulen la violencia y los muy sofisticados o que requieran de accesorios difíciles de adquirir o emplear. Los confeccionados de forma artesanal deben ser revisados para evitar la presencia de elementos peligrosos, como aristas afiladas, puntillas, objetos pequeños que puedan ser introducidos en bocas, ojos, narices u oídos, entre otras muchas medidas de seguridad, no siempre suficientes. También deben excluirse totalmente los juguetes grotescos, destinados a provocar temor o que sean ofensivos a principios éticos y de igualdad racial o de géneros. El juguete es el mejor amigo del niño, y en ningún momento debe resultar agresivo a su integridad física o moral.

Capítulo siguiente - Gestión ludotecaria
Capítulo anterior - Ludoteca escolar (1/2)

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Educación infantil. Ludotecas



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Educación infantil. El rincón de los libros
Los rincones de aprendizaje , son sectores o espacios delimitados donde los niños... [09/02/11]
339  
2. Desarrollo infantil. Educación musical
La educación musical en educación infantil tiene como finalidad... [10/02/11]
510  
3. Educación ambiental en etapa infantil
Este curso pretende dar respuesta a cómo tratar la educación ambiental en la... [11/02/11]
1.397  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail