12.176 cursos gratis
8.741.921 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Educación a los hijos. Valor relativo

Autor: Felix Larocca
Curso:
10/10 (2 opiniones) |24 alumnos|Fecha publicación: 16/08/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 4:

 Educar con el ejemplo. Eficaz

Prosiguiendo con este tema…

Educar con el ejemplo, lo más eficaz 

Dr. Félix E. F. Larocca

Sociólogos y otros estudiosos de las relaciones humanas han sonado la voz de alarma: el deterioro en la convivencia social que distancia a algunos padres de sus hijos y a los educadores de sus alumnos, y que, en su peor versión, llena las páginas de los noticieros, tiene mucho que ver con el hecho de que las últimas dos generaciones han transformado parte de un sistema de valores que parecía asumido, o percibido como positivo, en sociedades desarrolladas. 
Rave

La incontenible violencia machista, los conflictos entre padres e hijos y entre éstos y sus profesores, el culto que rinden a la violencia ciertos sectores juveniles, el nuevo fenómeno de adolescentes descontrolados durante fines de semana, o en la Semana Santa en los balnearios más plushes; llenos de drogas y alcohol, el creciente fracaso escolar y la consiguiente desmotivación de chicos y chicas, la competitividad inhumana en algunas empresas... son manifestaciones de una problemática que tiene muchas y complejas causas, una de las cuales podría ser la quiebra de algunos valores universales despreciados por su olor a viejo o poco moderno, como el respeto a las personas mayores, el cuidado con las cosas que son de todos o la cultura del esfuerzo como medio para el progreso material y personal.

En otras palabras, que, en nuestra cultura, para muchos de nuestros hijos, el esfuerzo y el trabajo son asuntos que no les atañen, ya que esperan que todo les sea otorgado sin ningún esfuerzo de su parte.
Más de un sociólogo y psicopedagogo comienza a requerirlos, aun a costa de cargar con una imagen negativa de reaccionario o contrario a la moda y a los valores en boga, como el individualismo, la satisfacción inmediata de cualquier deseo o la diversión a toda costa. 

Parte de nuestra sociedad parece solicitar que quienes tenemos responsabilidades, entre otros: padres, educadores y medios de comunicación, rescatemos esos valores ‘de siempre’ que promueven la vida en sociedad y dotan de un sentido humano, cívico (¡qué palabra tan aparentemente arcaica y sin embargo tan plena de significado hoy mismo!) y solidario a nuestras vidas. 

Crack

Los valores nos hacen más humanos y más libres 

Tengamos presente que la escala de valores y creencias de cada persona es la que determina su forma de pensar y su comportamiento. La carencia de un sistema de valores definido y compartido por la mayoría de la población instala al sujeto, especialmente al menos maduro, en la indefinición e indefensión y en un vacío existencial que le deja dependiente de otros y de los criterios de conducta y modas más insólitos. Por el contrario, los valores asumidos como cultura, como lo que compartimos con los seres humanos que nos rodean y con todos en general, nos ayudan a saber quiénes somos, hacia dónde vamos, qué queremos y qué medios o herramientas nos pueden conducir al logro fundamental de nuestra existencia: el bienestar emocional, uno de los elementos esenciales de eso que denominamos calidad de vida. (Véase mi artículo: La ley Natural)

Estos valores no dependen de los tiempos ni de las coyunturas, porque nada tiene que ver con el sistema económico o político vigente ni con las circunstancias concretas o modas del momento. Son intemporales, humanos y estimulantes de la sociabilidad y del equilibrio en la relación entre las personas que resultan

Están por encima de las circunstancias, por su sólida vinculación con la dignidad de la persona. Y porque promulgan el respeto a las opiniones y necesidades de los demás. Son valores del ego, que no puede desarrollarse si no se vive en libertad y en coherencia con unos principios íntimamente relacionados con la responsabilidad de entender que todos somos seres humanos, con nuestra dignidad, nuestras necesidades, nuestros gustos y nuestra propia emotividad. Iguales en nuestra diferencia, en suma. 

La Declaración Universal sobre Derechos Humanos de la ONU reconoce al hombre como portador de valores eternos, que siempre han de ser respetados. Estos valores, reconocidos por todos, sientan las bases de un diálogo universal y pueden servirnos de guía: al individuo, para su autorrealización; y a la humanidad, para una convivencia en paz y armonía. 

Capítulo siguiente - Niños. Enseñar con ejemplo

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Educación a los hijos. Valor relativo



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Educación de los hijos
Este curso intenta transmitir unas pautas para educar a los hijos y que sean útiles... [09/03/05]
5.415  
2. Educación de los hijos. 7 Claves de motivación para estudiar
7 claves para motivar el estudio . Te presentamos esta guía con las principales... [21/03/11]
701  
3. Cómo criar hijos felices
Este curso le permitirá a los padres descubrir algunas claves acerca de cómo deben... [15/04/08]
2.961  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail