12.176 cursos gratis
8.741.575 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Educación cristiana en niños y adolescentes

Autor: ZULLY DOMINGUEZ
Curso:
9,20/10 (5 opiniones) |1289 alumnos|Fecha publicaciýn: 07/05/2010
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 6:

 Cómo y por qué involucar a la Iglesia en la educación

 

La escuela dominical de niños y adolescentes es una parte importante del cuerpo de Cristo y asi debe ser vista por toda la congregación. Sucede que nos reunimos y trabajamos generalmente en horarios diferentes que los adultos y por eso no nos ven. Pero involucrar a la iglesia es fundamental para que:

-        nos apoyen en oración;

-        nos ayuden en casos puntuales;

-        surjan nuevos obreros.

Para que la congregación se involucre con los niños, deben verlos. Y para que los niños se mantengan en la iglesia, deben involucrarse en las actividades de los mayores. Es un asunto de ida y vuelta. Si sus padres son creyentes, el niño ya estará acostumbrado a asistir al templo, pero si sus padres no lo son, será para él una experiencia nueva el reunirse con adultos y otros niños a la vez. ¿Cómo hacerlo? Una manera es hacerles participar en días de programas especiales y que los mayores presencien su actuación: día de las madres, Navidad, día de la Biblia, etc. Allí los niños pueden presentar dentro del programa (previo ensayo en el lugar y coordinado con el encargado) poemas, canciones, representaciones, dramas y todo lo que su inventiva le permita. No recomendamos actuaciones aprendidas de memoria (salvo canciones y poemas) para no forzar demasiado a los niños y no poner nerviosos a los mayores, anticipando algún olvido. El niño nunca tendrá un buen recuerdo si pasó por algún traspié en su actuación. Recomendamos que tengan bien claro el concepto sobre el cual van a trabajar y que sepan del apoyo total del educador. También puede ser parte habitual la presentación de un coro de niños, del que podrán participar todos los que en ese momento se encuentren presentes, por ser canciones conocidas de las reuniones infantiles.

El maestro debe estar dispuesto a cuidar y atender esos chicos durante la hora del culto o de la prédica, si es que no esta establecido un lugar aparte de reunión para niños, paralelo al de mayores. Tener las precauciones necesarias   para que no se levanten en momentos inoportunos, que no distraigan al predicador o a los demás hermanos con sus voces, devolverlo a casa a la hora convenida y entregarlo en persona a sus familiares. Esto dará confiabilidad a la familia del menor, y deja la puerta abierta para una nueva experiencia.

Debemos trabajar mucho en nuestras congregaciones sobre el lugar y el respeto que los niños se merecen, comprendiendo que el  niño es un ser con necesidades espirituales tan serias y tan tenidas en cuenta por el Señor como las de los mayores. Para que esa valoración llegue más rápido, planeamos varias estrategias a saber:

a)      El educador relata testimonios de sus hijos y su trabajo. En una reunión pública, el educador puede (previo acuerdo con el pastor) dirigirse a la congregación y relatar algún testimonio concreto de respuesta a sus oraciones por algún niño o familiar de éste, o aún reiterar palabras textuales que los niños hayan expresado en cuanto al avance de su fe o reflexiones sobre asuntos de importancia. También importará a la congregación saber cómo lucha y crece la obra  entre los niños, y cómo Dios va supliendo las necesidades a medida que surgen. Será noticia toda campaña evangelística o esfuerzo de proyección de la obra.

b)     Pedir colaboración a los miembros de la congregación. Esta colaboración puede ser material, por ejemplo en ocasión de una merienda especial, de una fiesta con regalos; en una reunión donde se esperan muchos niños se podrá pedir a los hermanos que concurran para ayudar en los juegos o en la atención en general. Una actividad realmente fructífera (al menos en países como el nuestro) es la recolección de ropas y abrigos para la posterior distribución entre las familias necesitadas.

c)      Boletín realizado por los niños. Algunos mensajes, versos bíblicos ilustrados, caritas con pensamientos y otros, llegarán al corazón de los adultos si van acompañados de mucho amor, y serán efectivos si se los entregamos con una lista de motivos de oración al final de los mismos. Por ejemplo:

smily      Estoy feliz porque                                          

     conozco a Jesús                                                              Te regalo esta

hoja                  María.                                                                             plantita.

                                                                                                      Soy tu hermanita menos

                                                                                                           Lucía.

 

            Mi papi no tiene trabajo.

         ¿podrías orar por él?

d)     Repartidos para padres. Los adultos siempre deberíamos ponernos en contacto con buena información sobre temas educativos, y si estos temas están  tratados por quienes se encargan de la educación de nuestros propios hijos, será mucho más significativo. En una ocasión, en nuestra congregación se preparó un tratado que, una vez impreso, se distribuyó entre todos los padres de los niños de las escuelitas dominicales que atendemos. Por si les sirve de ejemplo, lo incluimos a continuación.

PADRE, MADRE:

Es maravilloso ser padre o madre. Es uno de los más grandes privilegios que Dios otorga al hombre. Ver en el hijo su propia imagen, volver a vivir con él su propia infancia, verle crecer, desarrollarse; todas son satisfacciones que enriquecen la vida. ¿Qué no daría usted por su hijo? Daría su vida si fuese necesario. ¡Cuánto se esfuerza usted para proveerlo de vestido, alimento, calzado, estudios! Usted quiere que sea honesto, trabajador, que progrese y tenga felicidad en la vida. Pero de vez en cuando, al ver tanta corrupción, violencia y perdición en la juventud una pregunta angustiosa cruza por su mente: ¿qué será de mi hijo? ¿cómo protegerlo? ¿cómo prepararlo para que triunfe? Muchos padres lloran al contemplar la vida fracasada de su hijo y perplejos se preguntan ¿qué más tendríamos que haberles dado todavía? Les dimos todo: buen alimento, vestido, educación, ¿por qué se desvió?

El niño, el joven, son como una planta que tiene necesidad de un tutor para crecer rectamente. También se pueden comparar estas etapas con las primeras en la edificación de una casa, la cual necesita buenos cimientos para que luego no se derrumbe.

El bienestar material o social no sirve de fundamento ni de meta en la vida. Suicidios, drogas, alcoholismo, están carcomiendo como cáncer las naciones de alto nivel de vida. Nuestra sociedad está enferma porque le falta algo fundamental, está edificando su vida sin fundamento, sin convicción moral, sin fe en Dios.

Padre, madre…la mejor garantía para la felicidad y triunfo de tus hijos, consiste en proporcionarles el conocimiento de la vida que hay en Cristo Jesús. Solamente una fe viva en Jesucristo equipará a sus hijos con esa fuerza de resistencia moral que les ayudará a triunfar en momentos de prueba y dificultad. En Jesús tenemos vida en abundancia. Y eso es exactamente lo que los padres queremos para nuestros hijos: no una vida inferior o mediocre, sino abundante en todos los aspectos.

Porque nosotros hemos experimentado esta clase de vida es que hemos querido compartirla con vuestros hijos a lo largo de los encuentros semanales que hemos tenido en este año, en las llamadas escuelitas. Ahora creemos que ha llegado el momento de invitarles a ustedes, padres, junto a toda su familia, a las reuniones que celebramos en nuestro templo para juntos rogar por nuestras familias y aprender más sobre el Evangelio de Jesucristo y la vida abundante que Él promete.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Educación cristiana en niños y adolescentes



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Educación de niños y adolescentes
Los peligros sociales que amenazan a la comunidad son mayormente factores de... [03/06/08]
1.549  
2. Educación cristiana
La Educacion cristiana es una educación que no tiene fronteras, ni de razas,... [06/04/09]
6.656  
3. Consejería cristiana
La Consejería cristiana estudia el comportamiento del hombre y los factores que... [06/08/08]
2.410  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail