12.174 cursos gratis
8.742.898 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 14:

 Redacción e ideas. Consecuencias

a) El procedimiento indicado es incompatible con las extensiones predeterminadas (limitación de folios) y con las intervenciones docentes encaminadas a decir al alumno lo que tiene que hacer o cómo ha de actuar, salvo que el estudiante lo demande.

b) Así mismo, como la estructura y el relleno del trabajo van tomando cuerpo poco a poco, y a veces el distanciamiento entre fases es un imperativo que puede llegar a dilatarse, el método es incompatible con las prisas. Por ello, si hubiera fecha de entrega o un plazo, sería positivo sintonizar (familiarizarse) pronto con el problema, y canalizar y empezar a generar e inducir conocimientos con tiempo.

Normalmente, estando la atención dispuesta y la voluntad decidida a entregarse a fondo a la tarea, a más tiempo, más cantidad y calidad finales;

c) Para el desarrollo de este método, las ganas juegan un papel fundamental, no tanto por identificar escritura con disfrute, cuanto porque con ellas hay más posibilidad de elevar la calidad de las realizaciones; lo interesante será siempre componer calidad, más que cantidad. Respecto a las ganas, como requisito de calidad, pueden darse las siguientes propuestas:

1) Proyectar las ganas a medio plazo, ilusionándose desde el comienzo y conceptuando la fase siguiente a la actual como el mayor refuerzo.

2) Comenzar a escribir siempre animados, de tal modo que el trabajo final acopie momentos de buena disposición interior. Para transmitir, es preciso sentirnos cargados de fuerza. Si por un lado queremos empezar pero por otro estamos cansados o nos asola la hartura, comunicaremos pesadez más fácilmente y connotaremos negativamente el trabajo mismo. Es posible que, por ello, mermemos además la calidad. A medida que se practica, se domina no obstante la esfera de las emociones y se puede trabajar bien con todo estado de ánimo; quizá ésta pueda ser una característica de los mejores escritores profesionales.

3) Dejar de escribir, cuando, estando agotados, no se ha llegado aún a estar saturados o nerviosos, con el fin de sembrar ganas o incluso controladas añoranzas para el día siguiente y cosecharlas en el momento oportuno.

4) Si en alguna ocasión las fuerzas nos dan de sí y las ganas de continuar nos impelen a seguir, a pesar de haber estado muchas horas trabajando o ser tardísimo, mi consejo es aprovechar la oportunidad.

5) Hay periodos en los que nos encontramos anímicamente mejor que en otros, quizá a causa de estímulos externos, circunstancias familiares, sentimentales, académicas, etc. A mi juicio, es importante aprovechar este aporte extra de energía para incrementar la actividad intelectual de tipo inductivo, en cualquiera de las fases descritas. Análogamente, cabe incluirse como elemento condicionante de la planificación de nuestro trabajo a la cadencia de biorritmia intelectual, que coadyuva a experimentar periodos de mayor fertilidad, creatividad o resistencia, a los que conviene sacar el mayor partido posible.

d) Cuando se está en una fase cualesquiera, ¿cuándo pasar a la siguiente? A pesar de que éste sea un prodimiento endógeno y subjetivo, podemos sugerir lo siguiente al respecto: 1) Como pauta general, no pasar a una fase hasta que no se haya culminado la anterior.

2) Tener conciencia de que la calidad a priori de una fases dada, vendrá determinada por la calidad de las fases anteriores.

3) Pasar a la fase posterior cuando notemos la satisfacción redonda por haberla culminado, o bien cierta inquietud por permanecer en ella, con independencia de que nuestro interés por terminarla sea alto. Por una u otra causa, esperar a que afloren las ganas, a que casi sea una necesidad el abordaje de la fase siguiente, del mismo modo a como puede ser una necesidad comenzar a recorrer las calles de una bella ciudad a la que acabamos de llegar en excursión. Si necesitásemos volver a la fase anterior más adelante, volveríamos de la misma forma a como, una vez en esa visita turística, podríamos regresar al autobús.

e) Ante un bloqueo mental o un hastío pasajero, es preferible distanciarse, dejar la actividad, con la seguridad de que nuestro inconsciente va a ponerse a funcionar para solucionar la cuestión que más nos puede atraer nuestra atención en ese momento (el bloqueo mismo), y en el momento preciso nos comunicará una solución. Para estimular el proceso de solución del problema, puede recopilarse globalmente lo que se tiene entre manos, descomponerse en pequeños pasos, visualizar la ejecución del primer paso y proceder a realizarla. En ocasiones, esa detención brusca del proceso puede estar causada por:

1) La pereza o la falta de ganas que ocasiona enfrentarse a un embrollo provocado por un escaso cuidado en el paso o la tarea anterior. De donde se deduce que cada fase debe estar orientada a la siguiente y desarrollarse conforme a ella. La generosidad entre las mismas fases juega un importante e interesado papel.

2) El cansancio intelectual, aunque esta suele ser la causa menos frecuente.

3) Una necesidad del inconsciente, que encubre o manifiesta una hiperactividad de la misma naturaleza, y que se manifiesta con una detención aparente del procesamiento voluntario. Por ello es relativamente frecuente que, tras una interrupción por esta causa, se suceda una importante actividad productiva.

Cuando el estudiante interpreta sus normales interrupciones como probables antesalas de conocimiento, las positiviza y además rentabiliza el tiempo, porque mientras dura el tapón suele dedicarse espontáneamente a otros menesteres, no necesariamente relacionados con el centro de interés en torno al que expecta.

f) Es importante pretender, expresamente, que el periodo de tiempo dedicado a la confección del trabajo, se traduzca, en la distancia, en un recuerdo emocional y cognitivo grato y positivo, de tal modo que no sature la inquietud por el conocimiento de ese tema. Es contradictorio que el investigador acabe harto de su trabajo, porque la investigación es actitud y dedicación, no tiene final. Es interesante y útil a medio o largo plazo que la experiencia de dedicación a ese trabajo tenga, así, una referencia capaz de hacer las veces de organizador previo del conocimiento, con la mirada puesta en esta previsión de futuro. La justificación es la siguiente: puesto que el conocimiento tiene una naturaleza constructivista y espiral, es posible que, en un lapso no determinado, vuelva a considerar el mismo tema para otro trabajo de mayor complejidad. Como no es posible razonar en el lugar de la persona que seremos dentro de ese tiempo, es menester, al menos, mostrar respeto y apertura a lo que pueda ocurrir y evitar que se apague la llama sagrada de la inquietud por el conocimiento.

g) Como subyace en el parágrafo anterior, el método presentado parte para su diseño del sistema natural de razonar. Por ello, sus productos escritos están dotados de las mismas cualidades inherentes a la propia razón: el buen conocimiento tiende a llamar a más y mejor conocimiento, en virtud de lo cual crece en complejidad sobre sí mismo, generando una conciencia (capacidad de conceptuar y reconocer el conocimiento) que determina la evolución de la persona, en la medida que su ego se aminora. Lo mismo ocurre en cualquier trabajo realizado desde las premisas presentadas. Su dedicación está abierta a su prosecución: puede continuarse y mejorar en cantidad y en calidad, tiempo después, identificando nuevos apartados, prolongando otros, fortaleciendo su fundamentación, ganando en rigor deductivo y profundidad, analizando su contenido con mayor grado de complejidad, modificando su estructura, simplificando expresiones, sintetizando categorías, perfeccionando su expresividad, etc.

h) Por tanto, una vez realizado el trabajo, la actitud deseable es de distanciamiento provisional hacia el mismo, de aplazamiento de su dedicación, dependiente de los imperativos que el conocimiento pueda condensar en un futuro, para pautar el propio comportamiento investigador. De este modo, el estudiante adquiere, en la distancia, un conocimiento personalizado y sintético del trabajo que realizó (procedimiento de ejecución y contenidos desarrollados), que le serán útiles como elevados puntos de partida para futuras realizaciones análogas. Por otro lado, es llamativo que este distanciamiento del estudiante hacia su trabajo tenga muchos puntos en común con la perspectiva que un investigador experimentado tiene respecto a su ámbito de conocimiento o de sus elaboraciones realizadas con la suficiente anterioridad, y que cabe conceptuarse como una mayor capacidad para objetivar su contenido.

i) He constatado reiteradamente que los estudiantes que han trabajado del modo que aquí se indica o de otra forma similar -una vez personalizado- suelen experimentar una serie de mejorías de naturaleza emocional: cierto despertar de capacidades creativas, un relativo autoasombro satisfactorio, enormemente reforzante y motivador, por lo que se ha sido capaz de hacer por sí solos, un incremento de autoestima y, en algunos casos, un efecto de redondeo o arrastre del beneficio conseguido en esta actividad, no sólo a futuras actividades similares, sino a su rendimiento académico global.

Capýtulo anterior - Redacción e ideas. Observaciones

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Educación y creatividad. Trabajos creativos



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. El coaching y la creatividad
Te presentamos un curso en el cual te hablaremos sobre el coaching y la... [30/09/11]
67  
2. Trabajos de postgrado. Recomendaciones
Trabajos de postgrado. Recomendaciones , conoce en este curso estrategias que... [12/05/10]
516  
3. Diseño industrial. Buenas ideas y creatividad
Para las personas que trabajan día a día creando y diseñando hemos dedicado un... [03/11/11]
96
Curso con video

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail