12.176 cursos gratis
8.741.731 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Edición de textos

Autor: Loli Fernández
Curso:
8/10 (4 opiniones) |3565 alumnos|Fecha publicaciýn: 10/03/2005
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 7:

 El libro medieval. La transmisión de los textos medievales

1.-El libro medieval:

    a)el papiro y el rollo

    b)el pergamino y el códice. Los palimpsestos.

    c)el libro monástico. Los beatos.

    d)el período universitario

2.-La transmisión de los textos medievales.

 

1.-El libro medieval.

Es obvio que el libro medieval no es igual al de nuestra época. Tampoco eran iguales las materias ni los instrumentos con que se escribía. No se hacían las tintas del mismo modo y el libro no se confeccionaba como ahora.

Según algunos críticos el libro habría nacido en Alejandría hacia el siglo III a. C., por lo tanto, anterior a la imprenta. Luis Cortés es de esta opinión.

    -El papiro y el rollo:

Durante muchos siglos la materia por excelencia para escribir fue el papiro. El papiro es una planta de unos 3 m de altura que abundaba a las orillas del río Nilo y de otros ríos de África y Asia Menor.

Después fue objeto de cultivo en el Nilo y en otros lugares como Sicilia.

Se aprovechaba el tallo, de donde se extraían unos filamentos pegajosos y suaves. Se disponían sobre una tabla de dos maneras: horizontal y verticalmente. Se prensaban y se adherían una a otra. Se dejaban secar al sol; una vez secos, se encolaban y se pulían.

Las hojas obtenidas se cortaban todas del mismo tamaño y se van uniendo unas a otras, siempre en la misma posición. Daba lugar a una larga tira que se enrollaba.

Una vez escritos los rollos, se les daba aceite de cedro (de donde sale su color amarillento) para protegerlos del insecto. Después se guardaban en jarras de barro.

Esta es la primera forma que adoptó el libro en la Antigüedad.

Estos rollos permanecen enrollados en torno a una varilla de la cual pendía una cartela donde se indicaba el título del volumen.

Su medida sería de unos 5 a 6 m de largo, y de 25 a 30 cm. de ancho.

`Libro´ procede de liber (= corteza de árbol preparada para escribir). La palabra `página´ procede de pangere (= plantar), el nombre se dice que viene de que las columnas de escritura semejaban una plantación de viñas.

Los objetos con los que escribían eran el calamus y el stilus. El stilus lo usaron los romanos para escribir en tablillas enceradas. Era de bronce, hierro, hueso o plata. El calamus era un trozo de caña con la punta tallada y con un corte vertical en el medio. A comienzos de la Edad Media, se sustituyó por plumas de ave (preferiblemente ganso). El calamus se mojaba en una tinta confeccionada con negro de humo mezclado con goma disuelta. Los epígrafes iniciales se escribían con tinta roja llamada minium o rúbrica.

Había rollos pequeños en los edictos u órdenes oficiales.

Al final del volumen se anotaba el colofón que en latín se llamó explicit. El empleo del papiro empieza a decaer a partir del siglo I d. C.  a favor del pergamino. Existían ciertas ventajas del pergamino sobre el papiro, se escribía por las dos caras, hubo un momento en que se podían borrar y escribir encima (palimpsestos), no le atacaban los insectos,...

El rollo del mismo modo fue sustituido por el códice.

Al llegar la imprenta a mediados del siglo XV, el códice fue el soporte ideal del libro, y el papel el mejor material.

    -El pergamino y el códice. Los palimpsestos:

La palabra códice viene de `cortex´ que significa corteza de árbol.

La palabra pergamino viene de Pérgamo, ciudad de Asia, que disputó su supremacía cultural con Alejandría.

El pergamino era piel de animal (ovejas, ternero...).

Quitada la piel al animal, se sumergía en lechada de cal para quitarle las impurezas. Una vez purificada la piel, se ponía a secar y se estiraba. Se seguía limpiando y se pulía con piedra pómez. Se cortaba en los tamaños que se quisiera.

Existían ciertas ventajas del pergamino:

    a)era más resistente a la humedad y a los bichos.

    b)los textos se conservaban mejor.

    c)se podía escribir por las dos caras. El pergamino era caro, pero como tenía dos caras, y no sólo una, se abarataba.

La forma de libro del pergamino fue el códice. Va cosido por detrás. Tuvo su origen en las tablillas romanas que se unían con anillas.

En relación con el pergamino existían los palimpsestos. Nacen porque el pergamino se podía borrar y volver a escribir encima. Procede de dos palabras griegas: `palim´ (= de nuevo) y `psao´ (= borrar). Hoy palimpsesto es un texto donde se reconoce la escritura de un texto anterior (bajo una capa). Un ejemplo de palimpsesto es De res publica de Cicerón, encima del cual hay un comentario de los salmos de San Agustín.

En el Renacimiento nace el interés por los palimpsestos y se empieza a dar importancia a los textos que traen a la actualidad la Antigüedad Clásica. Las técnicas para recuperar lo que había debajo, muchas veces ocasionaron daños irreparables en el pergamino (por ejemplo, en el siglo XVIII se utilizaban componentes químicos). En la actualidad las técnicas son mucho más avanzadas, por ejemplo, los rayos ultravioleta.

Los dos textos palimpsestos más importantes de España son: el Codex ovetensis del Monasterio del Escorial y el Códice de Alarico de la Catedral de León.

    -El libro monástico. Los beatos:

Durante la Edad Media, el libro era un objeto monacal. Los monasterios no estaban en las ciudades y no había apenas comunicación, por lo que era como focos de cultura dispersos.

Los monjes eran defensores acérrimos de los libros porque ellos los transcribían y los guardaban celosamente.

Los clérigos transmitieron la letra impresa a través de copias. Casi todos los libros -siglo V al XII- salen de los scriptoria monásticos.

De los scriptoria salieron, por un lado, libros sencillos dedicados para el estudio privado de los frailes y, por otro lado, libros más lujosos como biblias, sermonarios,...

El beato es un tipo de libro. Viene del nombre del monje Beatus que escribió a finales del siglo VIII unos comentarios al Apocalipsis de San Juan. Vivió en un monasterio de Liébana (Picos de Europa). Se ha dicho que escribió esos comentarios al coincidir la época con la invasión de España por los árabes; al estar `cubierta´ la Península por una religión contraria a la cristiana, se pensaba en el fin del mundo.

Estos comentarios fueron un  éxito y otros monjes los copiaron. De estas copias se hicieron algunos de los libros más bellos (siglo IX-XII) de la humanidad. Estos libros están fechados y firmados. En León existen beatos copiados y miniados en San Miguel de Escalada, Valcabado, San Salvador de Tábara. Los beatos nunca fueron tan suntuosos y lujosos como en estos siglos.

En los scriptoria estaba prohibido hacer fuego. Los libros se fabricaban sobre un pupitre donde se colocaban los pergaminos, ya cortados; en los que se señalaban las líneas por donde se iba a escribir. Se utilizaban dos clases de tinta (para pluma): la negra y la roja, para rubricar.

    -El período universitario:

A finales del siglo XII aparecen lo que se llamó Estudios Generales en París, Bolonia, Oxford y Salamanca, que fueron el germen de la universidad.

Las universidades surgen porque la cultura comienza a salir de los monasterios. Hay una nueva clase intelectual más numerosa y con nuevas ambiciones, por lo que necesitan un ámbito de estudio y una materia de estudio -necesitan libros y por eso comienzan a abundar en las ciudades.

Surge un gremio nuevo donde se enmarcan los libreros, los rubricados, los copistas... pequeños gremios que se enmarcan en uno mayor dedicado al libro.

Esta evolución del libro va a originar cambios en la forma misma del libro. Por ejemplo, los libros son más manejables y transportables, no va a estar encerrado en bibliotecas sino que también se encuentra en otros lugares (una librería, una casa particular,...), el formato grande queda sólo para libros de lujo, aparecen nuevas abreviaturas para que la copia sea más rápida, desaparecen las miniaturas y las letras capitulares de los libros a causa de la rapidez de confección de libros, las encuadernaciones serán sencillas y baratas porque lo que buscan es que se multipliquen los manuales para el uso de los estudiantes.

Respecto al libro universitario, existen dos términos importantes:

    ejemplar: libro visto y aprobado, dispuesto para poder convertirse en manual. El encargado de los ejemplares era el estacionario-bibliotecario.

    pecias: ejemplares divididos para copiarlos. Estas pecias estaban en manos del librero.

Había dos sistemas de copia: que lo copiasen los estudiantes o que lo copiase el propio librero. El sistema de pecias era más rápido, duró tres siglos (hasta el XV con la invención de la imprenta).

A finales de la Edad Media se asiste al triunfo del papel. Fue inventado en China en el siglo II a. C. El papel recibe un nombre que en su origen no le corresponde. Proviene del papirus.

Era fabricado a base de desechos de cuerdas. Irrumpió en Europa  en el siglo XV con la invención de la imprenta. En el siglo XVIII el papel será fabricado a partir de la madera.

    -La palabra incunable:

Son los libros primeros de la imprenta. Un incunable es el libro impreso entre la creación de la imprenta hasta el domingo  de Pascua de 1521. Hoy en día llamamos incunables a los libros impresos durante el siglo XV.

Características, según Luis Cortés:

«tamaño tipo folio, que cada vez que más tiempo pasaba el tamaño era un cuarto, un octavo,... cada vez más pequeños.

«falta de puntuación, abundancia de abreviaturas y enormes márgenes.

«a veces tenía un colofón: nombre del autor, lugar y fecha.

«el soporte base es el papel, aunque no dejó de usarse la vitela.

«ausencia de letras capitulares, que se dejaba el hueco para que los miniaturistas la dibujaran, pero a veces no lo hacían.

 

2.-La transmisión de los textos medievales.

Le afecta el sistema de scriptoria de los libros monacales, y el sistema de pecias y ejemplares de los libros universitarios. Existen unos libros para los estudiantes y otros libros que no son de ese tipo. Son problemas diferentes los que pueden afectar a unos y otros.

Con los libros universitarios tenían que tener un cuidado especial para que no hubiera errores, algo que entonces no tenía tanta importancia en los textos literarios porque no se tenía el sentido que se tiene hoy de que el texto tiene que transmitirse literalmente. Además, muchos textos se transmitían oralmente.

La oralidad tenía mucha importancia y muchas composiciones se perdieron. Por ejemplo, hoy sabemos que la mayor parte de la épica se transmitía oralmente. Tenemos unos versos del Cantar de Roncesvalles, el Cantar de Roldán y el Cantar de Mío Cid, se sabe por la primera Crónica General de Alfonso X que hubo muchos más cantares de gesta en la Edad Media.

La oralidad permite intervenir en el texto mucho más que la escritura, que parece que fija.

Dentro de lo que fue la transmisión medieval, es importante el taller de Alfonso X el Sabio, porque nos dice una manera de trabajar: parece que habría alguien que traducía de forma oral, al dictado, y un copista lo copiaba.

Se traducían del griego, del árabe, del hebreo, ... y, por primera vez, pasan al castellano y no al latín, lenguaje oficial de los monjes. Parece que lo copiaba en pliegos sueltos. Detrás de esas copias venía el ayuntador, el que juntaba esas hojas sueltas y daba forma al libro, tal vez introduciendo párrafos, eliminándolos,... y una vez que el libro tenía forma, el rey Alfonso X la leía y corregía, lo que le daba la garantía última.

Hoy encontramos textos alfonsíes, corregidos por el rey Alfonso X, y textos formados por el ayuntador, pero que no fueron corregidos por él.

También es interesante la postura de Don Juan Manuel, sobrino de Alfonso X, que es el primero que se siente propietario de sus obras, y en el prólogo es el primero en el que pide que su obra forme parte de una especie de colección.

Hace una copia revisada por él dando garantías de que es el original, tal como él quisiera que se transmitiera, una copia sin errores. Él se siente autor de su obra y decide depositar una copia original de su obra en el Monasterio de Peñafiel (Valladolid). A pesar del empeño de Don Juan Manuel, se habían transmitido ya en copias sus obras y esas son las que tenemos hoy, tenemos copias diferentes de la misma obra. Algunos de los volúmenes que él corrigió desaparecieron en un incendio en el monasterio. De El conde Lucanor no tenemos el original, conservamos copias.

Por ejemplo, contrario es el Arcipreste de Hita. De él no sabemos prácticamente nada, su nombre: Juan Ruiz, que en 1351 ya no estaría de arcipreste. Del texto hay dos versos que dicen: `cualquier hombre que lo oiga, si bien trovar supiera, puede enmendar y añadir si quisiere´. Es justo lo contrario a lo que veíamos en Don Juan Manuel. El Libro de Buen Amor se ve como un conglomerado de canciones y textos, sin sentimiento de autor.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Edición de textos



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Word 2003. Edición de textos
Word 2003 es la última versión de la aplicación para edición de textos más... [24/11/10]
823  
2. Análisis de textos literarios
Con este curso de literatura conoceremos el significado de texto , la diferencia... [11/01/11]
1.234  
3. Creatividad. Realizar e interpretar textos
Creatividad . Realizar e interpretar textos , escribir bien es un ejercicio que... [16/09/09]
16.966  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail