12.176 cursos gratis
8.740.508 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Ecología y medio ambiente (4/6)

Autor: Benedicto Cuervo Álvarez
Curso:
10/10 (1 opinión) |180 alumnos|Fecha publicación: 27/01/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 8:

 Especies en peligro de extinción (2/2)

ÁGUILA CALZADA O BARREADA.

Es el águila más pequeña de las encontradas en la Península Ibérica. Tiene una envergadura de entre 110-135 cm; su talla está en 45-55 cm y su peso es de, 700 g para el macho, y 1.000 g para la hembra. Presenta dos fases de colorido.

Adultos: Fase clara: Frente clara, cabeza y cuello ocráceos con algunas estrías oscuras. El dorso y las cobertoras alares parde oscuro y las escapulares blanco amarrillento. Por debajo el ala prensenta un clor blanco con una franja oscura. La cola larga de puntas cuadradas, oscura por arriba y más clara por debajo.

Fase oscura: En este caso son enteramente pardo negruzcas por debajo mientras que por la parte superior son las dos fases del mismo colorido.

Jóvenes: Muy parecidos a los adultos, se diferencian por ser más rojizos por debajo y presentar las cabeza también rojiza.

Utiliza zonas forestadas principalmente de pinus nigra y sylvestris con árboles grandes aunque puede utilizar bosques mixtos de Pinus sp. y Quercus sp. para instalar los nidos y zonas claras y los bordes de los bosques para la obtención de alimento.

Construye los nidos en los árboles más grandes y junto al tronco principal. El nido está compuesto en la base por ramas y troncos relativamente grandes y tapizados con hojas de pino. La llegada de los adultos a las zonas de cría se produce a finales de marzo principio de abril. Regresando a sus cuarteles de invernada a final de agosto y septiembre.

Se distribuye por toda la zona más occidental de la Comunidad Valenciana, sobre todo en las áreas con altitudes superiores a los 600 m. En invierno se pueden observar algunos individuos solitarios en las zonas húmedas litorales.

Como el resto de las rapaces forestales en los últimos años ha visto reducido su área de nidificación, debido sobre todo a las talas forestales abusivas y a los incendios forestales. Además existen parejas muy concretas que son perseguidas por cazadores, columbaires y cetreros. Se observa una gran regresión de la especie en los últimos años al comprobar las pocas parejas existentes en la actualidad.

Vive en bosques de especies caducifolias con preferencia, pero también en los de coníferas. A menudo en zonas montañosas y es menos abundante al nivel del mar o en valles donde el Busardo Ratonero alcanza una gran densidad. Vuela siempre sobre los árboles, planeando continuamente y pasando gran parte del día en el aire, con vuelo más grácil que el del ratonero. Normalmente se dice de una pareja que si se ve a una de ellas se tiene que ver también a la otra por la costumbre habitual de volar juntas.

El aguililla calzada captura sus presas en claros o linderos del bosque. Planea alta en círculos y cuando las descubre se lanza en picado hasta casi la superficie del suelo donde se endereza y, elevándose un poco, vuela rápido capturando cualquier pequeño pájaro que esté posado o vuele bajo. Por este procedimiento se han visto capturar mirlos que solían chillar tan estentóreamente que a punto estaban de conseguir librarse de la presión de las garras.

En general se alimenta de pájaros de pequeño y mediano tamaño, pero no desdeña lagartos en zonas donde abundan, pues son presas más fáciles que las aves, ni tampoco gazapos de conejo, que coge en sus vuelos rasantes. En cambio no parece estar especializada en la captura de micromamíferos.

Muchos de los más destacados ornitólogos españoles han estudiado nidos de esta pequeña águila y a ellos vamos a seguir. Bernis da para Salamanca presas de pollos de aves de corral, lo mismo que para Cádiz y Toledo donde un guarda le da al ave el apodo de «águila gallinera» por los continuos robos de gallinas que efectúa. Los belgas Suetens y Van Groenendael, quienes en sus trabajos fotográficos tienen ocasión de examinar in situ las presas, citan para seis días de observación de un nido, el aporte de diez lagartos, once aves, un huevo de zorzal charlo, y un topiIlo común. Elósegui, Castién, Faus y Senosiain dan en Navarra abundancia de presas de gorrión común, perdiz roja, pero también cuco, grajilla , codorniz , curruca capirotada y entre los maníferos ardilla y conejo. En restos bajo un nido había paloma torcaz, torcecuello, escribano, perdiz roja, urraca, arrendajo, etc.

Garzón estima al aguililla calzada en la zona centro-occidental de Iberia como el ave de presa más abundante después del milano negro y el cernícalo. Encontró en algunos lugares densidades de hasta doce parejas anidando en una extensión de apenas ocho kilómetros cuadrados, estando los nidos más próximos entre sí separados tan sólo cien metros. La gran mayoría de los localizados se encontraba en pinos. En cuarenta y dos nidos encontró fundamentalmente presas de reptiles (lagarto ocelado); aves (sisón, perdiz roja, paloma torcaz, tórtola europea, abudilla, arrendajo común, rabilargo, mirlo común, zorzal charlo y gorrión moruno, etc.)mamíferos (conejo, lirón careto, ratón de campo, comadreja). Garzón estima que la alta proporción de lagartos encontrada en los nidos se debe a que estos son presas duras y poco apetitosas, mientras que los pájaros son devorados en seguida sin dejar rastro. La proporción de las diferentes presas depende indudablemente de variadas circunstancias (biotopo, condiciones atmosféricas, etc.).

Pérez Chiscano en Badajoz determina en varios nidos, fundamentalmente presas de lagarto ocelado y perdiz roja, sin que falte algún resto de conejo y paseriformes.

En los bosques de la Cordillera Cantábrica el aguililla calzada tiene una densidad baja, faltando en los bosques próximos a la costa. Allí captura fundamentalmente aves medianas; sobre todo zorzal charlo, mirlo común y arrendajo y entre los mamíferos comadreja, ratón de campo, etc.

Araújo estima que la llegada del aguililla calzada a Iberia procedente de sus cuarteles africanos, no se produce antes de los últimos días de marzo en el Guadarrama, zona bien estudiada por él. La primera observación la realizó el 28 de marzo, de 1972. Sin embargo, en abril ya empiezan a verse con regularidad. La misma apreciación hace Pérez Chiscano para Badajoz, donde un 31 de marzo, de 1969, ya vio una pareja en vuelo de celo. Sin embargo, Garzón da fechas anteriores de llegada y escribe que las primeras parejas ya son observadas en el centro-occidente de Iberia a principios del mes de marzo, zona en la que considera común a esta especie y en franca expansión. En bosques de las laderas norte de la Cordillera Cantábrica se ven las primeras calzadas en la última quincena de abril. Por el Estrecho de Gibraltar el paso primaveral tiene lugar principalmente entre el 10 de marzo y el 20 de abril.

El territorio ocupado por esta especie es, con frecuencia, más pequeño que el del ratonero, pues casi siempre las parejas están anidando muy juntas y tal parece que no defiendan zona alguna. Sin embargo, sus vuelos nupciales son espectaculares y consisten en altos planeos sobre el bosque, descendiendo hasta el nivel de las ramas altas de los árboles en un picado repentino y luego nuevo planeo bajo sobre una amplia superficie para elevarse otra vez sin apenas mover las alas. Al comenzar la reproducción ambos adultos vuelan mucho al descubierto sobre los bosques, lanzando su grito de forma repetida.

El nido es construido casi siempre en un árbol, pero ocasionalmente en un roquedo. En el centro de España la mayoría están situados en pinares. En el Sur escogen con preferencia alcornoques y encinas y en el Norte robles y abedules y en casi todos los nidos se ven ramas verdes de roble.

Como todas las aves de presa guardan una gran fidelidad al nido y vuelven a él año tras año. Araujo da medidas para uno ocupado cuatro años consecutivos y situado en la horquilla central de un pino negral Pinus pinaster. Los diámetros no sobrepasaban 60 x 72 cm. y el espesor daba un promedio de 30 cm. La construcción se efectúa con rapidez por ambos adultos que aportan ramas y palos y durante casi toda la reproducción la hembra trae gran cantidad de ramas verdes. Los nidos están situados a altura variable entre 6 y 16 metros. La puesta consiste en dos huevos aunque uno y tres se encuentran a veces. Son de color blanco con ligeros dibujos y manchas marrones. El mismo Araújo da como promedio para siete huevos 57,2 x 44,9 mm. En la segunda quincena de abril en los bosques del centro-oeste de la Península Ibérica y en la primera de mayo en los de la Cordillera Cantábrica comienza la puesta. La incubación es realizada casi totalmente por la hembra alimentándola el macho, bien en el mismo nido o fuera de él. Muy pocas veces sale la hembra a cazar presas mientras no eclosionan los huevos. La incubación dura de 32 a 34 días y los pollos se desarrollan lentamente, apareciéndoles las primeras plumas a los 20 días. A los 40 días ya están casi totalmente emplumados, volando bien entre 50 y 60 días. Sin embargo, aún permanecen unos días más en las proximidades del nido donde los padres continúan alimentándolos.

En la mayor parte de las grandes águilas uno de los pollos, el más fuerte, suele devorar al otro. La misma práctica se da como segura para el aguililla calzada, sin embargo, Araújo que tuvo ocasión de estudiar cuatro nidos durante otros tantos años consecutivos, comprobó un éxito en la reproducción de un 75 por 100.

En Europa el aguililla calzada está confinada a España, Portugal, Francia del centro y nordeste, Islas Baleares y por el Este hasta Hungría, Yugoslavia, Albania, norte de Grecia, Bulgaria, Rumania y la Rusia europea, no llegando por el norte hasta Moscú. Para Francia se estima una población que oscila entre 20 y 30 parejas y en Portugal se considera especie escasa.

El cuartel de invernada de esta especie ha sido determinado parcialmente por Moreau. La ausencia de registros en el Africa occidental, excepto de dos para el norte de Nigeria, pudiera ser debida a carencia de observaciones. En Tchad, Congo y El Cabo se ve esporádicamente y prácticamente la especie tiene un área de invernada que parece muy extensa, pero existe todavía un amplio vacío en este punto. Quizás la zona sudoriental africana congregue la mayoría de las águilas calzadas ibéricas, aunque cualquier juicio parece aventurado.

La pequeña águila calzada se instala siempre en los bosques en que anida, es muy territorial. Hay unos 2.000 ejemplares en la península que emigran en otoño e invierno.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Ecología y medio ambiente (4/6)



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Ecología y medio ambiente (1/6)
Este curso sobre ecología y medio ambiente está dividido en seis partes. En esta... [21/01/11]
774  
2. Ecología y medio ambiente (2/6)
En esta parte del curso aprenderemos acerca de las energías renovables, energías... [22/01/11]
395  
3. Ecología y medio ambiente (3/6)
En esta tercera parte del curso ecología y medio ambiente veremos todo respecto a... [25/01/11]
660  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail