12.176 cursos gratis
8.741.198 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Ecología y medio ambiente (3/6)

Autor: Benedicto Cuervo Álvarez
Curso:
9,50/10 (2 opiniones) |660 alumnos|Fecha publicaciýn: 25/01/2011
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 31:

 Destrucción medio ambiental. Arsenal nuclear

PRINCIPALES PAÍSES CON ARSENAL NUCLEAR.

PaísCabezas nucleares activas/total*Año de la primera prueba
Los cinco países con armas nucleares del Tratado de No Proliferación (NPT)
 Rusia (ex URSS)14.000[]1949 ("RDS-1")
 Estados Unidos10.300[]1945 ("Trinity")
 Francia300[]1960 ("Gerboise Bleue")
 Reino Unido200[]1952 ("Hurricane")
 China410[]1964 ("596")
Otros países con armas nucleares
 India 100[]1974 ("Smiling Buddha")
 Pakistán60[]1998 ("Chagai-I")
 Corea del Norte10[]2006[]
Países con armas nucleares sin declarar
 Israel500[] 1979.( Incidente Vela)

*Todos los números son estimaciones del Concilio de Defensa de los Recursos Naturales, publicado en el Boletín de los Científicos Atómicos. (2007).

La simple idea de la raza humana borrada del mapa es atroz, pero debemos cuestionar algunos puntos de razonamiento de la imagen. Por un lado, estamos hablando de armas termonucleares, dispositivos con una capacidad de destrucción terrible, diseñados para eliminar complejos subterráneos, o que demanden un impacto mucho más profundo de lo que normalmente se ve en una detonación atómica. Los Estados Unidos sólamente cuentan con 650 bombas B83, mientras que en la imagen se coloca a todo el arsenal atómico estadounidense a la misma altura de la B83, lo cual definitivamente es erróneo. Segundo, menciona a la B83 como doscientas veces superior a la bomba de Hiroshima. El rendimiento estimado de "Little Boy" fue de entre 13 y 18 kilotones, lo cual en el mejor y en el peor caso, dejaría a la B83 con un rendimiento inferior a cien bombas de Hiroshima.


Y en tercer lugar, no tiene en cuenta que, de acuerdo a todos los expertos en armamento nuclear, el más "leve" de los problemas que acarrea una detonación atómica es el de la destrucción física. En realidad son todas las secuelas posteriores a la detonación las que más daño causan. De una forma u otra, la radiación "viaja", y una bomba atómica puede matar un poblado entero a cientos de kilómetros de distancia si las condiciones del clima son las adecuadas. En resumen, es probable que necesiten muchas menos bombas atómicas para eliminar a la raza humana. Aún con sus imprecisiones, la imagen nos recuerda algo que jamás debemos olvidar: La raza humana está verdaderamente loca.

En los últimos años se están produciendo periódicamente negociaciones entre Estados Unidos y Rusia centradas en la reducción de las armas euroestratégicas. Estos euromisiles tienen un alcance entre 1.000 y 5.000 kilómetros, y son los siguientes:

Pacto de Varsovia.Misiles SS-20, en funcionamiento desde 1977, dentro de un programa que prevé el despliegue de 333 de estos ingenios, dirigidos hacia Europa, China y Japón.Su alcance es de 4.500 kilómetros y están equipados con tres ojivas nucleares independientes de seiscientos kilotones (treinta veces la potencia de la bomba de Hiroshima), que pueden dirigirse contra distintos objetivos desde rampas móviles. Se les considera los cohetes de alcance medio más perfeccionados instalados en Europa y pueden alcanzar un blanco con una precisión tal que su margen de error no superaría los cien metros. Al parecer, en la actualidad los rusos han desplegado unos 250 misiles SS-20, a un ritmo de uno cada cinco días, de los cuales 180 apuntan hacia Europa.

Los misiles balísticos SS-4 y SS-5, instalados desde los años sesenta y progresivamente sustituidos por los SS-20, tienen una sola ojiva nuclear, combustible líquido y se lanzan desde plataformas fijas.

Los SS-4 tienen un alcance de 2.500 kilómetros, los SS-5, de unos 4.000. Cálculos aproximados señalan que Rusia tiene en funcionamiento cuatrocientos misiles de este tipo.

Otros tipos de euromisiles rusos, que no ocuparan un lugar preferente en las conversaciones de Ginebra son los SS-12, que tienen entre 500 y 1.000 kilómetros de alcance, y los SS-21 y 23, que llegan sólo a una distancia máxima de 300 y 100 kilómetros.

OTAN. Misiles Cruise, lanzados desde rampas móviles, con un alcance de 2.500 kilómetros. Son una especie de avión pequeño sin piloto (seis metros de longitud), que vuela a una velocidad subsónica y a una altura de entre treinta y cien metros, con lo que escapa a la detección del radar. Tiene una sola ojiva nuclear y puede ser lanzado también desde un navío o un avión.

Funcionan con un sistema computarizado de navegación, en el que llevan impreso un detallado mapa del terreno a sobrevolar, lo que les permite esquivar los altibajos y les proporciona una gran precisión. La OTAN planea instalarlos en Bélgica (48), Reino Unido (160), Italia (112), República Federal de Alemania (96) y Holanda (48).

Los misiles Pershing 2, con un alcance de 1.800 kilómetros, también móviles. Tienen una longitud de 10,2 metros, funcionan con combustible sólido y van equipados con una ojiva maniobrable con guía terminal.

La OTAN tiene prevista la instalación de 108 en Europa occidental. Uno de estos misiles Pershing 2 lanzado, por ejemplo, desde Alemania, podría situar una bomba de veinte kilotones en un blanco situado en territorio soviético, con un margen de error de menos de 200 metros en sólo ocho minutos.

Estados Unidos no quiere negociar más que sobre estas armas. Por su parte, Rusia desea incluir también los otros vectores de armas nucleares: los bombarderos norteamericanos F- 111 y F-4, con base en el Reino Unido y en Alemania; los aviones A-6 y A-7 de los portaviones del Mediterráneo y los misiles Poseidón, que equipan los submarinos estadounidenses.

B) MANIPULACIÓN DE SUSTANCIAS RADIACTIVAS. Tanto en la fase de obtención del combustible nuclear (extracción del mineral, lavado y concentración, producción de lingotes de uranio o plutonio) como en la etapa de funcionamiento de los reactores nucleares (proceso de fisión, activación y térmicos) se obtienen ingentes masas de residuos radiactivos con grave peligro para la contaminación del medio ambiente. En la refrigeración de los reactores se utilizan grandes cantidades de agua que luego es nuevamente vertida al río transportando productos peligrosos.

 La eliminación de los productos radiactivos provenientes de las fábricas atómicas plantea, en la actualidad, graves problemas. Una de las soluciones adoptadas y que ha ocasionado una gran controversia es su eliminación mediante recipientes herméticos e invulnerables a las radiaciones, que son sumergidos en las grandes profundidades de las fosas oceánicas.

· Sustancias radiactivas y condiciones ecológicas de la contaminación.Los productos radiactivos liberados en las explosiones nucleares comprenden restos de explosivo no consumido (uranio 235 y plutonio 239), los productos de fisión derivados del explosivo y los productos de activación formados por bombardeo con neutrones de los elementos contenidos en el suelo o en el agua. Las sustancias radiactivas contaminantes que permanecen al cabo de cierto tiempo son el estronio 90 y el cesio 137.

 El destino de las impurezas radiactivas contenidas en la atmósfera tras una explosión nuclear depende, además de los factores meteorológicos, de las condiciones ecológicas. En realidad el principal peligro actual proviene del alto grado de concentración biológica de las sustancias radiactivas a lo largo de la cadena alimentaria. De este modo se produce una contaminación radiactiva indirecta que se inicia con el depósito en el suelo y en el agua de los agentes contaminantes radiactivos caídos de la atmósfera. En los animales y vegetales que extraen su alimento del suelo y del agua se concentran dichos cuerpos, transmitiéndolos a sus depredadores en proporciones peligrosas. En el hombre, eslabón final en la cadena alimentaria, la contaminación indirecta se produce a través del tubo digestivo tras la toma de alimentos vegetales o animales contaminados, provocando, si se ingieren cantidades excesivas, una serie de enfermedades, entre ellas el cáncer.

· Efectos de la contaminación radiactiva. Se ha calculado que la población mundial está expuesta a una radiación natural ambiente comprendida entre 100 y 150 mrem. Según los especialistas, el hombre puede llegar a soportar, sin peligro aparente, hasta 1.000 mrem.

Por encima de estas dosis máximas permisibles de radiación existen para el hombre riesgos somáticos, como el acortamiento de la vida y la inducción a la leucemia. Las partes más sensibles del organismo son: la piel, los ojos, ciertos tejidos y glándulas; ello pudo ser comprobado tras la explosión de la bomba atómica en Hiroshima.

El accidente nuclear más importante, hasta hoy en día, se produjo en la central nuclear de Chernobyl (Ucrania) se inició en la madrugada del 26 de abril de 1986 y consistió, básicamente, en una conjunción de fallos humanos y de diseño de la planta al disparar los operadores la turbina para llevar a cabo el experimento que pretendían. El estado del reactor en ese momento, con un caudal de refrigeración superior al normal y los venenos neutrónicos extraídos en mucha mayor proporción a lo permitido, hicieron que el reactor estuviera en régimen de supermoderación, con lo que el transitorio originado provocó un brusco aumento de reactividad que no pudo ser compensada. Una vez producido el transitorio, debería haber funcionado el sistema automático de protección del reactor, parte del cual estaba desconectado. La explosión que siguió a continuación provocó la destrucción física del reactor y la cubierta. Para dar idea de la gran liberación de energía, se dirá que partículas de plutonio alcanzaron los 2 km de altitud.

 La explosión, en el actual Estado independiente de Ucrania, liberó unas 500 veces más radiación que la bomba atómica arrojada por Estados Unidos sobre la ciudad japonesa de Hiroshima en 1945.

Algunos fragmentos de combustible y grafito en llamas fueron lanzados hacia afuera, cayendo sobre el techo de turbinas adyacentes, causando una treintena de incendios. Los bomberos apararon la mayoría de ellos, con un terrible costo en vidas por la sobreexposición.

Luego de fracasar en su intento de inundar al núcleo, los soviéticos decidieron cubrirlo con materiales absorbentes de neutrones y rayos gamma (plomo, sustancias boradas, arena, arcilla, dolomita). Del 28 de abril al 2 de mayo, de 1986, se dedicaron a hacerlo desde helicópteros. Cavaron un túnel por debajo de la central, para introducir un piso de hormigón y evitar la contaminación de las capas de agua subterránea. Así consiguieron que cesaran las grandes emisiones de material radiactivo.

El reactor fue finalmente recubierto con un "sarcófago" de hormigón, que provee un blindaje suficiente como para trabajar en los alrededores. Para evacuar el calor residual, se instalaron ventiladores y filtros.

La consecuencia inmediata del accidentes fue la muerte de 31 personas, 2 por la explosión y 29 a causa de la radiación. Todas formaban parte del personal de la planta.Y propagó una nube de humo radiactivo sobre gran parte de Europa.

Alrededor del sitio del accidente hay un área contaminada de unos 30 kilómetros cuadrados, y los tres países que sufren las peores consecuencias son: Ucrania, Rusia y Bielorrusia.

La radiación lanzada a la atmósfera fue la causa de decenas de miles de muertes por cáncer y por el notorio aumento de enfermedades genéticas en esos tres países desde 1986.

Siete millones de habitantes de Ucrania, Bielorrusia y Rusia, incluidos tres millones de niños, padecen aún efectos secundarios del desastre nuclear y necesitan tratamiento médico, afirmó la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El principal obstáculo para paliar las consecuencias del accidente ha sido la escasez de los recursos aportados por la comunidad internacional, que dejó la cuestión librada en gran parte a los esfuerzos de las tres naciones más afectadas, las cuales tienen importantes problemas económicos.

Las estadísticas sanitarias de Ucrania, Bielorrusia y Rusia muestran el aumento de enfermedades relacionadas con la exposición a radiactividad, y el riesgo de cáncer de tiroides se multiplicó por 10 para los ucranianos desde 1986.

 Ucrania tiene 50 millones de habitantes, y unos 3,2 millones de ellos han sido afectadas por el accidente, incluyendo a un millón de niños. Las víctimas mortales han sido 167.653. En ese país se ha registrado también un importante descenso de la natalidad, y la mortalidad infantil casi triplica el promedio europeo.

Tras el desastre, los casos infantiles de cáncer de tiroides en Bielorrusia se multiplicaron por 33,5, según el viceministro de Salud de ese país, Vladimir Orekhovsky, en una entrevista difundida por televisión.

La contaminación causada por el accidente en Rusia afecta a unos 57.000 kilómetros cuadrados de territorio, en los cuales viven tres millones de personas, señaló el funcionario sanitario ruso Guennady Onischenko.

Unos 184.000 rusos sufrieron consecuencias de la radiactividad, en especial quienes trabajaron para paliar las consecuencias del desastre, y las víctimas mortales fueron unas 10.000, añadió Onischenko.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Ecología y medio ambiente (3/6)



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Ecología y medio ambiente (1/6)
Este curso sobre ecología y medio ambiente está dividido en seis partes. En esta... [21/01/11]
774  
2. Ecología y medio ambiente (2/6)
En esta parte del curso aprenderemos acerca de las energías renovables, energías... [22/01/11]
395  
3. Ecología y medio ambiente (4/6)
En esta parte del curso de ecología y medio ambiente hablaremos de las... [27/01/11]
180  

Capýtulos del curso


ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail