12.170 cursos gratis
8.782.679 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Dormir para ejercitarse. El sueño

Autor: Felix Larocca
Curso:
10/10 (2 opiniones) |25 alumnos|Fecha publicaciýn: 10/08/2011
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 2:

 ¿Para qué sirve el sueño?

¿Para qué sirve el sueño? La respuesta ‘para descansar’ es demasiado sencilla. Si el sueño es (sólo) para entrar en modo de ahorro energético o para reparar las ac­ti­vidades cerebrales, ¿por qué entonces se mantiene ese órgano tan activo mientras dormimos?

Sí, dormir implica suspender algo. Entonces, ese ‘algo’ no es el cerebro, sino sólo sus canales de comunicación con el exterior porque dentro del mismo la actividad sigue, aunque como función atenuada. Nadie ha podido darnos una explicación para este fenómeno. En los últimos años se han acumulado evidencias a favor de una posible respuesta. El sueño sirve para consolidar lo aprendido durante el día y para yacer y reactivar memorias. Dos trabajos recientes, publicados en Nature, añaden validez a esta idea, y es que la relación sueño-memoria no es exclusiva del hombre.

En un sentido general, Freud estaría acertado en su posición de que el soñar protege el dormir. (Véase: Clinical Studies in Neuropsychoanalysis: Introduction to a Depth Neuropsychology por K. Kaplan-Solms).

En las moscas del vinagre, como en nuestra especie, el sueño es controlado por una región cerebral profundamente involucrada en el aprendizaje y la memoria.

Que el hallazgo sea en moscas no significa que sea irrelevante para los humanos. Las moscas son un modelo animal válido para estudiar nuestro sueño según escribe en uno de sus artículos en Nature, Ravi Allada, de Northwestern University en Evanston IL.

El caso es que las moscas y nosotros tenemos mucho en común en lo que se refiere al sueño y a la gordura. Estos insectos descansan unas 10 horas por la noche, y si se las mantiene despiertas más tiempo necesitan dormir más. También producen durante parte de la noche una actividad eléctrica de baja frecuencia llamada ‘dormir’, de ondas lentas, y cuando se las despierta repentinamente aparecen como nosotros desorientadas y, como nosotros, a menudo, hambrientas. Además de que sus estados de sueño y vigilia están modulados por neurotransmisores que igualmente intervienen en el acto de dormir de algunos mamíferos.

Las moscas y nuestra especie, comparten características que hacen de ellas organismos importantes para el estudio de la adaptación que, cuando se descarrila, en nuestra especie, llamamos la obesidad. (Léase mi artículo: Del gen de la Obe­sidad…’Of mice and men…’).

De ahí la importancia concedida al hallazgo. Si en las moscas el sueño también sirve para consolidar lo aprendido, implicaría que se trata de un fenómeno muy estable en la evolución proporcionándonos, a la vez, una nueva vía para investigar los mecanismos que regulan el sueño y el aprendizaje tanto en invertebrados como en vertebrados. (Aquí es preciso leer los trabajos del Neurocientífico Eric Kandel).

El área que los investigadores han localizado como clave para el sueño de las moscas se llama la de los ‘cuerpos pedunculados’ (mushroom bodies). Para identificarla recurrieron a un fármaco capaz de manipular un gen llamado PKA cuya actividad es inversamente proporcional a la duración del sueño en las moscas. Con la ayuda del medicamento lograron expresar este gen en distintas regiones del cerebro, incluyendo los cuerpos pedunculados, alcanzando establecer el papel de cada región en el mecanismo de la producción del sopor que llamamos sueño.

Una de las conclusiones fue que los cuerpos pedunculados serían uno de los principales interruptores del sueño en estos insectos. De esta estructura anatómica en el cerebro de la mosca se sabía ya que estaba asociada sobre todo con fenómenos de aprendizaje y memoria, aunque también procesan información olfativa y actividad motora. Es una estructura importante en especial para la detección de sustancias químicas, o feromonas, algo esencial en los mecanismos de comunicación, alimentación y reproducción entre los insectos.

Por tanto sería posible especulan los investigadores que los cuerpos pedunculados fueran una entrada al universo de de la actividad de dormir la mosca se dormiría una vez que quedara inhibido el flujo de información sensorial procesada por los cuerpos pedunculados. Se ha descubierto que los cuerpos pedunculados tienen un papel central para la regulación del sueño en las moscas. La co-localización de los centros de sueño y aprendizaje en Drosophila (mosca del vinagre) podría indicar la existencia de mecanismos subyacentes compartidos, quizás algo relacionado con la plasticidad sináptica.

El hallazgo tiene valor además porque permite profundizar en las estructuras anatómicas que regulan el sueño. Una de las cosas que dificulta el estudio de este fenómeno es que no está localizado en una parte específica del cerebro, como todos saben.

Haber encontrado al menos una estructura con un papel clave los investigadores creen que no será la única mientras tanto, abre la puerta al estudio de los mecanismos moleculares activos en ella.

Capýtulo siguiente - El sueño en los humanos
Capýtulo anterior - Dormir para ejercitarse

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Dormir para ejercitarse. El sueño



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Dormir. Problemas de sueño
En esta ocasión te hablaremos sobre lo que es el sueñoque como bien sabemos es... [12/08/11]
66  
2. Dormir bien. Conciliar el sueño
Para muchas personas tener una buena noche de sueño es casi como un reto. Para... [19/09/11]
436  
3. La apnea del sueño. Tipos, síntomas y tratamiento
La apnea del sueño es la interrupción completa del flujo nasobucal.Existen dos... [07/09/09]
2.608  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail