12.170 cursos gratis
8.782.679 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 7:

 Diseño en alzado

Es muy importante el diseño en alzado de la red de saneamiento. De su idoneidad dependerá en gran medida el correcto funcionamiento de la red en cuanto a las condiciones de circulación del agua se refiere.

Trazado en alzado

Al definir el alzado de la red hay dos criterios diferenciados:

a) Minimización del movimiento de tierras: se procura adecuar la pendiente de los colectores a la pendiente de los viales, de forma que el movimiento de tierras resulte el menor posible -y, evidentemente, resulte más económico-.

b) Optimización hidráulica: se adapta la pendiente de los colectores a su óptima hidráulica, de manera que se produzca una optimización funcional -y consecuentemente económica- del porcentaje de llenado de tubos.

Sección recomendad según la profundidad

A partir de profundidades entre 4,5 y 5,0 m es recomendable -para algunas Administraciones Públicas, como es el caso del Ayuntamiento de Madrid, incluso obligatorio según el criterio del Director del Proyecto- disponer secciones visitables, de manera que en caso de rotura o reparación interior no haya que abrir zanja, sino que se pueda acceder desde la propia sección.

Esta condición puede albergar excepciones como el paso bajo determinados servicios, en los que se podrá dejar la sección necesaria hidráulicamente para evitar profundidades mayores en la red. No obstante, se deberá disponer pozo antes y después del cruce con el servicio de manera que se minimice la longitud del tramo que no sea visitable.

Ubicación de pozos en alzado

Se deberá disponer pozo siempre en quiebros en alzado, bien sean cambios de pendiente o resaltos. Entre pozos siempre se dispondrán tramos de pendiente constante.

Como ya se ha apuntó anteriormente, la distancia máxima admisible entre pozos es de 50 m, aunque para colectores visitables o grandes diámetros esta distancia puede ampliarse a 100 m.

Pendiente

Las restricciones en materia de pendiente vendrán dadas principalmente por motivos de velocidades máxima y mínima a respetar, además de por cuestiones puramente constructivas.

Las condiciones exigidas de pendiente mínima y máxima vienen especificadas más adelante.

No conviene pasar de una pendiente mayor a una menor para evitar posibles entradas en carga del tubo aguas abajo, donde la pendiente es menor. Si es imprescindible, se podrá hacer, comprobando que la diferencia de velocidades no sea muy grande y, sobre todo, que el porcentaje de llenado aguas abajo tenga holgura suficiente.

Profundidad y recubrimiento mínimo

En cuanto a la profundidad mínima, por motivos funcionales, para red de recogida de aguas pluviales la profundidad no debe ser inferior a 1,50 m, mientras que para red de fecales o red unitaria, dicha profundidad será igual o mayor que 3,00 m para posibilitar la recogida de sótanos y garajes. Este criterio es habitualmente aceptado y de aplicación general en proyectos de saneamiento.

Por regla general el valor del  recubrimiento mínimo viene dado por el cálculo mecánico, no obstante hay ciertos criterios de práctica habitual que a continuación se detallan.

Bajo calzadas o en terreno de posible tráfico rodado, el recubrimiento mínimo generalmente se toma 1,00 m medido entre la generatriz superior exterior del tubo y la superficie. Este valor se puede disminuir a 0,60 m en el caso de aceras o lugares sin tráfico rodado (criterios de la Asociación de Fabricantes de Tubos de Hormigón Armado, ATHA, en su "Manual de Cálculo, Diseño e Instalación de Tubos de Hormigón Armado", pág. 180).

En casos excepcionales se podrá reducir este recubrimiento, siempre acompañando unos cálculos mecánicos exhaustivos de los casos en los que esto ocurra. Menos de 0,50 m es inadmisible en casos de tráfico rodado sobre el tubo.

Aunque los criterios descritos son para tubos de hormigón, pueden ser empleados para otro tipo de conductos, como plásticos, pero siempre justificando los valores mínimos adoptados mediante el correspondiente cálculo mecánico.

Interferencias con otros servicios en alzado

En cuanto a la distancia vertical en cruces con otros servicios, deberá ser como mínimo de 1,00 m, medida ente planos tangentes horizontales. La red de saneamiento debe quedar siempre por debajo de otros servicios urbanos, especialmente abastecimiento de agua. En el caso de diseño de red separativa, en los cruces entre la red de pluviales y la de fecales, será esta última la que deberá pasar siempre por debajo de la de pluviales, guardando una distancia también de 1,00 m como mínimo.

Análogamente a lo dicho anteriormente, en casos excepcionales se puede reducir esta distancia, haciendo un estudio -debe hacerlo el departamento de Estructuras- del cruce y previendo precauciones especiales, como el refuerzo de hormigón, si fuera necesario. Por ejemplo, en cruces con galerías de servicio, una solución puede ser una distancia mínima de 0,30 pero embebiendo el colector en un dado de hormigón en masa.

Capítulo siguiente - Sección tipo
Capítulo anterior - Diseño en planta

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Diseño y cálculo de redes de saneamiento



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Diseño de Pozos de agua subterránea
A la hora de querer instalar un pozo es necesario realizar unos estudios previos.... [13/10/06]
5.109  
2. Diseño en ingeniería mecánica
Ingeniería. Curso introductorio al diseño mecánico. Este estudio va, en concreto,... [07/08/09]
4.102  
3. Diseño industrial. Imagen gráfica
En estos cursos de diseño industrial te ofrecemos una vídeo-entrevista que... [28/10/11]
123
Curso con video

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail