12.180 cursos gratis
8.736.644 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Dinámica de algunas relaciones de pareja

Autor: Laura Herrera Dominguez
Curso:
8,57/10 (14 opiniones) |22893 alumnos|Fecha publicación: 09/08/2007
Envía un mensaje al autor

Capítulo 9:

 El paso a una colusión destructiva

En la convivencia prolongada, la colusión no puede mantenerse como un arreglo satisfactorio. El miembro de la pareja que es regresivo se siente obligado a iniciar conductas y desarrollos más maduros. También siente que el miembro progresivo le humilla y le convierte en alguien dependiente por lo que comienza a defenderse. El miembro que es progresivo afirmará que deja libertad absoluta al regresivo para que asuma la responsabilidad, pero, por interés propio favorece que este continué en su posición regresiva (Willi, J. 1993, P. 162).

El problema de la colusión es que apenas deja un margen de desarrollo para evolucionar, pero tienen miedo a abandonarla porque creen que no lograran estar tan unidos como antes. La rabia que causa percatarse de esto genera odio y desprecio hacia el otro y conduce a una relación destructiva (Willi, J. 1993, P. 162).

Modelos de colusión

En el siguiente apartado daremos a conocer los diferentes tipos de colusión descritas por Willi, J. (1993), en donde éstas están basadas en relación a las diversas problemáticas y características de los individuos que conforman a la pareja; son simplemente los puntos transversales del ciclo de vida del individuo en la relación con los progenitores.

Colusión oral
Se encuentra una persona desvalida con pretensiones regresivas y un auxiliador que desearía realizarse progresivamente. La persona desvalida anhela ser mimada, protegida y cuidada en el amor. El auxiliador cocedera a la pareja todo el cariño cuidará, ayudará y apoyará. Será compensado por la confirmación de ser importante para la otra persona.

Anal sádica
Por regla general, es el hombre el que necesita para la realización de su posición progresiva una pareja ante la cual pueda asumir el control y las funciones directrices. Por su parte la mujer, en posición regresiva, puede apoyarse en él, buscar protección, seguirlo pasivamente y dejarse guiar.

Narcisista
En esta colusión el amor se define como fusión y armonía. La pareja progresiva constituye el centro de la unión. Estará idealizada por la pareja regresiva, que girará como un satélite, como narcisista complementario alrededor de la pareja progresiva. La pareja regresiva no plantea exigencias para sí, porque no se siente capaz de desplazar su propia individualidad.

Proximidad-Distancia
Generalmente, los hombres representan la distancia y las mujeres la proximidad. Los hombres suelen ser esquizoides son introvertidos, tímidos, y les cuesta verbalizar sus sentimientos. Estos atraen a mujeres con un fuerte temperamento emocional. Las mujeres se sienten respetadas y comprendidas por estos hombres pero también sienten que deben atar a esos hombres tan tímidos como cervatillos y satisfacerlos con su cariño.

Colusión fálico-edipal
En esta colusión ambos miembros de la relación de pareja tienen una relación conflictiva respecto al papel masculino. Igualmente tiene restos de un complejo edípico no resuelto con el progenitor del sexo contrario y el progenitor del mismo sexo no lo pueden tomar como modelo para identificarse con él (Willi, J. 1993, P. 162).

Colusión fálico-edipal padres-hijos
La superación del conflicto fálico edipal esta ligada íntimamente a la conducta de los padres. A medida que avanza el desarrollo plantea el niño su aspiración edipal: desplazar al progenitor del mismo sexo para establecer relaciones amorosas con el de sexo contrario. Esta pretensión puede originar un conflicto entre los padres lo cual dificulta la superación de la conflictiva edipica. Así pueden agradar a la madre los deseos sexuales del muchacho y apoya sus avances para divertirse con ellos. Estas tendencias pueden verse impulsadas cuando aquélla no se haya satisfecha en la propia relación sexual con el marido. Por medio de su conducta seductora estimula las expectaciones del muchacho para después rechazarle bruscamente, agraviarle y desilusionarle. Ese comportamiento dificultará al muchacho el que pueda renunciar a su madre como objeto sexual.

El padre se haya ante el muchacho en una relación ambivalente. Los padres inferiores o fuertemente superiores son patógenos para los muchachos, es decir, los padres, por un lado, a los que el hijo pueda superar fácilmente, o por otro los padres que son tan superiores que el muchacho no puede identificarse con ellos y por ello se inclina a sometérseles homosexualmente. Pero no sólo rivaliza el padre con el hijo sino también el hijo con el padre. El padre puede sentirse amenazado y desplazado por el hijo, mientras que la madre puede avivar estos celos porque adora al hijo. 

El complejo de Edipo, muchas veces no puede ser superado por los hijos. La hija permanece ligada al padre, el hijo no puede separarse de la madre. Él no puede delimitarse de la madre en un matrimonio propio e incluye a su madre en ese matrimonio y ésta frecuentemente está celosa de su nuera e intenta destronarla e intenta destruir el matrimonio de su hijo.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Dinámica de algunas relaciones de pareja



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Soluciones para tus relaciones de pareja
La mayoría de los hombres experimentan dificultades sexuales en algún momento de... [17/03/08]
2.851  
2. Vivir en pareja
Una pareja es la unión de dos personas, con independencia de su opción sexual, a... [02/01/08]
19.168  
3. Vida en pareja
En el enamoramiento se mezcla un componente de magia e idealización. Es un estado... [06/05/09]
75.604  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail