12.212 cursos gratis
8.325.675 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 8:

 Dificultades de aprendizaje. Clasificaciones

La literatura especializada ha abordado el hecho de las múltiples discrepancias por parte de los autores tanto en tratamiento al concepto de dificultades de aprendizaje como en el análisis de su etiología.  Inevitablemente similar situación acontece al abordar lo relativo a la clasificación de esta entidad porque no todos los investigadores de este campo engloban los mismos trastornos dentro del propio término dificultades de aprendizaje.

Todas ellas intentan definir un problema bien complejo, pero, el estudioso que tenga nociones o conocimientos y vivencias  previos de este asunto, que haya conformado una concepción propia del problema, en correspondencia con su status (familia de una persona con diagnóstico de retraso mental, un profesional, un estudiante...)  puede orientarse bien en esta diversidad de ideas e intentos de reflejar una realidad del desarrollo humano y le resultaría de utilidad confrontar los diversos puntos de vista de varios autores a modo de  valorar, reflexionar, debatir, asumir o criticar. 

Una de las clasificaciones más conocidas es la DSM IV (1995), la que habla a favor de una denominación de los trastornos de aprendizaje y en ella incluye:

  • Trastornos de la lectura.
  • Trastornos del cálculo.
  • Trastornos de la expresión escrita.
  • Trastornos del aprendizaje no especificado.

Varios autores, Johnson y Myklebust (1967) y Tarnopol (1971) clasifican las dificultades de aprendizaje  en cuatro síntomas complejos, no excluyentes entre sí. Son los siguientes: síndrome de dislexia-disgrafía, síndrome de disfunciones perceptivo-motoras, síndrome de retrasos de lenguaje, síndrome de distractibilidad, hiperactividad y disminución de la atención, así como la clasificación de síndromes específicos en los que incluyen: déficit específicos en la lectura, en la aritmética y en la escritura  (Aguilera Jiménez. A, 2003: 148).

Kinsbourne y Caplan (1983) proponen una clasificación basada en dos grandes tipos: problemas del estilo cognitivo, que se deben a una atención inadecuada y problemas del poder cognoscitivo, que de deben, principalmente a un procesamiento poco eficaz.  En el caso de los  sujetos que presentan problemas del estilo cognoscitivo pueden subdividirse en dos subgrupos: sujetos impulsivos o hiperactivos y sujetos compulsivos. De esta manera quedarían representadas de la forma siguiente (Aguilera Jiménez. A, 2003: 148): Trastornos del poder cognoscitivo: dislexia, discalculia, ceguera de las palabras, dificultades aritméticas y dificultades perceptivas y Trastornos del estilo cognoscitivo: subenfocado (hiperactividad, impulsividad, hipercinesia y sobreactividad) superenfocado (ansiedad, conducta autistoide y conducta compulsiva).

La clasificación propuesta por Kirk y Chalfant (1984) responde a dos grandes grupos: evolutivas y académicas. Las evolutivas a su vez divididas en primarias (atención, memoria y percepción) y secundarias (pensamiento y lenguaje oral). Las académicas dirigidas a la lectura, la escritura, la aritmética y el deletreo y la expresión escrita (Aguilera Jiménez. A, 2003: 150). La importancia de esta clasificación a criterio de esta autora, radica en que tiene en cuenta los aspectos evolutivos del sujeto y las posibles deficiencias que pueden presentarse durante el proceso de desarrollo. Por otra parte la posibilidad de agrupar las dificultades de aprendizaje en dos bloques atendiendo a un criterio cronológico, facilita el diagnóstico y el tratamiento adecuado para su recuperación.

Molina García, S. (1988) ofrece una clasificación con elementos coincidentes con la anterior, más específica que existen una serie de dificultades específicas de tipo neuropsicológico, entre las que incluye: dislexia, disgrafía, discalculia y disfasia (trastornos específicos del lenguaje). Por su parte, Romero  Pérez y Lavigne Cerván (2005) expresan que dentro de las dificultades de aprendizaje es necesario diferenciar cinco grupos: problemas escolares, bajo rendimiento escolar, dificultades especificas de aprendizaje (lectura y escritura), dificultades específicas en el aprendizaje del calculo,  trastornos de déficit de atención con hiperactividad y discapacidad intelectual limite.

Luis Bravo Valdivieso (1991) enmarca las dificultades en el aprendizaje en dos grupos: problemas generales para aprender y trastornos específicos del aprendizaje. Los  problemas generales para aprender son globales a la mayor parte de las materias escolares. Pueden tener orígenes variados, tanto en el niño como en el sistema escolar: del niño: insuficiencia intelectual, inmadurez, retardo sociocultural, interferencia emocional, alteraciones orgánicas, sensoriales y/o motoras, lentitud para aprender y falta de motivación y de la enseñanza: deficiencias del maestro, métodos inadecuados, programas rígidos, malas relaciones profesor-alumno y deficiencias de la escuela.

Trastornos específicos del aprendizaje: son alteraciones del desarrollo del niño de probable origen neuropsicológico: desnivel entre capacidad y rendimiento, alteraciones delimitadas a ciertas áreas, dificultades reiteradas y crónicas, requieren métodos especiales e individualizados, pronóstico incierto, pueden darse en diferentes niveles educacionales, aparecen en todos los niveles socioculturales y se descarta retardo mental y deficiencias sensoriales, emocionales y/o motoras primarias.

Según l. J Brueckner (1975) especialmente al referirse las disgrafías y las dislexias las clasifica del siguiente modo:

Madurativas: se incluyen las dificultades neuropsicológicas, la mala lateralización, el insuficiente desarrollo psicomotor, del esquema corporal, de las capacidades perceptivo motrices, insuficiente desarrollo del oído verbal y de la percepción fonemática y los retardos en el desarrollo del lenguaje oral.

Caracteriales: conflicto del niño con sus coetáneos, padres, maestros que pueden conllevar situaciones de streess que producen perturbaciones psicológicas que afectan el aprendizaje del sujeto.

Pedagógicas: enseñanza inflexible aplicada a todos los alumnos por igual sin tener en cuenta las individualidades. Instrucción rígida o forzada en las primeras etapas. Objetivos ambiciosos sin tener en cuenta las posibilidades de los alumnos.

Motivacionales: poca integración, preparación y motivación familiar del niño al proceso escolar, puede provocar inadaptación escolar. Es cierto que los problemas emotivos predisponen un irregular desarrollo madurativo general que repercute negativamente en el aprendizaje organizado y conciente al que se enfrentan los alumnos.

Mixtas: rendimiento en lectura, problemas perceptuales e hiperactividad sobre la base de las primeras experiencias a nivel clínico.

Mora (1994) propone un sistema de clasificación que incorpora elementos etiológicos y que, por razones didácticas, sigue un esquema clásico que permite integrar con facilidad informaciones procedentes de este tipo de enfoque. Esta clasificación se distingue de otras por alas siguientes razones: adopta un enfoque clínico racional, las dimensiones se dan jerarquizadas de modo que son habilidades meta cognitivas las que ocupan el primer lugar en la jerarquía y las menos importantes las dimensiones perceptivo-motoras, las dimensiones no se subdividen en categorías discretas mutuamente excluyentes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene en cuenta la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10). En su versión actual incluye  a las dificultades de aprendizaje en sentido restringido  como una categoría particular de los denominados “Trastornos del Desarrollo Psicológico”  que se distingue por las siguientes características: aparecen en la primera infancia, suponen un deterioro o retraso del desarrollo de las funciones que están íntimamente relacionadas con la maduración biológica del Sistema nervioso Central, cursan de una manera estable y no se ven afectados por remisiones y recaídas que caracterizan a otros trastornos mentales.

Algunos autores (García Vidal y González Manjón, 2001) consideran esta clasificación como más conservadora en sus criterios, al adjudicarse en gran medida los criterios tradicionales sobre las alteraciones del desarrollo en la infancia  y distingue al retraso mental como una categoría específica en la que incluye sus diversas formas; del mismo modo los trastornos por déficit atentivo e hiperactividad son incluidos dentro de los trastornos del comportamiento y de las emociones; todo lo cual habla a favor de una delimitación de forma clara de las dificultades de aprendizaje propiamente dichas.

Es por ello que en este sentido,  Morenza Padilla, L (1996:22-25) refiere que la categoría de dificultades en el aprendizaje se comporta como una categoría natural y que las dificultades que se afrontan en su definición; al ser una categoría natural tienden a ser difusas, pero delimitadas, y expresa enfáticamente que es mejor caracterizar que definir, criterio que compartimos porque rompe todo tipo de posibilidad de etiquetar a esta población infantil que lejos de la marginación por sus dificultades de aprendizaje necesitan comprensión y ayuda. Para que sea efectivo el proceso de caracterización  tiene que convertirse en instrumento de trabajo del maestro y al considerarlo así no puede responder a demandas externas, sino las que exige el propio niño o niña en cuestión.

Los rasgos elementos que conforman la caracterización propuesta por Morenza Padilla. L (1996:25) son los siguientes: incapacidad para seguir el ritmo de los estudios que plantea la escuela regular, insuficiente  desarrollo de los procesos cognoscitivos, inmadurez en la esfera afectiva, disfunciones del Sistema Nervioso Central, condiciones desafovorables de vida y educación, capacidad potencial de aprendizaje que los acerca a los niños y a las niñas que aprenden sin dificultad y los separa de los niños  y niñas con diagnóstico de retraso mental. De estas características las que pueden estar encadenadas, a juicio de Morenza Padilla L  (1996:25) en una relación causa efecto son las siguientes: incapacidad para seguir el ritmo de los estudios que plantea la escuela regular, insuficiente  desarrollo de los procesos cognoscitivos, disfunciones del Sistema Nervioso Central, condiciones desafovorables de vida y educación.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Dificultades de aprendizaje en niños


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Dificultades de aprendizaje
Cada vez son más las personas que se preocupan por el aprendizaje de sus hijos,... [26/01/06]
6.638  
2. Auto aprendizaje
Auto aprendizaje, aprendizaje autónomo adecuado, este curso tiene como objetivo... [26/03/09]
616  
3. El lenguaje de los niños
Muchos expertos han estudiado como se produce la adquisición del lenguaje en los... [30/04/08]
1.530  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Te gustaría visitar más cursos gratis de Educación?