12.176 cursos gratis
8.741.938 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Diario de Crecimiento Emocional

Autor: Juan Carlos Medina Velandia
Curso:
9,20/10 (223 opiniones) |11093 alumnos|Fecha publicaciýn: 10/09/2004
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 10:

 Día 9: El Poder de estar a Cargo

Todos contamos con el Poder para sentir y creer lo que queramos. Nuestro pensamiento es tan poderoso, que convierte en verdad lo que creemos que es verdad. La clave está en la interpretación y opinión de los hechos, la clave está en nosotros y en nadie más. Asumamos y disfrutemos del Poder estar a cargo de nuestras vidas, con Responsabilidad y mucho Optimismo. 

Hay evidencia científica que comprueba que los seres humanos funcionamos en tres dimensiones que invariablemente se interrelacionan entre sí, es decir, que cada dimensión afecta a las demás en forma continua. Estas dimensiones son: El Pensamiento, El Sentimiento, y La Acción o Conducta. Cuando primero tenemos un pensamiento que valora una situación "Ej: Esa persona me está mirando despectivamente", luego se desprende un sentimiento producto de esa valoración "Esa persona me desagrada y me siento incómodo", y acto seguido actuamos de una u otra forma "Ej: Me alejo de la situación, o Respondo agresivamente ante el menor comentario". No son los eventos que suceden los que perturban a los seres humanos, sino la opinión o interpretación que se hace de ellos. El auto se descompuso y eso me "causa ansiedad". Obtuve una mala nota en matemáticas y eso me "deprime". El hablar en público me causa "mucho temor". La conducta de los niños me pone "mal de los nervios". Cuando observamos a dos personas que se están riendo, uno podrá pensar que se están burlando de él, otro no le dará importancia, y alguien adicional querrá participar del chiste. Todo está en nuestra interpretación de los hechos. ¿Qué hacer? Pensar de manera positiva, cambiar la forma de valorar las cosas, no dejarse afectar en demasía por los hechos externos, no anticipar catástrofes sino mucho optimismo, en resumen, tomar el control y poder sobre nuestros estados de ánimo. Cada emoción tiene su propio repertorio de pensamientos, sensaciones y recuerdos asociado. La visión de la realidad se modifica en función de la emoción que estemos sintiendo. La clave está en la interpretación de las circunstancias, basadas en nuestras experiencias y creencias, para responder reactivamente o proactivamente de una manera responsable y libre. Desdichadamente o afortunadamente, la valoración de los hechos se inicia de manera automática de acuerdo con nuestras vivencias. Si una persona siempre nos llega tarde a las citas, ante cualquier demora, asociamos que se va a repetir la historia, nuestro ceño se frunce y nos ponemos furiosos y predispuestos. No habrá excusa que valga. Por otra parte, si somos personas con tendencias hacia el miedo y la angustia, cualquier demora en la llegada de un ser querido, nos hará pensar que ha pasado lo peor, en ese momento comenzamos a sentir la angustia de nuestras suposiciones como si estuvieran pasando en realidad. Muchas veces se siente más fuerte con las presunciones negativas que cuando pasan en realidad. ¿Porqué anticiparnos a los hechos? ¿Porqué no esperar a que se presente la información real, antes de elaborar toda una novela catastrófica? Hemos dicho, que los elementos que participan en un estado emocional, son tres: (1) la percepción de un hecho (o un pensamiento), (2) el sentimiento que éste provoca y (3) la acción que el o los sentimientos puedan generar. Sin embargo, cuidadosas observaciones demuestran que en una emoción pueden intervenir más componentes: Percepción y Procesamiento de información (evaluación del medio, estimación de una situación).
Pensamientos (sobre el pasado o sobre el futuro).
Cambios fisiológicos, que se subdividen, a su vez, en: (a) conmoción orgánica (sudor, palidez, rubor, temblor, aceleración del pulso, aumento de la presión sanguínea y del ritmo respiratorio) y (b) fenómenos metabólicos (transformación del glucógeno en glucosa y su vertimiento en el flujo sanguíneo, proporcionando la energía para la acción.
Expresión motriz (modificaciones en la postura y la tonicidad muscular que preparan al organismo para la acción).
Estados subjetivos (de ánimo, sentimientos, pensamientos y/o estados psicológicos).
Señales expresivas que permiten la comunicación y/o la acción.
Acción (escapar, luchar, pegar, romper, morder, arañar, insultar, escupir, etc.).

Todos estos elementos se desencadenan de manera automática: Observamos un niño pequeño llorando en la calle, traemos el recuerdo que posiblemente está perdido, se nos acelera el pulso de angustia porque nos imaginamos a nuestro niño en esa situación, nuestro cuerpo se pone tenso, se agita nuestro estado de ánimo, no sabemos si salir en su ayuda o quedarnos esperando, y por último, nos acercamos al niño para brindarle nuestra ayuda. El resultado pudo estar bien, porque se trataba aparentemente de un niño desprotegido y abandonado. Pero que pasaría, si el niño se asusta cuando nos acercarnos, sale corriendo, cruza la calle sin mirar y un carro lo atropella. ¿Nos sentiremos culpables por nuestro proceder? ¿La próxima vez, que veamos a un niño llorando, no nos involucraremos? Debemos observar que, nosotros podemos ser dueños de nuestras acciones pero no podemos hacernos cargo de las acciones de los demás. En el campo laboral, somos responsables de los resultados del grupo que dirigimos pero no somos responsables de las ejecuciones individuales realizadas por cada uno de ellos. Podemos guiar, hacer seguimiento, aconsejar, direccionar, corregir, practicar, prever y formar; pero no podemos realizar las acciones que le corresponden a los demás, no podemos suplantar ni acaparar. Desde este punto de vista, debemos ser benévolos con la autocrítica y en especial cuando no está en nuestro poder el control de las mismas. Las emociones, en el sentido más restringido del término, son reacciones psico-físicas momentáneas. Los sentimientos engloban emociones pero les añaden duración. ¿Cómo? Asociándolas a un pensamiento, imponiéndoles un `significado psicológico´. En gran parte, lo que sentimos depende de lo que `decidimos´ pensar. Como consecuencia, podemos controlar en cierta medida la manera en que sentimos, a través del pensamiento. Una emoción es un estado afectivo que experimentamos, una reacción subjetiva al ambiente que viene acompañada de cambios orgánicos (fisiológicos y endocrinos) de origen innato, influidos por la experiencia. Si queremos sentirnos felices, solo requerimos pensarlo y desearlo. ¿Qué estamos esperando para sentir y actuar acorde con nuestros anhelos? En cada instante experimentamos algún tipo de emoción o sentimiento. Nuestro estado emocional varía a lo largo del día en función de lo que nos ocurre y de los estímulos que percibimos. Otra cosa es que tengamos siempre conciencia de ello, es decir, que sepamos y podamos expresar con claridad qué emoción experimentamos en un momento dado. Una persona nos insulta mientras manejamos el carro y reaccionamos, un amigo nos saluda efusivamente y reaccionamos, la recepcionista nos mira con cara de poco amigos y reaccionamos, el representante de servicio de un almacén nos atiende cálidamente y reaccionamos, y así nos pasa el día reaccionando a los comportamientos y actitudes de las otras personas. No es igual nuestro estado de ánimo si el día es soleado o nublado, si hay tráfico o no, si el semáforo está en verde o en rojo. ¿Qué esperamos para tomar control de nuestra vida y dejar de ser marionetas del destino, las personas o el medio ambiente? Las emociones tienen ventaja ante la cognición, ya que pueden existir antes que ésta, y además son independientes de la cognición, pues pueden existir sin ella. Una de las características de los hombres y mujeres de alto CE (Cociente Emocional) es su capacidad de sentir más lejos y más profunda y rápidamente que los que se valen sólo del CI (Cociente Intelectual). Hay lectores que han aprendido a leer con increíble rapidez. No leen palabra por palabra sino que en cada fijación visual de la fóvea abarcan muchas palabras, frases, oraciones y hasta párrafos. Los más veloces entre ellos han llegado a leer 5.000 palabras por minuto, con excelente comprensión y retención. De análoga manera, con la práctica se pueden ampliar otros sentidos, no sólo para obtener más información sino también para percibir más allá del campo normal de enfoque, para leer entre líneas e ir más allá de las palabras en las conversaciones de negocios. Sensación e Intuición son de carácter perceptivo y se refieren a formas opuestas (y recíprocamente excluyentes) de reunir información. La sensación implica una experiencia directa del mundo, de una manera abierta, que no emite juicio, función que acentúa lo que vemos, oímos, sentimos, paladeamos y olemos; Ej: "Siento frío o calor, siento dolor o placer, siento angustia o tranquilidad". La intuición, por otra parte, acentúa las posibilidades o esencias más que las realidades; en una palabra, la función de la intuición involucra experiencias que `van más allá de los hechos; "Intuyo que me va a ir bien o mal en la presentación, intuyo que va a ganar o perder en la competencia, intuyo agresión o amistad en un grupo de personas". Las dos, la Sensación y la Intuición, se necesitan para ampliar, reforzar, censar y controvertir la información disponible y oculta. Propongámonos reforzar y desarrollar nuestra Sensación e Intuición, como herramientas para ser más felices y exitosos. Una persona competente emocionalmente, ha descubierto sus experiencias traumáticas de niño y aprecia la forma como influencian su comportamiento de adulto (Su ausencia o restricción puede generar: episodios en donde no es usted, fuera de carácter y mentalmente, erupciones volcánicas de ira o miedo sin control). Tal vez el primer paso para estar a cargo de nuestras actuaciones, es identificar la información relevante que ha quedado bien guardada en nuestro interior, y que desafortunadamente no es positiva sino dañina. El miedo a la oscuridad o a las alturas, la ansiedad a las relaciones o a la autoridad, la agresividad cuando nos llevan la contraria o no nos atienden de manera ágil. Mucha de ella, fue registrada en nuestra niñez de manera inconciente, y debemos sacarla a flote para que evitar que sigan influyendo sin nuestro permiso. Identificar las emociones es el primer paso para controlarlas. Envuelve habilidades que pueden ser categorizadas en cinco dominios: Conocimiento propio (Observar una emoción tan pronto se presenta, estar abierto a la intuición, honestidad emocional y autenticidad), Madurez Emocional (Enfrentar los miedos y ansiedades, la furia, la tristeza, y expresar la energía constructivamente, reteniendo la espontaneidad), Automotivación (Canalizar la energía emocional al servicio de un objetivo, apertura a nuevas ideas, toma de decisiones basadas en los sonidos internos, optimismo, sentido de responsabilidad y poder personal para hacer que las cosas se hagan), Entendimiento Empático (Sensibilidad a los sentimientos de otros, respeto a su perspectiva, valorar las diferencias de sentimiento acerca de las cosas, capacidad de generar confianza, perdonar y ser perdonado), Comunicación con calidad (Manejo de las emociones de otros a través de una comunicación basada en empatía y entendimiento, para construir confianza mutua, habilidades sociales, manejo de conflictos, capacidad de crear y mantener amigos). Tome un grupo de emociones negativas y libérelas de su mente. Cuando se levante en la mañana recite el rezo de "Modé Ani" agradeciéndole a Dios por cada día. Decida inmediatamente tener emociones positivas. Si aprecia que la vida es buena, lo será. Decida qué emoción quiere e intensifíquela. Diga: "Lo voy a hacer. Nada se pondrá en mi camino". Adquiera claridad sobre lo que quiere alcanzar en su vida y después luche por eso con todas sus emociones. Haga sus metas realidad. Utilice su pureza emocional en tiempos de confusión, ansiedad y enojo. No se enoje porque el autobús llegó tarde. Arruinará su día. En lugar de eso, piense en cosas positivas. Quítele volumen a la voz, cambie su velocidad, haciéndola más lenta o más rápida, cambie el tono haciéndola más gruesa o más delgada, para terminar quítele todo el volumen. En cuanto a las sensaciones, movilice su cuerpo, cambie la postura y respiración mientras ve y escucha ese recuerdo transformado. Un sabor se puede utilizar para anular a otro. Esto es un recurso fácil de ver en la comida china o de la India. Así, en el modelo chino tradicional, si un alimento es muy picante es porque tiene mucho "metal", el yogur se puede utilizar para disminuir el sabor picante. Lo mismo ocurre con los estados de ánimo, anule un sentimiento con el opuesto, la tristeza con episodios alegres, la ira con entornos tranquilos, la agresividad con la dulzura y el perdón. No podemos calificar a las emociones como totalmente `negativas´ o `positivas´, prescindiendo de todo contexto en el que ellas se producen. Pongamos por caso, el ejemplo de la alegría. A primera vista sería posible suponer que siempre es bueno estar alegre, pero... ¿y si debemos reservarnos ese sentimiento porque las circunstancias así lo indican? No siempre podemos saltar efusivamente con nuestra victoria cuando ésta significó la derrota de nuestro mejor amigo, no podemos reírnos con la caída o desgracia de otra persona. Por ello, siempre se debe ahondar en el ambiente que rodea cada situación y cada estado de ánimo, y así reducir el riesgo de quedar en fuera de lugar. La gente se siente mal por 3 razones: Tienen una visión negativa de sí mismos y de la gente. Interpretan las experiencias de manera negativa. Tienen una visión negativa del futuro, y esperan que las cosas sigan como están. Cambiemos la forma de pensar. Reforcemos nuestra visión optimista y positiva, primero de nosotros mismos y luego sobre los acontecimientos que están por venir. En nuestras manos está el poder para cambiar las situaciones y ser felices. Siempre se tiene la opción. Un contexto positivo no sólo hace más feliz que uno negativo, sino que también aumenta la eficacia de las acciones. Cuando se sitúa la condición actual en un contexto positivo, se concentra en aquello que resulta útil, en lugar de lamentarse de lo mal que van las cosas. Entre más intensa sea la emoción, más motivará la conducta. Hemos visto las emociones como algo que nos llega por estímulos externos. De hecho, en nuestra cultura es común que se piense que las emociones son activadas exclusivamente por estímulos externos. No es casual que andemos reaccionando ante muchas cosas que vemos, oímos o sentimos. La buena noticia que nos trae los nuevos descubrimientos, es que podemos influir definitivamente en nuestro estado emocional aprendiendo a modificar nuestra comunicación interna. Así que, bien vale retomar la idea de una antigua frase que dice «El ser humano no sufre o goza por lo que le ocurre, sino por la manera en que interpreta lo que le ocurre». Lo que vemos mentalmente y la manera en que lo vemos; lo que nos decimos y oímos mentalmente y la manera en que lo oímos. Existen pocas dudas de que la cognición produce la emoción. Imagínese algo agradable y sentirá alegría; imagínese cómo sería el olor si viviera al lado del vertedero municipal y sentirá asco. Del mismo modo, existen pocas dudas de que los procesos sensoriales afectan los sistemas biológicos y producen la emoción. Si entra en una habitación caliente en un día helado o huele el aroma de pan recién hecho entonces sentirá alegría e interés. La teoría de Cannon Board, propuso que las emociones y las respuestas corporales ocurren simultáneamente, no una después de la otra. Esto señala un aspecto muy importante: lo que ve (escucha o en todo caso percibe) desempeña un papel importante en la determinación de la experiencia emocional que tiene. Las emociones pueden conocerse a través de las expresiones faciales y la inflexión del tono de la voz. Otro modo de expresión de las emociones es la comunicación verbal. La actividad del sistema emocional también se expresa por el sistema nervioso, el cual es responsable del sonrojamiento, palidez, frío, sudor, etc. Nuestra propia imagen determina exactamente cómo nos comportamos. "Si nos aborrecemos, también aborreceremos a los demás; cuando nos encanta ser quienes somos, todo el mundo nos resulta maravilloso". Un estudio de la Universidad de Michigan comprobó que el primer valor que consideraban los norteamericanos para ser felices, era quererse a sí mismos. El optimismo no es una postura ilusa e idealista, sino más bien un estado emocional que, partiendo de la visión realista de las dificultades, ayuda al sujeto a esforzarse por ver los aspectos positivos. En la provincia de la mente lo que creemos que es verdad es verdad o se convierte en verdad. En la provincia de la mente no hay más limites que los que se impone uno mismo. John Lilly. Todos sabemos cual es la diferencia entre un optimista y un pesimista: el optimista ve la botella medio llena y el pesimista medio vacía, ¿pero qué es lo que hace que para uno esté llena y para otro vacía? Un optimista es aquel que cuando le sale mal algo o quiere conseguir algo se plantea "que es lo que yo tengo que hacer o cambiar en esta situación". Mientras que un "pesimista" es aquel que se ve a sí mismo como impotente ante un mundo adverso, o a merced de su propio carácter, que le es imposible cambiar. Dicho de otro modo, el optimista se responsabiliza de sus reacciones y el pesimista espera que el mundo cambie, que la situación mejore. Bajo la influencia del afecto positivo, las personas tienen significativamente más probabilidades de ser prosociales (es decir, más sociables, cooperativas, y ayudar más a los demás (Isen, 1987). Cuando las personas se sienten bien tienen mayor acceso al material positivo, suelen estar más optimistas, juzgar los acontecimientos como ligeramente más positivos de lo habitual y actuar de acuerdo con ello. Si se tiene una actitud negativa sobre la vida o alguna circunstancia, se debe uno preguntar si obedece realmente a la circunstancia o es una percepción interna. El primer paso en la auto-evaluación es decidir si un particular evento es el resultado de su propia acción. Si por ejemplo, un objeto se rompe mientras se está usando, se puede recriminar por haberlo roto o se puede asumir que el objeto presentaba fallas. Inclinarse hacia las causas externas o internas depende de la situación y de las características individuales de cada persona. Si no le gusta la emoción que está sintiendo, cambie los pensamientos que generan dicha emoción. Obtenga una nueva perspectiva. Las creencias determinan las emociones, que a su vez dirigen el comportamiento. Los pensamientos afectan la vida de manera innecesaria, ya que generalizan y exageran de una manera negativa e irracional. Encontrar las causas de las creencias es crucial para resolver la reactividad, se deben encontrar nuevas soluciones a los problemas que se están resolviendo en la mente. Uno crea la emoción de la furia en lugar de decir que uno es furioso. De esta forma se puede dejar las emociones que se vayan. También se puede cambiar la percepción sobre los hechos y pensar de manera diferente, de tal forma que no se sienta descontento en el futuro ante situaciones similares, contando con libertad de sentir diferente. Parte de nuestro sistema de creencias es consciente y maquilla la personalidad, otra parte es inconsciente y cuenta con creencias que ocultamos porque nos resultan molestas. Un ejemplo, puede ser la cobardía ante ciertas situaciones. Uno es responsable consigo mismo y no por las reacciones de los demás, que corresponde a su libertad. Controlar las emociones: Mantener una apariencia tranquila ante los estímulos que nos provocan temor. Controlar el lenguaje, ya que el control de las palabras ayuda a disciplinar las emociones. Procurar ajustar los estímulos excitatorios de las emociones a las condiciones de tolerancia de nuestro organismo. Aclarar cada día nuestros pensamientos. Aprender a proyectar nuestra mente a situaciones nuevas, comparando las mismas con otras experiencias. Hacer comparaciones con las diferentes situaciones. ¿Cuáles son estas recomendaciones? Escribir, hablar y no reprimir ni pensamientos ni lágrimas. Escribir para poder integrar la intensa experiencia emocional (temor, incertidumbre, rabia, dolor...). Hablar para facilitar el reajuste social del individuo y de toda la comunidad. No reprimir para evitar la aparición o el empeoramiento de los síntomas que se asocian a la ansiedad y al estrés postraumático. Los Ojiwba, como muchas otras culturas, consideran que una enfermedad grave es el resultado de violar normas sociales y prescripciones morales: no compartir alimentos o posesiones materiales, no ser agradecido, manifestar competitividad, realizar actos de crueldad. Para curarse, el enfermo debe realizar una confesión ayudado por el sanador. Los beneficios de comunicar socialmente las emociones no se limitan a mantener o mejorar la salud de la persona sino que contribuyen al bienestar de toda la comunidad. Por control emocional no entendemos ahogar o reprimir las emociones, sino regular, controlar o eventualmente modificar estados anímicos y sentimientos, o su manifestación inmediata, cuando éstos son inconvenientes en una situación dada. Un aspecto importante del autocontrol lo constituye la habilidad de moderar la propia reacción emocional a una situación. No podemos elegir nuestras emociones. No se pueden simplemente desconectar o evitar. Pero está en nuestro poder conducir nuestras reacciones emocionales y completar o sustituir el programa de conducta congénito primario, por ejemplo, el deseo o la lucha, por formas de comportamiento aprendidas y civilizadas como el flirteo, la crítica, la discusión o la ironía. Si por controlar se entiende la capacidad de adecuar la expresión emocional al contexto (situación y persona/s implicadas), la respuesta es afirmativa. Si por controlar se entiende reprimir continuamente el sentimiento y/o manifestación de una o varias emociones que `no nos gustan´, esto puede conducir a desarreglos de la personalidad que no pueden ser considerados positivos. Nuestro temperamento no puede ser modificado, pero muchas de nuestras expresiones temperamentales podemos aprender a controlarlas, bien reduciendo su intensidad o su duración, o ambos aspectos simultáneamente. Aprender cómo estar a cargo para dirigir y procesar los sentimientos, en lugar de, permitir a los sentimientos que se encarguen de nosotros. Significa aprender a aceptar las emociones cómo amigos, en lugar de enemigos, y usar la información de las emociones para crear cambios diarios y armonía. Las emociones operan como signos, llamando nuestra atención a las áreas que necesitan examen y crecimiento. Las emociones son una forma de energía. Debido a ello, requieren de movimiento. El sistema humano es un canal para la energía de la emoción. Lo primero es notar la emoción, permitir sentirla, identificar la lección enseñada por la emoción y desarrollar un nuevo curso de acción. Resultado del cambio creado por la decisión de aprender de la lección. Todos necesitamos un animador y no hay uno mejor y más accesible que uno mismo. No te sientas tonto. Tu propia animación es una herramienta muy poderosa para tomar control de tus emociones. El noveno día me invita a tomar control sobre mi vida en lugar de dejarla al vaivén del entorno y de las demás personas. Para lograrlo, debo reconocer el inmenso poder de la mente y de la interpretación de los hechos. En mis manos está la capacidad de convertir el abono en arboles frutales y las piedras brutas en piedras preciosas. Debemos liberarnos de las experiencias traumáticas, modificar nuestros estados de ánimo, programarnos positivamente, utilizar las sensaciones e intuiciones, y por encima de todo utilizar las emociones y pensamientos a nuestra conveniencia y beneficio.

Espacio Individual de Reflexión:

¿Qué aplica para mi vida?
¿Qué puedo Mejorar?
¿Qué información destaco?
¿Por donde voy a empezar?
¿En qué aspectos voy a trabajar?

 

Preguntas de chequeo:

¿En qué dimensiones funcionamos los seres humanos? Dé varios ejemplos.
¿Cómo influye la opinión e interpretación de los hechos? Evalúe un hecho y varíe las interpretaciones.
¿Cuáles son los siete componentes que pueden intervenir en una emoción? Aterrice el concepto en varios ejemplos prácticos.
¿Cómo nos podemos hacer dueños de nuestras acciones? Explique.
¿Si queremos sentirnos felices, qué debemos hacer? Practique.
¿Qué ventaja tiene la emoción sobre la cognición? Explique.
¿Qué diferencia existe entre la Sensación e Intuición? ¿Cómo nos pueden apoyar?
¿Por qué debemos descubrir y liberarnos de nuestras experiencias traumáticas? ¿Conoce las suyas?
¿Cuáles son las habilidades que debemos desarrollar para identificar las Emociones? Ordénelas según su caso particular.
¿Cómo puedo convertir lo Negativo en Positivo? Explique.
¿Por qué nos sentimos mal? Priorice según su caso.
¿Cuál es la teoría de Cannon Board, sobre las emociones y las respuestas corporales?
Explique "Nuestra propia imagen determina exactamente cómo nos comportamos".
¿En qué influye el afecto Positivo? Practique.
Explique formas de Controlar las Emociones.

 

Lectura 1

¿Por qué lloramos? Mercedes Escribano Sánchez Todos en algún momento de nuestra vida hemos experimentado la necesidad de llorar. Los motivos que nos llevan a derramar esas lágrimas son muy variados, una película, un desengaño, una regañona de los padres o un dolor insoportable. Se sabe que sólo los seres humanos, entre todos los animales que pueblan el planeta, somos capaces de llorar y derramar lágrimas emocionales. El llanto es un lenguaje que rebasa al de las palabras, pero en muchas ocasiones, por la cultura o la educación que recibimos, intentamos ocultarlo. El llanto es un fenómeno expresivo espontáneo que presenta tanto un aspecto físico como psíquico. Desde el punto de vista físico parece tratarse de una reacción vegetativa o inconsciente, y el sonido que lo caracteriza parece estar determinado por las contracciones rítmicas del diafragma causadas por el estrechamiento de la laringe. Las lágrimas se deben a la secreción de las glándulas lacrimales y vienen acompañadas de una compleja mímica facial. Muchos científicos y filósofos han dedicado parte de su vida a estudiar el tema de las lágrimas. Charles Darwin (en 1852) se decidió a estudiar la relación biológica con lo emocional, con especial interés en la conducta gestual y el estado anímico que producía el llanto. ¡Llegó a clasificar hasta 450 variedades de gestos al llorar! Pero lo más interesante de sus estudios fue tratar el tema evolutivo de las emociones y las lágrimas, concluyendo que "las lágrimas son sólo un efecto colateral al sentimiento involuntario de las llamadas de auxilio. El llanto sintetiza y alivia el pesar humano, ya que libera tensión y evita úlceras en el cuerpo". Para Darwin, no sólo se trataba de un asunto espiritual o anímico, sino que tenía un efecto saludable. ¿Qué son las lágrimas? Al llorar, nuestros ojos se llenan de un líquido que se produce en las glándulas lagrimales o carúnculas lagrimales, situadas en la parte superior del globo ocular. Su función es lubricar los ojos y protegerlos frente a infecciones y sustancias extrañas. Las lágrimas contienen sales y lisozima, una enzima que destruye las bacterias. Durante el flujo normal, las lágrimas limpian de forma constante el interior del ojo y abandonan la superficie de éste por evaporación o al entrar en un sistema de drenaje. Un tubo delgado llamado el canaliculus conduce las lágrimas desde la esquina interna del párpado hasta la nariz. Cuando éste está lleno, presiona la válvula de Hasner situada en la embocadura de la cavidad nasal, hacia la cual debe fluir normalmente el líquido lacrimal. Por esto, cuando lloramos, sentimos la necesidad de sonar la nariz. Para mantener el ojo húmedo, el ser humano parpadea de 8 a 12 veces por minuto. El parpadeo distribuye el líquido lagrimal por la superficie ocular de forma continua. Si no existieran las lágrimas sobre la córnea clara, ésta se secaría y produciría alteraciones de la calidad de la visión, como ocurre en el síndrome "sicca" también denominado ojo seco. En algunos casos, si el flujo de lágrimas es abundante, como sucede durante el llanto o cuando hay una irritación, el exceso de líquido que no puede ser recogido por los conductos lacrimales rebosa por los párpados, arrastrando los cuerpos extraños demasiado grandes para atravesar los conductos lagrimales. En el momento de nacer, todavía permanecen cerrados los pequeños canales cuya función es recoger las lagrimas ya que las glándulas lacrimales del recién nacido producen poco líquido. Sólo más tarde, alrededor de los dos primeros meses de vida del pequeño, el conducto se ensancha espontáneamente. La obstrucción del canal que lleva las lágrimas a la nariz puede ser la causa de que el bebé tenga los ojos llorosos. La composición de las lágrimas aunque no es una proporción fija, es en su mayor parte agua, entorno a un 89-90%, junto con una pequeña cantidad de albúmina y sales minerales, de ahí su ligero sabor dulce. El líquido lagrimal se compone de tres capas: la de lípidos, la acuosa y la de mucina. La capa de lípidos: es la capa exterior de las lágrimas. Está formada por lípidos, que le dan una apariencia aceitosa. Su función es proteger el ojo contra la evaporación del líquido lagrimal La capa acuosa: continuamente se está generando en pequeñas cantidades. En el caso de emociones fuertes (alegría, tristeza) o si un cuerpo extraño irrita la superficie ocular, las glándulas lagrimales producen rápidamente grandes cantidades de líquido lagrimal, es decir, producen un lagrimeo reflejo. La capa de mucina: esta fina capa es la responsable de mantener el líquido lagrimal adherido a la conjuntiva y la córnea. ¿Quiénes lloran? Debido a la fuerte presión que la cultura y la educación han ejercido durante mucho tiempo, las lágrimas eran signos de debilidad o inseguridad. Llorar en público no estaba bien visto, y aún era peor si el que lloraba era un hombre. Actualmente la sociedad está empezando a valorar las emociones que dan sentido a la vida. Ahora hablar de la persona sensible es una fortaleza más que debilidad, porque el llanto es expresivo, facilita la liberación de distintas emociones, que van desde el dolor a la alegría y desde el miedo a la ira. Da igual si eres hombre o mujer, niño o anciano, todos podemos llorar. En el recién nacido el llanto a veces es una manera de comunicarse con el mundo de los adultos, y algunos estudiosos de la psicología infantil han notado que el niño que pasa su primer período de vida en una institución o en un hospital, lloran de un modo completamente distinto respecto al niño que crece en una familia normal. Existe un determinado tipo de llanto, denominado llanto espasmódico, que se caracteriza por crisis súbitas de llanto sin existir causa o motivo aparente que la justifique. En individuos que tienen alteraciones difusas del sistema nervioso central, sobre todo cuando están afectados los núcleos de la base, este tipo de llanto suele ir unido a una risa espasmódica. Recuerda, llorar libera emociones, como decía el poeta español D. Luis de Góngora "Dejadme llorar orillas del mar..." o el nicaragüense Rubén Darío "Cuando quiero llorar, no lloro, y a veces lloro sin querer..."

 

Grado de Conciencia de las Emociones:

¿Transmite Confianza a los Demás?
(4) Si (3) Algo (2) Poco (1) No ¿Comparte y Respeta los Turnos?
(4) Si (3) Algo (2) Poco (1) No ¿Usa la Palabra para Resolver Conflictos?
(4) Si (3) Algo (2) Poco (1) No ¿Permite la Espontaneidad de las Emociones, que usa Reprimir?
(4) Si (3) A Veces (2) Muy Poco (1) No ¿Es Consciente que su Estado de Ánimo Impacta en los Demás?
(4) Si (3) A Veces (2) Muy Poco (1) No

 

Tips Prácticos (Guía de Iniciación)

La Expresión Facial es un buen indicador del Estado Emocional.
El Lenguaje no Verbal (Ej: gestos, manos) puede, Repetir, Contradecir, Sustituir, Reforzar y Regular el Lenguaje Verbal.
Lo que no se puede desahogar, lo gobierna a uno. Nunca engañe, la gente lo capta todo y el Cuerpo no miente.
Estimule los Sentidos y las Emociones.
Todos somos lo que creemos ser. Nuestra propia Imagen determina exactamente cómo nos Comportamos.
El primer Valor para ser Felices, es quererse a sí mismo.
El más Poderoso es aquél que tiene Poder sobre sí mismo.
La Sonrisa resulta contagiosa y mejora el Estado de Ánimo.

 

Lectura 2

Once Claves, útiles para mejorar nuestra vida en el trabajo: (NotiNova) ¡Mucha gente no tiene control de sus vidas, ¿Porqué? A causa de que no saben dar prioridades a las cosas! Si tiene miedo, enfréntelo.
Está bien tener miedo, nunca se retire a causa de ello. Enfóquese en los resultados, no importa que tan nervioso se encuentre, siempre haga las cosas que quiera hacer. Recuerde aquellas frases de aliento "Lo lograremos, Saldremos de aquí".
La Persistencia y Perseverancia siempre obtienen el éxito.
Usted puede sentirse perdido, abatido, pero nunca debe rendirse. Siga tratando. Más temprano o tarde, sus esfuerzos serán recompensados.
Una buena charla nunca hiere a nadie.
No pierda la vista sobre la importancia de decir las cosas. Siempre discuta sobre los temas.
Escuchar siempre ayuda a ambas partes.
Descubra la importancia de escuchar. Saque tiempo para escuchar a los demás. Cuando usted escucha en el momento oportuno, obtiene amigos para siempre.
Sea sincero consigo mismo.
Sea constante en su apreciación acerca de lo que le gusta hacer. Aprenda a amar las cosas que hace, y su vida será feliz para siempre. Usted es tan bueno como otros, y en algunas oportunidades, es mucho mejor. No pierda la vista en ello. Siéntase orgulloso de lo que es y no deje que nadie lo incite a la mediocridad.
Haga todo lo que pueda y así tendrá una buena historia que contar.
Solo hágalo, salga y explore el mundo con toda su pasión y deseo. Vea qué pasa. Luego comparta con otros.
Escoja amigos que sean inquietos y cuidadosos.
Sus amigos lo reflejarán a usted. Deben estar ahí para cuando los necesite.
Sueñe en grande.
Si usted desea tener una vida plena, debe soñar en grande.
Use su cerebro por encima de todo.
La gente tiene la opción de pensar o de no hacerlo. Maximice el uso de la mente. Es su recurso y fuente de conocimiento y de supervivencia.
La acción hace la realidad.
Desee el cambio, tome acción. Si trata cien cosas, tal vez alguna le funcione.
Ríase cada día.
La vida es lo que usted crea. Si la toma muy seria, así será. Ríase cuando pueda y ayude a otros a reírse. Se sorprenderá de cómo disfrutará con la cantidad de pequeñas cosas que le ofrece la vida.

 

 

 

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Diario de Crecimiento Emocional



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Inteligencia Emocional Aplicada
EFT (Emotional Freedom Techniques) o Técnicas de Liberación Emocional es un sistema... [29/11/06]
5.014  
2. Crecimiento espiritual
Este curso reune textos y utiliza la introspeccion, practica de meditacion con... [22/03/07]
7.154  
3. Crecimiento personal
El crecimiento personal es el objeto de estudio de este curso de la prestigiosa... [01/02/10]
3.558  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail