12.183 cursos gratis
8.735.007 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Diario de Crecimiento Emocional

Autor: Juan Carlos Medina Velandia
Curso:
9,20/10 (223 opiniones) |11093 alumnos|Fecha publicación: 10/09/2004
Envía un mensaje al autor

Capítulo 8:

 Día 7: La Expresión

La energía y la vitalidad, las emociones positivas y negativas, deben siempre expresarse y canalizarse, de una manera sana y equilibrada, espontánea y genuina, intuitiva y perceptiva. Serán útiles en la búsqueda de la cooperación, negociación y servicio. Las guías Universales nos pueden ser de gran ayuda, pero solo la observación y la práctica nos habilitarán hacia el acierto.

Una persona emocionalmente competente, tiene acceso rápido a sus emociones y sentimientos. Su ausencia o restricción puede generar, síntomas físicos sin explicación, la falta de intuición, conflictos en las relaciones, pobre creatividad y fatiga. Cuantas veces nos ha pasado que nos sentimos mal, pero no sabemos ¿por qué?, Pues bien, muestra labor es evitar que esto ocurra. ¿Cómo se logra? Conociendo las emociones, sus síntomas, escondites y triquiñuelas. Siempre que podamos, observemos nuestro comportamiento físico, emocional y mental, ¿Qué estamos sintiendo? ¿Porqué lo estamos sintiendo? ¿Cómo se manifiesta este sentimiento en nuestro cuerpo? ¿Qué pensamos al respecto, estamos de acuerdo o no? En la medida en qué practiquemos esta contemplación, obtendremos un acceso más rápido a nuestras emociones y sentimientos. La utilidad de hacerlo es inmensa, disfrutaremos más de la vida, desarrollaremos nuestra sensibilidad hacia lo que nos rodea y acertaremos más con nuestro comportamiento y acciones. El hombre a lo largo de los años, se ha dado a la tarea de descubrir lo desconocido y los nuevos mundos, no ha dejado fenómeno natural sin una adecuada explicación, la erupción de los volcanes, la furia de los vendavales y tornados, la oscuridad del fondo del mar, el más allá y el más acá. ¿Por qué no hacemos lo mismo con nuestro mundo interior? Con la erupción de nuestra furia, nuestras subidas y bajadas de energía, los pensamientos ocultos y los movimientos súbitos e inesperados de nuestro cuerpo. Todo también tiene una explicación, una razón de ser, un origen y un fin. A diferencia de los tornados o erupciones naturales, en donde es mejor observarlas a cierta distancia, las emociones se deben experimentar y concientizar para reducirles o amplificarles su poder, según sea el interés. Una persona competente emocionalmente, puede expresar sus sentimientos de manera libre, cuándo y dónde sea apropiado, puede guardar sus sentimientos para expresarlos posteriormente, tolera la expresión de los sentimientos en otras personas. Su ausencia o restricción puede generar, visión restringida de las maneras de manejar los sentimientos y emociones, ver las emociones como un problema, ver algunos tipos de sentimientos aceptables y otros como un tabú. Cuando se habla de libertad, no se habla de exceso y tampoco de libertinaje. Cuando se habla de libertad de expresión, no se habla de agresión a los demás y mucho menos de expresar sin freno ni control. Si estamos felices debemos transpirarlo por los poros y transmitirlo a los demás. Si en lugar de ello, estamos tristes, debemos también expresarlo con mesura y claridad, sin echarles la culpa a los demás por nuestro estado de ánimo. Recordemos el dicho popular "Aunque la mona se vista de seda, mona se queda", de igual forma, "Aunque disfracemos y frenemos nuestros sentimientos, ellos siempre saldrán por algún lado", lo importante es que en esa salida, no nos hagamos daño ni se lo hagamos a los otros. Es el arte de encontrar el equilibrio perfecto. Aquellos que son bastante extrovertidos deben moderar sus expresiones negativas y ponerle freno a la velocidad desenfrenada. Por el contrario, aquellos que son introvertidos deben dejar salir sus expresiones sin tanto análisis y miedo, para darse a conocer. Similar a cuando manejamos por la vía, el timón nos sirve para corregir el curso y dirigirnos hacia nuestros objetivos preestablecidos. ¿Qué pasaría si no manejamos nuestro carro? Otra alternativa es dejarle el timón a un chofer. ¿Estaría usted dispuesto a dejar su vida en manos del vaivén y deseos de los demás? O está dispuesto a tomar el timón y control de su vida. Una persona emocionalmente competente, tendrá un adecuado repertorio de habilidades para que estos sentimientos y emociones lo apoyen en lograr la cooperación y la negociación con las personas. Su ausencia o restricción puede generar, la manipulación, la agresividad o la sumisión, contar con pocas opciones y estilos de colaboración, dificultad para aprender de los problemas. El objetivo en la vida es sentirnos bien, pero no a consta de los demás y mucho menos de manera solitaria. Siempre nos estamos relacionando con otras personas, en el ámbito personal, familiar, laboral o social, y el objetivo es lograr nuestras metas con ellos y a través de ellos, de manera voluntaria y negociada. Para lograrlo, se hace necesario involucrarnos emocionalmente, no amorosamente qué es muy distinto, sino emocionalmente. Ser capaces de entender las necesidades emocionales de los demás y darle a cada uno lo que necesita a cambio de que nos brinden también su cooperación. No existe duda que en una negociación, no solo se involucran cifras y razones, también se involucra el corazoncito de los participantes. Si no lo cree, intente insultar, degradar, intimidar o agraviar a sus contendores en una competencia o negociación. Algunos se cargarán de energía y otros se amedrentarán, pero ninguno cooperará ni negociará con usted. Si en vez de ello, es sensible a los sentimientos y estados de ánimo de las personas que le rodean, no para llorar con ellos, sino para respetarlos y aceptarlos como parte de la realidad de toda relación, entonces habrá ganado su confianza y respeto, y habrá abonado el terreno para iniciar la negociación. En la expresión de las emociones tanto en el hombre como en los animales, Charles Darwin planteó que los principales actos de expresión que se manifiestan son innatos o heredados, es decir, el individuo no los ha adquirido. A Darwin le impresionó bastante el hecho de que las expresiones corporales del hombre que tienen lugar cuando se producen las emociones, sobre todo las faciales, son las mismas en todo el mundo, con independencia de los orígenes étnicos o culturales. También indicó que estas mismas expresiones están presentes en personas que han nacido ciegas y que, por tanto, carecen de la posibilidad de haber aprendido los movimientos musculares viéndolos en los demás, y que también están presentes en los niños que tampoco han tenido mucho tiempo para aprender a imitarlas. ¿Cuál es la utilidad de esto? Lo primero es darnos cuenta que es un proceso natural y espontáneo, y lo segundo es reconocer que con la observación y el estudio podemos desarrollar nuestra habilidad para expresarnos y entender las expresiones en los demás. No es magia ni ciencias ocultas, es un proceso natural y está al alcance de todos. Algunas manifestaciones son muy obvias, y solo se requiere mirar las expresiones faciales para descubrir fácilmente, la alegría o la ira, la sinceridad o el engaño. En otras oportunidades debemos acudir a nuestra percepción y sentido de intuición, para detectar la agresividad, desconfianza o apertura del ambiente. Con frecuencia nos ocurre que sentimos angustia cuando ingresamos a un lugar o preferimos hablar con determinadas personas, a quienes nos parece haber conocido de siempre. Todo esto se origina gracias a nuestro radar interno que nos alerta y nos guía. Muchas veces lo hacemos de manera inconciente, y a partir de ahora lo debemos hacer siempre. La habilidad para ser diestro socialmente, se puede aprender y evolucionar. Para inducir respuestas deseadas en los otros, influenciar e idear efectivas tácticas de persuasión, comunicarse, saber escuchar abiertamente y elaborar mensajes convincentes. Igualmente, para manejar los conflictos, negociar y resolver los desacuerdos que se presenten dentro del equipo de trabajo. Liderar, inspirar y guiar a los individuos y al grupo en su conjunto. Catalizar el cambio, iniciar y administrar las situaciones nuevas. Construir lazos, alimentar y reforzar las relaciones interpersonales dentro del grupo. Colaborar, cooperar y trabajar con otros para alcanzar metas compartidas. Ser capaz de crear sinergia para la persecución de metas colectivas. Todas estas bondades encuentran su origen en las emociones, a través de las cuales se puede conocer a las personas y atinar en su seducción, nos permite mejorar nuestras expresiones y canales de divulgación, nos hace más tolerantes y sensitivos para resolver las diferencias, nos refuerza la confianza e inspira hacia la acción y la guía de los demás, nos flexibiliza para enfrentar los cambios y en general nos prepara para el desarrollo de relaciones estrechas y cercanas. El doctor Bar-On dijo: "Medir la inteligencia emocional es como medir la habilidad de la persona para resolver las situaciones diarias y moverse en el mundo". Es la habilidad para expresarnos y relacionarnos con los demás. Todo esto puede ser aprendido con base en la repetición y mediante la apertura sentimental y emocional de la gente. Las Organizaciones pueden ser promotoras de este desarrollo, cuando le permiten a la gente espacios y ambientes de expresión emocional, como el deporte y las reuniones sociales, la cultura de la transparencia y diversidad de pensamiento, el positivismo y la alegría compartida e irrigada por todas las dependencias. Siempre existe una forma adecuada de decir las cosas, sin necesidad de callar o reprimirse. Saber decir "No", saber expresar sus gustos y preferencia aunque éstos difieran de la mayoría. La agresión no reside en la diferencia sino en la mentira. La expresión debe ser natural y genuina, y debe fluir espontáneamente. Es más fácil influir en las emociones de un sujeto cuando éste no se da cuenta de que la influencia está ocurriendo. El psicólogo social John Bargh ha realizado numerosos experimentos en los que demuestra que las emociones, actitudes, objetivos e intenciones pueden activarse sin que haya consciencia de ello, y que pueden influir en el modo en que las personas piensan y actúan en situaciones sociales. Bargh indica que la activación automática de los procesos inconscientes tiene dos caras. Si tratamos bien a alguien, nos tratará bien a cambio. Pero lo mismo ocurre de manera contraria. No tratemos de jugar al Doctor o al Psicólogo con los demás, haciendo referencias de lo que es correcto y lo que no lo es, juzgando y emitiendo juicios de valor en toda conversación. Si lo hacemos, perdemos la naturalidad y la predisponemos en los otros. A nadie le gusta convertirse en un ratón de experimentación y mucho menos ser el centro de la atención y observación. Recordemos que la mejor manera de influir es no esforzarse en influir. En vez de ello, busquemos que nuestra expresión sea sincera, espontánea y amorosa. Recordemos que si llenamos nuestros bolsillos de caricias y bendiciones, para entregárselas a las personas con las que interactuamos cotidianamente, viviremos siempre felices. Este séptimo día me ha mostrado el sendero para mejorar mi expresión de las emociones, sin importar si las considero positivas o negativas, todas deben encontrar su adecuado canal de comunicación, para darnos a conocer, para compartir experiencias y sentimientos, y para influir positivamente en los demás. La manera más atinada, no es la fuerza ni la razón, sino el involucramiento e intercambio emocional. La clave para todo en la vida es corregir nuestro direccionamiento en búsqueda del equilibrio, y el justo punto intermedio. Tomemos control de nuestra expresión emocional, para en algunos casos incentivarla y en otros moderarla, pero siempre expresarla.

Espacio Individual de Reflexión:

¿Qué aplica para mi vida?
¿Qué puedo Mejorar?
¿Qué información destaco?
¿Por donde voy a empezar?
¿En qué aspectos voy a trabajar?

 

Preguntas de chequeo:

¿Qué genera en las personas, la ausencia o restricción de las emociones? Explique tres eventos en donde por lo general restringe sus emociones. Ahora encuentre la forma de expresarlas naturalmente.
¿Dedica regularmente momentos para su contemplación? ¿A qué nos estamos refiriendo con contemplación? Encuentre un tiempo y espacio, todos los días, para revisar sus variaciones emocionales durante el día. ¿Qué o Quién las produjo? ¿Cómo se manifestaron en el ámbito físico y mental?
¿En qué consiste la expresión libre? ¿Dónde está el justo equilibrio?
¿Cuál es la mejor forma de influir en los demás? Practique.
¿Cómo se mide la Inteligencia Emocional, según Bar-On? ¿Por lo general es usted expresivo o no? ¿Cuándo lo es más y cuando lo es menos? Intente empujar y frenar, para lograr el equilibrio.

 

Lectura 1

La Inteligencia Emocional en la Empresa. Nunca nada antes había sido tan trascendental para el éxito y nuestra felicidad. Siempre ha existido una extraordinaria similitud entre las Personas y las Empresas, no solo por las relaciones comerciales o de trabajo, sino por la forma en que funcionan y se desenvuelven. Una y otra cumplen una misión de servicio, se valen de su cuerpo para entrar en contacto con el entorno y utilizan sus sentidos para compenetrarse con él. Su mente les define las estrategias y objetivos, y sus emociones le dan vida y sentido a los mismos. Si en el caso de las personas nos valemos de las manos y piernas, en las empresas de las oficinas y canales de distribución. En ambos casos, los ojos nos guían, los oídos nos alertan, el olfato nos prepara y el tacto nos acerca. Cientos y miles de personas de manera mancomunada participan con sus cuerpos, sentidos, mentes y emociones, en pro de alcanzar los objetivos empresariales. Sin las personas no existirían empresas, ya que faltarían los invaluables aportes de sus accionistas, empleados, familiares y clientes. Entonces, porqué continuar creyendo que las Empresas son bloques de concreto, papeles y muchos productos. No, en realidad detrás de todas esas cosas, muy importantes, existe una fábrica de emociones que le da vida, movimiento y sentido a lo que hacemos. La gente ya no quiere solo comprar productos sino vivir experiencias placenteras y mágicas. Detrás del helado, televisor o juguete, sobresale el interés por vivir y sentir al máximo las diferentes y variadas emociones. La Alegría, el Amor, la Esperanza, el Placer o el Poder, y aún el Miedo o la Tristeza. La Imagen de una Empresa o Marca de un Producto nacen con un nombre y logotipo, pero en realidad solo se desarrollan y reconocen, cuando se involucran en ellas las emociones de las personas. ¿Qué hay en realidad detrás de la preferencia, hacia una determinada gaseosa, programa de televisión, cadena de supermercado, Entidad Financiera o modelo de automóvil? Posiblemente sentimientos de aprecio, cercanía, felicidad y placer. En resumidas cuentas, preferimos una u otra marca, porque nos hace sentir, más y mejor. Cuando ingresamos a una Empresa, se vuelve fundamental la forma en que nos integramos al grupo de trabajo, nos comunicamos y relacionamos. Por ello, hay que adicionar a los conocimientos y habilidades técnicas, algo de caer bien en el grupo, otro tanto de aceptación y mucho de personalidad y fluidez para relacionarnos con los demás. No se trata de perder nuestra propia identidad pero si de abrirnos emocionalmente para compenetrarnos y realizar intercambios mutuamente atrayentes. ¿Cómo lograrlo? Desarrollando nuestra Inteligencia Emocional, nuestra capacidad para percibir, entender, expresar, regular y crear las emociones. Para ello, hay que mejorar nuestro sentido de la Oportunidad. Anticipar e intuir los sentimientos de los demás para, compartir, apoyar o respetar las emociones presentes en un momento determinado. Algunas veces, será conveniente gritar y festejar al lado del compañero, otras veces será más apropiado, escuchar y dar una palmadita en el hombro, y en otras oportunidades será mejor permanecer a cierta distancia sin intervenir. Lo mismo puede ocurrir con el jefe, se presentarán momentos en los cuales es conveniente discutir y controvertir, pero, igualmente existirán otros tantos en donde lo mejor es aceptar sus argumentos sin mediar palabra. ¿Por qué? Porque el estado emocional de nuestro jefe no es siempre el mismo. Hay que percibirlo e intuirlo, y actuar acorde con ello. ¿Porqué nos queda más fácil aprender en algunos momentos y en otros no?, ¿Porqué nuestros resultados son mejores en ciertas actividades y en otras no, a pesar de haber invertido la misma cantidad de esfuerzo? La explicación a esta y otras tantas preguntas se deposita en las emociones y en su poder que ejerce sobre nosotros, para actuar a favor o en contra de nuestros propios intereses. Lo primero que hay que destacar es que nuestro desempeño varia en relación directa a nuestras ganas y deseos de alcanzar el resultado. A mayor ganas, mejores resultados y viceversa. Resulta bastante lógico observar que si no le ponemos empeño a la actividad, nuestra concentración y energías se dispersarán, en detrimento del objetivo principal. Pero, ¿Qué hay detrás del deseo? Una mayor o menor motivación y una mayor o menor participación emotiva. De nuevo las Emociones están presentes. De otra parte, tampoco se descubre nada, cuando se resalta que una persona triste, tensa o con miedo, no puede obtener el mismo resultado que aquella que no lo está. No se trata de eliminar los estados de ánimo negativos, que además seria imposible, sino de aceptarlos y superarlos con la mayor rapidez posible. ¿Cómo hacerlo? Reconociendo que nuestra percepción sobre los eventos y personas pueden ser modificados a nuestra conveniencia. Nuestra mente es tan poderosa, que puede crear emociones. La mayoría de las veces lo realiza sin nuestro consentimiento y a partir de ahora, nuestro objetivo es crearlas y modificarlas a nuestro libre albedrío. Supongamos que nos asalta una tristeza profunda por la pérdida de un ser querido. Para superarlo, es importante realizar el duelo porque somos seres humanos, pero acto seguido también es indispensable cambiar nuestros pensamientos sobre la situación. La persona se fue y no hay nada que podamos hacer. Con seguridad se encontrará en un sitio mejor y estará feliz. ¿Porqué no pensarlo así y dejar de sufrir?, ¿Se trata del vacío que sentimos? Aunque parezca descarnado, modifiquemos el ángulo de visión sobre las cosas para encontrar nuevas oportunidades. Tal vez a partir de ahora, se nos abre un nuevo camino con mayor independencia, nuevos retos e ilusiones. Todo es válido y hay que utilizarlo. No le estamos haciendo daño a nadie con nuestra manera de pensar y si nos beneficiamos de manera importante. Cuando nuestra mirada meticulosa se dirige a otro ángulo de la empresa, como lo son las quejas y reclamos, los problemas internos y las pérdidas de ventas, con seguridad detrás de cada uno de ellos se encuentra también involucrada algún tipo de emoción. Analicemos el ejemplo, de un Cliente que se acerca a hacer la devolución del producto que adquirió dos semanas atrás. Se encuentra bastante tenso, porqué le aburren este tipo de reclamos, los cuales considera desafortunados y una pérdida de tiempo. Se encuentra absolutamente seguro, que la culpa por los defectos en el producto comprado corresponde al proveedor, pero le asalta la duda de que la empresa asuma su responsabilidad y le cambie con facilidad el producto. Varios sentimientos y presunciones están presentes en el cliente mientras solicita el servicio de reposición del producto. ¿Qué creen que ocurriría, si el representante del servicio le pone el más mínimo inconveniente para cambiarle el producto? Nada bueno, con seguridad. Esta escena podría ser totalmente diferente para otro cliente que llega relajado, después de un día feliz en el que todo le ha salido de maravilla. Hasta aquí hemos visto que, las Empresas son Emocionales por la influencia que ejercen en ellas las Personas y la importancia que representan las emociones para los Clientes. Las Relaciones están teñidas por emociones de toda índole, las cuales debemos aprender a reconocer, moldear y crear. Nuestro sentido de Oportunidad o comúnmente denominado "Sexto Sentido", debe sacarse del cuarto de zanalejo y ponerse a funcionar a su máxima capacidad. El Deseo para hacer las cosas influye de manera exponencial en los resultados alcanzados. Nuestra Percepción sobre los hechos puede y debe ser modificada, cuando necesitemos cambiar nuestro estado de ánimo. Este a su vez, afecta nuestro Comportamiento y la forma como vemos las cosas. Todo reclamo, problema y fracaso debe analizarse bajo el lente emocional, para detectar y aislar las emociones presentes, y luego sí emprender la solución más apropiada. Ahora, viremos hacia el puerto de la Competitividad, en donde no existe duda de su importancia y complejidad. El Entorno y el Cliente nos exigen respuestas cada vez mejores y más rápidas, y nos advierte que hoy en día dispone de un mayor número de ofertas calificadas. ¿Cómo mejorar nuestro procesamiento de información, visión y adaptación a los cambios, y toma de decisiones? Si estaban esperando otra respuesta, no la hay. La solución de nuevo reside en las Emociones. Nuestros Sensores externos e internos deben expandirse para adaptarse a los nuevos requerimientos. Hoy en día, debemos sentir más fuerte, rápido y lejos. En el ámbito visual, conocemos las nuevas técnicas de lectura rápida y mejora en la retención de información. ¿Pero que pasa con los demás sentidos, oído, olfato, tacto, gusto e intuición? También deben evolucionar a la par. En la medida en que nos desapeguemos de la manera tradicional de aprehender y actuar, de convivir y relacionarnos, de mirar al cliente y las empresas, y sobre todo de apoyarnos en nuestro rico mundo emocional, habremos dado un paso gigantesco hacia nuestra productividad, éxito, bienestar y felicidad. ¡Nunca nada antes había sido tan trascendental para el éxito y la felicidad! Y lo mejor es que, Nunca es tarde para iniciar.

 

Grado de Conciencia de las Emociones:

¿Se da cuenta de los Sentimientos y Perspectivas de los Demás?
(4) Si (3) A Veces (2) Muy Poco (1) No ¿Está al tanto de las Necesidades de los Demás?
(4) Si (3) A Veces (2) Muy Poco (1) No ¿Anticipa, Reconoce y Satisface las Necesidades del Cliente?
(4) Si (3) A Veces (2) Muy Poco (1) No ¿Es Capaz de Leer las Corrientes Emocionales del Grupo?
(4) Si (3) A Veces (2) Muy Poco (1) No ¿Sabe Escuchar Abiertamente?
(4) Si (3) A Veces (2) Muy Poco (1) No

 

Tips Prácticos (Guía de Iniciación)

Todos tenemos Necesidades Emocionales: Ser atendidos, Explorar el mundo, Desarrollar Rutinas consistentes, Expresar Felicidad o Tristeza, Compartir, desarrollar Empatía.
Existen Áreas de Progreso Emocional y Social: Interés por nuestro Entorno, Desarrollo Sentido de sí mismo y de Familia, Confianza, Comunicación, Demostrar las Emociones, Imitar Acciones de otros, Jugar, Afirmar Deseos y Necesidades, Compartir, Resolver conflictos.
Las Emociones Negativas son las más fáciles de experimentar, no se Enfoque en ellas.
Las 10 Cualidades de un Ganador: Actitud Positiva, Entusiasmo, Determinación, Motivación, Confianza, Optimismo, Dedicación, Alegría, Capacidad de Escucha, Paciencia.

 

Lectura 2

Dueño de mis emociones: (NotiNova) Hoy seré dueño de mis emociones.
Si me siento deprimido, cantaré.
Si me siento triste, reiré.
Si me siento enfermo, redoblaré mi trabajo.
Si siento miedo, me lanzaré adelante.
Si me siento inferior, vestiré ropas nuevas.
Si me siento inseguro, levantaré la voz.
Si siento pobreza, pensaré en la riqueza futura.
Si me siento incompetente, recordaré éxitos del pasado.
Si me siento insignificante, recordaré mis metas. Hoy seré dueño de mis emociones.
Si se apodera de mí la confianza excesiva, recordaré mis fracasos.
Si me siento inclinado a entregarme con exceso a la buena vida, recordaré hambres pasadas.
Si siento complacencia, recordaré a mis competidores.
Si disfruto de momentos de grandeza, recordaré momentos de vergüenza.
Si me siento todopoderoso, procuraré detener el viento.
Si alcanzo grandes riquezas, recordaré una boca hambrienta.
Si me siento orgulloso en exceso, recordaré un momento de debilidad.
Si pienso que mi habilidad no tiene igual, contemplaré las estrellas. En definitiva, hoy seré dueño de mis emociones.
Og Mandino El Afecto: (NotiNova) ¿Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?
Que uno sólo tiene que buscarlo y dárselo.
Que nadie establece normas salvo la vida.
Que la vida sin ciertas normas pierde forma. Que la forma no se pierde con abrirnos.
Que abrirnos no es amar indiscriminadamente.
Que no está prohibido amar.
Que también se puede odiar.
Que el odio y el amor son afectos.
Que la agresión porque sí hiere mucho.
Que las heridas se cierran.
Que las puertas no deben cerrarse. Que la mayor puerta es el afecto.
Que los afectos nos definen.
Que definirse no es remar contra la corriente.
Que no cuánto más fuerte se hace el trazo, más se dibuja.
Que buscar un equilibrio no implica ser tibio. Que negar palabras es abrir distancias.
Que encontrarse es muy hermoso.
Que el sexo forma parte de la vida.
Que la vida parte del sexo. Que el porqué de los niños tiene un porqué.
Que querer saber de alguien no es sólo curiosidad.
Que saber todo de todos es curiosidad malsana. Que nunca está de más agradecer.
Que autodeterminación no es hacer las cosas solo.
Que nadie quiere estar solo.
Que para no estar solo hay que dar.
Que para dar debimos recibir antes.
Que para que nos den también hay que saber como pedir.
Que saber pedir no es regalarse.
Que regalarse en definitiva es no quererse.
Que para que nos quieran debemos demostrar que somos. Que para que alguien sea hay que ayudarlo.
Que ayudar es poder alentar y apoyar.
Que adular no es ayudar.
Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara.
Que las cosas cara a cara son honestas.
Que nadie es honesto porque no robe. Que cuándo no hay placer en las cosas no se está viviendo.
Que para sentir la vida, no hay que olvidarse que existe la muerte.
Que se puede estar muerto en vida. Que se siente con el cuerpo y la mente.
Que con los oídos se escucha.
Que cuesta ser sensible y no herirse.
Que herirse no es desangrarse.
Que para no ser heridos, levantamos muros.
Que quién siembra muros, no recoge nada.
Que casi todos somos albañiles de muros.
Que sería mejor construir puentes
Que sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve. Que volver no implica retroceder.
Que retroceder también puede ser avanzar.
Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol. ANÓNIMO

 

Capítulo siguiente - Día 8: La Experimentación
Capítulo anterior - Día 6: El Reconocimiento

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:
Emagister guardará tu información para enviar comunicaciones publicitarias (via mail y teléfono) durante el uso del servicio. Podrás darte de baja en cualquier momento.
 


Cursos similares a Diario de Crecimiento Emocional



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Inteligencia Emocional Aplicada
EFT (Emotional Freedom Techniques) o Técnicas de Liberación Emocional es un sistema... [29/11/06]
5.014  
2. Crecimiento espiritual
Este curso reune textos y utiliza la introspeccion, practica de meditacion con... [22/03/07]
7.154  
3. Crecimiento personal
El crecimiento personal es el objeto de estudio de este curso de la prestigiosa... [01/02/10]
3.558  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Quieres recibir más cursos de Psicología? ¡Son gratis!