12.176 cursos gratis
8.742.070 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Un diálogo entre Frida Kahlo y Horacio Quiroga. La selva como escenario de la Modernidad.

Rebecca Beltrán Jiménez

Autor: Rebecca Beltrán Jiménez
Curso:
9,37/10 (30 opiniones) |3104 alumnos|Fecha publicaciýn: 05/11/2004

Capýtulo 1:

 Introducción: la ciudad como escenario de la Modernidad

PARTIDA

Visto lo suficiente. Hallada la visión en todo el espacio.

Tenido lo suficiente. Rumores de ciudades, al anochecer, y al sol, y siempre.

Conocido lo suficiente. Los decretos de la vida. ¡Oh Rumores y Visiones!

¡Partida hacia la afección y el sonido nuevos! [1]

Seamos, sólo por un instante, modernos. Observemos a las transeúntes, fascinémonos por el funcionamiento de un automóvil, pongamos a nuestras musas a trabajar en un poema dedicado a una carroña, disgreguémonos entre la multitud para saborear su aroma, bendigamos desde el ateísmo más profundo a los aeroplanos... Y todo esto durante sólo un instante, pues la permanencia no nos interesa. La modernidad levanta altares a la transitoriedad y a la inmanencia como pilares de una recién inaugurada idea de belleza, y pocos artistas lograron expresar esa nueva sensibilidad como Arthur Rimbaud, tanto por lo que respecta a su obra como en su trayectoria vital.

Consciente de este cambio estético y confeso partícipe de él, un Rimbaud de veinte años cierra con el poema Adiós el único libro que preparó para ser editado, Una temporada en el infierno. Y desde ésta su última obra proclama lo siguiente:

[...]

Hay que ser absolutamente moderno.

Nada de cánticos: ir por delante. ¡Dura noche! ¡La sangre reseca exhala vapor sobre mi rostro, y no dejo nada detrás salvo ese horrible arbolillo!... El combate del espíritu es tan brutal como la batalla de los hombres; pero la visión de la justicia es placer exclusivo de Dios. [2]

Y él mismo fue absolutamente moderno. Tras legarnos algunos de los poemas cumbre del simbolismo y rendir a los pies de su adolescente pluma a algunos de los más insignes poetas de la época, Rimbaud acometió su plan más moderno: abandonarlo todo para instalarse en la recóndita Abisinia. Quizá sea ésta la razón por la que me fascina ese escritor, por saber ir más allá de la Modernidad siendo que se encontraba en la médula de la misma.

El abandono del escenario urbano, aunque cercenara de cuajo su producción poética, lo convirtió en todo un visionario. Una sensibilidad todavía embrionaria que rendía pleitesía a la naturaleza, a lo no manipulado por el hombre, brindará a la historia del arte obras magnas que, aunque conservadas en la cuneta del canon, gozan aún hoy de una actualidad y novedad que me han cautivado.

Innumerables párrafos se han llenado con explicaciones sobre la Modernidad, sobre su cualidad errante y fugaz. Ningún movimiento como éste vio en la ciudad su escenario por antonomasia y la obra de escritores de épocas y nacionalidades tan diferentes como Charles Baudelaire, James Joyce o Thomas Mann dan fe de lo fértil de esta visión del mundo. Y es que hablar de «movimientos », y más tratándose de este período, me produce un cierto vértigo, ya que cualquiera de las tres figuras que he nombrado líneas más arriba podrían ser por sí mismas fundadoras de su propia corriente. La datación de la Modernidad no creo que sea posible más allá de la intuición, ya que tan sólo me atrevería a formular su inicio a mediados del siglo XIX. Pero la conclusión de esta época todavía sigue abierta, ¿o puede algún artista no erigirse como heredero de todo lo que ocurrió en aquella época? Difícil es escapar de cercanas influencias, pero todavía más complicado es huir de aquellas que distan más en el tiempo.

Me propongo abandonar, no obstante, la ciudad moderna, las calles repletas de gente, los escaparates, las cafeterías atestadas, los hombres con sombrero y las mujeres con zapatos de tacón, los automóviles, las máquinas de escribir... El objetivo de este curso es poner en paralelo con esta nueva perspectiva artística un escenario completamente distinto: la selva.

[1] Arthur Rimbaud, Hay que ser absolutamente moderno, Grijalbo Mondadori, Madrid, 1998, p. 17.

[2]Op. cit., p. 68

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Un diálogo entre Frida Kahlo y Horacio Quiroga. La selva como escenario de la Modernidad.



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. El diálogo, una Herramienta para el ÉXITO
Manual que servirá para aquellas personas que han perdido el protagonismo de sus... [09/06/05]
5.243  
2. Cupcake. Modelado de selva
¡Hola! En esta ocasión estaremos viendo un nuevo vídeo tutorial de cocina en el... [18/11/11]
123
Curso con video
3. Cómo ver un cuadro
La pintura, además de ser un arte, es una forma de comunicar a través de un soporte... [20/06/03]
46.507  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail