12.170 cursos gratis
8.787.274 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 1:

 Marco teórico en derecho para el análisis jurídico: Ciencia

BREVE CURSO ELEMENTAL DE ANÁLISIS JURÍDICO **

UNIDAD I:

Ciencia; taxonomía: ciencias formales y ciencias fácticas (naturales y sociales). Empleo de la lógica en la investigación científica. Lógica clásica y lógica moderna; Lógica de predicados; lógica proposicional, lógica matemática. Tecnología; especies. El conocimiento jurídico; su ubicación taxonómica. Jurística y iustecnología; conexiones. Operadores y productos jurídicos; procesos de formación.

1. Introducción.

El centro neurálgico de esta unidad está dado por el enlace entre los términos "ciencia", "tecnología", "jurística" y "iustecnología"; ello así de momento que se trata de dos grupos de conceptos entre los que pueden establecerse puentes que comunican los conocimientos básicos con sus realizaciones concretas, dentro de una relación de género a especie: lo que significa la tecnología para la ciencia, es la iustecnología para la jurística.

2. Ciencia.

Un conjunto de conocimientos que se sistematizan racionalmente y que pueden ser demostrados o verificados, es susceptible de categorizarse como ciencia.

Existe más de un criterio de clasificación en la materia; adoptaré un sencillo esquema que distingue entre "ciencias formales" y "ciencias fácticas.

Las ciencias formales - a diferencia de las fácticas- se ocupan de entes ideales que, si bien pueden extraerse y/o aplicarse a entes concretos - objetos materiales, cosas -, no son objetivos en sí mismos: constituyen una suerte de "estructuras huecas" o "continentes" - formas - en las que pueden volcarse diversos contenidos. Casos típicos de ciencias formales son la lógica y la matemática. Sus proposiciones son susceptibles de demostración.

A su turno, las ciencias fácticas están directamente referidas a cosas u objetos reales y sus proposiciones son susceptibles de verificación (o, contrariamente, de refutación). Esta categoría puede subdividirse en ciencias naturales y sociales, pues, en ambos casos, el científico trabaja con hechos (de allí el calificativo "fácticas").

Sin embargo, aún en el caso de las ciencias fácticas, no es posible desentenderse del uso de las ciencias formales. En efecto, superado ya un crudo empirismo que sólo admitiría como conocimiento "verdaderamente" científico el que surgiera de la mera observación y experimentación, no puede ignorarse que el empleo del razonamiento lógico, p. ej., contribuye a controlar adecuadamente los resultados obtenidos, a la par que, por sí mismo, puede coadyuvar a la obtención de conocimiento "agregado" a partir de lo que se observa y experimenta; la simple formulación de hipótesis y conjeturas sobre la base de un desarrollo lógico confirma lo dicho, atento al carácter "verificable" (o "refutable") del conocimiento científico; otro tanto puede afirmarse de la matemática puesta al servicio de las ciencias naturales, e, incluso, sociales ( piénsese, p. ej., en el uso de las estadísticas y del cálculo de probabilidades, entre otros). En su momento, trataré de la formalización y de la matematización del derecho.

En particular referencia al razonamiento lógico, en tanto conocimiento formal aplicado al proceso de obtención de más conocimiento, se distingue entre lógica clásica y lógica moderna, conocida esta última como lógica matemática o simbólica.

La primera de ellas, derivada de ARISTÓTELES, se ocupa de términos (sujeto y predicado) juicios y razonamientos - en particular, del silogismo -. La segunda, por su parte, se maneja en niveles de abstracción y exactitud crecientes, y opera mediante "símbolos" y "cálculos" que recuerdan a los procedimientos matemáticos, de allí su calificación de "matemática" o "simbólica"; también se la denomina lógica "proposicional", aun cuando la proposición, como contenido de una oración, no haya aparecido, en rigor, con la lógica moderna. Por lo demás, tanto la lógica clásica como la moderna auxilian eficazmente a las ciencias no formales e, incluso, pueden contribuir al conocimiento jurídico, como se verá en su momento; sin que impliquen anulación o superposición alguna entre sí: cada una tiene un ámbito propio de acción.

A la par de las lógicas indicadas se encuentran las denominadas lógicas modales, cuya característica radica en el empleo de distintos operadores que califican a las proposiciones a las que se refieren.

Se debe recordar que hace a la esencia de una proposición el ser verdadera o falsa; tratándose de lógicas modales, lo característico es que puedan ser calificadas sobre la base de distintos criterios: en la denominada lógica alética, lo son en cuanto a su posibilidad. Esta lógica, trabaja con los operadores posible, imposible y necesario; y, los operadores "imposible" y "necesario" pueden interdefinirse ", a partir del operador "posible", pues, "imposible" equivale a "no posible", en tanto que "necesario" equivale a "no posible que no",

Ejemplificando puede aclararse la situación: "imposible estudiar" equivale a "no posible estudiar", y "necesario estudiar", es tanto como "no posible no estudiar".

Lo interesante es que, si bien se parte de la "posibilidad", lo realmente determinante son los operadores "fuertes" imposible y necesario, pues sólo ellos operan en tal sentido, al limitar el radio de acción de los operadores originarios. Esta afirmación se comprueba fácilmente pues sin dudas sabemos que ciertos hechos no tienen posibilidad alguna de realizarse, y otros, indefectiblemente tienen lugar.

Además de estos operadores, se constata la existencia de un cuarto: el contingente, que significa que el estado de cosas referido puede ser, como puede que no sea posible.

Sin perjuicio de lo que se dirá en su momento sobre la lógica normativa, cabe mencionar aquí la modalidad epistémica, referida a los modos de conocimiento: "verificado" - conocido como verdadero-; "falsificado" - conocido como falso- ; y, "no decidido" - no conocido ni como verdadero ni como falso; éstos se corresponden con los operadores aléticos "necesario", "imposible", y "contingente", respectivamente. G. H. von Wright agrega, además, como categoría lógica, la relativa a los modos de existir, -no obstante lo cual reconocerle su carácter de cuantificadores- y considera sus operadores "universal", "existente" y "vacío"- que se corresponden con "necesario" y "verificado", con "posible", y con "imposible" y "falsificado", de las modalidades alética y epistémica, respectivamente.

--------------------------------------------------------

** Trabajo realizado sobre la base del temario presentado en concurso docente de la asignatura "Análisis Jurídico", ante la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad de Morón, año 2.003. El programa presenta dos partes, una que confiere un marco teórico de base (el presente curso); y otra (un curso posterior), que propone ejercitación y estudio de casos a los fines de su análisis. La bibliografía general sustenta la base del curso; la adicional, ahonda aspectos de cada unidad.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Derecho. Marco teórico para el análisis jurídico



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Derecho. Conceptos sobre negocio jurídico: hecho y acto jurídico
Conceptos del derecho privado en torno al negocio jurídico . Qué es un acto... [05/01/10]
2.220  
2. Comercio. Marco jurídico (España)
Fundamentos teóricos del comercio y el marco jurídico en España . En el... [25/08/10]
600  
3. Derecho
Con el término derecho designamos un conjunto de fenómenos sociales entre los... [20/10/08]
47.152  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail