12.185 cursos gratis
8.725.420 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La depresión: cómo tratarla

Autor: Xavier Conesa
Curso:
9,40/10 (225 opiniones) |77145 alumnos|Fecha publicación: 11/06/2004

Capítulo 10:

 Efecto en la Salud Física


La depresión mayor en los ancianos o en personas con enfermedades graves parece disminuir su esperanza de vida, incluso sin tener en cuenta cualquier otra enfermedad acompa&ntn un estudio, hasta la depresión menor se asociaba con una vida más corta en los hombres (aunque no en las mujeres). Por supuesto, la actividad física disminuida y la involucración social juegan un papel en la asociación entre depresión y gravedad de la enfermedad. Sin mbargo, hay investigaciones que sugieren que la depresión produce factores

biológicos, como niveles bajos de serotonina, que podrían desencadenar respuestas relacionadas con el estrés en el cuerpo, las que a su vez podrían producir inflamación y alteraciones en algunos órganos y células.

Enfermedad cardiaca y Ataques cardíacos: los estudios indican que la

depresión puede tener efectos adversos biológicos sobre la coagulación de la sangre, la tensión arterial, los vasos sanguíneos y el ritmo cardíaco. Muchos estudios han demostrado la existencia de relaciones fuertes entre la depresión y la incidencia y severidad de embolias, infartos de miocardio y muertes después de un infarto. Un ejemplo es un estudio de 1999 que detectó que el 8,3% de las mujeres deprimidas morían tras un infarto de miocardio, comparado con el 2,7% de las no deprimidas. Las tasas fueron similares en los hombres (7% morían versus el 2,4%). Sin embargo, las mujeres tenían el doble de posibilidades de estar deprimidas que los hombres. La depresión puede

también dificultar la respuesta del paciente a la medicación para las enfermedades cardíacas.

Cuanto más grave sea la depresión, más peligrosa es para el corazón,

aunque incluso la depresión ligera, incluyendo a los sentimientos desesperanzadores, experimentados a lo largo de los años, pueden dañar al corazón, incluso en personas sin signos de alteraciones cardíacas.

Ictus o embolia cerebral: la depresión parece aumentar el riesgo de

ictus tanto en hombres como en mujeres, especialmente en los afroamericanos. Un estudio, por ejemplo, detectó que los jóvenes

afroamericanos adultos con síntomas depresivos tenían un gran riesgo de desarrollar hipertensión arterial, una causa importante de ictus. (Los jóvenes caucásicos con depresión tenían un gran riesgo de accidentes hipertensivos, pero no de hipertensión). Los investigadores especulan sobre si la depresión y el ictus pudieran tener unos patrones de desarrollo comunes.

Declive neurológico: la depresión en los ancianos se asocia con un declive en las funciones mentales, independientemente de la presencia o no de demencia. Los escáneres cerebrales de los ancianos detectan una atrofia cerebral mayor en los ancianos deprimidos que en los no deprimidos.

Osteoporosis: algunos estudios han asociado la depresión mayor pasada

y actual con pérdida ósea en las mujeres. Una explicación para este hecho puede ser el que las mujeres deprimidas tienen niveles mayores de cortisol, una hormona del estrés que puede contribuir a la mayor pérdida ósea.

Aumento del dolor: la depresión coincide con puntuaciones elevadas de

dolor en personas con enfermedades crónicas, como por ejemplo la artritis reumatoide.

Cáncer de mama: un estudio del año 2000 encontró un vínculo entre la

depresión previa y las tasas elevadas de cáncer de mama. La depresión

y el cáncer de mama se asocian con los niveles de estrógenos, lo que

podría explicar la asociación. Otros estudios no han encontrado

ningún vínculo entre el cáncer de mama y los trastornos emocionales.

Impacto en las otras personas.

Efectos sobre la salud de los descendientes: un estudio ha detectado

que los hijos de padres depresivos presentan un riesgo mucho mayor de

problemas médicos (p.e., trastornos urnitales, migrañas, problemas

respiratorios) y hospitalizaciones. Por el contra, los niños deprimidos cuyos padres no lo eran, no tenían mayor riesgo de estos trastornos médicos.

Aumento del riesgo de adicciones: las personas severamente deprimidas

tienen un alto riesgo de alcoholismo, tabaquismo, y otras formas de adicción. Las mujeres embarazadas que beben pueden estar incrementando el riesgo de que sus hijos padezcan una futura enfermedad mental, al mismo tiempo que aumentan el riesgo de dar a luz hijos con defectos de nacimiento.

Efectos sobre el Matrimonio: en un estudio, casi la mitad de las personas que sufrieron trastornos psiquiátricos antes o durante su primer matrimonio se divorciaron, en comparación con un porcentaje de divorcios del 36% entre aquellos que nunca habían padecido trastornos emocionales.

Efectos sobre el Trabajo: en un estudio inglés, un 60% de directores de personal decían que nunca contratarían para un cargo ejecutivo a alguien que hubiera sido previamente diagnosticado de depresión. Alrededor de una cuarta parte de estos profesionales creían que las personas que habían sufrido una depresión no debían ni siquiera ejercer trabajos administrativos ni manuales. (Como comparación, sólo un 3% de los directores de personal declararon pensar que la diabetes podría ser motivo de alteración de comportamiento). Esta fuerte predisposición contra los trastornos psiquiátricos es probablemente

mayor en Inglaterra que en otros países, pero es indicativa de los prejuicios presentes en muchas culturas que de forma errónea e injusta separan los problemas psicológicos de los físicos cuando se trata de evaluar la capacidad.

Abuso de sustancias: alcoholismo y drogodependencia: se estima que el 25% de las personas con alcoholismo o drogodependientes también sufren de depresión mayor. En un estudio del año 2000, las mujeres coe depresión tenían 2.6 veces más probabilidades de beber en cantidad que las mujeres que

no poseían esa historia previa.

Tabaco: la depresión es un factor conocido de riesgo de fumar y aumenta el riesgo de empezar de joven. De hecho, la nicotina podría estimular receptores del cerebro que podrían mejorar el estado de ánimo de las personas que sufren de depresión con bases genéticas.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a La depresión: cómo tratarla


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. La depresión. Psicoterapia
Actualmente cada día va aumentando el número de personas que sufren de depresión ,... [15/08/11]
225  
2. El luto y ¿cómo superarlo?
Todos siempre pasamos por pérdidas que destrozan nuestro corazón y nos llenan de... [02/02/05]
13.608  
3. Grafología: cómo interpretar la caligrafía
La Grafología es una técnica proyectiva que estudia la escritura con el fin de... [10/07/07]
35.611  

Capítulos del curso


¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Recibir novedades de Psicología? ¡No te costará nada!