12.176 cursos gratis
8.741.921 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Dejar de fumar. Método eficaz

Autor: Lautaro Gajardo
Curso:
9,50/10 (8 opiniones) |969 alumnos|Fecha publicaciýn: 29/01/2009
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 1:

 ¿Es difícil dejar de fumar?

¿Es difícil dejar de fumar?

La "dificultad" de algo no es una característica constitutiva de ese algo. Cuando decimos "la matemática es difícil" no estamos hablando de una propiedad de la matemática. Estamos hablando de la relación que establece el sujeto que juzga, con la matemática. Emitir un juicio genera una relación con lo juzgado y configura un camino de acción particular. Como dice Echeverría, "cuando emitimos un juicio nos relacionamos con lo que estamos juzgando desde el punto de vista de nuestras inquietudes y lo formulamos en términos de las posibilidades que abre o cierra para nosotros". Los juicios determinan nuestras condiciones, la forma en que vivimos y configuran nuestras posibilidades futuras.

Tenía yo 25 años y ya fumaba desde hacía 9. Recuerdo que le pregunté a un médico de la familia cómo podía dejar de fumar, en circunstancias de que era muy difícil (así lo veía yo en ese entonces). El médico me dijo "deja de fumar". Yo repetí la pregunta intentando escuchar alguna argumentación técnica sobre las razones de la dificultad y los mecanismos para dejar el vicio. Nuevamente el doctor me responde "simplemente déjalo".

La respuesta me pareció ciertamente pobre, sobre todo viniendo de un especialista. No obstante involucraba una profunda sabiduría. Efectivamente lo que había que hacer era dejarlo sin cuestionamientos o deliberaciones. En ese momento en realidad yo buscaba robustecer mi convicción de que eso era difícil, para alimentar mi coartada contra la abstinencia.

Quizás lo que le faltó a este especialista para provocar en mí un cambio de conducta fue convencerme de que mi dificultad para dejar el cigarrillo tenía que ver con mi propia interpretación sobre el problema y no con el hábito de fumar. En ese momento yo no consideraba que las decisiones están asociadas a elementos internos que, si bien se gatillan desde afuera, se producen dentro del individuo. Todo lo que éste decide es una puerta que se abre desde adentro.

Supongamos que soy estudiante de la carrera de historia cuyo programa incluye un ramo de estadísticas. Imaginemos que miro el programa y digo "la estadística es infame". Entonces me relaciono con la estadística (aquello que juzgo) desde el punto de vista de mis inquietudes, es decir, de mi preocupación porque debo tomar obligatoriamente el ramo. Por otra parte, el juicio de "infame" lo formulo en términos de las posibilidades que (en este caso) se me cierran por tener que estudiar algo que no me gusta. Probablemente no podré disfrutar del estudio o deberé esforzarme mucho más que lo normal para tener éxito en esa materia, restándole horas al ocio.

Decir que algo es difícil por lo tanto, es emitir un juicio sobre nuestra relación con aquello que juzgamos. No es estar describiendo una de sus características.

Cuando decimos "es difícil dejar de fumar" estamos haciendo varias cosas inútiles:

1.- Estamos tratando la dificultad de dejar de fumar como una característica inherente al hábito y desvinculada de nuestra voluntad.
2.- Estamos utilizando el juicio de dificultad como una explicación-justificación de la situación.
3.- Estamos validando esa explicación como la explicación correcta (al apelar tácitamente al juicio de dificultad como característica constitutiva del hábito de fumar).

El resultado es que cerramos la posibilidad de eliminar el hábito por nuestra propia voluntad ya que asumimos que es algo que no depende de nosotros sino que es el resultado de condiciones externas no controlables.

Cuando nos preguntamos a cerca de por qué es difícil dejar de fumar (u otro hábito cualquiera que deseemos modificar), lo primero que debemos hacer es cuestionar la propia pregunta. ¿Tiene sentido la pregunta? El sólo hacerla refleja una mirada inadecuada sobre el problema. No hay que hacer la pregunta: hay que cambiar la mirada sobre el asunto.

Existen múltiples justificaciones que "se saltan" la voluntad y nos entregan una buena coartada para no dejar de fumar. Por ejemplo se dice que "es difícil dejar de fumar porque la nicotina produce adicción". Y es verdadero que la nicotina es adictiva. Pero resulta absolutamente inapropiado asumir esta característica como la explicación "válida" de la dificultad para dejar el cigarrillo (y en general esto opera respecto de la modificación de cualquier otra conducta del ser humano), ya que el hecho de que nuestras decisiones siempre constituyen un acto volitivo es algo que no resiste análisis. De hecho está demostrado que la mayoría deja el cigarrillo por su cuenta, de un día para otro.

Se esgrimen argumentos como síndrome de deprivación, dependencia física, sicológica, social, etc. Pero el problema se deriva de establecer estas características como la explicación válida del problema.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Dejar de fumar. Método eficaz



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Dejar de fumar en 30 días
Una técnica para dejar de fumar en el corto período de un mes. No puedes dejar... [11/01/06]
3.942  
2. Dejar de fumar definitivamente
Método de entrenamiento autógeno anti tabaco QUERER : Si quiero PODER : Yo puedo... [22/01/10]
1.792  
3. Dejar de fumar. Consejos
En realidad fumar como tal, no es un acto propiamente autodestructivo. El hacer... [31/10/11]
145  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail