12.212 cursos gratis
8.340.986 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Culpabilidad

Autor: Dr. Allan Arburola Valverde
Curso:
8/10 (2 opiniones) |6901 alumnos|Fecha publicación: 18/11/2008
Envía un mensaje al autor

Capítulo 11:

 Imputabilidad penal

Imputabilidad penal  

Se le denomina capacidad de culpabilidad y está determinada por las características del sujeto, que le permiten comprender lo que hace y dirigir sus acciones, según esa comprensión, en el momento que las realiza. (Creus, op.cit, p.268).  

La imputabilidad es la capacidad de actuar culpablemente. Esa capacidad se reconoce, en principio, a todo hombre por el hecho de que es un ser inteligente y libre, o sea dotado de inteligencia y libertad. La primera implica la capacidad de conocer el alcance de los actos que realiza; la segunda, la posibilidad de acomodar su conducta a las exigencias del ordenamiento jurídico. Por eso es frecuente encontrar definida la imputabilidad en función de estos dos componentes como capacidad para conocer y valorar el deber de respetar la norma y de determinarse espontáneamente. (Rodríguez Devesa, op.cit, p. 448).  

Requisitos  

Como requisitos o características para que el sujeto sea imputable, se citan las siguientes:

a)      La madurez mental: implica un grado de desarrollo de la capacidad mental del individuo acorde con su edad.  

b)      La salud mental: permite al individuo establecer debidamente la relaciones que requieren los juicios necesarios para comprender y dirigir la conducta (en caso de ausencia se da la inimputabilidad por falta de salud mental);  

c)      Que el individuo actúe poseyendo conciencia suficiente en el momento que lo hace (si ella no alcanza el nivel mínimo necesario para la correcta formulación de los juicios referidos, se da la inimputabilidad por inconsciencia.  

Tales requisitos son fundamento de los juicios que el propio autor tiene que formular para que su conducta pueda ser enjuiciada desde el punto de vista de la reprochabilidad (el juicio de criminalidad de hecho y de la selección del modo de actuar para que coincida con esa comprensión.). (Creus, op.cit, p. 268).   Dentro de la imputabilidad, resulta de gran importancia hacer mención a la emoción violenta y la actio libera in causa.  

La actio libera in causa  

Desde una perspectiva general la actio libera in causa es aquella que aunque exista la inimputabilidad en el momento del hecho se tendría en cuenta un castigo si el autor plenamente responsable por un movimiento (doloso o culposo) de la cadena causal respecto de un hecho determinado que luego ejecuta en el período de inimputabilidad plena.    Se define como aquel hecho cometido mediante una alteración psicosíquica transitoria, derivado de un anterior comportamiento voluntario.  

Estructura  

Se presenta en dos momentos:  

- En el momento de la provocación en que el sujeto actúa siendo inimputable.

En el momento en que el sujeto siendo inimputable lesiona el bien jurídico.  

Con base en la teoría del delito, en relación con estructura de imputación de la actio libera in causa debe demostrarse lo siguiente:  

-La existencia de un comportamiento humano y de un resultado y la relación de causalidad entre ambos;  

- El comienzo de la tentativa y señalar cuáles son los comportamientos típicamente relevantes en los supuestos de actio libera in causa;  

- Examinar la parte subjetiva: dolo-culpa. (Jubert citado por Camacho et al, op.cit, p.172.)  

Regulación normativa  

En la legislación costarricense, la actio libera in causa se le conoce como perturbación provocada y se encuentra regulado en el Código Penal, en los siguientes términos:   Artículo 44:  "Cuando el agente haya provocado la perturbación de la conciencia a que se refieren los artículos anteriores, responderá del hecho cometido por dolo o culpa en que se hallare en el momento de colocarse en tal estado y aún podrá agravarse la respectiva pena si el propósito del agente hubieres sido facilitar su realización o procurarse una excusa." La perturbación se concibe como aquel acto donde el sujeto en forma deliberada (dolosa) o no deliberada (culposa) se coloca en un estado de inimputable para luego justificarse posteriormente que no poseía la capacidad de comprender el carácter ilícito del hecho imputado.  

La posición de la jurisprudencia constitucional  

Con respecto a la jurisprudencia constitucional, la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, ha sostenido con respecto a la actio libera in causa, lo siguiente: "La perturbación provocada que regula el artículo 44 del Código Penal, es una formulación de la teoría de la "actio liberae in causae" mediante el planteamiento sobre imputabilidad se retrotrae a un momento anterior al desarrollo de la acción aceptándose que el sujeto mantiene capacidad de atribución penal, aunque al momento de ejecutarse la conducta, el sujeto activo se encontraba de la imposibilidad de controlar sus actos como consecuencia de un hecho anterior a él atribuible. Lo que se reprocha es haberse puesto en tal estado, por dolo o culpa, en el que se produce el resultado constitutivo de delito." Sala Constitucional, voto número: 3411-92, del 10 de noviembre de 1992.  

La posición de la jurisprudencial penal.  

La Sala Tercera de la Corte Suprema de Justica, mediante voto número: 795-97, dictada a las 16:10 hrs del 7 de agosto de 1997, estableció los supuestos de la perturbación provocada en los siguientes términos:  

Para solucionar adecuadamente el motivo es necesario hacer algunas consideraciones de fondo en cuanto a la particular regulación que presentan los artículos 42, 43 y 44 del Código Penal en relación a lo que en doctrina se conoce como la actio libera in causa. Según estas disposiciones, es claro que nuestro ordenamiento jurídico penal recoge la doctrina normativa de la culpabilidad, en virtud de la cual el juicio de reproche sobre el autor de un hecho típico y antijurídico descansa en la capacidad del mismo -la que se debe fijar al momento del hecho- de conocer el carácter ilícito de sus actos y de adecuar su conducta a dicho conocimiento: "... La teoría psicológica fue reemplazada por la teoría normativa de la culpabilidad ... el que realizó una acción típica y antijurídica será culpable si podía motivarse por la norma, es decir, si podía obrar de otra manera ... en este sentido se distingue en primer término la cuestión de la capacidad de comprender la antijuricidad y de dirigir las acciones de acuerdo con esta comprensión (la llamada imputabilidad) ..." Bacigalupo (Enrique), "PRINCIPIOS DE DERECHO PENAL, PARTE ESPECIAL", ediciones Akal S.A., Madrid. 2ª edición, 1990. Página 173.

El numeral 42 antes citado admite la posibilidad de que la culpabilidad pueda excluirse cuando el agente -al momento de la acción u omisión- no posea la referida capacidad de comprensión, o de determinarse de acuerdo a ello, cuando se deba a una enfermedad mental o a una grave perturbación de la conciencia, sea esta o no ocasionada por el empleo accidental o involuntario de bebidas alcohólicas o de sustancias enervantes. Cuando no se elimina sino que se disminuye esa condición para ser imputable, estaremos ante la hipótesis del artículo 43 ibídem. Es claro que las situaciones antes descritas se presentarán cuando el agente activo no se haya colocado voluntariamente en este estado, sino que -por ejemplo- un tercero le haya obligado a ello, o cuando no pueda predicarse una culpa por tratarse de un comportamiento del todo accidental; de lo contrario estaremos en presencia de la hipótesis que regula el artículo 44 ibídem.

En efecto, este juicio de culpabilidad -por principio general- debe establecerse al momento en el que se despliega la conducta, aunque habrá casos excepcionales -cuando el agente actúa sin ese conocimiento- donde ese juicio debe retrotraerse al momento en el que el mismo se colocó en tal estado, es decir, la culpabilidad se funda no en el comportamiento ilícito que se ejecutó (pues el mismo se dio cuando el agente ya se encontraba en estado de inimputabilidad), sino más bien en el momento anterior. En este sentido el citado artículo 44 prevé varias situaciones:

a) El agente provoca la perturbación de su conciencia, es decir, se coloca en estado de inimputabilidad o imputabilidad disminuida, en virtud de un acto culposo. Este sucedería, por ejemplo, cuando un sujeto -sin estar seguro de la naturaleza de la sustancia y sin guardar el mínimo cuidado- la ingiere, produciéndole la eliminación o disminución de su capacidad de comprensión, o de adecuar su comportamiento a ésta.

b) El sujeto, a sabiendas de que la bebida que se le presenta le colocará en estado de inimputabilidad, voluntaria y conscientemente la toma, es decir, se coloca dolosamente en ese estado.

c) El agente perturba voluntaria y conscientemente su capacidad con el deliberado propósito de facilitar la realización del hecho (ya sin capacidad de conocer su carácter ilícito o de adecuarse a ese comportamiento), o de procurarse una excusa. En esta última situación -que constituye la actio libera in causa en sentido estricto- la pena respectiva podría agravarse. Según las anteriores consideraciones, en el caso concreto -de acuerdo a los hechos probados del fallo- el encartado de forma consciente y voluntaria, sin que nadie lo obligara a ello, y sabiendo que cuando se encuentra ebrio realiza acciones violentas sin conocimiento de su carácter ilícito, decidió colocarse en estado de inimputabiliad.

Una vez en dicha condición, con su capacidad de motivarse en la norma ligeramente disminuida, realizó los comportamientos típicos y antijurídicos que describe el pronunciamiento. Debido a lo anterior, resulta claro que la actuación del encartado se ubica en la hipótesis antes identificada como b), es decir, se colocó dolosamente en ese estado de perturbación de su conciencia, por lo cual en la especie no resultan aplicables los artículos 42 y 43 antes analizados. Este criterio se apega en un todo al voto de la Sala Constitucional que cita el recurrente, en cuanto "... La perturbación provocada que regula el artículo 44 del Código Penal, es una formulación de la teoría de la actio libera in causa, mediante la cual el planteamiento sobre la imputabilidad se retrotrae a un momento anterior al desarrollo de la acción, aceptándose que el sujeto mantiene capacidad de atribución penal, aunque al momento de ejecutar la conducta, el sujeto activo se encuentra en imposibilidad de controlar sus actos como consecuencia de un hecho anterior a él atribuible. Lo que se reprocha es el haberse puesto en el estado, por dolo o culpa, en el que se produce el resultado constitutivo del delito..." Sala Constitucional, voto N 3411-92, de las 15 horas del 10 de noviembre de 1992.  

La emoción violenta    

Se define como un estado psíquico fugaz, durante la cual el individuo actúa con obnubilación del juicio crítico y disminución del control de impulsos. Se produce la ruptura de los frenos inhibitorios.  

Factores desencadenantes  

Entre los factores que desencadenan el estado de emoción violenta se tienen los siguientes:  

- Celos

- El reto.

- Las injurias.

- El empleo de motes denigrantes u ofensivos.

- Todos aquellos eventos pasionales y momentáneos.  

Elementos cronológicos de la emoción violenta  

Cuando el individuo actúa bajo los efectos de la emoción, deben de tenerse presente los siguientes tipos de reacción:  

Reacción inmediata: Es la más frecuente.  

Reacción tardía:Proximidad entre el último acto de provocación y la crisis emocional.  

Reacción diferida: Habiendo coincidencia entre el estimulo y la emoción lo que se pospone es la descarga psicomotora, la respuesta negativa.  

Naturaleza del concepto de emoción violenta según la jurisprudencia penal  

La jurisprudencia penal costarricense ha sostenido la naturaleza jurídica del concepto de emoción violenta en los siguientes términos:  

Es un concepto jurídico y no psiquiátrico, y que, quienes tienen la potestad (poder-deber) de determinar su existencia en un caso concreto, no son los especialistas en esta rama de la ciencia médica, sino los jueces, por lo que el criterio orientador de los psiquiatras no vincula ni condiciona obligatoriamente la decisión que se vaya a adoptar. Sala III, voto número: 387-2005 de las 9:00 hrs del 13 de mayo de 2005.  

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Culpabilidad


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Cómo tratar a personas difíciles
Todo el mundo ha tenido que tratar en alguna ocasión con ellos: entorpecen el... [13/11/01]
264.474  
2. Cómo superar el miedo a volar
¿Le dan pánico los aviones? ¿Siente un sudor frío cada vez que pisa un aeropuerto?... [04/03/02]
13.248  
3. El arte de dirigir tu propia vida
El "liderazgo personal" es el rol que adoptamos todos para dirigir nuestra vida y... [14/01/03]
46.387  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Quieres recibir más cursos de Psicología? ¡Son gratis!