12.170 cursos gratis
8.767.792 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Cuerpo, alma y espíritu

Autor: Oscar Merino
Curso:
8,57/10 (7 opiniones) |2611 alumnos|Fecha publicaciýn: 23/05/2006
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 1:

 Introducción

Estimados hermanos, amigos y compañeros, reciban este análisis bíblico que estoy seguro que va a tocar sus corazones. Este análisis tiene como fin que Uds. conozcan al Dios que conocí ya hace algunos años. Este Dios que conocí es verdaderamente un Dios.

Lo digo de esta manera porque sé que nosotros como católicos no conocemos bien a Dios, aunque muchos pensamos conocerlo pero lamentablemente me temo que no es así.  Este análisis bíblico no es para mis amigos católicos, sino que puede divulgarse tranquilamente entre las diferentes religiones porque esto que vamos a ver no es religión, sino un análisis que cambia el punto de vista y la forma de pensar. Por eso mi análisis, para que llegue hasta Uds., así como a mí.

Una de las cosas de las que tenemos que partir, es que es importante conocer a Dios, pues dependemos de Él para todas las cosas. Sé que para muchos esto no es así, porque creen que consiguen sus cosas con el esfuerzo de su trabajo, lo que es cierto, pero tenemos que darle cabida a Aquel que nos permite tener ese trabajo para poder adquirir todas las cosas que tenemos o anhelamos.

En la Iglesia siempre nos han dicho que Dios es bueno y misericordioso, que es un Dios de paz, de amor; sin embargo, estamos viviendo un tiempo de crisis mundial tan profunda que pareciera que la Iglesia se equivoca, y este el motivo por el cual acudimos con bastante frecuencia a brujos y hechiceros para que nos digan el "futuro", leemos el horóscopo, vemos programas de astrólogos, etc., etc. Esto porque lo que nos dice la Iglesia no nos satisface. Tenemos que salir a buscar algo más, más allá de las fronteras eclesiásticas. Lo peor de todo es que la mayoría de estos astrólogos (los que se presentan en TV y los que escriben los horóscopos) son católicos como nosotros. ¿Qué pasa entonces? ¿Por qué nos hemos alejado de Dios y buscamos cosas alternas? Por eso es bueno preguntarse: ¿Realmente existe Dios?, y si existe, ¿por qué están pasando las cosas que perturban la paz en todo el mundo?

Poco a poco le vamos a ir dando respuesta a estas preguntas. Hubo un tiempo donde empecé a darme cuenta que nuestro Dios, el que profesamos los católicos, estaba como diluido en el tiempo; era como si los milagros realmente pasaron de moda para convertirse en parte de la historia. Por otro lado, tuve amigos de diferentes religiones; entre las que más conocí se encuentran los anglicanos, luteranos, ortodoxos rusos, evangélicos, judíos, mormones, testigos de Jehová, musulmanes y budistas, sin mencionar a los hinduistas, zoroastraistas y otros religiones más pequeñas y con características orientales. Las tres primeras religiones son muy parecidas entre sí, al punto que para el que no las conoce mucho, es difícil establecer una diferencia bien definida, y además, se parecen mucho a nuestra religión católica. De hecho, en cuanto al comportamiento humano se refiere, casi no se diferencian de nosotros, pueden pasar como católicos en cualquier sitio o iglesia católica. Una de las diferencias entre ellos y nosotros, por ejemplo, es que sus sacerdotes sí pueden casarse y tener prole. Las demás religiones son más dadas a ellas mismas, o sea, la gente le presta más importancia al tema de Dios, que nosotros. Son como más "fanáticos", o al menos así los llamamos nosotros, sin que la palabra "fanáticos" los describa realmente. Es simplemente que le dan más importancia a la existencia de un dios y existe el deseo de vivir para ese dios. Esto sucede muy poco en nuestras iglesias, y la gente que tiene ese deseo normalmente se va a estudiar a un seminario.

Una de las preguntas que me hacía era si esa era la manera de servir a Dios, siendo cura, pero mi dilema personal eran las mujeres. ¿Cómo ser sacerdote católico y no tener prole y mujer? ¿Será por esto que están saliendo a la luz pública sacerdotes católicos que violan niños, que son más fáciles de convencer diciéndoles que hagan lo que supuestamente Dios dice? ¿Y cuántos más habrá que no salen a la luz pública? Estadísticamente hablando, estos últimos son la mayoría.

Mis amigos evangélicos siempre están hablando de Dios y dando las gracias por todo lo que tienen, claro que no todos, pero en su mayoría. Me di cuenta que creen verdaderamente que hay un Dios por el cual vale la pena vivir. Mis amigos judíos son muy tradicionalistas y saben que hay un Dios por el cual se debería vivir; algunos lo hacen y otros no, pero conservan  sus  tradiciones  y créanme que realmente las viven. Una de las cosas que me di cuenta de los judíos es que el paso del tiempo los ha secado en cuanto al significado verdadero de Dios. Ellos mismos piensan, en muchos casos, que las historias bíblicas son leyendas o cuentos que a lo mejor pasaron realmente, pero estamos en otra época de más modernidad y que esas cosas ya no pasan más. Mis amigos mormones saben que hay un Dios por el cual vale la pena vivir, pero sus esfuerzos son tantos para tratar de ser dignos de Él, que terminan por diseminarse en el camino; como que se fatigan. Por esto normalmente son jóvenes porque luego de algunos años se cansan de la intensa lucha por alcanzar el Cielo. Además, que los mormones tienen un libro muy particular que se llama El Libro de Mormón. Este libro es una especie de biblia mormona que según ellos confirma o corrobora a la Biblia y viceversa. Esto sí que no es para nada bíblico; de hecho al estudiar ambas, te das cuenta que se contradicen y que incluso El Libro de Mormón se contradice por sí sólo.

Los Testigos de Jehová se parecen mucho a los evangélicos pero con la diferencia, y ellos hacen mucho énfasis en esto, de que Jesús no es parte de Dios, sino que el Hijo de Dios, pero como algo aparte de Dios. Cuando vamos a la Biblia nos encontramos que hay varios versículos que derriban por completo los argumentos de los Testigos de Jehová. Mis amigos los musulmanes son muy particulares, son muy tradicionalistas y se rigen por estrictas reglas religiosas. Para ellos la religión es lo fundamental; mientras el mundo occidental piensa en el dinero y en cómo hacer grandes negocios, el mundo medio-oriental están pensando en cómo agradar más a Dios según la religión. Esto explica el fanatismo religioso, así como también explica el amor al dinero occidental. En ambas cosas hay extremos. El fanatismo religioso llega al punto tal que ellos están dispuestos a dar su vida por lo que ellos consideren sagrado, ya sea por la religión, por su país, etc., pero no por Dios. Hay mucha gente que no sabe que el Dios que ellos profesan es el mismo Dios de nosotros, sólo que con su traducción en árabe: Alá (Alah); así como en inglés Dios se traduce "God". Y mis amigos los budistas son muy intelectuales y tradicionalistas. Ellos tienen una manera de ver la vida muy cristiana; pero tan cristiana que confunde. Claro que para nada nombran a Cristo, pero se basan en principios muy parecidos a los cristianos. Basan sus tradiciones en una cultura oriental donde protegen con celo sus costumbres y son muy estrictos en la oración para alcanzar la perfección del alma.

Cuando conocí todo esto, me di cuenta que realmente nosotros somos bastante permisivos, que hacemos lo que nos viene en gana, que no tenemos a un Dios por el cual luchar, ni nada en nuestra convicción religiosa por la cual luchar.

Esto me llevó a leer La Biblia con cierto detenimiento, a pesar de lo que algunos curas me dijeron, que ese era un libro que sólo los estudiados podían leer y comprender porque sino se le podía dar una mala interpretación, o que eran poemas que no se podían entender así tan fácil, etc., etc. Pero pensé que si siempre he sabido que La Biblia es La Palabra de Dios, ¿por qué no leerla y saber lo que Dios tiene que decir? Una de las cosas que tomé en cuenta es que no es suficiente con creer en Dios, sino que hay que creerle a Él. ¿Cómo se le cree a Él? Obedeciendo lo que Él dice, y ¿dónde dice lo que tenemos que hacer?, en la Biblia.

Por ejemplo, si yo le digo a un amigo que vaya a la alcaldía a buscar alguna información que él necesita saber, porque sé que allí le pueden facilitar la información, y este amigo me dice: OK. Pero en el camino se encuentra con una persona conocida de él, y le pregunta si efectivamente la información que necesita se la pueden dar en la alcaldía, este amigo no creyó en mi palabra. Él necesitó corroborar el dato que le pasé, no creyó en mí. Lo mismo pasa con Dios, tenemos Su Palabra, pero no la leemos porque no la creemos, o porque no nos conviene leerla o creerla. Si este es el caso, no podemos decir que le creemos a Dios. Podemos creer que Dios existe, pero hasta ahí llega el límite. Esto no hace ninguna diferencia porque los asesinos, los violadores también creen que Dios existe; voy más allá, el diablo no cree, sabe que Dios existe y no deja de ser diablo por eso. Así que el creer en Dios no nos hace salvos del Infierno.

Por tal motivo, tuve que tomar la decisión de CREER en lo que dice La Biblia porque tomé la decisión de que es la Palabra de Dios. Una vez que tomé la decisión de CREER empecé a entender lo que La Biblia dice. Porque antes de tomar la decisión de CREER ya había leído algunos pasajes bíblicos, sin entender mucho lo  que  decía,  sin  descubrir  los  mensajes  tan  profundos  que  ésta esconde; incluso me pareció fastidioso leerla La Biblia porque al no entender, uno se aburre. Pero una vez que CREÍ empecé a entender. Los invito a que CREAN para que vivan la experiencia que viví. Estoy seguro que Dios hace este milagro para todos aquellos que lo buscan de verdad; y digo "de verdad" para que se excluyan todas aquellas personas que lo han buscado sólo para ver si resulta o funciona. Si se hace con esta última intención, ahorren tiempo porque no funcionará.

Amigos míos, los dejo con el análisis bíblico pero les advierto que hay cosas que seguramente chocarán con nuestra forma de pensar y puntos de vista. A mí me chocaron muchas cosas, pero pensé que es lógico que me choquen porque Dios no es como yo quiero que sea, simplemente Él es así como se deja ver en Su Palabra y ya.

Si quieren hagan la misma oración que hice en su momento cuando quise CREER, pero háganla de verdad, de corazón, no de la boca para afuera porque sino serán como Santo Tomás ("ver para creer"). Repite en voz alta: "Señor, vengo a ti con la intención de leer tu Palabra; sé que eres todopoderoso y que me puedes hacer entender tu Palabra si tú quieres. Ayúdame a CREER en tu Palabra, quiero CREER en tu Palabra y quiero hallarte en tu Palabra. Te doy las gracias Señor por haberme escuchado. Amén."

Capýtulo siguiente - Génesis 1:27

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Cuerpo, alma y espíritu



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Religión. Espíritu, alma y cuerpo
La palabra espíritu , se refiere solo a la parte inmaterial del hombre, el... [28/02/11]
320  
2. La integridad del espíritu. Comportamiento humano
En la época de los marineros del HMS Bounty , la razón para la insubordinación... [24/08/11]
24  
3. Cuerpo saludable
Quisieras aprender a como estar en forma y a tener una alimentacion sana? En este... [15/01/07]
3.416  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail