12.213 cursos gratis
8.307.734 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La criminalística y otras ciencias forenses

Autor: JUANA LUJÁN MEDINA
Curso:
9,11/10 (27 opiniones) |51581 alumnos|Fecha publicación: 23/08/2007
Envía un mensaje al autor

Capítulo 5:

 Campo de acción

Después de conocer la definición de Criminalística, es preciso hablar de su campo de acción y el lugar que le corresponde dentro de la variedad de ciencias y disciplinas científicas.

Partiendo del principio de que todo hecho es susceptible de conocimiento, en cuanto se refiere a su naturaleza, a su ser; a través de las disciplinas de orden natural explicativo; que son causa de aquellas disciplinas de orden empírico cultural, que interpretan, establecen y tipifican el valor de un hecho de acuerdo a la finalidad que persigue la sociedad en un momento histórico determinado.

En otras palabras, todo hecho es susceptible de conocimiento en cuanto a su naturaleza o causa, o sea en cuanto a su por qué y en cuanto a su valor, o para qué. El por qué, o la realidad del hecho nos será dada a conocer por aquellas disciplinas que nos explican causalmente su realización en virtud de una serie de procesos fisiológicos, psicológicos y sociológicos, y por aquellas otras que estudian los actos concretos en que se exteriorizan o materializan las antedichas causales. Pero su valor o para qué es la interpretación de un hecho con relación a la convivencia humana, a la vida colectiva, con todo lo que ésta significa en sus multifásicas manifestaciones, refiriéndolo a los valores empíricos - culturales, que dan sentido o significación social a dichos procesos o conductas.

El delito, denominado así el hecho que por su gravedad conmueve las bases de la sociedad, es un hecho susceptible de análisis, de investigación, de conocimiento, y tiene que estudiarse en su aspecto material causal y en su aspecto de valor.

Dejando la valoración a la ciencia del derecho penal, a la que corresponde estudiar la defensa de los bienes jurídicos establecidos por la sociedad y determinar la índole antijurídica y culpable del hecho, su estudio se limita a las ciencias que indaga el por qué para determinar entre ellas el campo que corresponde a la Criminalística, en comparación y en relación con las demás ciencias que en distintos aspectos, se preocupan del mismo problema.

Entre las ciencias que estudian el por qué del hecho delictuoso, se distinguen claramente dos grupos: aquellas que estudian las causas mediatas, intrínsecas o motivos del delito, y aquellas que estudian los hechos concretos, inmediatos y extrínsecos que, como exteriorización de las primeras o como concreción de una conducta delictiva provocan causan y constituyen el cuerpo físico del hecho delictuoso. El proceso natural causal del delito está pues cubierto por dos grupos de disciplinas científicas y ciencias: aquellas que se ocupan del estudio causal intrínseco y aquellas que se ocupan del estudio formal extrínseco o materialización del hecho delictivo.

La Biología, la Sociología y la Psicología forenses que agrupan la Criminología, estudian las primeras y dan al abogado el conocimiento profesional necesario para invocar circunstancias atenuantes o agravantes del hecho, desde el punto de vista del sujeto criminal; más el estudio del proceso fáctico, del conjunto de hechos concretos que constituyeron el delito, o sea la determinación científica del por qué o realidad formal que comprende: el cómo ha sido; cuándo y dónde fue, y quién lo realizó o sufrió, corresponde a la Criminalística, e interesa en forma fundamental al Ministerio Público y a los jueces, y sobre todo al abogado para efectos de la sentencia, que no es otra cosa que la responsabilización que se hace a un individuo como consecuencia de la salvaguarda de los bienes jurídicos tutelados en el Código Penal. La determinación del proceso fáctico tiene un valor indiscutible, y de no verificarse, es como si el delito no existiera para efectos de la aplicación del Código Penal. Obvio es que si no se establece el cómo sucedió el hecho, dónde y cuándo tuvo lugar, y si no se determina quién lo cometió o sufrió, aunque se haya comprobado y se conozca su existencia, no se puede procesar a nadie, ni sancionar a nadie; o sea, no hay lugar para la aplicación de la ley penal, ni se hace necesaria la intervención profesional del abogado.

El estudio criminalístico del proceso fáctico es una función de conocimiento sobre la cual se edifica toda tarea criminológica y penal.

En la práctica profesional diaria, no es suficiente alegar que se ha cometido un delito y acusar por sospechas a un individuo; es preciso probar, con ayuda de todos los medios científicos, cómo, dónde, cuándo y quién lo realizó, para que el Ministerio Público acuse y el juez pueda valorar el hecho de acuerdo con la ley y dictar sentencia, recordando que el fin de todo proceso judicial es llegar a ésta.

El juez de lo penal, en el ejercicio diario de su labor tiene necesariamente que cumplir en forma básica, una triple función.

1. - El juez en la primera parte de su intervención tiene que formular un juicio acerca de un hecho, captado en todos sus accidentes y circunstancias.

2. - El juez tiene que proceder al enjuiciamiento valorativo del hecho, para tener la certeza de que algo es, sabiendo qué cosa es; esto quiere decir que, en primer término, y después de haber visto, tiene que determinar su significación para el Derecho.

3. - Y finalmente, se puede hablar de que probar un hecho, es probar un juicio; pues es el juicio el que se pone a prueba. Probar, tiene poco más o menos, el mismo significado de tentar. Lo que quiere decir que una vez captado y probado el juicio el juez tiene que dictar sentencia, o sea establecer la sanción o absolución pertinente, aplicando la ley.

El abogado en su práctica profesional tiene que seguir paso a paso el mismo orden, ya en proceso fáctico de comprobación de la existencia del hecho punible y su circunstancia, ya en la valoración del hecho en relación con la ley.

El saber manejar estas dos etapas del juicio en la defensa y en la acusación debe ser la preocupación fundamental de cualquier abogado.

La Criminalística, llamada con justicia "La enciclopedia del peritaje", es la que busca y proporciona las pruebas en la primera etapa. La que establece el proceso fáctico en relación con la existencia del hecho, las circunstancias que lo rodean y la identificación de las personas responsables; por ello repetimos que para afrontar la primera tarea, la del conocimiento material del hecho; en todas sus circunstancias y accidentes, tanto el Ministerio Público como el juez deben dominar el campo de la Criminalística.

La Criminalística en su auténtico alcance, constituye la disciplina científica que proporciona los criterios para la comprobación de que se ha realizado un hecho delictuoso; para la comprobación del mecanismo causal en virtud del cual el hecho se ha consumado; para la apreciación de los indicios (huellas, rastros y señales dejadas en el lugar de los hechos), y para la determinación científica de la identidad de las personas responsables.

En consecuencia si el abogado y el juez han de analizar el proceso material del hecho, para apreciar y valorar sus circunstancias, es preciso que conozcan en forma clara los fundamentos, sistemas y alcances de la Criminalística. Porque es evidente que el establecimiento del proceso fáctico del hecho o suceso de la vida real que ha lesionado al parecer el bien jurídicamente protegido, carecería de toda certeza y todo valor probatorio si quien lleva a cabo esta tarea desconoce o desprecia la Criminalística.

Se dirá que las leyes procesales dan criterios al juez y le imponen la realización de diligencias para este objeto. Pero hay que reconocer, con perdón de los legisladores que aprobaron la norma jurídica, que tales normas y previsiones legales son, en parte, producto de un sublime empirismo poco menos que reñido con el desarrollo de las ciencias en nuestra época. Y por qué no decirlo de una vez, ni aún en aquellos países en los que el legislador haya actuado con criterio científico moderno, empapado y compenetrado de los últimos adelantos de la ciencia, podrá jamás el texto de la ley procesal penal especificar en forma exhaustiva la conducta que ha de seguir el juez en cada caso para llegar al esclarecimiento de los hechos.

Al hacer hincapié en la importancia que reviste el estudio de la Criminalística no quiero insinuar que el abogado y el juez se han de convertir en peritos, para sustituir a estos, sino que el abogado debe conocer suficientemente la Criminalística para escoger y solicitar la pericia más adecuada a la tesis que trata de probar, o a la circunstancia que necesita establecer. El juez por su parte ha de conocer suficientemente la Criminalística para apreciar la prueba más pertinente en cada caso y para valorar los peritajes, con capacidad plena para controlar críticamente las operaciones realizadas por los peritos.

El campo de acción de la criminalista es pues el proceso fáctico material del hecho, primera y vital etapa de conocimientos para el abogado, el Ministerio Público y para el juez, pues repitiendo las palabras exactas y completamente las circunstancias materiales del evento, el Ministerio Público, los jueces y los abogados están en posibilidad de conocer la verdad histórica de los hechos y de administrar una sana justicia.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a La criminalística y otras ciencias forenses


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Teorías del seguro y su relación con otras ciencias
Este curso explica el origen del seguro y la relación que tiene con otras ciencias,... [27/01/12]
17  
2. La comunicación con otras ciencias
La comunicación como elemento primario de cualquier tipo de relación humana, se... [03/01/12]
13  
3. Desarrollo de un trabajo de investigación en las ciencias sociales. Pautas
En este curso usted podrá conocer algunas pautas para desarrollar un tema de... [02/12/11]
21  

El blog de mailxmail|¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Recibir novedades de Ciencias? ¡No te costará nada!