12.170 cursos gratis
8.755.942 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 11:

 Introyecto positivo

Los introyectos positivos aunque de momento

no los entendamos nos ayudan en nuestro desarrollo

ya que no están en contra de las leyes naturales,

al contrario las favorecen.

Kaleb.

Sin estar seguro de la edad tal vez cuando yo tenía entre 4 o 5 años, recuerdo que mi abuelita materna, que era literalmente nuestro ángel para toda la familia Hernández se acercó y me dijo en la cocina estando ella haciendo su clásica sopa y tortillas de harina, mientras me daba de almorzar: hijito, cuando te pregunten que si eres rico, tú les vas a decir que sí. ¡Está bien güelita!.... ¿pero porque les voy a decir que sí agüe?

Porque tú tienes tus dos bolas y tu pico...... ¡aah!... contesté afirmativamente, sin entender nada.

Posteriormente como a los 7 años me volvió a decir: hijito cuando te pregunten que si eres rico, tu les vas a decir que si.... ¿por que abuelita?... contesté.... Porque tienes tus dos bolas y tu pico.... ¡aah! ...volví a contestar afirmativamente. Pasa el tiempo y como a los 9 años me dice...hijito cuando estés grande y te preguntan que si eres rico, ¡tú les vas a decir que sí!... y yo conteste...sí ya sé abuelita, ¡porque tengo mis dos bolas y mi pico! Así es, porque tienes tus dos bolas y tu pico, me respondió reafirmando.

Mi abuelita ya falleció y no recuerdo que me lo halla dicho de mas grande. Era un introyecto fabuloso. Aunque yo, ya sabía a los 9 años a lo que se refería mi abuelita, aún no lo comprendía, aun no lo asimilaba ni formaba parte de mi ser, y sin embargo, sin entenderlo siempre fue un introyecto positivo que me ayudó a todo lo largo de mi vida, y fue aún mejor cuando lo asimile y lo incorpore en mi.

Ahora yo trato de dar éste tipo de introyectos a mis seres queridos y cercanos. Esto me ayuda a estar muy orgulloso y agradecido con respecto a mi abuela materna. Y continúo con su labor de sembrar semillas y asegurarme que prendieron para después dejar que se desarrollen por si mismas. Hace muchos años que en éste renglón específico no uso ninguna máscara, al menos eso creo.

¡SOLO COMO UNA PRÁCTICA AJENA A USTEDES!

Es decir imaginen como era yo hasta hace unos 20 años. Ya era médico especializado y catedrático en la UNI. No sé si se dan cuenta. Con ese trío de máscaras: Inteligente, Santurrón e Inútil. Cuando en mi práctica uno de mis pacientes o de mis alumnos decía una mala palabra, ¡era una ofensa para mis oídos!, 3mentalmente tiraba el grito al cielo, casi los expulsaba de mi círculo de alumnos y de pacientes, pero como no lo podía hacer, me hubiera quedado sin pacientes y me hubieran corrido de la universi- dad, con mucha dificultad dejaba de escucharlos. Además de inmediato se hacían acree- dores a interpretaciones mentales con las cuales caían pisoteados a mis pies, es decir, me caían mal. Eran unos malhablados e irrespetuosos, faltos a la moral y de las buenas costumbres. Si quieren decir maldiciones que vaya y se suban arriba del Cerro de la Silla y digan todas las injurias que quieran, ¡pero en frente de mi!, que falta de delicadeza tienen con el Dr. Cortines..... Obviamente siempre traía puesta la mascara de santurrón. Me ponían en un grave problema. Pues al mismo tiempo, secretamente los admiraba: ellos se permitían hacer algo que yo no me lo permitía. Que mi familia lo hacia, que mis amigos hacían, que los doctores hacían, que los maestros hacían y que todos en general lo hacen. Y que yo quería hacer, pero no podía, capaz que amaneciera con la sensación de jabón en la boca. Me vi repentinamente enfrentándome a un conflicto de acercamiento #8211 acercamiento.

Y creo que lo mas grave fue, que sin decir una sola mala palabra y por mi inteligencia podía hacer un solo comentario, ¡uno solo!, que era tan mordaz e hiriente, que los podía derrumbar y lastimar mucho más y por más tiempo, que una docena de palabrotas que ellos me dijeran o simplemente dijeran. Es por eso que aún yo sin entender bien mis cambios, mamá sí se dio cuenta de una careta nueva que se estaba formando en mí, durante mi pubertad: y me lo decía tanto directa o como indirectamente, la careta de:

¡Chinga quedito!

Ahora ya lo saben, la introyección consiste en colocar dentro de sí eventos sociales de afuera, y que los viven como si fueran suyos, pero les producen conflictos porque se oponen a su ser genuino y auténtico. A veces estamos tan llenos de introyectos que ya no tenemos espacio mental para digerir, asimilar e incorporar alimento que nos ayude a crecer psicológica y espiritualmente.

Creo yo, es un prejuicio mío pues, que por eso el ser humano entre más crece socialmen te, más reglas sociales tan cambiantes tiene que aprender, cada autoridad, cada represen- tante social nos obliga a tragarnos cada introyecto, que eso es lo que nos vuelve tan desconfiados de nuevos alimentos que nos harían crecer como seres psico-espirituales, y que solo los cargamos como introyectos para pensar y tener excelentes charlas de café. ¿Como que alimento?: ¡Amarás a tu prójimo como a ti mismo! O ¡Conócete a ti mismo!

Capítulo siguiente - Ejercicio de introyecto

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Crecimiento personal: los introyectos



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Crecimiento personal
El crecimiento personal es el objeto de estudio de este curso de la prestigiosa... [01/02/10]
3.558  
2. Crecimiento personal. Visión cristiana
Aprende con este curso de crecimiento personal a elevar tus cualidades... [28/06/10]
940  
3. Crecimiento personal. El nuevo lenguaje
Este taller de crecimiento personal y autoestima te invita a redescubrir el... [28/11/08]
1.868  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail