12.169 cursos gratis
8.789.284 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Crecimiento económico de España

Autor: Pearson Educación
Curso:
10/10 (1 opinión) |587 alumnos|Fecha publicación: 14/09/2010
Envía un mensaje al autor

Capítulo 8:

 Desaceleración económica internacional

A partir de 1990 comienza un período de desaceleración económica internacional que se convierte en recesión en 1991 en EE.UU. y posteriormente en 1993 en la UE. Las causas fueron diversas, del lado de EE.UU. se considera que fue la invasión de Irak a Kuwait en 1990, que provocó un aumento del precio del petróleo y motivó una pérdida de la confianza de los consumidores, disminuyendo los beneficios de las empresas y el flujo de inversiones (un 7% en 1990, la máxima contracción desde 1973). Esta reducción en las inversiones pronto se extendió hacia Europa y Japón. En Europa adicionalmente se dio la crisis del sistema cambiario, donde ataques de los especuladores internacionales a las monedas europeas desestabilizaron el Sistema Monetario Europeo (la libra esterlina, la lira italiana y la peseta española fueron las más perjudicadas). En España, este ciclo recesivo y la lenta recuperación en los años siguientes, ocasionó un aumento del desempleo (del 16 al 25% de la población activa entre 1990 y 1994), la inflación (llegando a casi un 6% en 1991), los tipos de interés (desde el 10,6% en junio de 1988 al 15,7% en febrero de 1990 tomando como referencia los tipos anuales del mercado interbancario), el déficit público (desde el 3,4% del PIB en 1988 al 6,7% en 1993), y la deuda pública (que alcanza al 60% del PIB).

Con la entrada en vigor del Tratado de Maastricht en 1993 —en el que se decide pasar a una nueva etapa de la integración europea creando la Unión Económica y Monetaria (UEM), con una moneda única (el euro) y una política monetaria común en 1999— los países europeos realizaron un gran esfuerzo para cumplir los llamados criterios de convergencia macroeconómica, que incluían medidas de ajuste tendentes a conseguir una reducción no sólo de precios, sino también de tipos de cambio, tasas de interés, déficit público y deuda pública, además de una independencia de los Bancos Centrales. Para cumplir estos criterios, el gobierno español, se vio forzado a aplicar políticas macroeconómicas restrictivas con el objeto de reducir el déficit, la deuda pública y la inflación. Adicionalmente, se buscó disminuir el déficit comercial, mejorando la competitividad de nuestras exportaciones a través de dos devaluaciones de la peseta en 1992 y 1993, obteniendo superávit por cuenta corriente entre 1993 y 1998. Como resultado de las políticas de consolidación fiscal aplicadas, España pudo aprovechar la fase alcista del ciclo económico entre 1994 y 2000, experimentando un crecimiento económico superior al europeo, con lo que volvía a converger nuevamente hacia la media de la UE-15 (del 76% en 1993 al 80% en 2000). Durante este período, España flexibilizó sus mercados y aplicó políticas macroeconómicas responsables lo que llevó a una disminución de desempleo, cuentas públicas saneadas sin déficit público y una disminución de la inflación. Sin embargo, volvieron los desequilibrios en la Balanza por cuenta corriente llegando a alcanzar el –4% en 2000 (–7,2% solo en balanza comercial).

Entre 2000 y 2003 la economía internacional entra en un ciclo recesivo, motivado por la crisis global de sobreproducción, resultante, por un lado, de las aperturas comerciales y financieras en las economías emergentes, que comenzaron a competir con mayores volúmenes de bienes en el mercado mundial, y por otro, de la sobreproducción derivada de los cambios tecnológicos (Ugarteche, 2004). La falta de regulación de las entidades financieras unida al desarrollo tecnológico en los mercados financieros, tuvieron como resultado la creación de instrumentos complejos y poco transparentes que finalmente provocaron la crisis.

Todo ello llevó al colapso de las empresas tecnológicas (dot-com) cuyo precio se había disparado a consecuencia de las expectativas positivas sobre este sector.

Entre 2003 y 2006 hay un nuevo ciclo económico expansivo aunque el diferencial de crecimiento español respecto a Europa es inferior al experimentado en períodos anteriores.

Este crecimiento se vio acompañado por fuertes ritmos de creación del empleo, que permitieron una reducción en la tasa de paro del 15,7% en 1999 al 8,3% en 2007.

A partir de ese momento, comienza un nuevo ciclo bajista al que se agrega una crisis financiera internacional surgida en Estados Unidos en agosto de 2007, provocada por la explosión de la burbuja inmobiliaria que afectó primero al sistema financiero (la llamada crisis subprime) y posteriormente al sistema real (demanda interna). Pronto se extendió al resto del mundo incluida España, influyendo negativamente a las principales variables macroeconómicas del país. España entró oficialmente en recesión en el cuarto trimestre de 2008, por primera vez en 15 años, tras dos trimestres consecutivos de contracción, recesión que puede prolongarse en el tiempo debido a las debilidades estructurales de nuestra economía (crisis inmobiliaria y déficit comercial provocado por falta de competitividad de nuestros productos).

A lo largo del repaso histórico realizado hemos señalado diversas razones que han podido influir sobre el crecimiento económico español y su convergencia hacia los países europeos.

Por un lado, la creciente apertura internacional de la economía española, con dos fechas clave, 1959, que marca el fin de la autarquía con la aplicación del Plan de Liberalización y Estabilización y 1986, con su entrada en la CEE, que implicó un incremento de la competencia y el acceso definitivo al mercado europeo. Otros factores que han determinado el avance de la economía española han sido las mejoras en la eficiencia productiva gracias a las reformas estructurales realizadas y una política fiscal responsable que permitió obtener entre 2003 y 2007 un superávit presupuestario y la participación de España en la tercera fase de la Unión Económica y Monetaria en 1999. Por otra parte, la evolución económica de España ha mostrado una elevada correlación con la UE, lo que nos demuestra su gran sensibilidad a la coyuntura internacional y a los ciclos económicos internacionales, pero también una mayor vulnerabilidad, creciendo por lo general más que sus vecinos en las fases expansivas y viéndose más afectada que el resto de países en períodos recesivos.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Crecimiento económico de España



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Economía. Adiós Keynes. El liberalismo económico
Este curso sobre Economía estudia la figura de Keynes . El objetivo del autor es... [11/11/09]
252  
2. Proyectos de inversión y desarrollo económico social. Conceptos básicos
Este curso básico de economía explica básicamente conceptos relativos a los... [20/09/12]
20  
3. Plan general de contabilidad para PYMES. España: normas contables
Las normas de contabilidad en España y, en concreto, el " Plan General de... [13/01/10]
1.718  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail