12.169 cursos gratis
8.789.284 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Crecimiento económico de España

Autor: Pearson Educación
Curso:
10/10 (1 opinión) |587 alumnos|Fecha publicación: 14/09/2010
Envía un mensaje al autor

Capítulo 1:

 Crecimiento económico

INTRODUCCIÓN

El crecimiento económico ha sido uno de los temas de mayor preocupación tanto para la ciencia económica como para las autoridades públicas preocupadas por garantizar la estabilidad económica, la eficiencia, la equidad y el bienestar de la población. Por ese motivo, los mecanismos para conseguir mayores ritmos de crecimiento han sido ampliamente analizados desde distintas corrientes de pensamiento, llegando a conclusiones diferentes respecto a los factores responsables del mismo. En este sentido, los economistas clásicos que surgieron a partir de la revolución industrial inglesa, encabezados por Adam Smith (1723-1790), pensaban que el mercado era la mejor solución para conseguir un crecimiento económico sostenido, y por tanto defendían una reducida intervención del Estado, dando origen a la máxima laissez faire, laissez passer1, propugnada por los fisiócratas del siglo XVIII. Para los clásicos, el crecimiento económico dependía de factores del lado de la oferta agregada, como son la división del trabajo o la especialización productiva. No tan optimistas fueron Thomas Malthus (1766-1834) o David Ricardo (1772-1823) quienes consideraron la existencia de rendimientos decrecientes en los factores productivos, a causa de las limitaciones tanto en la disponibilidad de recursos naturales como en la calidad del trabajo. La «gran depresión» económica iniciada en 1929 y que se prolongó hasta mediados de la década siguiente, trajo consigo el replanteamiento profundo de la teoría clásica a favor del keynesianismo. John Maynard Keynes (1883-1946), llegó a la conclusión de que la mano invisible de las fuerzas de mercado nunca podría conseguir un crecimiento económico sostenido sin la intervención del Estado. Las políticas económicas (fiscal y monetaria) fueron consideradas como los principales mecanismos de estabilización de la economía ante los ciclos económicos. Para los keynesianos, el crecimiento económico venía dado por el lado de la demanda agregada, es decir, por factores como la inversión en capital, el consumo o la apertura comercial.

En la década de 1950, vuelven los planteamientos clásicos, gracias a los trabajos de Robert Solow (1956) y Trevor Swan (1956) que desembocaron en el modelo de crecimiento neoclásico, convirtiéndose en referente obligado de los estudios posteriores en este campo. Se consideraron nuevamente factores de oferta como determinantes del crecimiento económico, en concreto el capital, el trabajo y la tecnología. Una de las principales hipótesis de partida en las que se basa el modelo de crecimiento neoclásico es la consideración de rendimientos marginales decrecientes en el factor capital, por lo que el motor del crecimiento a largo plazo vendrá dado por un factor exógeno, el progreso técnico, obtenido de forma residual en el modelo (también llamado factor residual o residuo de Solow). Sin embargo, este supuesto implicaba que la intervención de los gobiernos no influía sobre el crecimiento económico, lo cual fue ampliamente criticado por un grupo de autores dando lugar a los nuevos modelos de crecimiento endógeno (Romer, Lucas, o Barro). Estos modelos consideran al progreso técnico como un factor endógeno y eliminan el supuesto de rendimientos decrecientes en el capital, al incluir en este factor no solo el capital físico sino también el capital humano.

Con independencia de la corriente de pensamiento considerada, el crecimiento económico supone un aumento sostenido en el tiempo de la actividad económica, es decir, de la producción de bienes y servicios. Esto a su vez implica una mayor utilización de factores productivos escasos que deben ser remunerados a sus propietarios, aumentando así su capacidad de compra. En este círculo virtuoso, se observa cómo el crecimiento económico conlleva una mejora del bienestar de la población, al permitirle satisfacer un mayor número de necesidades con los bienes y servicios adquiridos. Sin embargo, no todos los países, ni toda la población de su interior tienen acceso a una idéntica dotación de esos factores productivos, pudiéndose dar situaciones de inequidad.

Nota:Este curso es un fragmento del libro: "Manual de la economía española ", de VV.AA. (ISBN: 9788483224991). Puedes descubrir y adquirir libros de Pearson en: www.jetlibros.com

_________

1 Dejar hacer, dejar pasar, haciendo alusión a la libertad de empresa y de comercio.

Capítulo siguiente - España. Producto Interior Bruto

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Crecimiento económico de España



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Economía. Adiós Keynes. El liberalismo económico
Este curso sobre Economía estudia la figura de Keynes . El objetivo del autor es... [11/11/09]
252  
2. Proyectos de inversión y desarrollo económico social. Conceptos básicos
Este curso básico de economía explica básicamente conceptos relativos a los... [20/09/12]
20  
3. Plan general de contabilidad para PYMES. España: normas contables
Las normas de contabilidad en España y, en concreto, el " Plan General de... [13/01/10]
1.718  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail