12.170 cursos gratis
8.760.048 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Cosmetología y estética profesional

Autor: Beatríz Núñez
Curso:
8,71/10 (7 opiniones) |3293 alumnos|Fecha publicación: 17/12/2010
Envía un mensaje al autor

Capítulo 12:

 Cuidado facial II

Peeling Facial (tratamiento de Manchas).

El vocablo inglés “peeling” significa, literalmente, raspadura o peladura. En cosmetología se denomina peeling a una desincrustación superficial de la piel, es decir, a la eliminación de algunas de las capas más superficiales de la epidermis.
En el capítulo dedicado a la piel se explica que la epidermis está formada por varios estratos o conjuntos de capas. El estrato superficial, llamado córneo por su mayor dureza, está constituido a su vez por varias capas de células queratinizadas.
La queratina es una sustancia albuminoidea, muy rica en azufre, que constituye la parte fundamental del estrato o capa córnea de la epidermis, la cual debe a esta sustancia su resistencia y dureza.
Las células queratinizadas del estrato córneo son eliminadas continuamente por la descamación producida por el roce y el contacto de la piel con el ambiente exterior.
El peeling viene a ser, por lo tanto, una eliminación artificial más rápida y profunda que la natural de las células queratinizadas de la capa córnea.
El peeling, al renovar prácticamente la epidermis, libera de detritus o suciedad la capa superficial de la piel, a la vez que restablece la circulación sanguínea en esta parte, permitiendo con ello la reproducción de nuevas capas de células.
El peeling atenúa también las manchas cutáneas y pequeñas cicatrices o arrugas que afean la piel.

Clases de Peeling.
Las distintas clases de peeling son las siguientes: 
1 Peeling Físico o Médico.
2 Peeling Químico.
3 Peeling Vegetal.
4 Peeling Biológico.
5 Peeling Cosmético.
A continuación veremos las principales características de cada uno.
Peeling Físico o Médico: es el más antiguo de todos. No podemos concretar con exactitud en qué momento de la historia nació el peeling, pero como hemos visto en los apartados dedicados a la historia de la Estética los tratamientos para embellecer a la mujer son casi tan antiguos como el hombre como ser inteligente. Sí sabemos en cambio de que constaba.
En un principio el peeling físico consistía en la aplicación de arenas finas y piedra pómez mezclada con aceite, con la cual se hacía una peligrosa exfoliación o eliminación de toda la capa córnea de la epidermis.
El peeling físico o médico lo realiza únicamente el especialista en cirugía plástica o el dermatólogo.
Peeling Químico: el peeling químico se realiza a base de sustancias o productos químicos como los ácidos salicílico y fénico y se efectúa en dos fases o acciones que son la irritación y la queratolisis.

Irritación: al aplicar el producto la piel enrojece y produce sensación de calor y de quemor, sensación que se alivia con la aplicación de cremas al cabo de unos días.
Queratolisis: sobre el tercer día se produce la exfoliación o eliminación de las capas de células queratinizadas de la capa córnea. Algunas veces se consiguen resultados excelentes mientras que en otras el resultado puede ser menos satisfactorio. Ello es debido a que esta clase de peeling rebaja el grosor de la capa córnea y por tanto de la epidermis, con lo que puede ser que se deje suficiente capa córnea o bien que la deje excesivamente fina, con los consiguientes peligros que conlleva este último caso.
Peeling Químico Progresivo o Gradual: el peeling químico puede lograrse de una forma más progresiva o gradual, y esto dependerá de la clase y proporción del producto químico de base empleado.
Este peeling progresivo tiene más aplicaciones que el anterior y su desarrollo se prolonga hasta los siete días, momento en el que se produce la exfoliación.
En este caso no se rebaja tanto la capa córnea de la epidermis y se deja menos frágil.
Peeling Vegetal o “Gommage”: es el menos peligroso de los peeling ya que se dosifica mejor y la acción del proceso se obtiene mediante extractos de hongos, cortezas y hojas, es decir, con sustancias de origen vegetal.
El peeling vegetal se puede aplicar tranquilamente ya que no es peligroso y, además, facilita la acción de los tratamientos posteriores.
Al grupo de peelings vegetales pertenecen los propeelings, que a su acción desincrustante añaden una acción tónica sobre los músculos y tejidos.
El peeling vegetal está especialmente indicado para su aplicación a cutis frágil y delicado, así como todo tipo de piel que necesite una limpieza superficial.
Peeling Biológico: llamado también “lissing” su acción es proteínica a base de ciertas enzimas animales, pepsinas, erepsinas, etc., o vegetales como la papaína y otros, que al actuar sobre la piel en un ambiente alcalino sensibilizan la capa córnea transformándola en conjuntos aminoácidos, lo que equivale a disolver dicha capa.
En comercio especializado se encuentran diversas clases de productos preparados para el peeling biológico.
El peeling biológico, de consistencia cremosa, debe aplicarse por toda la zona del cuello y cutis, evitando las zonas orbiculares de ojos y labios. Se deja secar unos diez minutos antes de retirarlo, aunque el tiempo de secado varía según la marca empleada.
Peeling Cosmético: es el más usado en los Institutos de Belleza, por su efectividad y su suavidad. El peeling cosmético da al cutis un aspecto suave y luminoso ya que acelera la descamación favoreciendo la renovación celular.
Se compone de tres fases: la primera, mediante la aplicación del producto con la yema de los dedos, dejándolo de uno a tres minutos. Este proceso inicial puede dar lugar a ciertas rojeces o picores en la piel absolutamente normales. La segunda fase consiste en la aplicación de otro producto, después de la absorción del primero para provocar la descamación de las células muertas.

Por último se aplica un producto hidratante para normalizar el pH cutáneo. La hidratación puede hacerse con compresas o pulverizaciones.Como ya hemos indicado este peeling cosmético es el que más interés tiene para las esteticistas y por ello es interesante conocerlo a fondo.
Aplicación del Peeling.
El peeling puede aplicarse normalmente en los siguientes casos: 
Arrugas: se exceptúan las arrugas profundas y las cicatrices también profundas.
Cutis Ajado y Amarillento: es decir, cutis con rigurosidades y escamillas.
Lunares y Anomalías: en los de pigmentación los resultados son poco seguros.
Acné Vulgar o Comedonico: el peeling está muy indicado en estos casos por su acción desinfectante y por suprimir, al mismo tiempo, pequeñas cicatrices. También es idóneo para el cutis con “piel de naranja”.
Cutis Seborreicos: indicado por su acción desinfectante y limpiadora.
Contraindicación del Peeling: se evitará, la aplicación del peeling, excepto los de tipo vegetal, biológico o cosmético, en los casos siguientes: 
Personas diabéticas o albuminarías. Personas de piel muy sensible debido a que esta piel tiene la epidermis demasiado frágil.
En casos de “couperose” conviene evitar la frotación o masaje en toda la parte afectada.
Beneficios del Peeling Cosmético: estimula la circulación periférica, la renovación celular, la luminosidad y un aspecto más terso, regula la secreción sebácea, es indicado para pieles acneícas, minimiza las líneas de expresión, elimina progresivamente las manchas y pecas.
Dentro del Peeling Cosmético cabe nombrar el de Alphahidrácidos, son ácidos derivados de vegetales y animales, el ácido cítrico derivado del limón y todos los cítricos, ácido manico derivado de la manzana verde, ácido láctico derivado de frutos rojos, hojas verdes y la leche, ácido glicólico derivado de la caña de azúcar o la uva.
Contraindicación del Ácido Glicólico.
Se hace una prueba de alergia a todas las personas, se coloca detrás de la oreja con un hisopo durante cinco minutos y sino se enrojece se aplica el tratamiento. Una vez realizada la prueba se limpia con agua potable, luego se aplica un neutralizante y por último una crema hidratante.
El ácido glicólico en proporciones bajas (12 al 30 %) está indicado para todo tipo de cutis. Las proporciones más altas no deben ser aplicadas en los siguientes casos: si hay telangiectasia, si hay pitiriasis, soriasis, si existen rosáceo, heridas, hongos, acné con pústulas.
Protocolo del Peeling.
1 Examinar la piel.
2 Si hay comedones o pústulas u otras afecciones, no realizar el peeling sin hacer limpieza de cutis (luego a los ocho días se comienza el peeling).
3 Se hace la prueba de alergia.
4 Hasta la aplicación del 30% se puede hacer tres veces por semana.
Limpiadora
Tónico
Dilatamos Poros (10 minutos)
Aplicamos el ácido glicólico por cinco minutos, contabilizado por reloj“EXACTO”
Retiramos con un algodón empapado en agua potable
Aplicamos neutralizante

Realizamos masaje con crema hidratante que contenga protección solar SPF 15 en caso de no contener SPF 15 aplicar protector solar SFP 25
Nota: A mayor porcentaje de ácido glicólico, menor tiempo de aplicación.
Sesiones de Ácido Glicólico (Pasos Profesionales).
Se recomienda con 12%, en tres aplicaciones ínterdiarias, se continua con tres aplicaciones más del 30%, ínterdiarias, luego finalizado esto se aplicará dos durante dos semanas del 45 ó 50%; por último si sigue algo d la afección podemos aplicar el ácido glicólico al 70% cuatro aplicaciones en una por semana.
Tiempo de Exposición según el Porcentaje de Ácido Glicólico.
12% exposición de 5 a 7 minutos.
30% exposición de 5 minutos.
45 a 50% exposición de 4 minutos.
70% exposición de 3 minutos.

Tratamiento Nocturno Domiciliario.
Este tratamiento lo comienza el cliente ocho días antes de comenzar con el tratamiento del ácido glicólico.
1 Retirar el maquillaje.
2 Aplicar el tónico.
3 Aplicar una crema nutritiva con ácido glicólico al 10 ó 12% nocturna.
4 Aplicar crema contorno de ojos.
5 Por la mañana, eliminar dicha crema, lavando el rostro como de costumbre.
6 Aplicar tónico.
7 Aplicar crema humectante o hidratante con ácido glicólico con factor de protector solar SPF15 o aplicar el protector solar de SPF25 en caso que la crema no lo contenga.
Esto se hace antes y durante el tratamiento, para ayudar a la afección.
Máscaras de Belleza.
Se llaman máscaras de belleza o máscaras faciales a ciertas mezclas plásticas que se aplican a la cara con diversos fines cosméticos, en capas más o menos espesas. Una vez aplicadas, al evaporarse sus componentes líquidos, se endurecen y se adhieren a la piel, ejerciendo su acción sobre la misma.
Composición.
Las máscaras tienen, como soporte, una sustancia plástica, generalmente inerte desde el punto de vista químico, que actúa por acción física sobre el cutis del rostro. Frecuentemente se añaden a su composición ciertas sustancias que acentúan o completan la acción física de la base.
Sustancias Activas: según las sustancias activas que se añadan a la base, las máscaras pueden producir diferentes efectos cosméticos, convirtiéndose en máscaras detergentes, nutritivas, astringentes, tónicas, calmantes, blanqueadoras, abrillantadoras, etc. Las sustancias activas pueden ser productos químicos, biológicos (vitaminas y hormonas) o naturales (zumos de fruta).

Sustancias Conservadoras: se trata de sustancias antioxidantes y conservadoras que preservan a la base plástica de la descomposición por fermentación u oxidación.
Perfumes: aunque ofrecen inconvenientes para la piel, la comercialización de las máscaras de belleza ha impuesto la necesidad de adicionar sustancias aromáticas, que hacen más agradable su uso.
Acción de las Máscaras.
Como hemos indicado al definirlas, las máscaras ejercen por sí mismas una acción de tipo genérico, físico, a la que se añade la acción específica de las sustancias activas que se les incorpora.
Si, por ejemplo, aplicamos una máscara compuesta por una base de caolín, forma sobre la piel una capa aislante que produce una ligera congestión en la piel, aumentando su temperatura. La sudoración se acrecienta, sobre todo si se aplica en caliente. La secreción sebácea correspondiente, al fundirse y ser arrastrada, destapa los orificios pilosebáceos desprendiendo sus impurezas. Luego la máscara absorbe todos estos elementos de desecho.
Por lo explicado se deduce que la acción fundamental de las máscaras es limpiar. Aunque los efectos son transitorios, puesto que las células epiteliales no cesan en su acción secretora. Esta limpieza profunda de la piel tiene un alto valor cosmético.

Clasificación de las Máscaras de Belleza.
Atendiendo a la acción de las diferentes sustancias activas que se incorporan a la pasta básica de las máscaras, podríamos clasificarlas así:
Máscaras Detergentes.
Máscaras Astringentes, Tónicas y Tensoras o Elastógenas.
Máscaras Blanqueadoras y abrillantadoras.
Máscaras Nutritivas
Máscaras Calmantes y Refrescantes.

Hay que añadir que es también posible la elaboración de máscaras con varios de los efectos citados, a base de mezclar las correspondientes sustancias activas. 
Máscaras Detergentes: es el tipo más sencillo de máscara. Su éxito se basa en la acción detergente de la sustancia básica, que es generalmente una arcilla. Se le suelen añadir detergentes que se combinan bien con las grasas cutáneas, que resultan arrastradas por los detergentes al emulsionarse entre ellos.
Hoy no se usan ya las máscaras llamadas de “fango” por su suciedad, incomodidad y peligro de contaminación. Los productos así llamados, ya no son de fango auténtico como fueron las primeras que se usaron, sino que se elaboran a base de compuestos artificiales de arcilla mezclados con lignito pardo, tierra negra de humo lavada y tamizada y otras sustancias semejantes, todas absorbentes.
De uso también muy antiguo, es la parafina, cuyo empleo es agradable y limpio. Se funde la parafina al baño María (50 Grados) y se aplica en la cara con un pincel en varias capas hasta llegar a alcanzar un espesor de dos a tres milímetros. La temperatura de cincuenta grados es perfectamente tolerada. Se dejan libres, como es habitual, los ojos, la boca y la nariz, y en este caso hay que cuidar de no cubrir nada de las cejas, que resultarían depiladas al retirar la máscara. La parafina forma una película nacarada que se dejará solidificar y actuar de media a una hora.
Cuando se retira, la piel, la piel de la cara queda húmeda, cubierta de un fino sudor, limpia y blanca, libre de impurezas y con los poros dilatados. No necesita de lavado inmediato.
Aunque la máscara de parafina sola es perfecta, pueden añadírsela otras sustancias como ceras, lanolina, óxido de cinc, etc.
Las máscaras más utilizadas porque convienen a toda clase de cutis son las preparadas a base de tierra arcillosa, bentonita o caolín. Deben tener la consistencia de una leche espesa y se aplican fácilmente con un pincel. Para aumentar su viscosidad se les agregan gomas que las hacen plásticas. Como norma general, se dejan sobre la cara entre hora y hora y media.
También son fáciles de preparar las máscaras de caseína, detergentes y calmantes. Como son alcalinas, se usan especialmente para cutis graso, aunque cabe aplicarlas a cualquier tipo de piel.
Para pieles muy grasas y gruesas, suelen prepararse unas máscaras a base de azufre.
Máscaras Astringentes, Tónicas y Tensoras o Elastógenas: la acción de las máscaras astringentes consiste en corregir transitoriamente la seborrea y la dilatación de los poros a base de combinarse con las proteínas cutáneas y obstruir el poro, al precipitarse. Desde siempre se les atribuye una acción contra las arrugas. En realidad no curan las arrugas porque las causas que las producen son irreversibles (consisten en una degeneración de las fibras elásticas y conjuntivas de la dermis). Pero hay que reconocer que las máscaras producen una acción tensora y, por tanto, eficaz aunque temporal, que disimula las arrugas.
La diferencia que hay entre las máscaras astringentes y las tónicas no es propiamente de calidad, sino de intensidad. Las tónicas ejercen una acción más tenue, más suave, pero del mismo signo.
Los tónicos más comúnmente empleados en cosmética son el óxido de cinc, el carbonato de calcio, el agua destilada de hamamelis, de azahar, de rosa y especialmente los jugos de fruta.
Las máscaras a base de barnices hidrosolubles, clara y yema de huevo, gomas, etc., se emplean por sus propiedades tensoras.
Los jugos de fruta son tónicos, suavizantes, calmantes y blanqueadores, y dan a la piel un aspecto muy hermoso. Deben usarse preferentemente frescos, sin fermentar, ya que al calentarse o envejecer pierden sus propiedades. Son el tipo ideal de máscara ácida. Nunca deben incorporarse a una base de caseína, sino a arcilla. Los jugos de fruta más utilizados son los de piña, tomate, limón, membrillo y pepino.
Las máscaras de barnices, que comprenden la clara y la yema de huevo, gomas y diversos mucílagos, forman una película permeable que al secarse se contrae enérgicamente, tensando la piel. Por ello se usan contra las arrugas. Estas máscaras de barniz pueden usarse aplicándolas directamente sobre la cara o bien sobre una máscara arcillosa.
La máscara tensora más sencilla es la compuesta por clara de huevo. Se pinta la cara con ella, se deja secar y se lava con agua después de media hora. Si se le añaden polvos resulta absorbente.
Las gomas suelen añadirse a algunas máscaras para hacerlas más pegajosas, más ajustadas a la piel. Pero las gomas pueden también usarse directamente, en cuyo caso constituyen máscaras líquidas con propiedades tensoras, que forman una película elástica. La goma preferida suele ser la de acacia. Si se le añade una pequeña cantidad de glicerina resulta más extensible y añadiéndole dextrina o almidón resulta más tensora.
Máscaras Nutritivas: hemos de recordar aquí lo dicho con ocasión de las llamadas “cremas nutritivas”. En realidad reciben este nombre de “nutritivos” los cosméticos que lubrican la piel, y lo mismo ocurre, naturalmente, en el caso de las máscaras.
Es éste un tratamiento adecuado para pieles seniles o en vía de envejecimiento, para prevenir arrugas o en estado de sequedad evidente.
Aunque como tratamiento son preferibles las cremas, pueden combinarse aquéllas con las máscaras. 
Para preparar dichas máscaras lubricantes o nutritiva se añaden a la base lanolina, colesterina, lecitina de huevo o de soja, aceites vegetales, manteca de cacao, etc. También se suelen añadir vitaminas y hormonas de ciertos extractos vegetales.
Para las pieles secas se usa mucho la llamada “máscara de aceite” que se reduce a compresas empapadas en diversos aceites. Se prepara una máscara de algodón con los orificios para ojos, nariz y boca, se impregna de aceite, se escurre y se coloca.

Máscaras Calmantes y Refrescantes: estas máscaras se preparan con harinas, almidones, salvado, formando pastas con infusiones de manzanilla o tila, con mucílagos de algas y gomas, con gelatina, con caseína y con diversos polvos.
Son muy utilizadas, por ejemplo, para el cansancio facial, las máscaras de gelatina con mezclas de alcanfor y agua de azahar.
Una máscara muy corriente de uso casero es la compuesta por 30 g. de cáscara de trigo molida, 30 g. de harina de trigo, 5 g. de miel, 1 g. de dextrina y leche de vaca como vehículo líquido. Se aplica en caliente o en frío durante una hora.
Máscaras Blanqueadoras y Abrillantadoras: este tipo de máscara se utiliza cuando se quiere blanquear o aclarar la piel afectada por pecas o manchas debidas a causas diversas.
Los efectos blanqueadores se obtienen agregando a la base de las máscaras sustancias oxidantes: ácido cítrico, ácido láctico, perborato de sodio, agua oxigenada, etc.
El perborato de sodio es adecuado para pieles grasas. El agua oxigenada tiene el inconveniente de que se puede descomponer debido a los polvos que constituyen la base de la máscara.
Los jugos de frutas poseen propiedades blanqueadoras, por lo que pueden emplearse para este fin los productos elaborados con ellos.
Se llaman abrillantadoras las máscaras azucaradas a base de miel. La miel, que se utiliza mucho en cosmética, tiene propiedades blanqueadoras y proporciona además cierta brillantez a la piel, facilitando el maquillaje fuerte de la frente, la nariz y el mentón, detalle importante para obtener buenas fotografías y fotogramas, por lo que su uso se generalizó los cineastas. Pero ya las damas romanas utilizaban la miel en sus máscaras.
La miel ejerce una acción tónica fuerte y deshidrata las células cutáneas superficiales. Hay que tener en cuenta que, a causa de las alergias que puede producir el polen que contiene la miel, hay que utilizarla previamente depurada.
Puede utilizarse la miel como única sustancia de la máscara, en cuyo caso no hace falta que se seque y se la retira transcurrida una hora. Pero lo normal es utilizarla unida a otros ingredientes.

Empleo de las Máscaras según Tipo de Piel.
Para la limpieza facial, las máscaras deben emplearse siguiendo las leyes generales de la cosmética: máscaras grasas para la piel seca y máscaras astringentes para la piel seborreica.
En las pieles normales se pueden alternar con provecho para la piel.
Así, van bien a la piel seca las máscaras nutritivas, las de arcillas con sustancias grasas, las de cremas de leche, de salvado y leche, y también la de parafina, si se tiene el cuidado de engrasar previamente la piel. Si hay problemas de atonía se usarán máscaras elastógenas a base de elastina y colágeno. 
A la piel grasa le favorecen las máscaras de arcilla, de salvado, de caseína. Cuando se trate de una seborrea se usarán máscaras desengrasantes y astringentes, especialmente la máscara a base de derivados del azufre y arcilla. Si los efectos en frío no son suficientes, se colocará en caliente, aplicando luego una ducha fría o una loción astringente.

Mascarillas Faciales Naturales.
Cutis graso con comedones.
Mascarilla de Huevo.
1 huevo fresco.
2 cucharadas de crema de leche espesa.
½ cucharadita de ron o brandy
Separamos la yema de la clara. Se bate la yema con la crema de leche y se añade el l icor y se bate muy bien hasta quedar homogénea. Se bate la clara hasta quedar espumosa y se añade a la mezcla anterior y se bate hasta quedar como ponche.
Se aplica sobre el rostro con brocha (abrir poros). Se deja actuar de 20 a 30 minutos. Se retira con agua tibia y se enjuaga con agua fría.

Cutis normal, maltratado y delicado.
Mascarilla suavizante de miel y melaza.
1 cucharada de miel pura de abeja.
1 cucharada de melaza refinada.
Mezclar los ingredientes en un envase de vidrio. Aplicar con suaves golpecitos con la yema de los dedos. Retirar con gasa y agua tibia, enjuagar con agua fría. Se deja actuar de 20 a 30 minutos.

Cutis graso.
Mascarilla de pepino.
1 pepino fresco.
Harina de almendras.
Remojar o lavar el pepino, cortarlo en trozos pequeños y triturar una vez listo se le agrega la harina de almendras hasta conseguir una pasta homogénea.
Se aplica con ligeros golpecitos con la yema de los dedos y se deja actuar de 20 a 30 minutos.
Retirar con agua tibia y se enjuaga con leche fría por último agua fría.

Cutis seco.
Mascarilla humectante de mayonesa.
1 cucharadita de mayonesa.
1 yema de huevo.
En un plato hondo batir con un tenedor la yema de huevo con la mayonesa. Aplicar con brocha sobre el rostro y dejar actuar 30 minutos.
Retirar con agua fría o suero de leche.

Cutis Normal.
Mascarilla refrescante y limpiadora de harina de avena.
2 cucharadas de avena.
¼ cucharadita de menta seca.
2 pizca de hoja de romero seca
Preparar los ingredientes con agua caliente hasta conseguir una pasta homogénea y que se pueda aplicar con facilidad. Aplicar la mascarilla tibia tendiéndola suavemente, una vez seca retirar con agua tibia y enjuagar con agua fría.
Se recomienda aplicar al final un tónico facial.

Cutis mixto normal a seco.
Mascarilla suavizante de miel.
1 cucharada de miel pura de abeja.
1 cucharada de crema agria.
Almidón de maíz (maicena) o de arroz (crema de arroz).
En un envase de vidrio mezclar la miel con la crema agria luego agregar poco a poco al almidón hasta conseguir una mezcla homogénea.
Aplicar con suaves golpecitos con la yema de los dedos, dejar actuar durante 15 minutos.
Eliminar con agua tibia y enjuagar con agua fría.

Cutis mixto normal a graso.
Mascarilla de harina de almendras, limpieza profunda de poros.
2 cucharadas de harina de almendras.
Extracto de hamamelis.
En un recipiente de vidrio mezclar la harina con la hamamelis. Aplicar con los dedos (abrir poros), dejar actuar durante 20 minutos.
Retirar con agua tibia y enjuagar con agua fría.
Aplicar tónico.
Cutis Seco.
Mascarilla refrescante y limpiadora de hierbas.
2 pizca de hoja de hierbabuena disecada.
2 pizca de botones de rosa seco.
2 pizca de salvia disecada.
½ cucharadita de jugo de limón fresco colado.
3 rodajas de pepino sin cáscara.
3 rodajas gruesas de papa.
Hoja de lechuga romana.
Mezclar todas las hiervas en poco agua caliente y el jugo de limón, lo licuamos y agregamos el pepino y la papa. Picar en trozos pequeños las hojas de lechuga y agregar a la mezcla anterior.
Aplicar las hojas de lechuga con la mezcla de hierbas y dejar actuar durante 30 minutos.
Retirar con agua tibia y luego con leche fría.
Mascarilla de durazno reafirmante.
Durazno fresco.
1 clara de huevo.
Se lavan los duraznos, se pelan y se les retira la semilla, se trituran hasta quedar puré en una licuadora a velocidad lenta. Batimos la clara de huevo hasta quedar espumosa y compacta, la añadimos luego a la crema de durazno. Dejar actuar durante 30 minutos. Retirar con agua fría.
Mascarilla de levadura de cerveza, para cerrar poros. Astringente.
½ cucharadita de levadura de cerveza.
1 cucharada de miel de abeja.
1 cucharada de aceite vegetal.
½ cucharadita de vinagre de manzana.

Agua destilada.
En un mortero triturar la levadura de cerveza luego agregar el agua hasta quedar una pasta, se le aplica la miel mezclando rigurosamente después agregamos el vinagre y el aceite hasta tener una pasta homogénea.
Aplicar con una brocha y dejar actuar durante 30 minutos.
Retirar con agua tibia y enjuagar con agua fría.

Piel grasa.
Mascarilla de yogurt.
½ yogurt natural.
6 cucharadas de suero de leche.
1 clara de huevo.
En un envase de vidrio hondo batir la clara hasta formar una espuma, a parte mezclar el yogurt con el suero de leche, agregar la clara de huevo hasta conseguir una mezcla homogénea.

Aplicar con pincel, dejar actuar durante 20 minutos. Retirar con agua tibia y si se hace difícil retirar con jabón espumoso y por último agua fría.

Cutis seco o sensible.
Mascarilla de aguacate.
½ aguacate pequeño.
1 cucharada de jugo de limón colado.
1 clara de huevo.
Licuar el aguacate a velocidad mínimo se coloca en un envase a parte, se procede a batir la clara de huevo hasta punto de nieve, se mezcla ambos ingredientes con una batidora eléctrica a baja velocidad y al estar bien mezclado se añade el jugo de limón.
Se aplica con brocha y se deja actuar durante 20 a 30 minutos. Retirar con agua tibia, enjuagar con agua fría.
Si queda muy grasoso retirar con jabón espumoso.
Cutis normal, delicado y seco.
Mascarilla humectante de fresa.
Fresas frescas y maduras.
Talco neutro en polvo.
Se toman de cinco a seis fresas, se licuan hasta triturar y hacer una pasta tipo puré, lentamente aplicar el talco hasta formar una pasta homogénea que se pueda extender.
Aplicar suavemente por todo el rostro, dejar actuar de 20 a 30 minutos. Lave la cara con agua fresca. Aplicar tónico facial. Crema humectante ligera.

Cutis normal y seco.
Mascarilla suavizante de levadura de cerveza y trigo.
1 cucharada de levadura de cerveza.
½ cucharadita de aceite de germen de trigo.
Leche fresca.
En un envase de vidrio mezcle el aceite y la levadura previamente triturada, durante esta mezcla agregue leche caliente en cantidad suficiente para hacer una pasta.
Se extiende suavemente y uniforme por todo el rostro. Deje actuar de 20 a 30 minutos. Retirar con agua tibia, se recomienda después frotar un nutriente con base de aceite sobre las zonas faciales de la piel excesivamente seca.
Tónico para cerrar poros.
Tónico de pepino.
6 cucharadas de jugo de pepino fresco.
6 cucharadas de extracto de hamamelis.
2 cucharadas de agua alcanforada.
Mezcle los ingredientes en un frasco limpio y agite rigurosamente, luego que esté homogeneizado guardar en el refrigerador, no debe utilizarse excesivamente frío.
Nota: Diluir el alcanfor en agua destilada, tapar con un pañito y dejar reposar por tres días a temperatura ambiente.

Loción súper constrictora de poros.
½ cucharadita de alcohol alcanforado.
2 cucharaditas de alcohol rectificado al 70%.
En un frasco limpio mezcle los ingredientes, una vez homogéneos guardar en un lugar fresco.
Aplicar con motas de algodón dando golpecitos en todo el rostro.

Todo tipo de cutis.
Loción astringente de vinagre.
¼ de taza de vinagre de manzana.
½ taza de agua.
1 pizca de crémor tártaro.
Se procede a licuar el crémor tártaro con el agua hasta estar homogénea, luego añadir el vinagre y se agita.
Agitar antes de usar.
Aplicar con motas de algodón con ligeros golpecitos.

Cutis delicado.
Loción tonificante de pepino y menta.
½ pepino con su cáscara.
2 cucharadas extracto de hamamelis.
4 cucharadas de hoja de menta.
1 cucharada grande de agua de rosa.
En una licuadora mezclar los ingredientes hasta estar homogeneizado. Aplicar fría (no muy fría). Es humectante, aclara la piel y es antiséptico.
Cutis graso sin acné.
Loción refrescante de limón.
3 cucharadas de agua alcanforada.
1 taza de agua destilada.
Jugo de un limón colado.
1 pizca de ácido benzoico.
Mezclar el agua alcanforada, el jugo de limón y el ácido benzoico, agitar vigorosamente la mezcla. Refrigerar. Aplicar fresca.

Cutis graso con acné.
Loción astringente de limón.
2 cucharadas jugo de limón fresco y colado.
1 cucharada de glicerina.
1 cucharada de alcohol al 70%.
Extracto de hamamelis.
En una taza graduada agregar el jugo de limón, glicerina y el alcohol, una vez homogeneizado se procede a agregar el extracto de hamamelis para completar una taza, cuando la mezcla este disuelta y terminada se refrigera.
Agitar antes de usar.
Aplicar no demasiado fría.

Cutis mixto grasoso.
Loción de suero de leche.
2 cucharadas de suero de leche.
Jugo de un pepino fresco colado.
Se mezcla el suero con el pepino (jugo), se agita muy bien. Aplicar con motitas de algodón dando ligeros golpecitos.
Duración de 12 a 15 minutos.
Retirar con agua tibia.

Cutis mixto con acné.
Enjuague de perejil y hierbabuena.
¼ taza de perejil fresco.
2 cucharadas de hoja seca de hierbabuena.
Agua destilada.
Colocar en una olla agua destilada y calentar a fuego lento, se pica el perejil y la hierbabuena en trozas pequeños, se agrega al agua caliente, aumentar la temperatura para que hierva diez minutos aproximadamente.
Se retira del fuego y se deja reposar treinta minutos. Colocar en colador de café y se deja en un vaso de vidrio y se refrigera.
Es antiséptico y cicatrizante.

Cutis Graso.
Loción tonificante de romero y vinagre de manzana.
25 gr. de romero disecado.
300 ml. agua destilada.
300ml. vinagre de manzana.
En un envase de vidrio o refractario hervir por 15 minutos el romero y el agua destilada, retirar del fuego y dejar reposar por 10 minutos, deje colar la infusión y añadir el vinagre de manzana. Déjelo enfriar y guarde esta loción en botellas de vidrio y dejar en lugar fresco. Aplicar con algodón y desplazar por las líneas de expresión de adentro hacia fuera.

Cutis normal a seco.
Loción tonificante de frambuesa.
2 tazas de frambuesas.
1 cucharadita de miel de abeja.
1 taza de pétalos de rosa frescos.
1 ¼ de litro de vinagre de manzana.
En un envase de vidrio con tapa proceda a colocar el vinagre de manzana, agregue los pétalos de rosa y la frambuesa previamente licuada, luego la miel, agite y deje en maceración en espacio de 30 días.

Después de los 30 días colocar y agregar igual cantidad de agua.
Puede refrigerar. Aplicar no excesivamente frío. Recomendada en días calurosos.

Capítulo anterior - Cuidado facial I

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Cosmetología y estética profesional



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Cosmetología
El cuidado de la piel es fundamental para un buen tratamiento. Mejórala y cuidala... [25/05/06]
38.556  
2. Cirugía estética. Glúteos
En la actualidad existen cada vez un mayor número de personas que gastan miles de... [04/08/11]
83  
3. Características y cuidados de la piel. Cosmetología
El proceso natural de renovación de células en la piel debería ser paralelo al de... [06/03/12]
10  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail