12.176 cursos gratis
8.741.757 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Contabilidad de costes

Autor: Francisco López Cruces
Curso:
10/10 (6 opiniones) |7253 alumnos|Fecha publicaciýn: 07/09/2007
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 20:

 La distribución de las clases de costes entre los lugares de costes

La determinación de los costes primarios de los lugares implica la distribución de las clases de costes procedentes del exterior entre los lugares de costes, proceso q puede dar lugar a dos clases de situaciones: 
- Costes q pueden cargarse directamente a los lugares de costes: estos costes, denominados semidirectos en la doctrina francesa, son los q pueden localizarse sin ambigüedad en un lugar determinado, bien por su adscripción permanente al mismo - personal destinado en un taller de fabricación, depreciación y reparaciones de los equipos de la sección, etc. - bien pq es posible medir directamente la incidencia y cuantía e su consumo, mediante documentos o instrumentos de medida adecuados - vales de almacén para los materiales indirectos, contadores para la energía eléctrica, el agua o el gas, bonos de trabajo para el personal q presta servicios en varios centros, etc -

- Costes comunes a varios o a todos los lugares de costes: bien pq sea imposible la medición de su consumo por centros - retribución de vigilantes nocturnos y otro personal de seguridad, sueldos dirección y dietas de asistencia a consejos de administración, amortización, alquileres y seguros de edificios de fabricas, etc - bien pq tal medición no resulte económica - por Ej.: la energía eléctrica, cuya medición directa exige instalar contadores en todos los lugares de costes -. En estos casos, la determinación del importe asignable a cada lugar individual solo puede llevarse a cabo mediante el reparto del importe global, empleando una clave de distribución q resulte adecuada para cada clase de costes indirectos. Las claves de distribución son factores de fácil medición - unidades de tiempo, de cantidad o de valor - cuyas variaciones cuantitativas se suponen aproximadamente proporcionales al verdadero consumo, del q dicho factor será un síntoma mensurable.

En muchas ocasiones, el proceso de localización de los costes puede mejorarse sin mas q transformar algunas clases de costes indirectos en semidirectos. El aspecto clave para decidir sobre la conveniencia de esta medida es la importancia relativa del importe de la clase de costes a distribuir. Si la clase es lo bastante importante como para hacer indispensable el conocimiento riguroso de su incidencia, habrá q proceder a su control mediante una observación analítica y sistemática. En caso contrario, es evidente q la aproximación q se consigue mediante su distribución entre los lugares a través de una clave, no influirá de forma significativa en la validez de las cifras resultantes.

La liquidación de las prestaciones internas de la empresa.

Una vez determinados los costes primarios de los lugares de costes, deberá proce-derse al reparto secundario o subreparto, consistente en la redistribución del coste de los lugares auxiliares, para su absorción por los principales, q son los únicos q están directamente relacionados con los portadores.

La valoración de las prestaciones internas cedidas por unos lugares a otros puede hacerse a sus costes históricos o retrospectivos, o bien utilizando costes prospectivos, es decir, fijados de antemano. Esta ultima posibilidad no solo puede hacer mas sencilla la liquidación sino q, además, en la medida q conjuga previsiones con realizaciones, permite llevar a efecto el oportuno control de los distintos lugares auxiliares.

Liquidación de las prestaciones internas a costes retrospectivos

Para la liquidación de las prestaciones internas a costes retrospectivos, una vez elegida la unidad de obra para cada lugar, deberá determinarse el nº de unidades q cada lugar cede a los restantes, q se multiplicara por el coste retrospectivo de dicha unidad. Los mismos rdos pueden lograrse operando con coeficientes de reparto, q son los tantos por 1 de participación de cada lugar receptor en la actividad total del lugar q cede las prestaciones. Cuando sean varios los lugares auxiliares a liquidar, deberá prestarse especial atención al orden en q se realiza la distribución, con vistas a optimizar el proceso de calculo (el orden a seguir consiste en comenzar por los comunes, continuar por los recíprocos y finalizar con los auxiliares de los principales).

El posible autoconsumo de los lugares auxiliares, q puede considerarse un caso particular de los intercambios recíprocos entre tales lugares, no tiene pq afectar a la liquidación de sus prestaciones, siempre q ésta se lleve a cabo por el procedimiento algebraico basado en la resolución de un sistema de ecuaciones simultáneas. Sin embargo, en la practica, el problema suele abordarse deduciéndolo del total de prestaciones de cada lugar las autoprestaciones, y realizando la redistribución en función de las prestaciones netas. De esta manera, después de la liquidación de las prestaciones internas a costes retrospectivos, los lugares auxiliares quedaran totalmente descargados de costes.

En el caso de los lugares recíprocos, q intercambian servicios, el coste total de cada uno de ellos dependerá del coste total de los restantes, y, por tanto, todos sus costes deberán calcularse simultáneamente. Para ello se ha de partir del coste intermedio de cada lugar auxiliar, q es la suma de su coste primario y del q le haya podido corresponder como consecuencia de la liquidación de los lugares auxiliares comunes no recíprocos. El coste total vendrá determinado por la suma del coste intermedio y la parte de los costes interrelacionados q proceda, para cuya determinación pueden emplearse procedimientos algebraicos, q implican la resolución del correspondiente sistema de ecuaciones lineales simultaneas, o procedimientos aproximados, tales como los de iteración, o el reparto en cascada. Tb cabe la posibilidad de llevar a cabo la liquidación sin tener en cuenta las prestaciones reciprocas, en el caso de q su importancia relativa sea reducida (procedimiento directo).

Liquidación de las prestaciones internas a costes prospectivos

La liquidación de las prestaciones internas a costes retrospectivos permite, como acabamos de ver, trasladar los costes de cada lugar auxiliar a los lugares receptores de sus servicios. Esta forma de proceder tiene sin embargo, escaso valor desde el punto de vista del control del proceso productivo. En efecto, la mayor o menor eficiencia en la prestación de los servicios incidirá en el coste de la unidad de obra y, por tanto, en el coste traspasado de unos lugares a otros por las prestaciones cedidas. Además, cuando el nº de unidades de obra de un lugar auxiliar varia de unos periodos a otros, tb lo hará el coste completo unitario de las prestaciones, debido a la diferente incidencia de los costes fijos. 

Los problemas apuntados obligan a buscar otros procedimientos q, además de permitir la cesión de los costes de los lugares auxiliares, tengan utilidad para el control. Con este fin, es preciso disponer de unos valores normativos q permitan enjuiciar la forma de actuación de dichos lugares. Estos valores normativos pueden concretarse en los costes prospectivos de las prestaciones, establecidas a partir de los estudios técnicos pertinentes y de la información suministrada por la experiencia. El control consistirá en comprobar la medida en q las previsiones difieren de las realizaciones, y analizar las causas de las desviaciones entre amas cantidades, todo ello con vistas a realizar las sugerencias oportunas q permitan adoptar las medidas correctoras pertinentes.

La liquidación de las prestaciones internas a costes prospectivos se basa en la cantidad real de servicios consumidos, pero valorada a un coste unitario preestablecido. Si los lugares auxiliares se adeudan por sus costes primarios reales (y en su caso por las prestaciones recibidas de otros lugares, valoradas a costes prospectivos) y se abonan por las prestaciones realizadas, valoradas a costes prospectivos, su saldo - q dependerá exclusivamente de la diferencia entre sus costes primarios reales y prospectivos - representara la cobertura de costes lograda, y será imputable únicamente a la actuación del lugar. Así, un saldo deudor significa q el coste primario real de las prestaciones realizadas ha sido mayor q el q corresponderá de acuerdo con la planificación de la empresa, es decir, q la actuación del lugar ha sido deficiente. Y un saldo acreedor indica una actuación eficiente del lugar en cuestión. Sin embargo, la ineficiencia o eficiencia de un lugar auxiliar no afectara al coste de los lugares q hayan usado sus prestaciones, ya q éstas se valoraran, en todo caso, a un coste preestablecido.  

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Contabilidad de costes



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Contabilidad
Este curso recoje aquella información más importante y necesaria para conocer el... [02/08/06]
180.616  
2. Costos de fabricación (costes). Clasificación por su origen
Los gastos de fabricación son erogaciones de efectivo, cargos y acumulaciones,... [25/01/12]
4  
3. Contabilidad básica
En este curso, a través de sus capítulos se resumen los aspectos fundamentales... [01/10/04]
112.514  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail