12.170 cursos gratis
8.784.051 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La conciencia, un prisma de variados colores

Autor: Cecilia Navia
Curso:
6/10 (1 opinión) |787 alumnos|Fecha publicación: 22/12/2009
Envía un mensaje al autor

Capítulo 17:

 La conciencia, un prisma de variados colores

La conciencia profana las creencias.

Profana lo establecido

La conciencia acredita la verdad y la rechaza al mismo tiempo.

A cada conciencia la transforma en una conciencia pasajera, caduca, inactiva y luego renueva todo, activa todo y acelera.

La conciencia es promiscua e inocente a la vez.

La conciencia alude a la verdad y a la mentira como verdad y a la verdad la transforma en ambigua; crea paradigmas y luego los destruye.  El prisma de la conciencia ya se encuentra activo.

Así, visto de esta forma, se podría decir que la conciencia es algo ambiguo si no fuera porque cada uno tiene y maneja su conciencia, de lo contrario no podríamos hablar de la existencia de la conciencia bajo términos serios, pero, se debe considerar algo muy importante.

“Ningún ser humano se conoce tan profundamente que niegue o descarte lo que aquí se enseña, de lo contrario muchas cabezas se levantarían para protestar”

Al contrario de esto, está el camino de las opciones: creer, no creer, es relativo, aceptar o no aceptar.

Cada cual  puede asumir el conocimiento que tiene de su propia conciencia y buscará argumentos que le indiquen un camino más acertado y lógico.

Un camino más adaptable al mundo que le rodea, sin embargo al leer tú esto, sabes que no cuentas ni con herramientas ni con argumentos que puedan decir lo contrario, entonces, vamos a parar de lleno a este prisma que cambia sus colores continuamente.

Así la conciencia ha funcionado por Eras, ha ido cambiando las estructuras de comprensión y velocidad, el sonido y el ritmo.

Porque todo esto es o lo que permite la evolución, el cambio continúo y constante, permite que la conciencia se expanda.

Todo este “mecanismo” funciona en conjunto con todo lo otro, el despertar espiritual, cambio de conciencia, el manejo del tiempo, ritmo, sonido, vibración y energía; un conjunto de elementos, que harán al ser inquietante ante tantas diferentes conductas que debe adoptar a su “nuevo” estilo de vida.

Desechar paradigmas y crear nuevos, moverse a la velocidad mental que exige el cambio.

La conciencia actual está sintiendo la fuerza de la nueva conciencia que se viene asomando, su energía se está haciendo sentir, ya está produciendo los cambios significativos en el hombre.

“La conciencia es una virtud humana,

la inteligencia una virtud cósmica,

y la mente una virtud universal,

Hablar de estas tres cosas, es de lo único que te ocuparás.”

Esto es un proverbio Universal en que, en cada etapa cíclica entra todo ser en su cambio cíclico evolutivo.  Nada hay más importante que conocer y conocerse.

Nada hay más importante que la creación y expansión de tú conciencia.

Porque si se mira por el lado en que cada ser contribuye en su autoconocimiento, no necesitaría nada para conocer a su semejante, en su virtudes y errores, porque todo ser a venido a cumplir esos aciertos y esos errores, pues se trata de unificar conciencias y ninguna puede tener vacíos existenciales, de lo contrario ya no estaríamos en el mismo camino, nido o nicho, pues la única forma de conocer el mundo que se habita, es participando de las experiencias que el nos presenta para formar y ampliar la conciencia y aquel que estando en él, obligadamente deberá aprender.

Por  que, si no se toma en cuenta que el mundo al que se pertenece nace de una conciencia, será difícil participar de él mirando desde otro prisma.

El planeta es conciencia y esa conciencia vigila su “mundo, si se mira al planeta como un cuerpo y se mira lo que ocurre en su interior.  Por lo tanto el planeta también pasa por el autoconocimiento pues existe alguien más a quien el debe rendir, el debe hacerse responsable por los seres que habitan en su cuerpo, en su interior, así como cada hombre se debe hacer responsable por lo que habita en el interior de su cuerpo (aunque hoy aún esto funciona desde el inconsciente, por ello el estado de salud  no es optimo).

Cambiar la conciencia y el prisma con que se vieron y se ven las cosas, a eso precisamente se llama cambio y expansión de conciencia.  El poder ver y sentir que pertenecen a otro cuerpo más grande que los sostiene y alimenta (el planeta), hace pensar al ser humano, en su pequeñez, en su dependencia y como el ser humano a hecho todo lo posible por desbalancear este equilibrio, está armonía de unión entre lo externo y lo interno.

El ser humano debe comprender que solo tienen conciencia de superficie, no tiene conciencia de interior o profundidad.

El ser humano vive, respira, crea en la superficie, toda su actividad de vida es externa, por ello no se conoce, ha trasladado a su conciencia y la ha mantenido en lo externo, creyendo que ello es conciencia y por ello se desconoce.

El hombre no sabe, no conoce y no ha experimentado una vida interna y profunda, esa conciencia no esta creada, cree conocer ese mundo porque ha explorado cuevas y profundidades submarinas, pero siempre su conciencia está afuera, porque sabe que en algún momento va a salir a la superficie, ni siquiera piensa o siente que debe permanecer por siempre abajo o dentro, en lo profundo.

El saber esto, al ser humano le hace crear una fantasía mental, una seguridad de superioridad ante aquello que cree conocer, aún sabiendo de lo mucho que ignora, desecha esta ideas y deja que su ego lo convenza de su superioridad de este nuevo conocimiento.

Si el hombre se observará más profundamente, descubriría con sorpresa que ni siquiera conoce ni tiene conciencia de su metro cuadrado.

Encontrarán posiblemente ridículo lo que se dice, pero es verdad, pues el hombre ve su metro cuadrado físico y externo y yo hablo del metro cuadrado interno, pues estoy hablando de profundidad y como esta conciencia no existe, entonces lo asume en lo externo y en superficie, a pesar que el hombre vive en la superficie, esto tampoco es conciencia absoluta de la mente del hombre, pues sus pasos lo restringen como para salir a la búsqueda de ese conocimiento, porque el hombre a hecho de su mundo de vida, un mundo restringido en el sentido de que se ha encerrado a si mismo en un solo lugar, una ciudad que lo provee de todo lo que el cree necesitar.

Hogar, trabajo, entretención, amigos, parientes y a lo más se aleja unos cuantos kilómetros para “descansar” de tanta actividad y agitación de su lugar escogido.

Hoy no existe tanto recorrer “territorios” para impregnarse de sabiduría, aquel que sale a descansar no es mucho lo que sale a recorrer, si no que nuevamente se encierra, en lugar diferente, pero encierro al fin.

A pesar de existir esto, en la mayoría de la humanidad (hombre  y mujer) hay excepciones, seres que salen a conocer, a compartir y a recibir la energía de otros entes evolutivos que habitan el planeta.  Seres invisibles a los “ojos” humanos, pero que están ahí “camuflados” comunicándose con el hombre, invitándolo a su mundo, pero como el hombre vive en la superficie, no escucha, pues su conciencia no se halla en el interior y tampoco en el macro y micro universo.

Son mundos y planos totalmente desconocidos y aquellos que logran conectarse con el mundo interior del planeta son un pequeño grupo al que el resto de la humanidad tampoco escucha, solo aquellos que están transitando o empezando a transitar por ese sendero que los llevara a unirse.

La conciencia pasa por diversos planos de experiencias. Diversos modos tiene el hombre para negarse a si mismo la oportunidad de llegar a la esencia del ser y llegar a abrirse en luz.

El hombre desecha toda posibilidad de avance, si no encuentra que se justifique tal esfuerzo, busca el beneficio que puede o no acarrearle a su material y concreta vida.

El hombre se ha materializado de tal forma que ha olvidado que él es un ser de amor, de luz, una esencia espiritual que se debe mover entre sus pares dentro del gran cuerpo que es el planeta.

El hombre desconoce esta gran conciencia y cree, erradamente, que él es el único que la posee, no puede lograr comprender que la conciencia que el tiene no es la única expresión de conciencia, pues la conciencia no es única ni es la única, existen diversas formas y maneras de expresar y manifestar una conciencia.

El total desconocimiento de mundos y formas de vida y la arrogancia del hombre lo ha transformado en un ignorante evolucionado hasta cierto grado, y de allí no va a pasar si no se ve impulsado y expulsado por otras inteligencias menos arrogantes que creen que el hombre – la humanidad – necesita que se les tienda una mano fraternal y amorosa de ayuda, pues el hombre en su arrogancia cree no necesitarla, sin embargo cuando se asusta, pide a gritos esta ayuda, pero aún así en esos momentos sigue siendo arrogante, porque una vez que recibió la ayuda, luego la cuestiona y opta por creer que no la recibió, porque no recibió lo que esperaba, sino lo que necesitaba, creyendo él saber en la justa medida lo que necesita.

No comprende en su ceguera y su ignorancia, el mundo invisible y el mundo de las energías, que se mueven más veloces de lo que pueda hacerlo su débil y arrogante pensamiento.

El hombre debe comprender y aceptar está verdad, sin cuestionar y cuestionarse tanto.

¿Por qué cree que su propio mundo es más real que el mundo de la conciencia?

Lo cree así porque está definido dentro de sus fronteras donde el gobierna o por lo menos cree que gobierna.

Todo aquello que no este dentro de estas fronteras, ya no se ajusta a sus creencias, para ello tiene que rediseñar su mundo y marcar sus nuevas fronteras, entonces, vuelvo a lo de antes, sale de un encierro para meterse en otro, aún cambiando sus paradigmas así y todo impone sus reglas y reglamentos y observa a quienes no calzan en sus nuevas medidas y los descarta o los cambia por otros que si calcen, vive  moviendo piezas, pero su mundo aún permanece intacto pues eso es lo que el quiere, mover y transformar lo menos posible su mundo y no comprende que ese mundo es la porción de la porción del mundo de otro, y que al unir cada porción tendrán el mundo completo para cada uno y para todos a la vez.

Por lo tanto si se ancla en una conciencia determinada y desechando cualquier cambio, conocimiento o sabiduría, perecerá y junto con el todos los que dependan de él o crean depender.

El hombre por si mismo es único y unificado, por ello se habla del uno y del todo.

El hombre, la humanidad, debe vivir tanto para adentro como para afuera, pero antes de salir totalmente debe aprender a entrar totalmente, suena contrario a la realidad mental y juiciosa del hombre, pero este es un nuevo paradigma en que no debe vivir sujeto a nada  porque aún no ha logrado la eternidad,  hasta lo eterno evoluciona eternamente.

Los paradigmas se suscitan unos tras otros y ninguno permanecerá por mucho tiempo, va a ser como el calvario para la conciencia y mente de aquel que le gusta permanecer sentado observando como ocurren los cambios, los cambios para los demás, pero no para aquel que observa, sin embargo el también está contemplado en el cambio sin excepción.

Los cuadros se sucederán continuamente y no precisamente en orden, se trata de romper y limpiar todo lo que ha quedado estancado al hombre y no se tendrá muy en cuenta el parecer de la humanidad, porque aún no sabe ni comprende de este cambio solar, cósmico y universal.

Proveer a la conciencia de este conocimiento tiene un costo de responsabilidad para el ser humano más que para quienes lo ayudan a evolucionar.

El hombre debe comprender que este compromiso es con el mismo y con todos pues todos se apoyarán con todos y juntos saldrán adelante.

Libre será el corazón de aquel que alimenta  su conciencia en la comprensión, y libre el espíritu agradecido de su libertad.

Elevara  al Ser a  la gloria por tanto tiempo esperada como la gloria de Dios, el paraíso perdido y del Edén despojado.

¡oh! Hombre frágil y sensible retorna de una vez, pues, jamás las puertas se han cerrado para ti, fuisteis vos que diste la espalda a la entrada creyendo que era la salida.

Recupera tu conciencia y sálvate de ti mismo”.

Capítulo siguiente - Hablar de conciencia
Capítulo anterior - Una conciencia creativa

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a La conciencia, un prisma de variados colores



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. El subconsciente y su interacción con la conciencia y el ambiente
Conocer la mente es la tarea más importante de todo profesional, es la herramienta... [04/04/07]
4.514  
2. Auto-conciencia y auto-percepción
La conciencia es uno de los grandes enigmas del mundo y de la humanidad, siendo... [26/08/11]
71  
3. El uso de los colores en nuestras vidas
Los colores son la magia que actúa como la palanca de las leyes cósmicas y de la... [22/02/08]
6.328  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail