12.170 cursos gratis
8.784.051 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La conciencia, un prisma de variados colores

Autor: Cecilia Navia
Curso:
6/10 (1 opinión) |787 alumnos|Fecha publicación: 22/12/2009
Envía un mensaje al autor

Capítulo 7:

 Los chakras, la energía finita

Aquí debemos ir haciendo enlaces sutiles entre conciencia y energía vortice, pues cada cambio, cada transformación que el ser va efectuando, así también va ocurriendo con su energía.

Entraremos a detallar aquí los diversos estados de energía que el ser maneja y luego transforma.

1º  Debemos hablar de una energía y conciencia común.  El ser humano al nacer, trae consigo una determinada programación energética, a medida que crece, este programa se va procesando y cumpliendo de acuerdo a los planos por los que el ser se “pasea”.

a)    planos altos

b)    planos medios

c)    planos bajos

d)    planos intermedios

e)    planos fluctuantes

Entonces analizaremos:

a)    Planos altos: es durante este plano que el ser encarna, su conciencia viene activada y la sostiene el espíritu.  Su vortices energéticos arrastra esta calidad de energía y  esta sustenta al espíritu.

b)    Planos medios: luego, de crecer y cambiar de conciencia, el ser inicia su programa y lo comienza a ejecutar; despierta su curiosidad y se prepara para conocer el plano existencial que le toco.

Sus vortices de energía, prácticamente se detienen al no sostener ya la energía de la 1ª conciencia, por lo tanto se mantienen latentes con un lento movimiento, mientras se van “adecuando” a las nuevas energías que el ser procesa, crea, mueve y expulsa, a la vez que atrae a través de su mente, quien debe estar alerta a las experiencias del ser.  El ser debe conocer, percibir, degustar los medios externos “que lo están educando”, por lo que su energía y vibrar no son de una línea constante, sino que bastante fluctuante.

Así y todo los vórtices energéticos funcionan como quien diría, “como un motor medio defectuoso” y a media marcha, y esto es independiente a la actividad del ser, aún siendo inquieto, los vortices son inalterables, pues responden al programa ya presentado en el plano, y este comienza a funcionar desde que el ser nace.

c)    Planos bajos: este plano actúa de acuerdo a las experiencias difíciles del Ser, pero también trabaja y responde a las energías de los planos intermedios (d) y fluctuantes (e), es decir, que el ser humano dentro de un plano bajó energéticamente y vibracionalmente, creará situaciones y experiencias que lo llevarán a aceptar, rechazar o vivir en alguna ocasión determinadas experiencias.

En un plano intermedio el ser se pasea entre cambio de rumbo en su vida o seguir, o algún día cambiar, es el plano de la indecisión, de los controles egoicos muy fuertes.   Constantemente está en uno u otro, en cambio el plano fluctuante el ser se ancla un determinado tiempo en un estado y u otro, para luego cambiar, cuestionarse y arrepentirse repetidas veces, sin embargo no cambia, ambos planos y estados le agradan, ambos los quiere vivir y sentir.

Hay seres que se pasean por  todos los planos y obtienen una vida más rica, pero no avanzan si no se anclan en un plano alto,  otros deciden solo uno, otros entre uno y dos, pero todo esto responderá a la programación que trae.  Nadie puede liberarse, pues es esto lo que fortalecerá su fuerza energética, sin embargo hay seres que solo se quedan en planos bajos y allí también fortalecen su fuerza energética, y también sus vortices de energía, todo va a depender al tipo de energía que el ser pertenezca (negativa o positiva).

2º   El ser cuando ya ha pasado por varias experiencias, entonces decide  (de acuerdo al programa) cambiar el rumbo de su vida, como aquí también estamos considerando el cambio de Era, entonces también diremos que el cambio va también por el cambio de conciencia.

Cuando el ser analiza su vida, inconscientemente decide cambiar de plano (a,b,c,d y e ), es decir, decide ascender y lo hace porque está considerado dentro del programa, ahora este cambio va a responder de dos maneras.

a)    Viene en el programa de acuerdo al nivel de conciencia que el ser trae anclada en su espíritu (la 1ª conciencia) y..

b)     Porque la “presión” que ejercemos con nuestras energías,  prácticamente obligamos a la humanidad a responder.

La pregunta ¿Qué ocurre con aquellos que no responden a nuestra energía y se quedan en donde están?

No es tan así, que no respondan, ellos están respondiendo al plano que viene asignado en su programa, es decir, aquel que no cambia su vida, aquel que no esta y ni quiere enterarse del cambio en la nueva Era, está respondiendo a su energía por la que vino a trabajar.

Se debe considerar que existen dos energías, la positiva y la negativa, y ambas envían seres a encarnar, y ambas trabajan los planos de conciencias de acuerdo a su programa, algunos decidirán cambiar de bando, otros se quedarán, otros probaran para ver si pueden cambiar, y así cada uno  “buscará” dentro de lo que su programa permite.

Por lo tanto, no os debéis preocupar, porque no todo el mundo está en estos momentos aperturando su conciencia.   Se debe recordar que todos vienen en diferentes grados evolutivos y cada uno responderá de acuerdo al curso que le tocó en esta vida o encarnación.

Por lo tanto, de acuerdo a todos estos cambios el ser humano va cambiando su energía, sus vortices crean nuevos programas y reestructuran las energías, los átomos latentes se hacen presentes e inician la transformación.

La energía gruesa que antes existía en ellos, esta se va “afinando” o adelgazando a medida que el ser va cambiando la estructura de su conciencia, su conciencia ya no requiere de una energía gruesa y pesada, sino que al contrario, cada vez necesita que sea más liviana, más finita, ello permite que los vortices giren a mayor velocidad, comprometiendo a la materia con su vibración.

Los vortices en vez de tratar de sostenerse, ahora elaboran gran cantidad de energía y comienzan a expulsar.  Esta energía es altamente beneficiosa tanto para el ser en si mismo, tanto para aquellos que la reciben, pues aquellos que la reciben permite que sus vortices se impacten ante el cambio, absorberán esa “nueva” energía y la procesarán, allí van los programas de otros, pero su fuerza es pequeña ya que no afectará a quien la recibió, si abra un remezón en su conciencia, pero también debemos estar alerta en que plano pueda estar ese ser, como para que efectué algún cambio importante en él, de lo contrario será como si alguien le hubiese regalado una golosina, que la disfrutó, pero eso seria todo.

Cuando el ser en si produce sus cambios en conciencia, todo su programa se transforma, los vortices inician una reprogramación para prepararse para lo que va a venir.

El ser trabaja su conciencia y va coordinando conciencia y fuerza energética y cambio vibracional, inicia un movimiento de cosas, sin saber como funciona este mecanismo, pero en definitiva lo único que le interesa es que si existe un cambio él lo quiere vivir y debe tenerlo presente en su conciencia.

Ahora bien, todo este cambio se diría ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? ¿Qué enlace existe entre vortices de energía (chakras) y conciencia?, si conciencia está relacionada con el mundo que vive, experimenta y transforma el ser, es el mundo de las experiencias, es el mundo de los sucesos impactantes y de constantes cambios.

Entonces, a que viene un vortice energético que se encuentra distribuido en el cuerpo, que tiene que ver esa energía con la energía del cuerpo eterico, o que tiene que ver con la energía espiritual.

Podríamos describir muchos estilos de pensamientos y preguntas, pero no se trata solo de preguntarnos y preguntar, sino de aprender y despejar esas preguntas.

Por lo tanto cada ser debe experimentar cada cambio de conciencia en sí mismo.

Cuando hablamos de energía en el ser, esa vendría a ser como la primera conciencia activada, de allí su interés por conocer el tema que cada vez se va agrandando más, una vez que lo conoce, aprende, comienza su aplicación y cuando aplica ve su efecto, y su resultado.  Aprende que si hace mal uso o buen uso de esa energía, tendrá un efecto, una consecuencia, por lo que comienza a frenar su ímpetu.

Si lo que he dicho hasta ahora se ve insuficiente, solo debéis pensar  cuantas conciencias hemos creado por cada enumeración o descripción de los procesos que el Ser va realizando.

Cada cambio, cada comprensión, cada nuevo “ver”, es una conciencia aperturada, aplicada, por lo tanto, para el ser, lo único que ha hecho es hablar y aprender como se realiza el movimiento energético, pero ni por si acaso se ha dado cuenta que el solo acto de pensar, hablar e imaginar una energía, esta se está creando por fuerza mental y por deseo del ser del momento que quiere, quiere saber y quiere comprobar en sí mismo el efecto de está.

Aquí el ser no sabe nada aún de movimientos vortices, ni que estos se encuentran en su cuerpo eterico con efecto en el físico, menos sabe de sus enlaces con la conciencia y de cada conciencia que abre, crea a través de sus inquietudes por saber y conocer.   Entonces, ahora que he creado  (en este mismo instante) una conciencia en vos, os daréis cuenta como las cosas comienzan a calzar y la pregunta ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? Solo vos mismo responderéis, “¡mucho tiene que ver!”, claro todo está en coordinación para que todo funcione con todo, a un ritmo, el ciclo es cíclico para todos, por lo tanto, cuando una energía se mueve, la conciencia – que es energía y que esta energía depende de otras y unas a otras y unas con otras – entonces podéis comprender que a medida que la energía de los vortices cambia, también cambia la conciencia y que también cambia todo el ser y no solo el ser sino que su mundo, sus planos y que una vez que comprende esto, debe ahora luchar para sostenerlo para no perderlo, porque así como se gana, también se pierde.

Y para ello bastará con retornar al pasado, las experiencias pasadas, los recuerdos, los anclamientos pasados, ayudan a que el ser se sienta tentado a volver, pero lo que no sabe es que también vuelve poco a poco a esa energía, por ello que aquel que cambia de conciencia debe hacer  lo posible por sostenerse en el presente mirando hacia el futuro, ello ayudará a transformar las energías del pasado, pero debe cuidar con no tentarse en tratar de revivirlo en el presente más bien debe borrar el pasado, el desapego total y absoluto.

Al hacer nueva conciencia, muchas veces el ser que se encamina hacia su propio cambio no considera su pasado, bueno, malo o regular, lo que creo en ese pasado con buena calidad energética, de conciencia y de intención, puede quedar así, en cambio aquella conciencia creada con mala calidad energética y mala calidad de intención, si tiene de ambas, debe tener cuidado cual le llama más en el presente a volver a ellas, la buena o la mala energía (según la califique el ser y para que plano o energía quiere avanzar negativa o positiva)

Por qué hablo de buena energía y conciencia o mala energía y conciencia, y las intenciones.  Lo digo porque en una u otra trabajó el espíritu o el ego y solo el ser deberá calificar de acuerdo a su recuerdo y conciencia si ha logrado una determinada calidad de conciencia y energía, entonces solo él podrá evaluar su pasado y solo él podrá decidir si volver a el o no.

Aquel que desea avanzar a grados superiores de evolución, entonces tendrá cuidado en no retroceder, pero si aún así desea a lo menos vivir una vez más aquellas experiencias, es mejor que lo piense ¿Por qué?, porque todo aquel que en este presente ha tenido un cambio importante de conciencia y desea volver e experimentar nuevamente ese pasado, entonces debe saber que perderá una cantidad importante de energía y que no sólo afectará a su conciencia (porque puede que le guste y corra el riesgo de volver, quedarse y perder todo o pueda que termine desilusionado y que no valió la pena el esfuerzo), sino que también a sus vortices, pues sus vortices ya no procesan “esa” calidad de energía y para sostener una energía que ahora no existe y sostener la experiencia rememorando y viviendo nuevamente el pasado, los vortices comienzan a expulsar energía para sostener el momento pasado, ellos funcionan como si les hubiese entrado agua al bote, deben vaciar el agua para sostenerlo a flote, de lo contrario se hunde.

Así el ser al perder energía, sin el darse cuenta, queda con “agujeros” en sus vortices y estos demoraran un tiempo en reequilibrarse.

El ser al tiempo detectará cambios en su forma y en su mundo de las experiencias, el ser no relacionará su fatiga y experiencias con la pérdida de energía, ni menos que existen estos “agujeros” por llenar.

Cada vórtice pierde “trozos” de energía y estas no son rápidas de recuperar, por lo tanto el ser para sostener la energía en que quedó, desciende de plano y de conciencia, el no nota la diferencia, la energía es impalpable, sin embargo sufre las consecuencias de su retroceso, si bien la conciencia es inferior en calidad de proceso (el ser al no darse cuenta de lo que le está ocurriendo,  se da cuenta de que algo esta pasando), buscará respuestas e inventará motivos y razones para justificar su “nuevo” estado, el Ser es incapaz de detectar que es su vibrar, energía y conciencia la que le esta perjudicando, porque prácticamente se estacionó en la energía del pasado y requerirá cierto esfuerzo recuperarse, hasta que sus vórtices nuevamente queden “circulares” (aunque los vortices energéticos no son circulares perfectos, sino en movimiento, por ello se han visto en forma de flor o de pétalos, estos más bien tienen la forma de embudo  espiralado).

Proceso de escape energético

Pero, si cada ser se “fijara” un poco más, seria capaz de percibir estos cambios sutiles en su vida cotidiana, en cambio aquel que ha logrado una conciencia muy elevada, notará notablemente los “cambios” que le están afectando, se pondrá en alerta y se pondrá a trabajar para “ recuperar” lo perdido, sin embargo el daño ya está hecho y tardara un poco volver a su estado inicial, las situaciones, entonces, comenzarán a hacerse presente, quizás no tan “graves”, pero no por esto le significara menos esfuerzo.

Quizás ahora sea más fácil de comprender como está estructurado este frágil mundo de la forma, que es sostenido por energía.

Ahora, ¿Qué hace que la energía de este mundo sea frágil?

Los cambios fluctuantes del ser humano, su mente no se ancla en un determinado espacio y con voluntad lo sostenga.  Ocurre esto porque la capacidad de conciencia no ha llegado a su grado máximo.

Los movimientos mentales de la humanidad no permite la creación suficiente de energía que eleve a todos a una misma conciencia.

Hay grupo de alta conciencia, otros media y otros definitivamente baja, de allí los planos intermedios y a veces los que estaban en alta conciencia se derrumban por las fuertes experiencias terrenales o entran a vivir pasados en el presente, esto hace que sea frágil la energía y sufra continuos quiebres y constantes reanudaciones de empezar de nuevo una y otra vez por cada conciencia que en algún momento se motivó.

Los vórtices para estos casos están unidos y cada uno responderá “donando” parte de su energía para sostener la conciencia del pasado del ser, aún estando este en el presente ésta está activando y solicitando “calidad” de energía pasado, por algo se saborea el recuerdo del pasado, como es una baja energía (para el momento en que se encuentra una alta conciencia), vibración y conciencia, se disfruta más que cuando el ser estaba viviendo  ese momento, la conciencia de ahora es más “grande” que aquella y por ello disfruta, porque es una energía liviana, es tan liviana que da la impresión de no ser dañina, sin embargo lo es, aún si la experiencia es buena y calificada como energía positiva, pero el grado de rotación y vibración de los vórtices no están en el mismo ciclo, están fuera de el.

Por ello el ser puede comprender que no vale la pena remover el pasado y retornar a el, algo le dice que no será bueno (pero muchas y la mayoría de las veces no hacen caso, es más, desean volver a “vivir” esos instantes, no quieren desapegarse de su pasado y vivir el presente, preparando el futuro), y a eso le llamamos intuición, algo que protege al ser de inconvenientes, pero como siempre, no escuchan a su intuición y por lo tanto aquella energía activada con el pensamiento pasa a constituir el menú del día.

En conclusión podemos ver que la conciencia va a responder a la energía de los vórtices y que ambos “crecen” juntos.

¿Qué significado tienen los vórtices de energía, que utilidad tienen?

Diremos que son puertas cósmicas en donde la energía vital del universo se desplaza en diversos grados según la evolución de su sistema galáctico y planetario.

Diremos que estos vórtices son el “ombligo” de otra esencia mayor o superior de energía que sostiene al sistema galáctico o planetario y que el sistema galáctico los usa para comunicarse con sistemas dentro de su sistema.

Por  lo tanto para comprender todo esto, se diría que estos centros pequeños en ustedes son los agujeros de  puertas  y por cada agujero existen llaves, por lo tanto son siete llaves para siete cerraduras y unidas entre si, y el conjunto de ellas son el ombligo del sistema solar, es decir una puerta.

Y para hablar más claro aún, son importantes centros energéticos en donde se almacena flujos de energía que ayudan a vuestra evolución, a medida que estas energías  penetran en ustedes se suceden los cambios mentales y de conciencia, por que por allí también entran los programas hacia los códigos genéticos que se encuentran en vuestro ADN y que su vía de movimiento está conectado con vuestra columna vertebral, con su centros nerviosos.

Por lo tanto son centros de entrada, de salida y de cambios.

¿Estos centros se expanden?

Si, estos centros energéticos si bien se ven parecidos a una gran flor, estos son capaces de expandirse de tal forma que puede abarcar, uno de ellos, todo el cuerpo físico y los otros quedan dentro del que se expande.

¿Qué finalidad tendría que un vórtice se agrandara tanto?

Este vortice cumpliría el rol de una gran puerta cósmica y permitiría el traslado de la conciencia o en su efecto el permitir la entrada a otras conciencia de otros sistemas.

Pero antes de continuar, deseo aclarar que para que ello ocurra, el ser no puede pertenecer a este sistema planetario, pues el vórtice se expandirá según pueda también hacerlo su conciencia, porque ambos están estrechamente vinculados para que el proceso funcione, por lo que solo lo expresado anteriormente, queda como un conocimiento dirigido hacia vuestro futuro, que tanto desconocéis de lo que os espera y para donde os estáis preparando.

Entonces,  lo dicho antes, si, un vortice puede expandirse bastante.

¿Al abrirse tanto un vórtice, que hay dentro de el, aparte de energía?

Diremos que son mundos creados en un micro mundo, a medida que la conciencia del ser, que los sostiene, se agranda, también agranda la existencia de esos micros mundos.

¿Se puede entrar en conciencia hacia estos vórtices?

Si, se puede, pero para que el ser pueda conocer, tocar, ver, percibir ese micro universo, él debe sufrir una transformación, es decir, su gran conciencia deberá separarse en tantas conciencias sea posible de acuerdo al tamaño del micro mundo desea visitar, de lo contrario no podrá participar, sino solo desde fuera, con la gran conciencia que sostiene para esos mundos.

¿Esos micro mundos, tienen conciencia de la existencia del ser que los sostiene?

Podríamos decir (dentro de una ambigüedad), si y no, dependerá de las “otras” conciencias creadas, en otros planos y en otras encarnaciones, por lo que si esta conciencia actual desconoce el movimiento y aceleración vibratoria de sus propias otras conciencias, entonces diremos, que ni ellos, ni vosotros podréis conocer la existencia de uno hacia el otro, porque son “mundos” de conciencia diferentes, de diferentes ritmos, ciclos, energía  y vibración.

Por lo tanto a la única conciencia que podéis desplazar es a la que se encuentra activa ahora en este momento, pero si recién estáis leyendo este mensaje, ya os disteis cuenta de vuestra limitación, pues antes de leer este compendio, no sabíais que podíais entrar a comunicarte con esos micro mundos, ni menos que vos sois el sostenedor de ellos.

Entonces, diremos que no, que ambos no tienen conciencia y que ambos (para este ciclo existencial) están trabajando para avanzar.

¿Entonces cuál es la finalidad  de que se abra, active y entre a estos vórtices?

La finalidad no solo es tener conciencia de creador y que a través de la mente poder ver el vórtice de energía en movimiento, sino tener la capacidad de atravesar esa energía y descubrir lo que hay en ella, y a través de ella tener la capacidad de ver las propias manifestaciones con una conciencia dirigida por una conciencia mayor quien actúa como un espíritu mayor y que ambos necesitan impulsar a sus menores para que hagan lo que ellas no pueden por su grandeza de conciencia, entonces, se disgregan a si mismas en pequeñas partículas y cada partícula funciona como única, sin embargo debe darse cuenta que no funciona por si sola, sino que pertenece a un conjunto.

Tener la capacidad de desplazarse y “aparecer” en “cuerpo presente” en esos mundos, aprender y comprender su funcionalidad, hasta que como conciencia se de cuenta que ya no podrá desplazarse hacia planos y dimensiones más profundos, serán demasiado pequeños para esta conciencia, entonces aplicará lo mismo a lo que ella pertenece, se disgregará en muchas conciencias y las enviará a investigar y aprender de esos mundos y rendirán cuenta a esta “gran” conciencia.

Pero, para poder hacer todo eso, se debe entender, comprender y aceptar que estos vórtices, son energías vivas y creativas, que son desplazamientos de la propia mente, sustancia desplazada.

Una vez que se comprenda y se viva esto, se irá a las creaciones y se encontrara con que aquellas creaciones tienen siete vortices energéticos y cuando se mire hacia si mismo, se verá que solo uno de ellos brilla más que los otros en el cuerpo (etéreo) y allí se comprenderá que todo ese micro universo corresponde solo a un vórtice y si se expande la visión, se verán otros vórtices mayores y otros vórtices menores y cada uno (en conjunto de siete) corresponden al organismo del ser, cuando se vean siete vortices mayores, se comprenderá que corresponden a uno solo del  conjunto de los siete vortices aún mayores, sin embargo al separarlos se deberán estudiar cada uno de ellos por separado.

Por lo tanto se cumple una finalidad, un propósito de un programa que viene inserto en cada uno de los seres humanos, y este debe cumplirse en conciencia.

Unos antes y otros después, no importa, para ello se suceden los cambios cíclicos, en más de alguno se ha avanzado, “la escuela siempre recibe a nuevos alumnos” (La Tierra es considerada una escuela, en donde se viene a aprender y al parecer eso estamos haciendo).

Cuando hablamos de conciencia, se preguntan ¿Qué es realmente la conciencia?, de que está compuesta.

Si bien describir al espíritu se hace difícil, con mayor razón la conciencia, pues toda conciencia creada, está a sido creada a través de impacto de fuerza y esa fuerza se llama experiencia.

Comúnmente el Ser Humano cree que cuando le suceden experiencias (buenas o malas), es allí cuando se crea la conciencia, porque es consciente de la EXISTENCIA de esa experiencia y sus resultados.

Por otro lado cree que está experiencia a sido alojada o anclada en su cerebro para cuando le sucediera tal experiencia, su cerebro la procesara y que bastaba con saber o creer esto, se aceptará como al cerebro responsable de todo lo que le ocurra al ser.

Sin embargo a medida que los tiempos han ido cambiando los “programas” de vida humana, el ser ha podido aceptar más su mundo, y esto es lo que ha creado la comprensión, en parte, de la existencia de esta conciencia.

Por lo tanto las experiencias han permitido ampliar la mente del ser humano, la existencia de otro ente u “organismo” que regula la comprensión, el entendimiento de sus experiencias, pero aún se encuentra en la ignorancia de la funcionalidad de la conciencia y que significa ella en sí por sí misma.

El enlace entre experiencia, comprensión, mente, tiempo, encarnación; es un conjunto de elementos que se deben estudiar pro separados, pues cada uno de ellos a su vez están enlazados con otros, que, hablar sólo de uno de ellos por si solos, se hace casi imposible sin tener que hablar o mencionar el enlace que existe con otros elementos que ayudan a la funcionalidad del ser.

Esto es como aquel que ha creado un robot:  si al robot se le da vida, por circuitos y mecanismos sutiles, el robot estará convencido que es un ser “vivo”, puede y podrá ejecutar cualquier labor, pues aquel que lo creó, trató en lo posible hacerlo a su semejanza.

El robot va a vivir así y a medida que entra información a su circuitos, agranda y expande su programa, por lo que el robot de ahora ya no es el mismo que aquel que se fabricó inicialmente, diremos entonces, que tiene más memoria incorporada (conciencia), a medida que los prototipos robóticos van mejorando, van a ir saliendo de mejor calidad y cada uno con programas más avanzados, hasta que finalmente va a aparecer un robot “curioso” y va a querer saber como fue creado, porque hasta ese momento aceptaba lo que los demás le decían, que eran máquinas pensantes y que no tienen otra finalidad que cumplir los programas insertos en sus memorias y que carecen de voluntad, pero cada uno guarda secretamente esa inquietud de querer saber de su existencia creada, pues cada vez aprenden y hacen más cosas.  No se han dado cuenta aún que ya sus memorias quedaron  atrás, el programa tenía más capacidad de lo que creían sus creadores, ellos mismos se asombran por sus buenos resultados, pero también son incapaces de saber como funcionaron los programas que se fueron expandiendo, sus genialidades inventivas sobrepasan sus expectativas creativas.

Así nace entonces, un robot curioso, quiere saber su origen, no entiende que fue “fabricado” que responde a programas estructurados, por lo tanto en él hay un cambio, una inquietud, a esa inquietud la vamos a llamar conciencia.

¿ Se  imaginan que esta narración podría ser la existencia del ser humano?, se podría decir que tan lejos no esta, está “irrealidad” pues el ser responde a programas estructurales, sin embargo existen varias diferencias.

-       un cuerpo físico

-       un programador físico (el cerebro)

-       un mundo físico

Ahora todo eso se puede entender que se tenga la conexión o la conciencia o el conocimiento de:

Plano físico   -  cuerpo físico  -  manifestación física, cumple una línea natural de aceptación.

Ello llevo a la curiosidad cuando descubre que lo externo se conecta con lo externo, sin embargo la curiosidad fue más allá, cuando quiso saber que había en lo interno.

Cuando  descubrió lo que había en el interior de un cuerpo humano, también se da cuenta de la ignorancia de cada parte que se componía el “relleno” del cuerpo físico, la curiosidad no se detuvo allí, fue más allá aún, quiso saber para que servía y que función cumplía cada una de ellas y aún hoy día se sigue investigando y descubriendo, porque la curiosidad no se ha detenido.

Sin embargo eso nos conecta con el mundo físico externo y también se descubre que lo interno también es físico, todo el estudio del cuerpo físico no sirvió para evitar la curiosidad de estudiar el cerebro, se topa finalmente con que el cerebro guarda un secreto que hay que descubrir, pero, ¿Qué es? ¿Dónde está? Se empieza a inquietar la curiosidad, porque “algo” nos dice que hay algo más profundo.

Entonces aquí se empieza a “descubrir” que existe “otro programa”, uno que no está físicamente, pero que está presente.

Las investigaciones y la curiosidad cambia su sentido, comienza a buscar en aquello que se “percibe”, aquí entramos al otro programa de:

-       lo etéreo

-       lo sutil

-       el movimiento invisible

Por lo tanto este nuevo programa nos obliga a preguntar ¿si todo lo que no se ve, pero se siente y se percibe, el cerebro físico no lo capta? ¿Qué es lo que lo capta?

La investigación apunta a que debe existir otro organismo, como el cerebro, pero que no funciona como el cerebro, este debe tener más fuerza para detectar aquello que no se muestra a los ojos físicos, sino a las percepciones.

Para ello apunta entonces que ese algo se debe llamar “Mente”, ahora la curiosidad está demasiado excitada por el descubrimiento, porque ahora hay que investigar donde está esa mente, que hace, que procesa, que almacena, que ejecuta, es decir que la investigación en vez de topar en algo y con algo, abrió un campo enorme de investigación.

Una vez más o menos comprendida, se abre un nuevo programa que nunca antes se había abierto y menos investigado, este programa lleva a indagar y a preguntarse ¿Qué es lo que sostiene a la materia para no descomponerse? Y entramos a la lista del nuevo programa:

-       vibración

-       energía

-       átomos

-       partículas

-       células

Y la pregunta ¿Qué es vibración? ¿Energía? Ello lleva de vuelta a la mente, y aún no se descubre su función, junto con la investigación de vibración, llega el “descubrimiento” de que si existe una mente, (que aún no se descubre su ubicación), y que está no corresponde a la materia física, entonces se concluye que existe otro programa y a ese programa le llamamos ETER, lo que no se ve, se siente y percibe, aquello que se siente por fuerza y energía, su presencia.

Toda esta curiosidad va saltando de un peldaño a otro y cada peldaño se abre un abanico de nuevas curiosidades, eso hace que nunca se termine por investigar, hasta llegar a concluir que no solo el ser se compone de un cuerpo físico, sino también de un cuerpo eterico, si existe un cerebro y existe una mente, entonces todo tiene su duplicado, uno en el físico y el otro en el éter.

Así se va descubriendo la inmensa enredadera de conocimientos adquiridos gracias a la curiosidad ¿Por qué toda esta inquietud?, por los programas que se trae inserto desde eras y eras.

Toda esta explicación iniciada con el robot es para comprender que todo se transforma en conciencia, una energía curiosa en movimiento, la conciencia permite al ser darse cuenta, comprender su propio mecanismo y el mecanismo que ha ido formando la humanidad con su actuar, con sus experiencias, cada día el ser vive instantes diferentes uno de otros y cada instante está relacionado uno con otro, lo que hace uno afecta a otro u otros, y todos elaboran conciencia: el darse cuenta, el saberlo, cada movimiento que el ser hace, no pasa desapercibido ni para él, ni para los que lo rodean, todos se ayudan unos con otros a que nadie “olvide” crear conciencia son ampliamente estimulados entre uno y otro.

Por lo tanto respondiendo en parte la pregunta ¿Qué es conciencia?, es la curiosidad de conocer y conocerse, la conciencia es creada día a día  y conserva lo creado, armando un “archivo, la conciencia se genera por los diversos estímulos energéticos de la mente, de los cuerpos sutiles, los movimientos escalonados de energía.

Por lo que no se puede hablar de una conciencia estructurada y rígida, pues ella es éter, una sustancia mental, es como el vapor, pero este vapor de un alto vibrar y por su elevada vibración se hace imposible ver, solo se vive dentro de la conciencia misma, desde allí observamos el mundo físico y nos conectamos con él.

La conciencia es materia sutil como la mente, la mente si bien se siente y se ubica en el lugar donde también se ubica el cerebro, no somos conscientes de sentir el cerebro, como quien siente un brazo y la ubicación de este.   El cerebro es un órgano más, como cualquier otro órgano, que no se siente su presencia, solo somos consciente de los órganos cuando estos fallan en su funcionalidad, allí nos damos cuneta y ponemos atención a su ubicación, pero su estructura y forma no la sentimos, como sentiríamos los dedos de la mano, a ellos los podemos tocar, sentir, las sensaciones recorren por la sensibilidad de la piel.

La mente responde de igual manera, sin ser un órgano físico, responde a la percepción de ella, la ubicación en algún lugar de la cabeza.

Sentimos, que sentimos con todo el cuerpo y cuando se pone atención, sentimos que sentimos desde “arriba” sobre la frente, por lo que allí tratamos de ubicarnos en la percepción mental.

Sin embargo como la mente funciona como un faro sobre las rocas, la conciencia se siente en todo el organismo  y con fuerza en la cabeza, es por que allí donde esta el mundo o plano de las percepciones, sensaciones sutiles está la mente y en el mundo de las sensaciones físicas las maneja y controla el cerebro.

Por ello es difícil definir la conciencia como un órgano, pues a pesar de tener identificación propia, está es a su vez difusa.

La conciencia es energía en movimiento y se conecta con el organismo físico completo.

La conciencia elabora espacios para anclar cada experiencia del ser, comprendida  y no comprendida.

Es decir “se conoce, pero no se sabe como funciona”, por ello que a medida que la curiosidad  crece, esto permite crear espacios, estos espacios permite almacenar mayor información que la mente procesa y la conciencia se agranda con todos los estímulos que le llegan, y esto hace que ella trabaje para crear mas espacio, para continuar almacenando.

Por ello se habla de conciencia expandida, porque ella recibe y agranda, siempre maneja espacios desocupados pues algo puede llegar en cualquier instante.

Aún así toda explicación que se de,  de la conciencia, no podrá ampliar más el conocimiento del ser pues para conocer la conciencia, se debe ser conciencia y para ello debe cambiar frecuencias de energía y vibración, algo que el planeta aún no tiene, hasta que cambie el ciclo; sin embargo aun así esta información aclara más que antes de lo que existía con respecto a la conciencia.

Hablar de conciencia es hablar del temas ejemplizados, la única forma de llevar al ser hasta  su propia experiencia.

Al desarrollar una conciencia estamos creando a la vez otra conciencia, aún si este fuese un recuerdo, pues un recuerdo se trae al presente, se desarrolla paso a paso o imagen a imagen, pero, este recuerdo ahora se analiza, se observa y percibe con otra conciencia, una conciencia analítica, una conciencia reflexiva que lleva a la deducción de lo correcto o incorrecto.

La conciencia impulsa a intentarlo de nuevo, para mejorar o para expandir el conocimiento adquirido durante el acontecimiento del recuerdo.

Sin embargo “algo” frenará también la acción de activar puertas y energías pasadas, por lo que aquí la conciencia ya no actuará por si misma, aquí entran los otros organismos sutiles.

Percepción, intuición, visión, sentimientos, emociones. Todos elementos sutiles en cuerpos sutiles, el éter presente en todo elemento.

La intuición dará el golpe de aceptación o rechazo hacia la conciencia y quien optará por dar la orden de motivar un recuerdo, será la mente.

Así podríamos hablar de infinidad de conexiones que la conciencia se ve involucrada.   Por ello que no es fácil describir a la conciencia, por no existir un órgano físico presente, sino una energía bullente, inquieta y curiosa.

Así el ser cuando comprende más o menos la labor de la conciencia, va comprendiendo que cada cuerpo va conectado y enlazado con otro, que ninguno funciona en solitario, ¡de que serviría!, no existiría el servicio, si consideramos y aprendemos de la existencia de los micros mundos.

Armar conciencias y hacerlas funcionar ha sido como la creación de los robots, en cada modificación del modelo, siempre saldrá uno mejor que el anterior, así se puede evaluar la calidad del recuerdo de una vivencia, puedes repetirla, pero no sabrás si esta va a ser mejor que la anterior, hasta que la hayas experimentado.

Así ocurre con los modelos robóticos, no sabes si mejoraste la calidad al anterior, hasta haberlo probado, si queda claro que la conciencia dio un salto y que no ha sido para peor.

La diferencia entre el ser humano y el robot, sabemos que es el cerebro y la mente, la capacidad de razonar, la capacidad de pensar y sacar conclusiones, ha permitido el avance en la conciencia, pues a mayor conciencia, mayor inquietud para investigar y lo que impulsa a la investigación es nada menos que la curiosidad.

Desarrollamos un movimiento de conciencia para comprender, entender y conocer la mecánica de la conciencia y aún así no se ha dicho todo ¿Por qué?, porque cuando hablamos de un cuerpo inmaterial, una sustancia energética, es muy difícil entrar a comprender a cabalidad lo que esto significa.

Siempre nos encontramos con un murallón al frente que impide el avance.

¿Qué es lo que crea este tope, este estancamiento?

Energía, vibración, elevación del espíritu; pues esto es como tener un edificio de 180 pisos y el ascensor llega sólo hasta el piso 75, los que vienen de arriba describen todo lo maravilloso que ocurre en los pisos superiores, sin embargo los que van subiendo aún no adquieren esa conciencia, en lo único que piensan, es en el esfuerzo que deberán realizar para llegar al último piso, donde está el premio.

Los que bajan traen otra conciencia, pero a la vez entienden a los que va a subir, porque ellos también estaban igual, su única conciencia era el instante y en el lugar que estaban, pero ahora se pueden dar cuenta que ya no conservan esa conciencia, sino que la han ampliado y que ahora les inquieta saber más (subir otros edificios), existe mayor capacidad para captar información.

Por lo tanto si no elevo mi conciencia hacia el espíritu (que vendría a ser como el edificio) aunque me digan que el me va a mostrar nuevo conocimiento, no podré obtener mayor conciencia, pues de nada me sirve saber la existencia de este elemento llamado espíritu, pues debo conocer mucho más, en donde está.

¿Qué hace? ¿Para qué sirve? ¿de que me sirve tenerlo? ¿Qué es?  ¿De que se compone? ¿Cómo se alimenta? ¿Qué lo mueve? ¿En que me ayuda? ¿Con que me conecta?

Saber la existencia del espíritu, provoca curiosidad y se entra a la investigación, eso lleva a otros “pisos” “departamentos”, “áreas” que comienzan a aparecer, como cuando me entero de dos cosas, que el espíritu es:

a)    éter

b)    energía

Cuando entro a investigar  éter y energía, aparecen otros dos:

a)    vibración

b)    átomos

Y cuando comienzo a investigar estos otros dos elementos, nuevamente aparecen otros:

a)    cuerpo eterico

b)    cuerpo emocional

c)    ego

y la lista sigue y vuelvo a entrar al remolino de movimiento y creación de conciencias, hasta que se llega a la conciencia y la conciencia pregunta ¿Qué es conciencia?

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a La conciencia, un prisma de variados colores



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. El subconsciente y su interacción con la conciencia y el ambiente
Conocer la mente es la tarea más importante de todo profesional, es la herramienta... [04/04/07]
4.514  
2. Auto-conciencia y auto-percepción
La conciencia es uno de los grandes enigmas del mundo y de la humanidad, siendo... [26/08/11]
71  
3. El uso de los colores en nuestras vidas
Los colores son la magia que actúa como la palanca de las leyes cósmicas y de la... [22/02/08]
6.328  

Capítulos del curso