12.176 cursos gratis
8.740.519 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 1:

 Peñas de quinielas convencionales

Cómo Fundar y Constituir una Peña de Quinielas Convencional
La tarea de poner en marcha una Peña de Quinielas suele ser ardua y poco agradecida. Lo normal es que nazca de la amistad entre un grupo de aficionados, que se reúnen una vez a la semana para "echar la quiniela" de la jornada. Aunque inicialmente se proponen turnarse entre ellos para llevar la voz cantante en el pronóstico, el hecho es que, casi siempre, se deja caer la responsabilidad sobre el amigo que más
entiende y mejor se le da eso de acertar resultados de fútbol. Como suelen sellar la quiniela en el mismo despacho de LAE, acaban por darse a conocer entre otros jugadores, más esporádicos, que también sellan sus apuestas en el mismo local. Por esta razón, puede ser frecuente que el propio administrador del despacho sea quien lleve sobre sus hombros la mayor responsabilidad en la fundación de la Peña.
La idea inicial parte, casi siempre, tras obtener un "premio considerable" que les lleva a pensar, no sin cierta razón, que, si aúnan fuerzas entre ellos y logran reunir un mayor capital de inversión semanal, aumentarán los beneficios y la rentabilidad crecerá para todos los miembros del grupo. A partir de ese momento, aunque el grupo de jugadores sea muy reducido, deciden poner en marcha ciertos mecanismos de control, para comprometerse al reparto de funciones organizativas. Uno de ellos asume la responsabilidad de pronosticador oficial; otro se encargará de recaudar, con la suficiente antelación, las aportaciones de todos. Otro se ocupará de llevar la contabilidad de ingresos, premios, pagos, etc. Es, sin duda, el encargo de mayor responsabilidad y el que provoca los mayores quebraderos de cabeza. A partir de esta fase inicial, todos los miembros del grupo se comprometen a seguir unas normas de funcionamiento para garantizar la transparencia, honradez de todos y cada uno, y eficacia organizativa.
Captación de socios
El "reclutamiento" se hace por vía de afinidad profesional, vecindad, amistad o parentesco. A veces utilizan alguna publicación periódica local para darse a conocer. El hecho real es que los socios van adhiriéndose "gota a gota", y con escasa convicción: "No es por ganar dinero; más que nada es por pasar el rato y disfrutar un poco con los amigos...", suelen comentar al principio. Cada nuevo socio debe comprometerse a seguir rigurosamente las normas establecidas por la organización, y aportará todos los datos personales y pertinentes para mantener y respetar las reglas del juego.
Suscripciones y Abonos
Para garantizar la fidelidad de los afiliados y, por ende, la continuidad de la Peña, ahora es el momento de fijar unos plazos razonables de permanencia, aportación periódica mínima, suscripción inicial y la posibilidad de adelantar participaciones globales para un número determinado de jornadas consecutivas. Nacen así los abonos temporales; los ciclos de permanencia, o número mínimo de jornadas en las que debe apostar cada jugador; y la necesidad de nombrar un responsable administrativo y tesorero, que llevará al día la contabilidad. Otro miembro de la Peña se encargará de mantener siempre actualizado el archivo de suscripciones, que recoge los datos de afiliación (personales y bancarios, en definitiva) de todos y cada uno de
los socios. Estas tareas organizativas cobran una mayor importancia en la medida en que va creciendo la Peña en número de socios, capital de inversión, reparto de premios y beneficios, gastos de gestión y administración, etc.
Estatutos y Junta Directiva
Como cualquier otra actividad que requiera un mínimo de orden organizativo, y con mucho más motivo si entran en liza intereses económicos, será necesario crear unos estatutos que, con el común acuerdo de todos los socios, deberán ser respetados estrictamente, bajo pena de causar baja en la Peña. Para velar por el fiel cumplimiento de los estatutos, se designará una Junta Directiva que garantizará el correcto funcionamiento de la Peña, la resolución de posibles conflictos de intereses, y, en definitiva, el respeto mutuo y las buenas relaciones personales entre todos los socios. Serán ellos quienes resuelvan y tomen las medidas disciplinares oportunas ante cualquier disonancia o enfrentamiento de intereses. Esta Junta Directiva tendrá el reconocimiento de todos y la autoridad suficiente para adoptar las medidas oportunas ante cualquier situación anómala o imprevista que pueda presentarse. Los miembros de la Junta Directiva percibirán una cuota periódica en concepto de gastos de gestión y administración de la Peña. En este momento, una vez que la Peña se encuentre plenamente implantada y organizada, quizá sea el momento de constituirla como entidad social o, incluso, sociedad limitada con fines lucrativos, regida por los estatutos, legal y oficialmente reconocidos al efecto por todos los socios y por la autoridad competente.
Gestión de Cobros y Pagos
Este es el apartado más delicado e importante en el entramado de la organización de nuestra Peña. Según los distintos estadios de evolución por los que ha ido pasando la vida de la Peña, desde su nacimiento hasta un grado mucho más perfecto de configuración interna, podemos imaginar que la gestión de cobros y pagos ha recorrido muy diversas etapas, buscando siempre un grado creciente de eficiencia, control y profesionalidad.
Vamos a describir a continuación cómo podría llevarse a cabo esta gestión económica, sin perder de vista que se trata de una Peña convencional que, por tanto, no dispone de una página web que centralice y automatice las operaciones administrativas. Aunque la terminología no sea rigurosa, vamos a llamar "gestor" a la persona, o equipo de personas, que se encarga de la administración económica de la Peña. Para no complicar excesivamente la exposición, vamos a obviar todos los aspectos jurídicos y fiscales que, según cada caso, habría que tener en cuenta. Suponemos también que la Peña ha establecido unos ciclos completos, o rangos de jornadas consecutivas, en los que la Peña va a apostar. Antes de que comience cada ciclo, se anuncia oportunamente para que se suscriban los socios (habituales o nuevos) que deseen participar en ese ciclo. Cada socio se compromete a jugar el ciclo completo; y no se permite la entrada de ningún otro jugador durante el desarrollo del ciclo. La Peña tiene potestad para decidir qué jornadas concretas integran cada ciclo (sería posible excluir, por ejemplo, las jornadas correspondientes a competiciones internacionales). En los casos más extremos, el ciclo podría constar de una sola jornada, o de una temporada completa.
1. La Peña tiene una cuenta corriente (ccP), a través de la cual se realizan todas las operaciones económicas de entrada y salida;
2. El gestor lleva al día un archivo de socios, en el que, entre otros datos de interés, figura, para cada socio, su cuenta corriente (ccS) y los pagos y cobros realizados y la fecha de cada operación;
3. La Peña establece los plazos temporales válidos para que el socio pueda inscribirse a cada ciclo; y la fecha tope para que realice el ingreso en la ccP de la cantidad total que desea invertir para cada una de las jornadas que integran el ciclo.
4. Una vez cerrado el plazo de ingresos para jugar las apuestas del ciclo, no se permitirá ninguna nueva participación para ese ciclo.
5. Antes de que se dispute cada jornada, el pronosticador de la Peña genera la apuesta, con el número exacto de columnas que permita el presupuesto total ingresado para jugar esa jornada.
6. Con la suficiente antelación, el gestor de la Peña sella la apuesta en un despacho autorizado de LAE, custodia el resguardo correspondiente, y envía a cada socio, por e-mail o cualquier otro sistema de comunicación acordado, la combinación que se va a jugar esa jornada.
7. Al terminar el escrutinio de la jornada, el gestor cobra el premio obtenido; lo ingresa en la ccP; y calcula el importe que corresponde a cada socio, que será estrictamente proporcional a la cantidad que cada uno ha jugado para esa jornada.
8. El pago a cada socio se hará a través de su ccS, y se puede efectuar según los siguientes criterios, establecidos previamente:
a. Después de cada jornada;
b. Después de cada ciclo completo;
c. Al terminar la Temporada;
d. En cualquier caso, cuando el socio se dé de baja, o decida dejar de apostar en la Peña, siempre que tome esa decisión cuando lo permitan los estatutos de la Peña:
i. En cualquier momento;
ii. Al terminar un ciclo completo;
iii. Al terminar la Temporada.
9. Como gastos de gestión y administración de la Peña, el socio tendrá que abonar un % sobre alguno de los siguientes conceptos que, naturalmente, estarán recogidos en los estatutos o normas de funcionamiento de la Peña:
a. Cantidad apostada;
b. Cuantía del premio obtenido (caso más frecuente);
c. Cuantía del beneficio neto obtenido.
10. Este gasto se descontará a cada socio en el momento de realizar el ingreso en su ccS (punto 8).
11. En todo caso, el gestor siempre debe llevar al día la contabilidad, exhaustiva y transparente, de entradas y salidas relativas a cada socio y a toda la Peña.
f. Complejidad de la gestión y administración de la Peña. Todo lo que hemos explicado hasta el momento nos da una idea aproximada de la gran complejidad que lleva consigo la gestión y administración de una Peña de Quinielas convencional. Otro factor que se puede considerar, y que debe estar muy bien pactado y regulado, es el nivel de participación que pueden tener los socios a la hora de pronosticar la quiniela de cada jornada. ¿Qué criterios se pueden seguir a este respecto?
a. Si la Peña está en su primera fase de creación y, por tanto, se reduce a un pequeño grupo de amigos, evidentemente, se pueden adoptar diversas modalidades de participación:
i. Cada socio pronostica una jornada, por turnos;
ii. Cada socio rellena varias columnas para la misma jornada. Esta modalidad corre el riesgo de que el autor
de una columna premiada decida "no democratizar" su acierto, ni su oficio ni su beneficio;
iii. Todos los socios aportan sus opiniones, y se genera una apuesta consensuada, al gusto de todos (por definición, esta fórmula nunca funciona);
iv. Se descarga la responsabilidad sobre el más "experto", o el que mejores resultados haya obtenido en los pronósticos de las jornadas anteriores (que se convierte así en el "héroe" o en el "chivo expiatorio", según los resultados obtenidos cada jornada).
b. En la práctica, la única opción viable para una Peña de Quinielas suficientemente "grande y seria", consiste en asignar este trabajo a un pronosticador, o equipo de pronosticadores, reconocido y que cuente con la confianza de todos los miembros de la Peña. Siempre cabe la posibilidad de cambiar de pronosticador (si hay acuerdos), o cambiar de Peña (si hay lugar a conflictos).
g. Conclusión.
Las Peñas de Quinielas convencionales sólo tienen sentido para aglutinar a un pequeño grupo de amigos, que desean "pasar el rato, echando la quiniela de cada jornada". En cualquier otro caso, están llamadas a desaparecer. Es muy difícil que sean rentables, salvo casos muy excepcionales, en los que "suena la flauta" por casualidad. La complejidad organizativa no se ve recompensada por los beneficios obtenidos. Estas pequeñas Peñas de Quinielas fácilmente se convierten en "nido de conflictos" y en ocasión de perder "buenos" amigos. La captación de socios se hace muy complicada cuando no se han obtenido "beneficios tangibles" hasta el momento. Después de conseguir un premio, aunque no sea muy cuantioso, se produce una "explosión" de optimismo, que suele animar a incrementar la cantidad que se apuesta cada jornada futura; este "espejismo" pronto se "extingue", con el transcurrir de otras muchas futuras jornadas "anodinas".
No obstante, si se obtiene un gran premio, la Peña tiende a crecer tanto que se opta por la solución de transformar la pequeña Peña de Quinielas convencional en una gran Peña por Internet. Precisamente, en el próximo capítulo analizaremos qué es y cómo se puede poner en marcha una Gran Peña de Quinielas por Internet.
h. Directorio de las Principales Peñas convencionales en España. Podemos aventurar, sin temor a equivocarnos, que ya no existe en España ninguna "Peña de Quinielas convencional" a la que podamos asignar el calificativo de "grande", o sea digna de destacar por su fama a nivel nacional.

Capítulo siguiente - Peñas de quinielas en Internet

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Cómo invertir con éxito en las quinielas de fútbol en España (2/2)



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Cómo invertir con éxito en las quinielas de fútbol en España (1/2)
Cómo invertir con éxito en las quinielas de fútbol en España es un curso dirigido... [26/07/10]
2.806  
2. Cómo invertir bien en Bolsa
Mucha gente ve la Bolsa como el dominio de los amantes de las cifras que hablan en... [04/06/02]
47.072  
3. Procedimiento Administrativo en España
El procedimiento administrativo en España expresa en la actualidad una triple... [04/06/09]
3.296  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail