12.170 cursos gratis
8.755.676 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Cómo gestionar el clima laboral

Autor: Manuel Giraudier
Curso:
9,35/10 (23 opiniones) |20094 alumnos|Fecha publicación: 04/01/2005
Envía un mensaje al autor

Capítulo 12:

 Generando proactividad

El término proactividad aún no se encuentra en la mayoría de diccionarios, sin embargo, es ya bastante común en un buen número de libros sobre dirección y liderazgo. Su significado no solo hace referencia a tomar la iniciativa, sinó que como seres humanos somos responsables de nuestras vidas, de nuestras decisiones, de nuestras actitudes, sin que podamos culpar a las circunstancias, condicionamientos o emociones de nuestra conducta.

Para tomar conciencia de nuestro grado de proactividad tendríamos que analizar en qué invertimos nuestro tiempo y nuestras fuerzas.

 

Todos nosotros estamos sujetos a un conjunto de preocupaciones: salud, familia, trabajo, economía, etc. al que denominaremos "círculo de preocupación". En algunas, podemos influir, en otras no. Son las primeras, éstas en las que podemos influir que las encerraremos en otro círculo más pequeño y concéntrico al primero. A este círculo le llamaremos "círculo de influencia".

A partir de esta clasificación tendríamos que analizar hacia donde canalizamos nuestras fuerzas. Si nos ocupamos de todo lo que hay en el círculo de influencia podemos decir que somos proactivos. En cambio, si dirigimos nuestra actividad hacia el círculo de preocupación estaremos comportándonos como personas reactivas.

Las personas proactivas centran sus esfuerzos en el círculo de influencia. Se dedican a las cosas con respecto a las cuales pueden hacer algo. Su energía es positiva: se amplía y aumenta, lo cual conduce a la ampliación del círculo de influencia. Por otra parte, las personas reactivas centran sus esfuerzos en el círculo de preocupación. Su foco se sitúa en los defectos de otras personas, en los problemas del medio y en circunstancias sobre las que no tienen ningún control. De ello resultan sentimientos de culpa y acusaciones, un lenguaje tipo reactivo y sentimientos intensificados de aguda impotencia. La energía negativa generada por este foco, combinada con la desatención de las áreas en las que se puede hacer algo, determina que su círculo de influencia se encoja.

Ejemplo

Una persona proactiva actúa según sus propios valores. En cambio la reactiva, deja que el comportamiento y las opiniones de los demás le influyan en sus actuaciones.

 

Generando proactividad se potencian unas buenas relaciones humanas en los colaboradores de la empresa. Nos preguntaremos ¿quién ha de generar esta proactividad?

Son todos los directivos y jefes de la organización que han de inculcar en sus colaboradores desafíos, realizando todas las acciones necesarias para su cumplimiento. Se trata del desarrollo autoconsciente de proyectos audaces con el fin de generar mejores oportunidades.

Para generar proactividad en los colaboradores es preciso involucrarles, en un proceso de expectativas de futuro. Fijar unas metas claras y accesibles, tomar la decisión de conseguirlas, eliminar los falsos prejuicios y temores, visualizar positivamente la consecución paulatina de dichas metas, actuar de forma asertiva en las relaciones con los otros, trabajar con rigor y constancia y desarrollar la imaginación para anticiparse a los cambios.

 

A partir de esta anticipación al cambio, aparecen nuevas ideas lo cual repercute en que se han de buscar nuevas soluciones, y lo que es más importante, generamos proactividad.

Los colaboradores proactivos dinamizan su entorno laboral, e influyen positivamente en el clima de las relaciones humanas. Un colaborador proactivo es además asertivo y empático.

Es importante que la proactividad se transmita en cascada desde la dirección general hasta el último eslabón de la organización. Las empresas con una filosofía de actividad proactiva saben transformar las divergencias en energía creadora, aprovechando el valor de las diferencias para progresar. Así pueden anticiparse a los cambios del futuro y conseguir de este modo ser competitivos en el mercado.

Generar proactividad en la organización y en las personas que la componen no es algo fácil. Sin embargo es un reto que toda empresa con proyección en el futuro se debe plantear.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Cómo gestionar el clima laboral



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Cómo estudiar el clima laboral en su empresa
Las encuestas de clima son una herramienta muy común a la hora de diagnosticar el... [01/07/04]
15.716  
2. Mantener un clima laboral estable
En toda empresa es necesario que haya un ambiente de armonía, desarrollo, y... [28/05/08]
1.311  
3. Dirigir y gestionar bien las reuniones
Habilidades directivas , management , dirección de personas ... Todos estos... [03/01/10]
3.151  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail