12.176 cursos gratis
8.740.508 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La comida. El cerebro adicto

Autor: Felix Larocca
Curso:
10/10 (1 opinión) |40 alumnos|Fecha publicación: 03/08/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 13:

 Cerebro. Las adicciones

En resumen

En esta tesis hemos revisado el cerebro como el órgano donde se negocian todas las operaciones neurales que subyacen el problema de todas las adicciones.

Sin haberlo explícitamente establecido, para conducir nuestras reflexiones al respecto, hemos optado por adoptar y seguir el modelo reconocido y heurístico que utiliza el sistema tripartito para explicar el arraigo de los problemas emocionales.

Partimos desde el campo fértil del entendimiento de la comida, utilizando para hacerlo, un análisis sistemático de sus muchas metamorfosis, en todos los aspectos de nuestra existencia, en los que este importante instrumento de nuestro bienestar y supervivencia impacta.

Hemos analizado los aspectos hedónicos de las sustancias y actividades que estimulan el placer, siguiendo los senderos neurales que los neurotransmisores recorren en sus actividades para lograr sus efectos fisiológicos y patológicos.

Hemos revisado literaturas pertinentes al tema que nos hacen accesibles los cambios característicos del ‘cerebro adicto’.

Hemos asimismo adaptado muchos de los conocimientos derivados en nuestras búsquedas por materiales relevantes a nuestros propósitos, concluyendo de la siguiente manera:

  • Las adicciones, aunque todavía no hayan sido explicadas en su totalidad, se comportan como reacciones a sustancias químicas que producen en el cerebro, de quienes son sus víctimas, reacciones placenteras, que deben de ser repetidas
  • Que la repetición de estas experiencias de goce, necesitan gradualmente mayor número de estímulos y mayor cantidad de la sustancia adictiva para lograr sus efectos.
  • Que ciertas actividades placenteras, sin el uso de sustancias químicas, pueden evocar las respuestas debidas de los centros del placer para que puedan considerarse como adicciones verdaderas.
  • Que la comida, en una gran parte de los casos, juega un importante papel en el desarrollo, mantenimiento y evolución de los problemas de adicción.
  • Que la dopamina y la serotonina, neurotransmisores que son altamente susceptibles a ser afectados por nuestra dieta, por el efecto que ejercen sobre nuestros estados de ánimo y autoestima, son de importancia mayor para las investigaciones futuras en lo que respecta a causalidad y terapia.
  • Que los parámetros de los efectos del entorno asimismo afectan las funciones y respuestas cerebrales, como asimismo lo hacen los factores genéticos y epigenéticos.
  • Que la constitución individual actuando como si fue una forma de conformidad somática, determinará quiénes serán adictos y quiénes no.
  • Que sería gesto de la mayor sensibilidad técnica, aplicar todos los conocimientos que hemos adquirido acerca de las adicciones a las personas que son sus víctimas, considerando cada caso de manera individualizada y no como una etiqueta diagnostica para la que una cura pre-establecida ya existe.
  • Que la obesidad, en muchos casos, aunque no aparente, puede comportarse como una verdadera adicción en su resistencia a ser curada y en su tendencia a las recidivas.

Finalmente, y ya que vivimos en sociedades que se conducen como sistemas esencialmente moralistas, que evitemos seguir el sendero señalado desde tiempos inmemorables por personas que deciden arbitrariamente y sin suficiente fondo moral para hacerlo quiénes son los ‘pecadores impíos’ y quiénes no.

Censurar a quienes usan ciertas ‘drogas’ como si cometieran actos criminales contra los demás, mientras que permiten el uso, claramente impune, de otras sustancias cuyos potenciales nocivos, son iguales o aún peores que las criminalizadas, sólo confunde al inocente y fomenta la disrupción socioeconómica que promueven los carteles, que operan sus imperios por medio de la coerción y la violencia.

Criminalizar la ingestión de una hamburguesa, con todas sus guarniciones, a todos, nos parecería insólito, aunque claramente justificable, si es que hemos entendido los conceptos esenciales contenidos este trabajo.

Las estadísticas demuestran que de entre aquellos quienes contraen el hábito de comer, muy pocos sobreviven…’ George Bernard Shaw.

Imagen

Adicta.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a La comida. El cerebro adicto



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. El cerebro como ecosistema
En esta ocasión en este nuevo curso hablamos sobre los trastornos emocionales que... [27/07/11]
47  
2. Síndrome de la deficiencia de la recompensa del cerebro
En esta lección veremos nociones importantes de las neurociencias se identifican y... [29/08/11]
15  
3. Amor y cerebro. Neurociencias
Hablamos un interesante tema sobre la relación que existe entre el amor y el... [01/08/11]
25  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail