12.176 cursos gratis
8.741.731 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 6:

 Dinero Electrónico


3.4.1 CyberCash

CyberCash, desarrollado en 1994 por CyberCash Corporation, constituye un mecanismo de pago muy similar a SET, que ofrece a los comerciantes una solución rápida y segura para procesar los pagos con tarjeta de crédito a través de Internet.

Al igual que en SET, el usuario necesita utilizar un software de cartera que reside permanentemente en su máquina, como en el caso de Microsoft Wallet o de carteras propietarias de casas de medios de pago o bancos, o bien residen en el servidor de CyberCash, como la cartera de InstaBuy. Por su parte, el comerciante necesita instalar un software en su servidor, Merchant Connection Kit (MCK), parte del sistema global llamado CashRegister 3 Service, que puede adquirirse registrándose en CyberCash e incluye guiones, plantillas y bibliotecas para que los servidores de los comerciantes se conecten al servidor de CyberCash. De esta forma, el comerciante no necesita adquirir un sistema de back-office para el procesamiento de las operaciones de venta con tarjeta, puesto que es el servidor de CyberCash, y no el del comerciante, el que gestiona con el banco todas las complejas operaciones de pago.

Desde el punto de vista del cliente, esta estrategia le concede mayor seguridad, al implicar que su número de tarjeta nunca llega a ser conocido por el comerciante, sino solamente por el servidor de CyberCash y, por supuesto, por los bancos participantes.

Desde el punto de vista del comerciante, también la seguridad aumenta, ya que el cobro de la mercancía se produce incluso antes de que sea vendida, como ocurre en las transacciones en puntos de venta en las tiendas (de la calle).

Por tanto, puede decirse que CyberCash actúa como intermediario entre el comerciante y el consumidor, asegurando que el primero recibe el pago, mientras que el segundo recibe la mercancía. Por supuesto, por su papel desempeñado en el escenario de compra-venta, carga una pequeña comisión al comerciante, variable en función del volumen de ventas. Con el fin de promover al máximo el uso de CyberCash, tanto el software del cliente como del servidor son gratuitos y están disponibles para múltiples plataformas.

Cómo pagar con CyberCash en 6 pasos

El proceso de pago con CyberCash, que implica al consumidor, al comerciante, el banco emisor y el banco del comerciante, es como sigue:

1.      El usuario recorre la tienda virtual hasta que decide comprar un artículo. Entonces se le presenta una página detallando el precio de venta del artículo, gastos de envío y otras condiciones.

2.      El consumidor acepta las condiciones al pulsar el botón de pago con CyberCash. En este momento se lanza la aplicación de cartera, en la cual el usuario puede seleccionar la tarjeta con la que pagar. Toda la información del usuario se envía al servidor del comerciante cifrada y firmada, de manera que no resulte accesible ni manipulable por el comerciante.

3.      El comerciante se queda con los datos de envío y de los productos comprados, y envía firmada al servidor de CyberCash la información de pago del cliente, que al estar cifrada por la cartera no ha podido leer.

4.      El servidor de CyberCash recibe la petición de transacción y, detrás de su cortafuegos y desconectado de Internet, obtiene del paquete de datos la información de pago del consumidor. Verifica la integridad del pedido recibido del comerciante, verifica la identidad del consumidor y del comerciante, extrae el número de tarjeta del cliente y si todo está en orden, reexpide la transacción al banco del comerciante a través de líneas dedicadas.

5.      El banco del comerciante envía una petición de autorización al banco emisor a través de los canales de comunicación tradicionales de las redes de medios de pago, y retransmite a CyberCash la respuesta, afirmativa o negativa del banco del cliente, que autoriza o no el cargo en función del monto de la compra, el crédito disponible y dispuesto, y alguna otra información, como por ejemplo si existen informes de que la tarjeta haya sido robada.

6.      CyberCash pasa al comerciante la respuesta del banco, de manera que si es afirmativa, el banco del comerciante recibe el pago del emisor, mientras que si es negativa, se anula la compra, sin riesgo para el comerciante.

Pasos del protocolo de pago con CyberCash

3.4.2 E-Cash

Un problema asociado a los protocolos de pago mediante tarjeta de crédito es el anonimato. Al entregar el número de tarjeta en cada compra, se va dejando un rastro fácil de seguir, que permite recabar información acerca del consumidor, como poder adquisitivo, hábitos de compra, gustos personales, etc. eCash constituye el fruto del esfuerzo creativo de un hombre, el criptógrafo David Chaum, en busca de un sistema de pago que emulara las propiedades de los pagos realizados en efectivo, entre ellas, la más importante para él, conservar el anonimato del comprador. La empresa de Chaum, Digicash Company, fundada en 1990, fue adquirida en agosto de 1999 por eCash Technologies.

eCash es un sistema de pago basado en software que permite a sus usuarios enviar dinero electrónico en pago de las compras realizadas, desde cualquier ordenador a cualquier otro ordenador, utilizando cualquier red de comunicación de datos, incluyendo Internet.

Para usar eCash, tanto el comprador como el vendedor necesitan antes tener una cuenta abierta en alguno de los bancos que emiten dinero electrónico eCash. Una vez que se posee la cuenta bancaria, cada banco instruirá a sus clientes acerca de los pasos que deben seguir para obtener una cuenta de dinero electrónico. El propio banco le facilita gratuitamente el software de cartera, junto con un identificador de la cuenta y una contraseña. De momento, este software sólo se encuentra disponible para plataformas Windows, aunque eCash Technologies prevé el próximo lanzamiento de versiones para Apple Macintosh.

En eCash el dinero aparece representado en forma de cupones criptográficos que pueden ser retirados de cuentas bancarias, ingresados en cuenta, o transferidos entre distintas personas (como el dinero normal). El usuario puede almacenar tanto dinero electrónico (cupones) en su cartera como dinero disponga en la cuenta bancaria. A partir del momento en que su cartera tiene efectivo, puede utilizarlo para pagar servicios o productos o incluso para transferirlo a otros usuarios sin necesidad de mediar una relación comercial de compra-venta. Un rasgo fundamental de eCash es que preserva el anonimato de la persona que paga con él, gracias a una técnica criptográfica inventada por su creador, David Chaum, conocida como firma digital ciega. A continuación se explicará detalladamente cómo funciona eCash.

La responsabilidad de "acuñar" dinero electrónico recae sobre el usuario, cuyo software de cartera se encarga de generar para cada moneda que se desea acuñar un número de serie aleatorio, suficientemente largo para que la probabilidad de repetición tienda a cero. En sí mismo, este número de serie que representa una moneda no posee valor monetario alguno, por lo que requiere la firma del banco, confiriéndole su valor nominal. Sin embargo, si se gasta esta moneda respaldada por la firma del banco, éste sería capaz de seguir su pista precisamente porque fue firmada por él. Bastaría con que registrase su número de serie y cuando algún comerciante acudiera al banco para hacer efectivo el pago que recibió en moneda electrónica, podría saber en qué se gastó y por quién. Para evitarlo, antes de enviar la moneda para que la firme el banco, se multiplica el número de serie por un factor, conocido como factor ciego, cuyo cometido es disfrazar el verdadero número de serie del dinero. Ahora sí, el usuario firma el nuevo número (el resultado de multiplicar el número aleatorio original por el factor ciego) y se lo envía al banco.

El banco examina la firma digital para asegurarse de la identidad del cliente. En este punto, se le asigna el valor a la moneda acuñada por el usuario. Si éste solicitó una moneda de cien dólares, el banco la firmará con la firma que posee para monedas de cien pesetas. Si el usuario acuñó una moneda de quinientas dólares, entonces el banco utilizará su firma para monedas de quinientas dólares, etc. Al mismo tiempo, el banco retirará una cantidad equivalente de la cuenta que el usuario posee con él. Cuando el usuario recibe la moneda firmada por el banco, verifica la autenticidad de la firma y extrae el número de serie original dividiendo por el factor ciego. De esta forma, ahora posee una moneda firmada por el banco, pero cuyo número de serie desconoce el banco. Puede gastarla sin problemas, y cuando el receptor de la moneda acuda con la moneda al banco a hacerla efectiva, éste no será capaz de relacionarla con el usuario, ya que firmó un número de serie distinto, preservándose así la privacidad.

Firma digital ciega en eCash

Gracias a la firma digital ciega, ideada por el criptógrafo David Chaum, las monedas electrónicas en eCash permiten a sus usuarios gozar del anonimato en sus compras, como con el dinero real.

Una vez que el usuario posee dinero electrónico en su cartera eCash, acuñado de la forma descrita, ya está listo para gastarlo comprando en Internet o para entregárselo a otro usuario. En el primer caso, cuando visite una tienda que acepte pagos en eCash y decida adquirir algún artículo, deberá pagarlo transfiriendo el número de monedas necesarias hasta completar su valor. El comerciante recibe el eCash y se conecta con el banco para verificar la autenticidad de las monedas y para asegurarse de que no han sido gastadas previamente. El banco comprueba fácilmente la autenticidad, sin más que verificar su propia firma en las monedas que le envía el comerciante. Para combatir el intento de fraude gastando varias veces la misma moneda, el banco mantiene una base de datos con los números de serie de todas las monedas que le han sido entregadas. Por lo tanto, cada vez que recibe una nueva moneda para hacerla efectiva, contrasta su número de serie con los previamente almacenados y si no aparece en la base de datos, sabe que es la primera vez que se gasta y no ha habido fraude. En este punto, puede hacer dos cosas. O bien aumenta el saldo de la cuenta bancaria del comerciante por el importe de la moneda, o bien le entrega esa misma moneda al comerciante, para que la gaste a su gusto. En cualquier caso, el comerciante recibe su dinero con la garantía del banco de que no ha habido fraude y envía confirmación al comprador de que la venta se ha realizado correctamente. En el caso de transferir dinero de un usuario a otro, se siguen exactamente los mismos pasos.

Como queda visto, este sistema conserva el anonimato del comprador, pero no del vendedor o del receptor del dinero, ya que éste debe acudir al banco para hacer efectivo el dinero electrónico percibido dinero. Por lo tanto, una de las mayores preocupaciones de los gobiernos, el uso de dinero en efectivo para blanqueo y pago de operaciones ilegales, queda automáticamente resuelta, ya que, aunque no se puede rastrear la identidad del pagador, sí se conoce la identidad del que recibe el dinero, invalidando por tanto la posibilidad de usar eCash para financiación ilegal.

Sin embargo, este mecanismo se enfrenta a otros problemas de índole técnica, el más inmediato de ellos, el volumen de la base de datos de números de serie de monedas gastadas que debe manejar el banco. No hay que olvidar que el número de serie de cada moneda gastada en el sistema desde que entró en funcionamiento debe quedar registrado por el banco. Si el sistema se despliega con miles de usuarios utilizándolo diariamente, durante años, el volumen de datos puede llegar a convertirse en inmanejable muy rápidamente.

Además, la necesidad de conectarse con el banco para verificar cada transacción añade una importante sobrecarga en tiempo de procesamiento y en coste, lo que encarece el precio final de las transacciones.

3.4.3 Millicent – Sistema de Micro Pagos

MilliCent es un sistema de micropagos desarrollado por los equipos de investigación de DEC en 1995 como una alternativa económica, flexible y eficiente a los sistemas de pago con tarjeta, cuyo coste resulta demasiado elevado para transacciones de bajo valor.

La idea del micropago detrás de MilliCent, si llega a implantarse como está previsto para finales de 1999, vendría a revolucionar los modelos de negocio tradicionalmente adoptados en Internet, especialmente en dos campos bien diferenciados: el de venta de contenidos y el de venta de espacio publicitario. En el primer caso, se permite que un comerciante cobre por cualquier contenido que pueda obtenerse pulsando un botón o siguiendo un enlace con el navegador: páginas de un servidor web (por ejemplo artículos de periódico), formularios que son rellenados y enviados, registros en una base de datos, documentos de Acrobat, software ejecutable, canciones, incluso fotografías, etc., pagando individualmente por cada una de ellas sin necesidad de contratar una suscripción. En el segundo caso, al poderse pagar por click, resulta más sencillo que los que albergan banners de anunciantes en sus páginas reciban el dinero de forma más objetiva.

El fundamento de MilliCent son los scrips, cupones electrónicos que representan dinero, derechos de acceso, puntos, etc., con los que el comprador obtiene la mercancía del vendedor. Un ejemplo cotidiano de scrip son las tarjetas telefónicas para pagar llamadas en teléfonos públicos o los cartones de cupones para el vídeo club o la gasolinera: el usuario compra la tarjeta o el cartón y posteriormente, cuando accede al servicio, lo paga mediante unidades en la tarjeta o cupones en el cartón, esto es, scrips. El software de MilliCent garantiza a los agentes implicados que el scrip no ha sido manipulado, robado o previamente gastado. Estos agentes son tres:

·        El intermediario: actúa como mediador entre el comprador y el vendedor. Compra los scrips al comerciante y vende los scrips al usuario, normalmente en lotes específicos para cada comerciante (parecido al estanco donde se compra la tarjeta telefónica, que sólo sirve para teléfonos de una compañía). Dado que el usuario acudirá al intermediario sólo cuando se le haya acabado el scrip y comprará grandes cantidades, esta compra puede pagarse con los sistemas tradicionales, como la tarjeta de crédito. El intermediario puede fomentar la compra masiva de scrip imponiendo una cantidad mínima a adquirir u ofreciendo mayores descuentos cuanto mayor sea el volumen de scrip comprado.

·        El comprador: para pagar los servicios o productos que desea necesita previamente obtener suficiente scrip. Para ello acude al intermediario al que le compra el scrip, pagándolo por algún medio tradicional, ya que el desembolso será grande e infrecuente. Una vez que posee el scrip, puede acceder al servidor del vendedor y adquirir la mercancía (canciones, fotografías, tiempo de juego, noticias, consultas a bases de datos, etc.), que pagará mediante el scrip correspondiente.

·        El vendedor: establece una relación contractual con el intermediario para que venda su scrip, dentro de un cierto rango de números de serie. El contrato especifica asimismo con qué frecuencia el intermediario le paga al vendedor y qué comisión percibirá el intermediario, normalmente en función del volumen de scrip vendido. El pago al vendedor se efectúa por los canales tradicionales, como depósitos directos, transferencias de fondos o cheques. El usuario necesita presentar el scrip del vendedor para disfrutar de sus contenidos.

Millicent-esquema

Esquema de funcionamiento del sistema de micropagos MilliCent, en el que participan tres agentes: el consumidor, el comerciante y el intermediario. El intermediario compra scrips al comerciante y se los vende al consumidor. El consumidor paga al comerciante con el scrip y recibe los bienes y servicios a cambio.

Para su funcionamiento, el sistema requiere tres componentes software, que exigen poca sobrecarga de gestión y se integran directamente en la arquitectura web del vendedor y usuario:

- La cartera MilliCent: es un software que se instala en el cliente, como si de un plug-in se tratase. Su función es comprar, almacenar y gastar scrip a cambio del contenido que recibe de las páginas web visitadas. La cartera es extremadamente inteligente y puede configurarse para adaptarse a los hábitos de gasto del usuario, realizar conversiones de divisas, avisar al usuario de descuentos y ofertas en los servicios que disfruta, etc.

millicent

La cartera de MilliCent es un pequeño componente software que se ejecuta junto con el navegador y gestiona el procesamiento de las operaciones de pago y descuentos e incentivos de MilliCent a medida que el usuario navega por las tiendas que ofrecen la posibilidad de pago con este sistema.

- El servidor de vendedor MilliCent: se instala junto con el servidor web del vendedor, funcionando como una pasarela que intercepta las peticiones URL enviadas al servidor web real. Gestiona todo el procesamiento de los pagos, vende suscripciones, genera ganancias para el usuario en la forma de incentivos promocionales, descuentos por publicidad y puntos por fidelidad. Durante el procesamiento, el servidor comprueba que los scrips no hayan sido gastados, manipulados, robados y que son auténticos, sin necesidad de volver a contactar con el usuario o el intermediario.

- El servidor de intermediario de MilliCent: su función es convertir el dinero real en scrip y ajustar las diferencias entre el scrip del intermediario y del vendedor. Pero en definitiva es muy parecido al servidor del vendedor, con la diferencia de que en vez de vender contenido vende scrip. El usuario realiza el pago normalmente mediante tarjeta de crédito, para lo cual utiliza formularios cifrados con SSL o utiliza SET. Los servidores de intermediario más sofisticados aceptan otras formas de dinero electrónico como CyberCash, eCash o Mondex, cerrándose así el recorrido por el dinero electrónico.

3.4.4 Tarjetas Monedero

Las tarjetas inteligentes o tarjetas chip han sido creadas como una interesante alternativa a los micropagos. La idea consiste en utilizarlas como monederos digitales, poseyendo las características más relevantes de un monedero real, pero, presumiblemente, sin sus inconvenientes, con el fin de que puedan satisfacer las necesidades de sus usuarios. Las propiedades de un monedero común de los que se llevan en el bolsillo son que permite almacenar una cantidad variable de dinero, en general no muy grande (normalmente inferior a veinte mil pesetas); el proceso de pago es rápido y sencillo; los pagos son anónimos, ya que a partir del dinero recibido no se puede rastrear al pagador; el dinero es aceptado en cualquier parte del país, por cualquier comerciante.

El monedero electrónico consiste en una tarjeta que incorpora un pequeño chip en el que se almacena valor monetario pre-pagado, que puede ser gastado en cualquier comercio que haya instalado un lector de tales tarjetas. Consecuentemente, el valor de las compras puede deducirse de la tarjeta cada vez que el usuario paga con ella. La tarjeta monedero resulta ideal en transacciones de escaso valor, inferiores a mil pesetas, y que requieran cambio exacto, como en máquinas expendedoras de comida, refrescos o cigarrillos, transporte público, peajes y teléfonos públicos. Las tarjetas telefónicas constituyen un buen ejemplo de monedero, aunque limitado a una única función. Idealmente, los monederos electrónicos serán capaces de utilizarse para pagar cualquier compra.

Sin embargo, hasta el día de hoy, coexisten en Europa una gran variedad de tarjetas, todas ellas mutuamente incompatibles entre sí, incluso dentro de un mismo país. Esta incompatibilidad impide que el titular pueda usar la tarjeta emitida en una entidad en comercios o bancos que operen con otra.

Sin embargo, con la publicación a principios del mes de abril de 1999 de las especificaciones comunes para monederos electrónicos (CEPS), realizada por Europay International, SERMEPA, Visa International y ZKA (Zentraler Kreditausschuss, de Alemania), la interoperabilidad de las tarjetas monedero será una realidad plenamente funcional en la Europa del milenio que viene.

En el futuro, tras la adopción de las especificaciones por la mayoría de las organizaciones de medios de pago en todo el mundo (lo que supondría más del 90% de los monederos que circulan hoy por el planeta), el entendimiento entre las distintas tarjetas hará posible que un ciudadano de la Unión Europea, poseedor de una tarjeta Inter-Operable, pueda recargar en cualquier país de la CEO su monedero con dinero electrónico en la divisa apropiada o en Euros, en cualquier punto de carga en bancos o quioscos construidos al efecto, así como gastarlo en pequeños comercios para compras de importes tan bajos como se quiera. Su aplicación al comercio por Internet será inmediata. Aunque todavía no está decidido, para su utilización en las compras a través de la Red se comercializarán teclados de ordenador equipados con un lector de tarjetas inteligentes.

El estándar contiene una completa descripción del monedero electrónico, cubriendo todos los aspectos desde el diseño de las tarjetas inteligentes hasta los terminales de lectura con sus módulos de seguridad y el papel desempeñado y forma de actuar de los bancos y medios de pago. La especificación no obliga a utilizar un tipo dado de tarjetas u sistemas operativos, sino sólo a su operación interoperable, siendo suficientemente flexible para acomodar características y capacidades opcionales que los distintos productos pueden ofrecer para diferenciarse de otras marcas competidoras. El monedero soportará las siguientes transacciones:

·        Carga de dinero: los titulares de la tarjeta pueden cargar dinero en ella en cualquier terminal de carga (normalmente será un cajero convencional) que ostente la marca del emisor de su tarjeta, en cualquier divisa soportada por la tarjeta. El usuario deberá autenticarse introduciendo un PIN (Número de Identificación Personal). En el futuro, los terminales de carga se diversificarán hasta permitir la carga de dinero incluso desde casa a través del ordenador y un lector de tarjetas.

·        Descarga de dinero: en cualquier momento el titular podrá descargar dinero de su tarjeta y devolverlo a su cuenta bancaria, residente en la institución financiera del emisor de tarjetas. La descarga de dinero también puede incluir la capacidad de obtener efectivo del terminal de descarga, pero sólo en terminales del banco emisor. En general, las especificaciones para la operación de descarga son muy similares a las de carga.

·        Intercambio de divisas: las tarjetas contarán con distintas ranuras en las cuales almacenar dinero en divisas diversas. En cualquier momento se le permitirá al titular cambiar todo o parte del dinero almacenado en una ranura en una cierta divisa a otra divisa en otra ranura. 

·        Compra y retrocesión de compra: los usuarios podrán utilizar su tarjeta de manera uniforme en cualquier terminal de venta que ostente el sello de su marca de tarjeta. Los terminales de venta le mostrarán al usuario el importe de la compra, pidiéndole su autorización antes de que ésta tenga efecto. Si no existen razones legales u operativas en contra, el terminal de venta mostrará al usuario el balance de su tarjeta antes y después de la compra. En caso de que la compra no pueda realizarse por algún motivo ajeno al usuario (interrupción en las comunicaciones, agotamiento del artículo que se desea comprar), se puede retroceder la compra y reintegrar el dinero a la tarjeta, sin perjuicio para su titular.

·        Compra incremental: se trata de una sucesión de compras de muy pequeño valor cada una, como por ejemplo, pasos en una llamada telefónica en una cabina, páginas en un documento visualizado o número de veces que se juega un juego en Internet.

·        Cancelación de la última compra: para el caso en que el usuario desee cancelar una compra (porque se introdujo incorrectamente el valor de su importe, porque desea devolver el producto comprado) la tarjeta puede llegar a proporcionar la operación de cancelación de la última compra exclusivamente, que devolverá a la tarjeta el valor previamente abonado al comerciante. Esta operación deberá realizarse en el mismo terminal en el que se completó la venta y sólo podrá tener lugar una vez.

esquema funcionamiento tarjeta monedero

Esquema de funcionamiento de la tarjeta monedero, según las especificaciones CEPS, que entraron en operación desde el 2002.

El usuario puede consultar en cualquier momento el balance de su tarjeta, utilizando el dispositivo adecuado, así como un registro de los últimos movimientos. Otra característica muy útil es que los monederos permitirán almacenar diversas cantidades de dinero en distintas divisas, de manera que se paga siempre en la divisa que soporta la máquina de venta.

Estas especificaciones sirvieron como base para realizar ensayos con diferentes monederos que se ajusten a las mismas. El funcionamiento real y plenamente operativo se inició en el año 2002, en que entró en vigor el Euro en la Unión Europea.

Otra tarjeta monedero que lleva varios años en operación es la creada por Mondex, subsidiaria de MasterCard. El microchip incorporado en la tarjeta contiene un monedero, cinco bolsillos para distintas divisas y programas de seguridad para proteger el dinero en el monedero y durante las transacciones. Sirve para pagar bienes y/o servicios en comercios que ofrezcan terminales Mondex, e incluso permite transferir dinero entre dos tarjetas utilizando un dispositivo especial.

tarjeta mondex

La tarjeta monedero de Mondex, de MasterCard, permite transferir dinero de una tarjeta a otra utilizando un pequeño dispositivo llamado Cartera. Además, permite conocer el saldo de las tarjetas, hacer cambios de divisas, consulta de últimos movimientos y, por supuesto, proteger sus contenidos mediante una clave secreta seleccionada por el usuario.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Comercio electrónico. E-business (3/3)



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Comercio electrónico. E-business (1/3)
Comercio electrónico. E.business. Con este práctico curso aprenderá nociones... [23/04/10]
1.412  
2. Comercio electrónico. E-business (2/3)
Conocer el comercio electrónico es algo imprescindible a día de hoy para alcanzar... [23/04/10]
848  
3. Creación de sitios de comercio electrónico
Con este tutorial, intentaremos dar un recorrido teórico-práctico por la... [28/11/05]
1.992  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail