12.170 cursos gratis
8.780.738 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Claves para interpretar la Biblia

Autor: Franklin Aguas
Curso:
9,30/10 (11 opiniones) |9471 alumnos|Fecha publicación: 14/04/2005
Envía un mensaje al autor

Capítulo 12:

 Parte XI. Profecias del arrebatamiento.

La primera revelación de que Cristo vendría por sus santos fue dada a los discípulos en el aposento alto la noche antes de la crucifixión de cristo. En Juan.14:2-3, Cristo anunció a sus discípulos: "En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis". Los discípulos no estaban de ninguna manera preparados para esta profecía. Habían sido instruidos, de acuerdo a Mateo.24:26-31, con respecto al glorioso retorno de Cristo para establecer su reino. Hasta este tiempo ellos no habían tenido indicios de que Cristo vendría primero para tomarlos de la tierra al cielo y por este medio quitarles de la tierra durante el tiempo de la tribulación que caracteriza el fin de la era. En S.Juan cap.14 está claro que la casa del Padre se refiere al cielo, que Cristo les iba a dejar para prepararles un lugar allí. El promete que, habiendo preparado un lugar, El vendría otra vez para recibirles allí. Esto significa que su propósito es tomarles de la tierra a la casa del Padre en los cielos. El apóstol Pablo amplía luego con amplios detalles este anuncio preliminar. Escribiendo a los Tesalonisenses con respecto a la venida de Cristo por sus santos en la tierra, Pablo da los detalles de este importante acontecimiento (1.Tesalonisenses.4:13-18). El declara en los vs. 16-17: "Porque el Señor mismo con voz de mando , con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor". El orden de los acontecimientos de la venida de Cristo por sus santos comienza por el dejar su trono en los cielos y descender en el aire sobre la tierra. El dará una exclamación, literalmente "una voz de mando". En obediencia al mandamiento de Cristo "Juan 5:28-29", los cristianos que han muerto serán levantados de la muerte. Las almas de los muertos han acompañado a Cristo desde los cielos como se indica en 1.Ts.4:14.
En esta manera toda la iglesia será sacada del escenario de la tierra y se cumplirá la promesa de Jn.14 de estar con Cristo en la casa del Padre en los cielos.
Se dan más detalles de ello en 1.Cor.15:51-58. Aquí la venida de Cristo por su iglesia se declara como "un misterio", esto es, una verdad no revelada en el A.T. pero revelada en el N.T. (Ro.16:25-26 y Col. 1:26). En contraste a la verdad de la venida de Cristo a la tierra para establecer su reino, lo cual está revelado en el A.T., el arrebatamiento está revelado solamente en el N.T. Pablo, en 1.Cor. 15 indica que el acontecimiento tendrá lugar en un momento de tiempo, "en un abrir y cerrar de ojos", que los cuerpos resucitados de los muertos los cuales serán levantados con incorruptibilidad, esto es, no envejecerán y serán inmortales, sin estar sujetos a muerte (1.Cor.15:53).
En la Escritura está claro que nuestros nuevos cuerpos también serán sin pecado(Ef.5:27 y Fil.3:20-21). Los cuerpos de aquellos en las tumbas, así como aquellos vivos en la tierra, no son aptos para el cielo. Este es el motivo por el cual Pablo declara "todos seremos transformados" (1Cor.15:51).

1. ACONTECIMIENTOS IMPORTANTES QUE PRECEDEN A LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO.

El período entre el arrebatamiento de la iglesia y la segunda venida de Cristo para establecer su reino se dividen en tres períodos bien definidos.

a. Seguirá al arrebatamiento un período de preparación en el cual diez naciones entrarán a formar una confederación en un resurgimiento del antiguo imperio romano.

b. Sobrevendrá un período de paz traído por un dictador en el área del Mediterráneo, comenzando con un pacto con Israel planeado para siete años (Dn.9:27).

c. Sobrevendrá un tiempo de persecución para Israel y todos los que acepten el mensaje del Reino cuando el dictador rompa su pacto después de los tres años y medio. Al mismo tiempo él se convierte en el dictador mundial, abole todas las religiones del mundo en favor de la adoración de sí mismo, y toma control de todos los negocios en el mundo de manera que ninguno puede comprar o vender sin su permiso. Este período de tres años y medio se llama la Gran Tribulación (Dn12:1; Mt.24:21; Ap.7:14) En este período Dios derramará sus grandes juicios (descritos en Ap.6:1-18:24). La gran tribulación culminará en una guerra mundial (Aop.16:14-16). En el momento culminante de esta guerra, Cristo volverá para liberar a los santos, los cuales aún no han sido martirizados, para traer juicio sobre la tierra y para traer su reino de justicia.

1. CONTRASTES ENTRE CRISTO VINIENDO POR SUS SANTOS Y SU VENIDA CON SUS SANTOS.

Parte XI.  Profecias del arrebatamiento.

Parte XI.  Profecias del arrebatamiento.

APENDICE # 4 - LAS RESURRECCIONES

La interpretación profética ha sido victima de mucha confusión debido a la teoría sin apoyo bíblico de que los hombres serán todos resucitados al mismo tiempo. Este programa profético simplista ignora los detalles dados en los pasajes proféticos acerca de las diversas resurrecciones. En vez de una sola resurrección general, las Escrituras presentan siete resurrecciones, algunas de las cuales se encuentran en el pasado, otras separadas por largos períodos tales como las resurrecciones que preceden y siguen al reinado de Cristo de mil años. Las Escrituras enseñan claramente que todos serán resucitados a su tiempo y en su lugar, y que la existencia humana sigue para siempre. El estudio de las resurrecciones proporciona un importante bosquejo del programa profético relacionado con esta verdad central de la fe y esperanza cristiana.

A.- LA RESURRECCION DE JESUCRISTO

En el orden de las resurrecciones la primera es la de Jesucristo, anunciada en la profecía del Antiguo Testamento (como en Salmo.16:9-10), presentada históricamente en los cuatro evangelios, y tratada teológicamente en el Nuevo Testamento a partir del libro de los Hechos. Indudablemente la doctrina de la resurrección de Cristo es una doctrina de importancia central sobre la que descansa toda la fe y esperanza del Cristiano, como expone extensamente Pablo en 1 Corintios 15. En consideración de los hechos que apoyan la conclusión de que hay más de una resurrección, es importante notar que todos deben estar de acuerdo en que la resurrección de Cristo es un acontecimiento distinto y que ya ha ocurrido.

B.- LA RESURRECCION DE LOS SANTOS EN JERUSALEN

En el tiempo de la resurrección de Cristo ocurrió una resurrección que fué como una prenda, según Mateo.27:52-53. Este pasaje afirma que "en el tiempo de la muerte y resurrección de Cristo se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido se levantaron; y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos".
En ningún lugar se dá explicación alguna acerca de este suceso fuera de lo común. Aunque los sepulcros fueron abiertos en el momento de la muerte de Cristo, parece que los santos mismos no salieron de los sepulcros hasta que Cristo resucitó, porque la Escritura deja en claro que Cristo es la primicia, el primer resucitado de entre los muertos en un cuerpo resucitado que no volverá a ser destruido. En contraste con otras personas resucitadas, como en el caso de Lázaro, que indudablemente volvió a morir y vlvió a ser sepultado, Cristo resucitó para no volver jamás a un sepulcro.
El significado probable de la resurrección de santos en el tiempo de la resurrección de Cristo, número relativamente pequeño de individuos, puede hallarse en el cumplimiento de lo tipificado en una ofrenda levítica. La tercera de las fiestas de Jehová (véase Lev.23:9-14) incluye una ceremonia en que, al comienzo de la cosecha, los israelitas debían llevar un puñado de grano no trillado para mecerlo delante de Jehová y ofrecer los sacrificios adecuados en reconocimiento de sus esperanzas puestas en la cosecha venidera. La resurrección de santos en Jerusalén en el tiempo de la resurrección de Cristo constituyó las primicias y demostró que Cristo no estaba solo en su resurrección, sino que era el precursor de la gran cosecha venidera, de la cual estos santos eran una muestra.

C.- LA RESURRECCION DE LA IGLESIA

Los muertos en Cristo serán resucitados en el tiempo de la venida de Cristo por los suyos y, junto con los cristianos vivos que serán transformados, se encontrarán con el Señor en el aire y subirán al cielo. Según 1.Tesalonisenses.4:13-18 y 1.Corintios.15:51-58, tanto los santos resucitados como los trasladados recibirán cuerpos de resurrección similares al cuerpo resucitado de Cristo (1.Jn.3:2). La resurrección de la iglesia es la primera resurrección en gran escala y es precursora de las demás.

D.- LA RESURRECCION DE LOS SANTOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Aunque el Antiguo Testamento constantemente supone la doctrina de la resurrección, como se afirma en Job.19:25-26, por ejemplo, no es esta doctrina un tema de profecías extensas. Sin embargo, las referencias que se encuentran parecen poner la resurrección de los santos del Antiguo Testamento en el tiempo de la segunda venida de Cristo a la tierra y no en el de su venida por sus santos en el arrebatamiento.
Daniel 12 describe la Gran Tribulación en el versículo 1 y la resurrección en el versículo 2 como un suceso inmediatamente posterior y que constituye un climax en relación con ella; en este caso, sería claro que los santos del Antiguo Testamento no son resucitados en el arrebatamiento, sino en el tiempo del establecimiento del reino. La misma implicación se encuentra en el pasaje de Job, donde la resurrección está conectada con el tiempo en que el Redentor está en pie sobre la tierra.
En forma similar, la doctrina de la resurrección presentada en Isaías.26:19-21 relaciona el despertar de los cuerpos muertos con el momento en que Cristo juzgue al mundo. También es significativo que la frase particular de "los muertos en Cristo" sea usada para describir a los que son resucitados en el arrebatamiento (1.Tes.4:16). La expresión "en Cristo" describe la posición actual de los creyentes en Cristo debido al bautismo del Espíritu, que ocurrió por primera vez en Hechos 2 y que no aparece en relación con los santos del Antiguo Testamento.


RECONOCIMIENTOS

Manual Bíblico de Unger
Compendio Manual de la Biblia - Halley
Eventos del Porvenir - Dwigth Pentecost
Teología Sistematica - Chafer
La Biblia Anotada de Scofield

"La Biblia Dice..." http://www.labibliadice.org

Capítulo anterior - Parte X. El reino milenial.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a Claves para interpretar la Biblia



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Entendiendo La Biblia
Curso sencillo en el cual podrás entender la Doctrina básica del Cristianismo. [13/04/05]
6.766  
2. Las plantas en la Biblia
Muchas plantas las conocemos y otras tantas usamos en diferentes maneras: comemos... [25/06/08]
1.574  
3. El mundo según La Biblia
El mundo según La Biblia, es un estudio sobre la historia occidental mediante un... [27/08/08]
17.906  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail