12.176 cursos gratis
8.741.397 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capýtulo 2:

 Problemas de la clasificación de los trastornos

1.- Según los aspectos del desarrollo: Las consideraciones del desarrollo asumen la importancia del profesional en el esquema de la clasificación para los niños y adolescentes; de hecho para los adultos también.

Algunos desórdenes, como el autismo, tienen su origen en un período específico del desarrollo, mientras que otros trastornos se asocian con problemas durante el desarrollo, como el síndrome de Tourette. En otros momentos, el nivel global de desarrollo del niño puede tener un mayor impacto en la expresión del desorden, como el retraso mental en los problemas de conducta. Los sistemas de clasificación pueden abarcar estos aspectos simultáneos, del desorden con el desarrollo específico psicomotriz de cada categoría.

El acercamiento del desarrollo a la clasificación se usa siempre que se vean desórdenes en el contexto, como un desdoblamiento del proceso de desarrollo básico. Se establecieron normas del desarrollo a partir de los instrumentos de valoración, como las pruebas de inteligencia o las habilidades de comunicación. En contraste, muchos sistemas de clasificación categóricos y dimensionales confían en la valoración de la conducta anticonvencional. Aunque este acercamiento a menudo es complicado por los problemas de evaluar la conducta anticonvencional, y la fiabilidad entre examinadores puede ser baja. Los sistemas como el CIE-10 y el DSM-IV incluyen categorías con la definición fundamentalmente de desarrollo (retraso mental), y otras categorías con una desviación natural desde el inicio (autismo, esquizofrenia infantil).

2.- Según el papel de la teoría: Los modelos teóricos de la perturbación psicológica se han desarrollado desde las tradiciones históricas. Estos tienen valor por el médico que entiende y trata a los niños con problemas emocionales y conductuales. (Por ejemplo: Anna Freud propuso un perfil de desarrollo aplicable para la valoración psicoanalítica específica de niños. A nivel fenomenológico basaron los sistemas de clasificación según la delineación de Kraeplin con la esquizofrenia y el desorden bipolar).

En las primeras clasificaciones oficiales, se reflejaron las preocupaciones teóricas en condiciones como "la reacción esquizofrénica en la niñez" o "la neurosis obsesiva". Los esquemas de clasificación están limitados por su naturaleza teórica. No se basan en un juego de asunciones e hipótesis compartidas por las distintas tendencias, y pueden resultar diferentes condiciones al describir los mismos fenómenos clínicos. Así, un teórico del aprendizaje puede invocar unos principios a la fobia infantil, mientras que un psicoanalítico orienta su teoría en relación con el nivel de organización psicosexual del niño.

Para los terapeutas con creencias teóricas muy pronunciadas, el acercamiento puede ser una fuente de frustración. A veces se asume incorrectamente el acercamiento, historia, curso, resultado, etiología y descripción, donde la teoría es irrelevante para la clasificación. La información puede proporcionar datos importantes para la categorización del diagnóstico y, esta información sobre el desarrollo del desorden puede ser fundamental para el diagnóstico diferencial.

3.- Según la etiología y la clasificación: Los sistemas de clasificación se desarrollan a menudo, para aproximar el diagnóstico, y la causa que podría relacionarse directamente a la condición clínica. La necesidad de la clasificación no refleja una "enfermedad" que sirva de modelo. Diferentes factores etiológicos pueden producir unas condiciones clínicas similares, y el mismo factor etiológico puede asociarse con un rango de condiciones clínicas. Entonces, se pueden relacionar aspectos de intervención más directamente a la condición clínica que a la causa. Los servicios terapéuticos para los niños con retraso mental, probablemente estarán más orientados alrededor de los aspectos de desarrollo que a nivel del origen del síndrome o del retraso mental específico. Hay excepciones, pero en general, los factores etiológicos no se incluyen en los sistemas oficiales de diagnóstico.

4.- Según los factores contextuales: Hay situaciones y poblaciones, donde las variables contextuales como la familia, escuela, o escena cultural resultan complicaciones para diagnóstico. Por ejemplo, los problemas de atención de un niño cuyas dificultades sólo se levantan de una actividad escolar impropia no habría que hacer un diagnóstico de desorden de atención deficitario.

Las variables contextuales son particularmente problemáticas en los desórdenes de la infancia y en edades de atención precoz. En el niño se reflejan efectos de los padres y efectos del propio niño, las atribuciones causales pueden ser particularmente difíciles. Aunque la investigación en los desórdenes infantiles es limitada, está claro que los niños tienen una especial habilidad en reaccionar frente el ambiente, los cambios, necesitan estabilidad. Cuando es un adolescente el diagnóstico clínico es más aplicable que en los niños. Es importante especificar los problemas de desarrollo y del nivel madurativo del niño para ver si concuerda el diagnóstico con los criterios de inclusión y exclusión que se utiliza en cada categoría de diagnóstico.

Las diferencias culturales también afectan a los conceptos de diagnóstico y de práctica clínica. Ciertos factores socioculturales se asocian con ciertos tipos de problemas, por ejemplo, la dificultad económica se relaciona con problemas de atención y conducta no adaptativa.

¿Es importante la clasificación específica?

La clasificación de los desórdenes infantiles es diferente de los adultos, así que es particularmente importante que médicos e investigadores conozcan esta clasificación. Esto es una fuente de confusión considerable. Se han creado preocupaciones sobre los posibles efectos de etiquetar a los niños, que sólo en algún caso, la magnitud de las preocupaciones son válidas. Aunque también es importante esta etiqueta adecuada para dar la ayuda adecuada a cada niño. Un diagnóstico de retraso mental puede asociarse con un estigma social de efectos indóciles, puede conllevar expectativas más realistas por parte de sus padres y maestros, y potencia los servicios más apropiados para el niño.

Es fundamental entender las etiquetas y clasificaciones. Hay que referirse al desorden del niño, nunca el niño como desorden. El término diagnóstico se refiere a dos cosas: la noción de asignar una etiqueta a un problema dado y al acto de evaluación. Es muy importante el proceso de una buena evaluación para llegar con respeto a la clasificación diagnóstica. Aunque las etiquetas del diagnóstico tienen un valor considerable, ellos no proporcionan la información específicamente sobre la persona individual. No se puede planificar una intervención con sólo la etiqueta. Las categorías de diagnóstico quieren, y deben, ir cambiando, los niños pueden presentar un desorden en un período inconstante.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Clasificación de los trastornos psquiátricos en niños y adolescentes



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Análisis grafológico en niños y adolescentes
La manera más idónea de conocer a un individuo es a través de sus expresiones. Este... [29/05/08]
26.671  
2. Ansiedad. Trastorno en niños y adolescentes
La ansiedad es uno de los trastornos (psicopatología) más comunes en niños y... [26/03/10]
1.557  
3. Depresión en niños y adolescentes. Psiquiatría
Depresión en niños y adolescentes . Este estudio de psiquiatría , de la autora... [29/03/10]
3.134  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail