12.170 cursos gratis
8.781.837 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Ciencias políticas

Autor: Dick Lester Núñez Duarte
Curso:
9,80/10 (5 opiniones) |8053 alumnos|Fecha publicaciýn: 16/02/2009
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 13:

 El hombre político. Mentira y verdad en política. Responsabilidad

Mentira y verdad en política. Se suele afirmar que "en política y amor todo es válido". Atendiéndose a tal refrán, muchos políticos no reparan en el uso de la mentira con el objeto de lograr que la gente los apoye para un determinado propósito. Esto es común observarlo en período de elecciones, ya sean nacionales o locales. Sin embargo, a todos estos políticos, sean los mentirosos intencionales o los mentirosos de buena fe, no se les presentan conflictos de conciencia cuando hacen uso de dichos recursos frente al pueblo; al contrario, lo valoran como señal de más habilidad o más astucia ante sus adversarios.

Un ejemplo inmediato entre nosotros es el Presidente Rafael Leonardo Callejas, quien en la campaña electoral de 1989 ofreció que durante su gobierno las masas populares comprarían más artículos de primera necesidad porque los precios de los mismos iban a estar al alcance de todos. Sin embargo, ya en el mando a partir de 1990, lo primero que hizo fue aplicar la política neoliberal de los organismos internacionales de financiamiento, con lo que los precios de la canasta básica subieron hasta un trescientos y cuatrocientos por ciento, impidiéndole así al pueblo consumir esos productos de la misma forma que lo había hecho antes.

El empleo del engaño sistemático para lograr posiciones de poder constituye la demagogia, y quien recurre frecuentemente a tal método es el demagogo. Esta palabra tienen origen griego: demos, pueblo; y agéin, conducir. Así se le llamaba en la antigua Grecia, sobre todo en los tiempos homéricos, a quien era capaz de encabezar las masas en la realización de determinadas acciones importantes, ya fueran políticas o militares.

Sin embargo, siglos después, durante el florecimiento de Atenas, la palabra demagogia sirvió para designar la descomposición del gobierno democrático. En los tiempos modernos la demagogia no constituye una forma específica de gobierno, pero el papel del demagogo continúa siendo el mismo como embaucador de las masas, el cual puede brotar en cualquier sistema político, desarrollado o subdesarrollado, democrático o dictatorial.

Responsabilidad del hombre político. El político no es cualquier persona, y deviene obligatorio que él mismo se dé cuenta de que no es cualquier persona. Desde el momento en que asume la responsabilidad de ser un líder de masas -porque el verdadero político es precisamente eso: un líder del pueblo- está obligado a saber que echa sobre sus hombros una enorme responsabilidad, la que no puede ni debe tomar a la ligera. Son políticos de muy baja condición, aunque los mismos pretendan lo contrario, aquéllos que toman la política como una actividad común y corriente, sin consecuencias lamentables en el caso de los errores o sin resultados magníficos en el caso de los aciertos. El verdadero político sabe muy bien lo anterior y, por ello, además de educar el espíritu reflexivo y el ánimo sereno, también busca nutrir su inteligencia con los conocimientos indispensables a fin de calificarse mejor en lo que hace.

La responsabilidad del hombre político no es pequeña. Así ha sido antes y así continúa siendo hoy, pues las metas de la humanidad no tienen un final definitivo en lo que atañe a las cuestiones esenciales. En todo orden político y social, lo que importa es el hombre, su bienestar y su desarrollo al máximo como ser superior. Ninguna sociedad del mundo puede darse el lujo, impunemente, de despreciar al hombre como su más alto valor.

Aquellas sociedades donde se comete esa falta, por inconsciencia o por maldad de sus líderes políticos, lo pagan de manera cruel ante el tribunal de la historia: se quedan atrás de otras sociedades y terminan como esclavas o como mendigas. El camino, pues, para la continua valoración del hombre como tal no es otro que facilitar el acceso del mayor número de personas al mayor número de medios de existencia, entre ellos, naturalmente, los políticos, es decir, abrirte paso a la progresiva socialización de esos medios.

De lo anterior surge, precisamente, la más destacada responsabilidad del hombre político: abrirle cauce, con su pensamiento y sus acciones, a ese proceso natural de socialización de la existencia humana y no entorpecerlo con la actitud estrecha de los intereses personales o de grupo.


NOTA: Con este capítulo hemos llegado al final del curso.


BIBLIOGRAFÍA


ARENDT, HANNAH. ¿Qué es política? Barcelona: Paidós, 1997.
ANDRADE SÁNCHEZ, EDUARDO. Introducción a la ciencia política. México: Harla, 1983.
BECERRA, LONGINO. El poder político (Vol. I). Tegucigalpa: Baktún, 1994.
GARCÍA COTARELO, RAMÓN Y PANIAGUA, JUAN LUIS. Introducción a la ciencia política (Comps.). 2ª reimp., Madrid: UNED, 1994.
SUAZO PINEDA, AIDALUCINDA. Principios de teoría del estado. 3a ed., Tegucigalpa: Guaymuras, 1999.
VALLÉS, JOSEP M. Ciencia política: Una introducción. 2ª ed., Barcelona: Ariel, 2002.
VERDÚ, PABLO LUCAS. Principios de ciencia política (Vol. I). 2ª ed., Madrid: Tecnos, 1969.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Ciencias políticas



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Ciencias de la información
Ciencias de la información , las ciencias de la información : documentación y... [10/11/09]
474  
2. Ciencias Sociales en la enseñanza secundaria
Aprende con nuestro curso de Didáctica de las Ciencias Sociales en la enseñanza... [14/01/09]
1.336  
3. Ciencias Sociales y administrativas. Investigación académica
Informes de investigación académica en Ciencias Sociales y Administrativas, como... [10/07/09]
73.802  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail