12.176 cursos gratis
8.741.766 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Los chismes y las personas chismosas

Autor: Felix Larocca
Curso:
|59 alumnos|Fecha publicaciýn: 19/07/2011
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 4:

 Difusión de mensajes. Paris, 1750

Parece ser que en 1750, para enterarse de lo que realmente estaba pasando en Francia y en el resto del mundo, la gente de París, se dirigía al árbol de Cracovia, un castaño grande y frondoso situado en el centro de la ciudad, dentro de los jardines del palacio real. Bajo la sombra de sus ramas tupidas, se intercambiaban las últimas noticias.

Los que allí se reunían, compartían información. Y los individuos que entonces estaban, afirmaban --- basándose en ‘fuentes privadas’ --- que lo que ellos creían y pensaran eran sucesos genuinos provenientes de los pasillos del poder.

Este tipo de noticias se conocía como ‘ruidos públicos’ y eran difundidos asimismo por medio de canards (panfletos frívolos) que se anunciaban a voz en cuello o que los organilleros cantaban adoptándolos a la música de coplas conocidas. Para enterarse de las noticias, uno simplemente se paraba en la calle y aguzaba el oído.

Otros dos modos de comunicación especialmente eficaces durante el París del siglo XVIII, fueron las letrillas y los chismes.

Según Robert Darnton, las canciones servían como dispositivos mnemotécnicos y como poderosos vehículos para difundir un mensaje, algo muy similar a los anuncios comerciales cantados de hoy. Algunas canciones se originaban en la corte misma, desde donde llegaban a la gente común y corriente, quienes a su vez, las cantaban, las modificaban, y en turno las devolvían a la corte. (Véase: Media and Political Culture in the Eighteenth Century por R. Darnton).

Los artesanos improvisaban canciones mientras trabajaban, agregando nuevos versos conforme a lo la ocasión requiriera. De niño tuve la oportunidad de ver los labradores de la hacienda de mi abuelo, cantar estrofas, por ellos improvisadas, bajo el ardiente sol tropical: ‘Por’ay María se va…’.

            chismoso

                        El Chisme. Norman Rockwell

Una canción pegadiza podía correr como un reguero de pólvora y, al hacerlo, crecía. Eso era algo inevitable, pues adquiría nuevas palabras en el transcurso de la transmisión oral y todo el mundo podía unirse al juego de injertar nuevas estrofas a las viejas. Los nuevos versos se garabateaban en pedazos de papel y se intercambiaban en los cafés, al igual que las anécdotas que difundían los novelistas; así un gran número de personas que no sabía leer podía memorizarlos fácilmente.

Entonces, hablemos de los chismes que son informaciones que deforman, que tienen un ciclo similar a los rumores: nacen, como si fueran un ser vivo, se desarrollan y mueren. Incluso pueden reencarnar, con nuevos bríos o hasta en nuevos cuerpos.

Capýtulo anterior - El rumor

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Los chismes y las personas chismosas



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Cómo convertirse en un orador
Este curso, extraído de la obra "Las presentaciones de negocios", ofrece gratis las... [16/11/01]
40.031  
2. Introducción a la redacción periodística
Con este curso podrás aprender a redactar las noticias de un diario. Descubre las... [05/07/04]
46.643  
3. Aprenda a hablar en público
Todos vivimos en relación, todos nos comunicamos, de una forma u otra. Es... [10/09/04]
104.213  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail