12.170 cursos gratis
8.755.942 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

El cerebro plástico. Neurociencia

Autor: Felix Larocca
Curso:
8/10 (2 opiniones) |12 alumnos|Fecha publicación: 25/08/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 2:

 El cerebro humano. Desarrollo y evolución

El cerebro humano

Shakespeare, en su obra inmortal, Hamlet, expresa lo siguiente:

What a piece of work is a man! how noble in reason! how infinite in faculties! in form and moving how express and admirable! in action how like an angel! in apprehension how like a god! the beauty of the world, the paragon of animals! (Act II Scene II)

Indudablemente, lo que, para Shakespeare, nos hace tan extraordinarios, como seres vivientes, en lo que conocemos como ‘La Creación’, es ese cerebro que tanto nos aparta, en sus facultades, de todos los objetos que en el universo, por nosotros conocido, existe.                       

El cerebro, su desarrollo y evolución: El cerebro del bebé

Todo tiene su origen en el vientre de la madre…

Aunque nos sería de gran uso poder saber lo que se siente cuando se vive en el entorno sumergido del útero materno, hasta este momento nadie ha podido resolver la manera de lograr este propósito tan codiciado.

Siempre hemos vivido con la impresión de que un bebé carece de todas las habilidades que nos hacen, a los adultos, seres “humanos”, como son la razón y el lenguaje. Así concebido el bebé no es más que un manojo amorfo de reflejos como si fuese una ameba.

El infante no puede enfocar en una actividad en particular, renuncia a dilatar gratificación y, como no habla, no logra articular sus deseos: sólo grita, come y elimina.

Todo lo que resulta ser falso, ya que en vista de nuevos desarrollos científicos se ha determinado que el cerebro de un recién nacido está actualmente dotado de una capacidad de procesar cantidades enormes de información en muy poco tiempo, y que, como no siempre sucede con el cerebro adulto, es capaz asimismo de restringir sus actividades perceptuales a una porción específica de la realidad que lo confronta. De esta singular manera los niños están más en sintonía que nosotros, con el mundo que los rodea, porque su enfoque perceptivo es más plástico.

                             QUE VEO

                                         ¿Qué veo?

Esta súper-eficiencia sensorial es lo que permite a los recién nacidos asimilar su entorno con habilidad extraordinaria. Venidos indefensos al mundo, los niños en muy poco tiempo logran aprender a velocidad vertiginosa. Un infante pequeño asimila más de diez palabras al día, mientras que simultáneamente, adquiere la locomoción, lo que, en lugar de ser aprendizaje esparcido, le permite la ventaja de dominar a la vez varios aspectos del desarrollo.

En realidad se cree que, en algunas situaciones, nos convendría, como adultos, regresar al estado de mente del recién nacido. Porque aunque la madurez posea sus ventajas, asimismo puede inhibir la creatividad y obligarnos al enfoque de los detalles más superfluos o desacertados en cualquiera situación.

Algunos investigadores concluyen que los bebés están más en sintonía que nosotros con el mundo que los rodea, porque todo lo que encuentran es nuevo y necesita ser procesado, en su totalidad, para ser entendido, memorizado, y asimilado.

Pero existen dificultades inherentes al estudio de las vidas íntimas de los niños muy jóvenes. Ya que éstos no pueden describir o justificar sus emociones. Y, que además, se cree que nadie puede preservar las memorias de la infancia temprana con certeza.

Muchos creen que para memorizar como ser humano se necesita la verbalización de las memorias, por esa razón hablan de ‘memorias pre-verbales’ y de ‘memorias verbales’.

Aunque permanecemos confusos, bastante hemos logrado avanzar en este campo, limitado por sus restricciones idiosincrásicas.

Últimamente los científicos han desarrollado nuevos procedimientos para penetrar el mundo cognitivo y emocional de los infantes muy inmaduros.

Investigadores han examinado la densidad del tejido cerebral, analizando las conexiones del tejido neural y han estudiado la trayectoria del movimiento de los ojos. Comparando los resultados con los obtenidos de adultos, mucho se ha logrado elucidar.

Considerables hallazgos inesperados han derivado de estos métodos de investigación.

Por ejemplo se ha determinado que el cerebro del infante posee más células nerviosas, o neuronas que el cerebro de un adulto.

Capítulo anterior - La mente. Cerebro plástico

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a El cerebro plástico. Neurociencia



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. El cerebro. Diferencias entre el hombre y la mujer
Existen diferencias entre los sexos? En el presente curso se estudiarán las... [28/07/11]
51  
2. El cerebro. Funcionamiento y programación
Conocer el cererbo , su funcionamiento y cómo se programa es fundamental para... [16/06/10]
962  
3. Cerebro masculino y cerebro femenino. Diferencias
El cerebro masculino y el cerebro femenino es el tema que vamos a tocar hoy en... [25/08/11]
56  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail