12.170 cursos gratis
8.782.790 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

El cerebro como ecosistema

Autor: Felix Larocca
Curso:
10/10 (1 opinión) |47 alumnos|Fecha publicación: 27/07/2011
Envía un mensaje al autor

Capítulo 5:

 Biología de la depresión

La biología de la depresión

Comencemos por discutir las relaciones que existen entre la biología, los trastornos mentales, y las emociones.

La mayor parte de estos estados ocurren en conexión con ciertos procesos en el cerebro que pueden ser medidos en conexión con su actividad eléctrica y la presencia de ciertas sustancias químicas.

Por ejemplo, cuando una persona está deprimida, podemos predecir que sus niveles de serotonina cerebrales estarán bajos.

De igual manera, podemos anticipar que el incremento de los niveles cerebrales de ese neurotransmisor disminuirá las emociones relacionadas con la depresión.

Podemos ya sabemos predecir muchas otras actividades en el cerebro basándonos en ciertas emociones o trastornos mentales.

Lo que nos demuestra que existe una correlación entre lo que ocurre en nuestro cere­bro y nuestra experiencia consciente. Lo que esto no satisface es indicarnos las causas que determinan que así suceda.        

El caso para las bases biológicas de las enfermedades emocionales 

Basados en las consideraciones hechas, parecería obvio aceptar la hipótesis que mantiene que las enfermedades emocionales tienen un origen biológico.

Si, por medio del examen de las actividades metabólicas del encéfalo, se puede predecir, con un nivel elevado de certeza, lo que una persona experimenta, parecería lógico asumir que la biología es la causa de esas experiencias.

Adicionalmente, las investigaciones sugieren que individuos con una historia fami­liar de trastornos emocionales son más predispuestos a padecer de disturbios similares.

Esto parecería confirmar la noción de que las enfermedades mentales tienen sus raíces en la genética y la biología.

Pero, tomemos una mirada desde una perspectiva diferente

Una de las primeras enseñanzas que se aprende cuando se hacen investigaciones de cualquier tipo, es que la correlación no significa causación.

Lo que significa que, solamente porque dos eventos ocurran juntos con regularidad, no significa que el uno es causa del otro.

Un niño puede pensar que por el hecho de que llueve cada vez que su abuela visita, en el mes de mayo, que ella causa las lluvias, sin pensar que la abuela visita en el mes del monzón.

En respuesta al argumento de que la biología causa nuestras emociones y trastornos relacionados, algunos investigadores dirían que la biología es por lo menos en parte responsable por la producción de nuestros pensamientos, por la per­cepción de nuestra consciencia y por otros mecanismos que están bajo nuestro control.

Si uno pasara unos minutos recordando algo penoso, es lógico que, como resultado uno se sienta más triste y ansioso. Aunque así haciéndolo, como corolario, uno haya cambiado la biología de su cerebro en términos de actividades químicas y eléctricas.

Si en lugar de recordar algo triste uno lee un libro divertido o corre unos kilómetros, los cambios serán de naturaleza distinta.

Mucha investigación soporta la noción de que vivencias que nos molestan y que no resolvemos alteran nuestra biología. Representándose como manifestaciones del estrés.

Asimismo se puede cuestionar si la genética nos ofrece la única explicación de la transmisión de las enfermedades emocionales.

Si bien es cierto que la biología es una explicación posible, también lo es el aprendizaje, como lo propone Richard Dawkins en su concepción de la ciencia memética.

De nuestras familias aprendemos hábitos, actitudes y modos de encarar los estreses. Patrones que pueden favorecer el desarrollo o mantenimiento de trastornos emocio­nales. Finalmente, como sucede en el caso contra el absolutismo orgánico: tenemos la psicoterapia la que altera la función biológica cerebral, mientras mejora los síntomas. (Véase la Neu­robiología de la psicoterapia…).

Capítulo siguiente - Trastornos afectivos
Capítulo anterior - Causas de la depresión

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratará tus datos para realizar acciones promocionales (vía email y/o teléfono).
En la política de privacidad conocerás tu derechos y gestionarás la baja.

Cursos similares a El cerebro como ecosistema



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Amor y cerebro. Neurociencias
Hablamos un interesante tema sobre la relación que existe entre el amor y el... [01/08/11]
25  
2. La comida. El cerebro adicto
En esta oportunidad en este curso de salud hablamos sobre la importancia que... [03/08/11]
40  
3. Síndrome de la deficiencia de la recompensa del cerebro
En esta lección veremos nociones importantes de las neurociencias se identifican y... [29/08/11]
15  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail