12.183 cursos gratis
8.734.036 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 8:

 Panorama de la novela en la literatura cubana de 1959-1988 (2/3)

Otra de las tendencias dentro de la novela es la de ciencia –ficción: El libro fantástico de Oaj (1966), de Miguel Collazo, inicia este campo temático que tendrá su mayor aceptación en los años ochenta, como demuestran Espiral (1982), de Agustín de Rojas, y Kappa 15 (1982), de Gregorio Ortega, en estas novelas está presente la característica esencial de esta modalidad en Cuba su intenso humanismo y el libre juego imaginario en la construcción de parábolas significativas desde el punto de vista ético.

La novela policial antes del 59 era escasa en Cuba; además de relatos aislados que aparecieron en publicaciones nacionales, fueron editadas en México dos novelas de Leonel Lopez-Nussa: El Ojo de vidrio (1955) y El asesino de la rosa (1957) cuyas acciones ocurren en La Habana y Nueva York respectivamente.La novela que inicia este ciclo en Cuba será Enigma para un domingo (1971), de Ignacio Cárdenas Acuña que recibe mención en el Premio de la UNEAC, a partir de aquí se establece un modelo de hechura que se convierte en punto de partida para el desarrollo posterior de la modalidad, particularmente rica en las décadas siguientes.

El surgimiento de la novela policíaca a finales de la década del sesenta y su posterior evolución no ocurren al margen de las prioridades que en el campo ideotemático se han establecido a partir de 1959, con respecto a los cambios de los códigos políticos y morales en el seno de la sociedad. La transformación del hombre y su contexto, la defensa de la Revolución de sus enemigos internos y externos, así como la lucha contra la delincuencia atribuibles al pasado, son los asuntos predilectos. La solución literaria se encuentra en la libre integración de elementos tomados de las llamadas escuelas inglesa y escuela realista norteamericana para estructurar un mundo novelesco apoyado muchas veces por la información documental.

En la década del 70 esta modalidad genérica va a alcanzar un grado apreciable de facturación en obras como El cuarto círculo de Luis Rogelio Nogueras y de Guillermo Rodríguez Rivera, y Joy de Daniel Cavaría. En los 80 la proliferación de la novela policial es uno de los fenómenos socioliterarios de mayor interés sobre todo a la incidencia del mercado y los derechos de autor, pero con excepciones como Nosotros, los sobrevivientes (1981), de Luis Rogelio Nogueras, este incremento numérico de las publicaciones no se corresponde con el logro de un mayor nivel artístico.

Los años setenta inauguran una fase novedosa de la novela. Son años que desde el punto de vista literario están llenos de tensiones por la aguda pugna ideológica que se mantiene en todas las aristas de la sociedad y, particularmente, en el plano cultural.

Sacchario (1970; Premio Casa de las Américas ), de Miguel Cossío Woodward, establece ese nexo imprescindible entre l problemática ideoestética de la narrativa inmediata anterior y los nuevos desafíos en el tratamiento de los asuntos más recientes aquellos que encuentra Manuel Cofiño cuando escribe, La última mujer y el próximo combate (1971; Premio Casa de Las Américas )novela que recrea directamente las tensiones y contradicciones propias de la construcción del socialismo en el mundo rural, atenta a las propuestas del escritor soviético Mijaíl Shólojov en Campos Roturados.

Por otra parte, continúa recreándose a la fase bélica de la Revolución, sobre todo a la lucha clandestina urbana- asunto predilecto-en Ciudad semejante (1970), segunda parte de la trilogía propuesta por Lisandro Otero, con La situación, o Para matar al lobo, (1971), de Julio Travieso. En ambas novelas se muestra una mayor pericia en el manejo artístico adecuado de esta temática. También se sigue reconstruyendo el pasado prerrevolucionario desde una óptica crítica, pero ya sin el desgarramiento anterior ahora de un modo entrañable, como en El pan dormido (1975) y El Caserón (1976), de José Soler Puig, donde este autor muestra un pleno dominio de las formas narrativas.

La novela cubana de entonces dentro de un espíritu internacionalista, propone una zona temática poco explorada hasta el momento como lo hacer Raúl Valdés Vivó en Los negros ciegos (1971), al tratar – con un afán de denuncia – el genocidio norteamericano en Vietnam unido a la discriminación racial y a la deshumanización de la sociedad capitalista. Asimismo, inaugura el tratamiento de los asuntos que se derivan de la presencia cubana en Angola con Hacia la tierra del fin del mundo (1982) de Joel James.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Características generales de la literatura cubana de 1959 hasta 1990



  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Ensayo. Características
El ensayo es un género en sí mismo, como lo es la poesía , el teatro , la... [02/03/10]
1.004  
2. Revolución cubana
Revolución cubana . Antecedentes y desarrollo de la revolución al mando de Fidel... [07/04/09]
7.305  
3. Características generales de un periódico
Un periódico es una publicación impresa que da a conocer hechos noticiosos o... [13/02/12]
12  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


¿Quieres recibir más cursos de Literatura? ¡Son gratis!