12.170 cursos gratis
8.755.078 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La calidad en el trabajo

Autor: José Daniel Cortijo Martínez
Curso:
|1300 alumnos|Fecha publicaciýn: 15/12/2009
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 5:

 Qué supone la No-Calidad en el trabajo

La No-Calidad implica costes en tiempo, dinero y, en muchas ocasiones, vidas. Por eso me atrevo a darte unas reglas:

·      Se debe hacer mejor lo que ya se hace bien (ser exigente con uno mismo).

·      Trabajar con la cabeza (racionalidad).

·      Hacerlo bien a la primera (cero errores).

·      Reducir costos (competitividad).

Y todo ello para:

·      Ser más competitivos.

·      Obtener más rentabilidad.

·      Asegurar el futuro.

Para conseguir todo esto, sólo

se necesita:

·      Tratar de hacerlo mejor.

·      Tener sentido común.

·      Ser innovadores, no inmovilistas.

·      Ser creativos, no conservadores.

·      Ser críticos con el propio trabajo.

Voy a contarte una pequeña y antigua historia que he extraído de un congreso sobre calidad al que asistí.

“El día 6 de mayo de 1385, un ciudadano se presentó ante el Consejo Municipal, integrado por el Alcalde, el Juez, concejales y alguaciles, y les mostró su pierna, fracturada por varios sitios, debido a una caída que sufrió con su caballo, a causa de la mala colocación de la herradura en una de sus patas.

El ciudadano declaró que la herradura la había colocado un tal Arthur Whiteheaven, quien le había dado su palabra de que el trabajo se había realizado correctamente.

Inmediatamente se mandó llamar al citado Arthur Whiteheaven, quien, al ser interrogado, dijo que, efectivamente, él había fabricado y colocado la herradura en el caballo.

A la vista de las pruebas, el Consejo Municipal condenó al herrero a devolver al demandante los ocho peniques cobrados en la operación, y a que la herrería de la cual era propietario fuera devorada por las llamas a la vista del condenado”.

Un caso como el descrito anteriormente es un claro ejemplo de la importancia de la calidad como un valor añadido a los productos o servicios adquiridos. Los requisitos de calidad exigidos en la Edad Media tenían su explicación en la escasez de recursos. Cualquier producto era muy caro y, en consecuencia, la compra de un artículo defectuoso constituía una pérdida importante, sin contar los efectos secundarios que se podían derivar, tal como se describe en el caso antes expuesto. El demandante, debido a la adquisición de un producto no apto, sufrió perjuicios tales como las fracturas en su pierna, lo cual, en la Edad Media, le imposibilitaba para volver a trabajar.

Hoy en día, todos hemos padecido problemas por la mala calidad de productos o servicios adquiridos. El perjuicio inmediato más grande es siempre para el cliente final, es decir, para el usuario. Los costes de la ausencia de calidad son, en ocasiones, desmedidos en relación con el valor del producto defectuoso. Por ejemplo, es posible que una compañía de transportes nos devuelva el importe de nuestro billete en el caso de que el tren que debamos tomar no pueda salir, después de una larga espera, a causa de una grave avería que se ha producido. Pero, ¿qué ocurre si en el mismo momento en que el tren nos obliga a permanecer en la estación a la espera de su partida, unos clientes que nos aguardaban para comprarnos artículos por valor de varios miles de euros se hartan de nuestra demora y deciden, finalmente, adquirir los productos a la competencia? En esos momentos, la devolución del importe del billete nos resulta una recompensa insignificante.

El mercado actual se ha vuelto cada vez menos tolerante con las deficiencias del servicio, los retrasos en los plazos de entrega, las inconformidades de fabricación, el incumplimiento de los requisitos especificados, etc. Los clientes exigen el cumplimiento de las condiciones estipuladas, siendo el castigo por su quebrantamiento la pérdida inmediata del cliente en beneficio de la competencia. Este nuevo concepto de mercado ha propiciado un fortalecimiento del cliente frente a los proveedores, hecho que ha convertido a la calidad en la nueva arma competitiva por la que se rige el mundo actual. La competencia ha dejado de centrarse en el precio, valorándose, por encima de todo, la calidad de los productos ofrecidos. La rivalidad entre empresas ha abandonado la rigidez de antaño, y el “benchmarking” o, lo que es lo mismo, el proceso de obtener toda la información posible de la competencia, a fin de mejorar nuestros sistemas de investigación, desarrollo, innovación y, por supuesto, beneficios. Sistema que ha ido ganando posiciones hasta llegar a ser un recurso de gestión actual plenamente adoptado.

La actividad empresarial actual se centra en el cliente:

“El proceso empresarial empieza con el cliente. Y si no comienza con el cliente, lo normal es que termine de repente con el cliente”.

Tenemos que hacer que nuestra marca inspire confianza.

En la ausencia de amor y en la falta de calidad siempre sucede lo mismo: cuando se busca un responsable, la culpa siempre es del otro. ¿Nos hemos planteado cuál es nuestra culpa?

Como ya dijimos, la “Calidad total” es la mejora del propio trabajo sobre la base de: Hacer mejor lo que ya se hace bien.

Y… si pasado un tiempo te dicen que a tu alrededor alguna cosa ha cambiado, que alguna cosa se nota mejor, que esto es otra cosa, que hay un no sé qué de diferente… Eso quiere decir que tú has entendido el concepto de calidad total “Q”.

Unos consejos:

“Si no cambias para mejorar, el tiempo se encargará de empeorarte”.

“Si algo no se puede hacer, te arriesgas a que salga alguien y lo haga”.

“Al igual que un paracaídas, la mente no funciona si no está abierta”.

LOS DEFECTOS:

·      Los ve el cliente.

·      Alguien los hace y encima cobra.

·      Alguien los debe subsanar y encima cuesta dinero.

·      Desprestigian a la empresa hasta el punto de que se llega a perder el cliente y, si no hay cliente, no hay trabajo.

·      Y se termina por desaparecer.

¡Cuidado!

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a La calidad en el trabajo



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. La gestión de la calidad por procesos. Técnicas y herramientas de calidad
Abordar el estudio de una práctica habitual entre las empresas de hoy en día que... [16/12/09]
19.302  
2. Control de calidad en la empresa
La configuración y la gestión del proyecto de la organización y la implantación del... [16/05/08]
4.092  
3. Sistemas de calidad. Curso básico
Sistemas de calidad es un curso basado en la formación técnica en el campo de la... [27/10/08]
1.240  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail