12.176 cursos gratis
8.741.359 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La búsqueda de la felicidad

Autor: Maite Nicuesa Guelbenzu
Curso:
10/10 (4 opiniones) |750 alumnos|Fecha publicaciýn: 15/05/2009
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 2:

 Filosofía y ciencia experimental

    El hombre ha viajado a la luna, sin embargo, en ocasiones es imposible salvar la distancia interpersonal entre dos personas que se mantienen distanciadas por la altivez del orgullo y el egoísmo. Del mismo modo, a pesar de las evidencias propias del universo manifestadas en los experimentos científicos, en ocasiones, en el ser humano nada es exactamente como parece y, a veces, la apariencia tiene poco que ver con aquella otra realidad que reside en el interior. Este tipo de hechos puede producir una ruptura interior en el hombre ya que es una agonía mostrarse a los demás a través de la apariencia y disimular el dolor, el sufrimiento o cualquier otro tipo de emoción de forma constante, sin buscar un espacio y una persona de confianza para desahogar dichas emociones que deben ser expresadas y atendidas de forma adecuada. A pesar de los grandes logros de la ciencia experimental, el ser humano sigue teniendo grandes carencias en el terreno de la comunicación interpersonal. Es conveniente y recomendable que tanto la ciencia experimental como las humanidades aporten su granito a la felicidad y bienestar del hombre, sin embargo, en la sociedad actual la filosofía, por ejemplo, se ha visto relegada a un segundo plano cuando en realidad no debería ser así porque durante muchos siglos el resto de las ciencias formaban parte de la filosofía primera.  

    El filósofo se caracteriza por el amor al saber, una cualidad indispensable para todo aquel que quiera apreciar la oportunidad de vivir en primera persona y ser el protagonista único e irrepetible de su propia historia. El agradecimiento hacia todo lo existente surge de la admiración propia de aquel que se sorprende de la maravilla del universo creado. Así surgen las primeras preguntas; el paso previo para cualquier respuesta comienza con un interrogante que muestra la carencia de conocimiento que sólo descansa cuando alcanza certezas.  Del mismo modo, la voluntad humana descansa gozosa cuando alcanza el bien poseído. Un bien que llega para colmar un deseo. El inconveniente que impide la felicidad perpetua en este mundo es que a la satisfacción de un deseo le sucede otro deseo. Es decir, a veces las personas creen que serán felices cuando acaben la carrera, sin embargo, una vez terminada piensan que lo serán cuando encuentren el primer trabajo, posteriormente, cuando encuentren una pareja... así surge una cadena interminable de propósitos en los que la felicidad siempre queda a la espera de algo. Sin embargo, se trata de un bien que no responde a condiciones externas. Se da o no se da: ya que la felicidad está por encima de todo en la actitud interior de amor hacia los demás y hacia uno mismo.

    El amor mueve el mundo. Entreteje las relaciones entre las personas a través de la amistad, la familia, la pareja, el compañerismo... dota de fortaleza esa fragilidad tan propia del ser humano ante la soledad o las dificultades vitales como la enfermedad o la muerte. Es importante cuidar los lazos de unión con el otro porque suman calidad a la propia vida. Toda alegría es mayor cuando se comparte entre varios igual que toda tristeza es menor cuando se reparte entre varias personas. Cualquier persona siente aliviada su pena al ser consolada. Del mismo modo, alguien tiende por instinto a llamar por teléfono a los seres queridos ante una buena noticia, las personas se reúnen para celebrar un banquete de boda o un bautizo. Todo ser humano necesita querer y sentirse querido por los demás; una tarea que a veces se ve más o menos favorecida por otras tantas emociones difíciles de expresar como la ira, el miedo, la desconfianza, la desesperación, los celos... Sin embargo, existen otro tipo de emociones que refuerzan las relaciones entre las personas como la solidaridad, la compasión ajena, la empatía...  

    Hoy día, las nuevas tecnología proporcionan otro tipo de comunicación entre las personas como el mail, el Messenger, el teléfono... es conveniente sacar el máximo partido de este tipo de medios técnicos, sin embargo, no lo es cuando el ser humano pierde la naturalidad y la espontaneidad en una relación cara a cara en la que la información que proporciona el otro es mucho más clara: a la comunicación oral se le suma también la información proporcionada por la comunicación no verbal propia del lenguaje corporal: postura, gestos, etc. El poder de un abrazo en un momento de dificultad es mucho más valioso que el contenido de un correo electrónico por cariñoso y cercano que sea.

    Merece la pena apostar por la comunicación personal propia del contacto directo. En las grandes ciudades puede vislumbrarse más la soledad propia del anonimato que se experimenta en espacios de millones de habitantes. Sin embargo, los pueblos o las pequeñas ciudades todavía mantienen una parte de ese encanto que proporciona la cercanía entre las personas que favorece compartir con otro una parte de intimidad. La verdadera intimidad se comparte solamente con algunas personas. Aquellas que inspiran confianza.   

    Por tanto, ante el debate de filosofía y ciencia experimental la respuesta es clara: ambas disciplinas deben caminar de la mano conjuntamente en beneficio del hombre que puede descubrir un filósofo dentro de sí mismo pese a no haber estudiado la licenciatura universitaria. Todo aquel que tiene curiosidad e inquietud dentro de sí mismo y se hace preguntas es filósofo porque va más allá de lo aparente y se plantea la razón de ser de las cosas. La verdad siempre está latente más allá de la superficie esperando a ser desvelada. Existen grandes preguntas que los diferentes autores se han planteado a lo largo de la historia: ¿cuál es la causa del universo?, ¿existe Dios?, ¿cuál es la razón de ser de la vida humana?, ¿Cuál es la causa del universo?, ¿por qué existe la muerte? Podríamos seguir enumerando indefinidamente interrogantes que muestran la capacidad inagotable de reflexión humana. Sin embargo, en este curso en concreto estamos planteando otro interrogante profundamente filosófico y humano: ¿dónde está la felicidad? La respuesta sólo la podrás hallar dentro de ti mismo. No la busques fuera de lo contrario pondrás tu atención en el lugar equivocado. Nadie puede llegar a conocerte tan bien como tú mismo.

Capýtulo siguiente - Autoconocimiento
Capýtulo anterior - ¿Dónde está la felicidad?

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a La búsqueda de la felicidad



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Tristeza y felicidad. Diferentes personalidades
En esta lección que te presentamos el día de hoy, veremos las aplicaciones... [17/08/11]
139  
2. Matrimonio. Consejos para la felicidad
Matrimonio . Consejos para la felicidad , recuerda algunas de las... [02/10/09]
1.888  
3. Autoayuda. Crear tu propia realidad y felicidad
Se feliz, crea tu propia realidad. Curso dedicado al éxito, salud, bienestar,... [22/07/09]
2.492  

Capýtulos del curso


ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail