12.176 cursos gratis
8.741.372 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La búsqueda de la felicidad

Autor: Maite Nicuesa Guelbenzu
Curso:
10/10 (4 opiniones) |750 alumnos|Fecha publicaciýn: 15/05/2009
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 1:

 ¿Dónde está la felicidad?

    Aprender a vivir mejor. Una tarea difícil cuando se trata de reflexionar sobre un tema que no responde a una ciencia exacta. La felicidad no responde a las características de una ecuación matemática sino que es un proceso de largo recorrido: un viaje interior interminable sin dirección clara ni rumbo permanente. Las circunstancias personales y los deseos cambian continuamente, por eso, el mayor bienestar que puede experimentar el ser humano a nivel interior reside en la actitud que adopta ante los hechos externos. Aristóteles daba el nombre de eudaimonía a la felicidad; el mayor deseo humano y el bien más preciado. Se trata de un bienestar interno que va más allá de toda emoción que por sus características siempre tiende a ser pasajera como muestra la tristeza, la alegría, el gozo, la envidia...

    Del mismo modo, cualquier sensación física agradable o desagradable es también efímera aunque pueda durar más o menos tiempo. De hecho, hoy día que ha avanzado tanto la ciencia médica es mucho más difícil sobrellevar el sufrimiento anímico que el dolor físico que puede ser aliviado a través de determinados medicamentos. Y el hombre queda a la intemperie de su propio sufrimiento anímico. Un sufrimiento que puede ser mitigado en parte a través del consuelo propio de los amigos y la compañía de la familia pero que en ningún caso puede ser erradicado de golpe como sucede cuando alguien se toma una aspirina para el dolor de cabeza. No es fácil enfrentarse al misterio de la interioridad humana que va más allá de toda biología. En la mayoría de las ocasiones, será el tiempo el que poco a poco vaya mitigando ese sentimiento doloroso que al principio de todo el proceso se experimenta en su grado más álgido. 

    La felicidad tampoco debe confundirse con el placer corporal; el deleite físico puede ser un ingrediente de la misma pero en ningún caso el bien máximo al que puede aspirar el ser humano dotado de conocimiento y voluntad. El placer remite directamente al sentido del tacto. El placer propio del sexo, por ejemplo, está conectado al sentido de la piel. Sin embargo, el placer del sexo no lo es siempre y bajo cualquier circunstancia como queda de manifiesto en el caso concreto de una agresión sexual donde la víctima experimenta dolor y sufrimiento. 

    Por otra parte, existe algún tipo de placeres que tienen la capacidad de generar gozo. Así sucede por ejemplo cuando alguien contempla a través del sentido de la vista un bello paisaje o se alegra a través del sentido del oído de una melodía que le emociona. A nivel mental el hombre tiene la capacidad de hacer interpretaciones de cualquier hecho relacionado a un sentido, por esta razón, algo puede producir no sólo gozo sino tristeza.

    Aprender a vivir es simplemente tener el deseo interior de querer vivir más plena e intensamente ya que la oportunidad de la vida es única y merece la pena disfrutarla. Además, el ser humano avanza cuando toma conciencia de que cada día supone un nuevo aprendizaje. Sería conveniente que el hombre aprendiese a valorar todo lo que posee como lo haría si lo hubiese perdido. Entonces, el bien anhelado se convierte en un tesoro que se añora cada instante. Es posible sumar calidad a la vida tomando conciencia del valor de un amanecer, una sonrisa, una palabra de consuelo, un gesto de cariño, la importancia de la familia, la amistad, el amor... la verdadera felicidad reside en los pequeños detalles de la vida cotidiana. La realidad siempre es mejor que la ficción simplemente porque es real. Las cosas son tal como se dan. Aceptarlas es la mejor forma de sentirse satisfecho y no sumar frustración al propio desencanto. En ocasiones, la mayor fuente de insatisfacción se produce por las elevadas expectativas que el hombre pone ante un hecho determinado. Cuando las expectativas son elevadas es fácil que se experimente frustración ya que el nivel de perfección que se espera es desmedido. Curiosamente, es mucho más fácil sentirse satisfecho y contento por cómo se han dado las cosas cuando el nivel de espera previa no era tan alto. 

    Del mismo modo, otra fuente de frustración puede surgir de la tendencia que algunas personas, por ejemplo, las envidiosas o las soberbias tienen para compararse con los demás. Cada persona es única e irrepetible; cada historia es diferente. Por tanto, no puede observarse y analizarse bajo la perspectiva de la comparación. La envidia y la soberbia manifiestan un tipo de tristeza. En el caso de la envidia se trata de la tristeza de aquel que se entristece ante el bien ajeno en tanto que es un bien del que uno mismo carece. Por esta razón, aunque el sentimiento de la envidia es muy dañino para aquel que lo experimenta todavía lo es más la emoción del odio que se  caracteriza por el deseo del mal del otro. Es decir, el odio es más fuerte que la envidia ya que el envidioso aunque se entristezca del mal ajeno no desea su mal. Por otra parte, el soberbio llevado por su deseo desmedido de excelencia personal desea sobresalir por encima del otro. Por esta razón, pone su felicidad en el lugar equivocado ya que la base de su bienestar interior es el aplauso ajeno que propicia la fama. Por tanto, pone su felicidad no en su decisión personal sino en las manos del otro que puede optar o no por alabarle. En el caso de que lo haga, el soberbio se sentirá bien, sin embargo, no sucederá lo mismo en el caso de que no lo haga. Entonces se sentirá triste y decepcionado.  

    El ejemplo del soberbio sirve para ejemplificar algo muy evidente: para encontrar la felicidad debemos buscarla en el lugar adecuado. ¿Dónde está la felicidad? Dentro de ti mismo.

Capýtulo siguiente - Filosofía y ciencia experimental

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a La búsqueda de la felicidad



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Tristeza y felicidad. Diferentes personalidades
En esta lección que te presentamos el día de hoy, veremos las aplicaciones... [17/08/11]
139  
2. Matrimonio. Consejos para la felicidad
Matrimonio . Consejos para la felicidad , recuerda algunas de las... [02/10/09]
1.888  
3. Autoayuda. Crear tu propia realidad y felicidad
Se feliz, crea tu propia realidad. Curso dedicado al éxito, salud, bienestar,... [22/07/09]
2.492  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail