12.174 cursos gratis
8.742.548 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La búsqueda de la felicidad

Autor: Osvaldo González Rojas
Curso:
9/10 (2 opiniones) |528 alumnos|Fecha publicaciýn: 01/12/2009
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 7:

 Volviendo al inicio

Acercándonos ya al final de esta abundante efusión de ideas, creo que se ve claro que la salud, el dinero y el amor, del refrán popular aquel, han cobrado un significado más claro y vale aún la pena redundar algo más acerca de ellos, antes de proceder a terminar este capítulo:

La salud

No cabe duda que genera una de las inquietudes más significativas del presente de cada uno de nosotros, no sólo por su estado actual, sino por las consecuencias de sus alteraciones en el pasado y por lo que tememos pudiera hacernos padecer en el futuro. Si mantener el control de aquellos factores sobre los cuales podemos hacer algo hoy, es importante para evitar mayores problemas mañana, no menos lo es el realizar lo máximo para solucionar los problemas de salud que experimentamos en el presente. Afortunadamente, la medicina pone a disposición de los enfermos muchos medios de curación y alivio, como nunca antes fue posible en la historia de la humanidad y promete otros de poderío casi impensable; usarlos en nuestro beneficio es no sólo nuestra responsabilidad, sino que nuestra obligación: actuar, cuanto antes mejor, como siempre, es la clave.

El dinero

Sabemos que el dinero permite adquirir bienes (no sólo cosas materiales...) y satisfacer muchas necesidades. Su ausencia o escasez en el presente, por mala administración del que se gana o por no obtenerlo suficientemente, al limitar seriamente la satisfacción de necesidades, incluso básicas, conspira en contra de la salud y de la paz de la mente, exponiendo, al que la sufre, a mal actuar para conseguirlo, es decir, a delinquir o a comportarse de manera inmoral o poco ética (a realizar acciones reñidas con la práctica del amor, sin manifestar caridad, afecto, amistad ni real atracción sexual). La importancia de ganar dinero es obvia, pero ello no debiera convertir a la vida en una carrera para obtenerlo, ni debiera convertir al hecho de ganar dinero en la necesidad sino que en el medio para satisfacer muchas otras; equilibrio y moderación, tanto en el ganar como en el gastar, parecen ser las palabras más adecuadas para describir el comportamiento adecuado para conseguir que la obtención de dinero se integre a la búsqueda en la que todos estamos.

El sexo y el amor

Leí, hace ya mucho, la opinión de alguien argumentando que, en nuestros días, se habla mucho de amores y de relaciones sentimentales, pero poco del amor. Eso es muy cierto porque, cuando se habla del amor, se tiene la tendencia a pensar sólo en el aspecto sexual; ello es así, sin duda, porque ese factor es el predominante en nuestras vidas (al menos cuando somos jóvenes); ya sabemos, sin embargo, que este término es de alcance mucho más amplio y que tiene que ver, además, no sólo con la multitud de muestras de afecto, de amistad y de deseo sexual que desearíamos se manifestase hacia nosotros, sino que también con aquellas que damos y desearíamos dar a otros.

El amor es un sentimiento muy relacionado con nuestra necesidad de formar parte de una especie y de una comunidad (comunidad que, en el límite, engloba a todo el Universo) pero también con la necesidad de ser reconocidos como parte de ella. Este sentimiento se expresa a través de varias formas, que incluyen a la caridad, el afecto, la amistad y el erotismo. La caridad, motivada por la percepción del sufrimiento ajeno, tanto de seres humanos como de animales, nos lleva a sacrificar parte de nuestro propio bienestar a cambio del alivio del sufrimiento observado; asociada a la caridad se encuentra la compasión, la clemencia y el perdón, que constituyen características exclusivas y muy apreciadas en el ser humano. ¡Ojalá pudiesen, todos los seres humanos, poseer la máxima sensibilidad para experimentarlas!. El afecto es un sentimiento más elevado que la caridad, a la cual incorpora, y nos compromete con otros seres, ya no sólo para aliviar sus sufrimientos, sino que para tratar de extinguirlos completamente e incluso generar en ellos un placer asegurado, creándoles necesidades para las cuales creemos poder suministrar, en cualquier instante, el antídoto correspondiente.

La amistad es un nivel de amor más elevado aún, que incluye a la caridad y al afecto e incorpora la entrega, a otro ser, de nuestra confianza; así pues, con la amistad nos entregamos, emocionalmente, en las manos de otros, seguros en que ellos no sólo serán capaces de aliviar nuestros sufrimientos, sino que estarán dispuestos a los máximos sacrificios por nuestro bienestar y seguridad, sin jamás herirnos ..sin pena y, por supuesto, a lo cual estamos bien dispuestos a corresponder. En el amor erótico o sexual, nivel más completo aún que los demás, nos entregamos emocional y físicamente a otro ser humano, con plena confianza y creencia en que, de la relación con él obtendremos y podremos dar, siempre, placer y felicidad; en el amor erótico nos entregamos pero, al mismo tiempo, exigimos entrega total; es precisamente, a causa de ese aspecto de este sentimiento, que se origina buena parte de las congojas que él nos causa, pues la atracción y fidelidad mutuas dependen sólo algo de la razón y de los sentimientos de afecto y mucho de factores genético-químicos, que se encuentran más allá de nuestro control y conciencia. Manejar adecuadamente las inquietudes derivadas de nuestras necesidades en este campo no es fácil y todos concordaremos en la intensidad y frecuencia con las que ello nos sumerge en infelicidades, especialmente cuando se es joven. Dada la fortaleza de este poderoso sentimiento, poco es lo que la razón puede hacer por el afectado y yo no me atrevo a sugerir caminos, todavía; sirva de consuelo el constatar que los dolores de amor parecen ser necesarios para sentirse más vivos y que la esperanza en las posibles mieles futuras, ayuda a sobrellevar mejor esas penas.

Aproximándonos ya al final de este punto, no está de más la siguiente reflexión: sabido es que a través del amor recibido, en cualquiera de sus formas, se satisface nuestra hambre de sabernos estimados, amados y necesitados; sabido es que ello incrementa nuestra seguridad y nuestra impresión de que valemos a los ojos de los demás; el amor recibido es lo que incrementa nuestra autoestima y nos llena de felicidad, aún careciendo de muchas otras cosas (contigo, ¡pan y cebolla!). Si todo esto es sabido, ¿por qué no hacer a los demás lo que resulta bueno para nosotros mismos?. ¡exprese pues su amor!, ¡hágalo siendo caricativo y generoso con los extraños que necesitan ayuda, siendo afectuoso con los que estima, siendo admirativo y agradecido con los que admira, siendo afectuoso, leal y abierto con sus amigos, siendo amoroso y todo lo demás con su pareja y con sus hijos, pero también siendo bueno, respetuoso, solidario y considerado con todos los seres que le acompañan en la aventura de vivir. ¡Sabido es que el amor otorgado hace la felicidad de otros pero sabido es que también hace mucho por la nuestra!.

Si desea expandir algo más sus ideas acerca del sexo y el amor, sugiero que lea mi escrito HAPPINESS, en el cual, con un estilo algo diferente, profundizo en el tema.

Capýtulo siguiente - Conclusión

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a La búsqueda de la felicidad



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Matrimonio. Consejos para la felicidad
Matrimonio . Consejos para la felicidad , recuerda algunas de las... [02/10/09]
1.888  
2. Tristeza y felicidad. Diferentes personalidades
En esta lección que te presentamos el día de hoy, veremos las aplicaciones... [17/08/11]
139  
3. Autoayuda. Crear tu propia realidad y felicidad
Se feliz, crea tu propia realidad. Curso dedicado al éxito, salud, bienestar,... [22/07/09]
2.492  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail