12.212 cursos gratis
8.337.641 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Capítulo 3:

 Concepto de Bienestar. Marco histórico (1/3)

II. MARCO HISTORICO

Desde el mismo nacimiento de la humanidad, el concepto de bienestar está muy ligado al concepto de solidaridad; si analizamos  como nació la solidaridad podríamos comprender como evolucionaron  las diferentes formas de afrontar los problemas sociales, y que papel desempeña la iniciativa social en los distintos momentos históricos, hasta llegar a lo que hoy conocemos como Bienestar Social.

Desde el principio de su historia el hombre ha tenido la necesidad de agruparse, sin importar las razones que la motivaran, el hombre comprendió que era más poderoso si actuaba en grupos y no de manera individual, así lo hizo para cazar, construir y conquistar, en las diferentes etapas de su evolución cultural y en la medida en que las civilizaciones se fueron haciendo cada vez más complejas.

En un primer momento, la ayuda a los demás se desarrollaba a través de la familia y de las relaciones de buena vecindad, es la solidaridad vecinal o familiar quien actúa cuando un ciudadano tiene problemas, se ayuda en el cultivo, a reconstruir una vivienda dañada, a la viuda que no tiene medios de subsistencia, o se acoge a esos huérfanos que han perdido a sus padres, sin duda, la solidaridad vecinal continúa en la actualidad desempeñando un importante papel, aunque ya no de un modo exclusivo.

En la época feudal se daba cierta protección y refugio a los vasallos que formaban parte de un feudo, pero por otro lado, eran explotados sistemáticamente, para aliviar esa explotación, los señores feudales proporcionaban una leve protección social a sus vasallos, sin ningún criterio preestablecido, al total capricho del señor y basadas en unas relaciones de sumisión.

Es destacable en este periodo, las acciones caritativas, para todas aquellas personas que no estaban sujetos a la protección de los sistemas anteriores. La caridad era ejercida por los ciudadanos dando limosna, los ayuntamientos mediante albergues y casas de misericordia, o las organizaciones religiosas con sus hospitales.

Estas formas caritativas, hoy superadas, estaban ligadas a sentimientos religiosos y piadosos, siendo fundamentalmente la Iglesia quien se ocupaba de la atención de pobres y marginados, ayudada en su labor de nobles movidos por sentimientos piadosos y religiosos, tuvo origen también en esta época, las primeras leyes respecto a la pobreza.  La pobreza molestaba a la colectividad, por tanto, se intentan impedir la mendicidad al pobre que consideran válido para trabajar y que, por diversas razones no lo hacía, su reincidencia en la mendicidad llevaba incluso al sufrimiento de penas.

Los pobres eran tratados igual que si fueran ladrones u otro tipo de delincuentes y condenados a castigos similares. Progresivamente se va reduciendo la protección feudal y eclesiástica, comenzando a tomar cuerpo la beneficencia pública.

La beneficencia pública, a diferencia de la caridad, no es ejercida por la Iglesia o por ciudadanos con medios económicos, el protagonismo principal pasa a ser ocupado por los ayuntamientos.  Esta acción pública tiene dos caras, por un lado trata de reprimir la pobreza y la mendicidad ampliándose la legislación represora de épocas anteriores; por otro, se comienza a pensar que el hombre desvalido no puede quedar a merced de las ayudas de sus semejantes, ni de las instituciones y, por tanto, se necesita establecer una ayuda social pública que pueda cubrir las situaciones de necesidad.

Este interés se cristaliza en las leyes de beneficencia, siendo el Ayuntamiento de Brujas en 1526 el primer organismo público que convierte la asistencia caritativa a los pobres en el primer plan municipal de beneficencia pública.

La beneficencia supone una forma de superación de la caridad, ahora bien, no podemos olvidar que la beneficencia está basada en el simple altruismo o generosidad del benefactor, este carácter altruista implica discrecionalidad de la ayuda solicitada, continuando la asistencia sin ser un derecho propio del ciudadano y manteniéndose como una acción graciable.  España asume tardíamente la beneficencia decretando en 1849 la Ley General de Beneficencia.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:

Al presionar "Recibir" estás dándote de alta y aceptas las condiciones legales de mailxmail

Cursos similares a Bienestar social. Empresas del siglo XXI (1/2)


  • Vídeo
  • Alumnos
  • Valoración
  • Cursos
1. Bienestar social. Empresas del siglo XXI (2/2)
Empresa, trabajo y bienestar social son las claves de este curso. La búsqueda de... [01/07/09]
6.338  
2. Líderes del siglo XXI
¿Cómo son los líderes del futuro? ¿Cuáles serán sus puntos fuertes y cuáles sus... [20/07/07]
1.077  
3. Empresas familiares. Sugerencias para evitar algunos conflictos
Las empresas familiares, siempre se tiene la ilusión de que, una vez retirado el... [01/02/12]
5  

¿Qué es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail


Ponte al día de Organización empresarial con nuestros cursos gratis