12.170 cursos gratis
8.781.725 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

La biblia. Reflexiones

Autor: JUAN FRANCISCO LOPEZ RAYO
Curso:
|96 alumnos|Fecha publicaciýn: 17/05/2011
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 4:

 La biblia. El rico y lázaro

            Esta es una historia que Jesús  relato diferente a las parábolas o ilustraciones que él acostumbraba usar para enseñar alguna verdad, Marcos: 4: 2, 33; esta historia era un relato verídico sucedió en la vida real y no una parábola o ilustración como muchos enseñan en las doctrinas de sus respectivas sectas, queriendo refutar o desmentir lo que Jesús pretendía asegurar acerca de la existencia de un lugar real, que existe, y es el lugar donde después de la muerte de un individuo que vivió lejos de la voluntad de Dios, haciendo de su vida lo que quiso va a llegar a morar, y  sufrirá un tormento eterno, y este lugar es el infierno, dicha historia está registrada en Lucas: 16: 19-31.  Enfatizando un poco en que esta es una historia real, y no una parábola, note usted que la Biblia siempre aclara cada vez que Jesús iba a decir una parábola cuando hacía uso de este método, por ejemplo Mateo: 13: 3, Y les habló muchas cosas en parábolas. Decía: «Una vez salió un sembrador a sembrar, o también,  Lucas: 5: 36: Les dijo también una parábola: «Nadie rompe un vestido nuevo para echar un remiendo a uno viejo…. y no así en el relato de esta historia lo cual era un suceso que hoy día sigue siendo una realidad y sigue cumpliéndose; analicemos a lo largo de los versículos que narran esta historia lo que enseña:

Lucas: 16:

19 Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez.

 

            El versículo 19 demuestra lo expuesto anteriormente en cuanto que es una historia real, un acontecimiento ocurrido, ya que hubo un hombre, el rico, la característica de este describe su estatus y condición social, su manera de vestir y su estilo de vida era lujosa, su vestimenta purpura denota estar revestido de realeza, majestad, reino, sacerdocio, poder, rey, autoridad, y el lino fino simboliza las acciones justas que con que se deberían de revestir los hijos de Dios por razón de la fé en él, el banquete con esplendidez era el pan de vida enviado desde el cielo con que contaba este hombre rico, este hombre era una figura del pueblo de Israel a quien Dios escogió para bendición de todas las naciones del mundo, haciendo su pacto con ellos, promulgando sus leyes para ser luz a las naciones, Romanos: 9:4-5, pero que tristemente fallaron en su misión de justicia y fe de manera nacional y particular como individuos, Romanos: 11:9-10.

20 Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas,

Describe el lamentable estado del otro, de Lázaro, este otro era un mendigo, ya que como gentil ósea no de raza judío no contaba con el privilegio del rico por tener este, (el rico), las promesas y bendiciones por ser parte del pueblo de Dios, Lázaro echado a la puerta del rico, es una actitud de suplica por alcanzar la entrada que el rico tenía a su alcance, pero no dejaba que Lázaro alcanzara, lleno de llegas, Lázaro reconociendo su condición pecadora, ya que su vida era una llaga podrida, producto del pecado, Isaías: 1:6, sintiendo su culpa y dolor por el mismo.

21 y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas.

Habla de que Lázaro ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico, ya que este esplendido banquete como dijimos anteriormente representa el pan de vida enviado por Dios desde el cielo para satisfacer las necesidades del hombre de manera integral en espíritu, alma, y cuerpo.

22 Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado.

Narra un acontecimiento que tarde o temprano tendremos que afrontar todo, la muerte, y ambos murieron, note que en el caso del mendigo, ni siquiera habla de una digna sepultura, a diferencia del rico, porque está es la cuestión del ser humano,  murió el renombrado, murió el ilustre, murió el benefactor, pero quién es ese otro que murió, un don nadie, alguien sin importancia, pero estos criterios humanos de nada sirven en razón de que será o que alcanzara cada quien en la eternidad, ya que de Lázaro se dice que los propios ángeles lo transportaron a su destino final junto a Dios.

23 Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno.

            En este versículo miramos el paradero del rico momentos después de su muerte, habla del Hades, esta es una palabra Griega que significa el lugar de los muertos, algunas sectarios en su doctrina enseñan que nadie puede seguir existiendo después de la muerte física, por que traducen esta palabra de manera literal como la sepultura o la tumba, donde toda conciencia humana es extinguida al morir al igual que sucede con los animales, pero lo que realmente se quiere enseñar es que aquí van a parar todos los que están separado por toda la eternidad de la presencia de Dios, lo cual constituye una muerte espiritual, ya sin ninguna esperanza de reconciliación con el creador, porque aun la Biblia dice que si uno cuenta con el halito de vida en esta tierra aunque estén en pecado hay esperanza para el hombre, aunque es cierto que por su pecado están muertos espiritualmente, sin ninguna relación con Dios, todavía cuenta con la misericordia de Dios al disfrutar todavía la vida física, disfrutando los beneficios de la creación misma que Dios hizo.  Más adelante veremos las evidencias que desmienten las enseñanzas de dichos sectarios, porque, si hay existencia después de la muerte física, con toda la conciencia humana viva.

            Pero, que fue lo que condeno al rico, y que fue lo que justifico al mendigo de Lázaro para salvarse; con lo expuesto al inicio con todas las tipologías que caracterizaban a cada uno de ellos, veremos que no fue las condiciones económicas, ni materiales lo que fue determinante en el paradero eterno de cada uno, ya que no fue el hecho de que el rico tuviera posesiones materiales y riquezas lo que lo condeno, ni tampoco el hecho de que Lázaro sufriera el flagelo de la miseria, y la enfermedades físicas lo que le dio la entrada a la salvación; ¿entonces que fue? al rico lo condena su falta de fe, amor y misericordia ya que contaba con todo el privilegio de alcanzar a su prójimo desde la posición que ocupaba como parte del pueblo de Dios, y solo se preocupo de su jactanciosa vida, solo satisfaciendo su propio ego, y deleites egoísta, y nunca le preocupo seguir la justicia que era el espíritu de la misma ley otorgada como parte de su propia bendición, Romanos: 8: 4-6; en cambio Lázaro tuvo una actitud y un corazón diferente, lleno de fe y contrición, ya que al reconocer su vida pecadora igual que una llaga podrida, se echo a la puerta en actitud de suplica de perdón ante aquel que dijo: Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos, Juan: 10:9, puerta por la cual el rico no le permitía entrar, Mateo:23:13; deseando zacearse si quiera de las migajas del esplendido banquete, demostrando la misma fe que elogio Jesús de la mujer sirofenicia o cananea de Mateo: 15:21-28, y Marcos: 7:24-30, ya que ambos mendigaban aunque fuera las migajas que caían de las mesas de los privilegiados, ya que eran gentiles y no judíos, anhelaban zacearse de aquel que dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás; Yo soy el pan de vida, Juan: 6:35,48 , alimento que el rico nunca le ofreció, estas actitudes fueron las que condenaron al uno y justificaron al otro respectivamente.

            Ahora volviendo al versículo 23, dice que el rico alzo sus ojos y vio de lejos a Abraham y a Lázaro, como se puede explicar que alguien mira si esta en un estado de inconsciencia, y aun mas estaba sintiendo tormento, y aun mas habla de la existencia y presencia de dos personajes más igualmente consiente.

24Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama.

            Ahora vemos al rico reconociendo como padre a Abraham, reafirmando su descendencia como judío, hablando, dando voces de suplica debido al tormento que sentía, muy consciente de su situación de dolor, pidiendo la fresca humedad del agua debido a la intensa sed que le producía las intensas llamas literales, todo esto no es propio de alguien en un estado de inconsciencia ni existencia.

25 Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí,  y  tú atormentado.  26 Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá.

            Sigue un actuar  consciente igualmente del otro personaje, Abraham, contestándole las palabras del rico, haciéndole ver lo inútil de revertir aquella situación, ya que en vida se establecieron las bases para tal destino, tanto del uno como del otro, ya nada se puede hacer para salir de aquel sitio, no puede haber una conexión de un lugar al otro ya que la montaña que lo separa es el pecado y la muerte, encontraste con la vida y la salvación.

27Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre,

28porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento.

29Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos.

30Él entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán.

 31 Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos.

            Estos últimos versículos revelan lo desesperante que es para lo que están en el infierno el  deseo que otros no lleguen allí, como los familiares, pero esto es debido a que no podrán soportar vivir por toda una eternidad maldiciéndose, reprochándose todo lo mal que se comportaron entre sí, no puede nadie salir de la eternidad y regresar a la vida para predicarle a nadie, porque ya Dios estableció el medio como y en quien creer para salvación, a Jesús, del cual da testimonio toda la Biblia, desde el Antiguo Testamento hasta el Nuevo, el rico como judío estaba bien instruido en las leyes de Dios dada al pueblo de Israel, conocía las escrituras, solo que no quiso obedecerla, y los familiares del rico que estaban con vida tenían la oportunidad de decidir obedecer o no las leyes de Dios, ellos determinarían su propio destino, pero aun permitiendo Dios algún testimonio de alguna experiencia de alguien de volver a la vida nadie quiere creer para arrepentirse, ¿y tú que crees?

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a La biblia. Reflexiones



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. La biblia. Curso bíblico
Curso de religión de enfoque cristitano. En este curso se explica la Biblia de una... [10/05/05]
5.953  
2. Reflexiones cristianas
El cristianismo , es visto a nivel mundial, como una religión; sin embargo, para... [10/01/10]
834  
3. Religión. Proverbios de la biblia
La biblia nos trae muchas enseñanzas a todos los cristianos , los proverbios... [28/02/11]
362  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail