12.176 cursos gratis
8.741.372 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Barroco literario español

Autor: Esteban Conde Choya
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |1050 alumnos|Fecha publicaciýn: 28/04/2010
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 13:

 Calderón y sus seguidores. Teatro barroco

Ya dijimos en la unidad anterior que junto al  teatro popular (civil, urbano), representado especialmente por Lope de Vega, durante el barroco se dieron en España otras dos clases de teatro: el cortesano y el religioso.

El teatro cortesano gustaba de rodearse de todo tipo de lujo y de cualquier elemento que sedujera a los sentidos. Y así, las comedias que durante las fiestas palaciegas se representaban en los Reales Sitios, palacios, casas de los Grandes, etc. disponían de abundantes medios para su montaje y contaban con famosos escenógrafos italianos para que a la representación no le faltaran trucos, maquinaria y tramoya de todo tipo, detalles que en aquellos tiempos llegaban a tener mayor aceptación que la misma obra representada.

El teatro religioso se desarrolló siguiendo la línea con que había empezado en la Edad Media. Las obras que mayor importancia adquirieron fueron los Autos Sacramentales, que con Calderón alcanzaron su más alta cima. Los Autos se representaban en contadas y solemnes festividades del año, sobre todo, en el Corpus; lo cual permitía que la Iglesia, las cofradías y hermandades religiosas y también los poderes públicos dedicaran más tiempo y más dinero a organizar sus representaciones de acuerdo con lo que significaban. Y aunque este detalle no era visto con buenos ojos por dramaturgos que, como Lope de Vega, cultivaban el teatro popular, la realidad fue que les sirvió de acicate para mejorar la técnica y el material escénico.

Los Autos Sacramentales eran piezas dramáticas alegóricas (lo alegórico consistía en presentar ideas y abstracciones por medio de personajes) de una sola jornada y asuntos  relacionados con la Eucaristía; solían representarse al aire libre con una escenografía muy lujosa y montada sobre “carros”. Lope, creador también de algunos autos sacramentales (La siega, El viaje del alma…), los definió así:

        “Y ¿qué son autos? -Comedias

        a honor y gloria del pan,

        que tan devota celebra,

        esta coronada villa,

        porque su alabanza sea

        confusión de la herejía

        y gloria de la fe nuestra,

        todas de historias divinas.”

También escribieron autos sacramentales dramaturgos como Tirso de Molina (El colmenero divino), Mira de Amescua (Pedro Telonario) o José de Valdivielso (El hospital de los locos). Pero los supera a todos Calderón, que estudiaremos acto seguido.

Pedro Calderón de la Barca (1600-1681) nació en Madrid. Estudió con los jesuitas, de quienes aprendió la afición por los clásicos, y más tarde Filosofía, Teología y Derecho en Alcalá y Salamanca. Viajó por Italia y Flandes. Fue caballero de la Orden de Santiago y participó en la guerra de Cataluña, donde fue herido. Se ordenó sacerdote pasados los cincuenta años y fue nombrado capellán de Reyes Nuevos de Toledo. Allí estuvo hasta que el Rey lo nombró capellán de honor en  Madrid, donde murió.

Obra dramática

Para entender el teatro de Calderón conviene tener en cuenta lo que el autor pensaba del mundo. Para él existen dos elementos que componen la vida humana: el físico (bienes, hacienda…), que ha de ofrecerse al rey con total fidelidad; y el espiritual (el honor, la honra…), que sólo pertenece a Dios. Pedro Crespo dice a don Lope de Figueroa:

            “Al rey, la hacienda y la vida

 se ha de dar; pero el honor

             es patrimonio del alma,

             y el alma sólo es de Dios.”

Casi doscientas piezas escribió Calderón entre comedias y autos sacramentales. Unas y otros podemos clasificarlos en los siguientes grupos:

Comedias de capa y espada(reflejo de las costumbres de la época y ejemplo del ingenio y capacidad del autor de llevar el humor al escenario: La dama duende, Casa con dos puertas, mala es de guardar

Comedias de honor y de celos (se hizo famosa con ellas la venganza calderoniana, según la cual la ofensa sufrida sólo se podía lavar con sangre): El pintor de su deshonra, El mayor monstruo los celos

Comedias mitológicas(inspiradas en los mitos grecolatinos): La estatua de Prometeo, Eco y Narciso

Comedias filosóficas: La vida es sueño es el ejemplo más claro donde trata el autor los problemas humanos más transcendentes, como la fugacidad de la existencia humana, la libertad o el valor que tiene la educación frente a la naturaleza; los monólogos de Segismundo son muestras palpables de las inquietudes que asaltan al hombre al hablar de su destino.

Comedias históricas y legendarias: La niña de Gómez Arias, El alcalde de Zalamea (sin duda una de sus mejores obras junto con La vida es sueño), trata el tema del honor y la honra, a los que todos, desde los villanos hasta los nobles, tienen derecho.

Comedias religiosas: Las dos más celebradas son: La devoción de la cruz (ejemplo de la influencia que tiene la Redención en un malhechor que al final se arrepiente) y El mágico prodigioso (para muchos antecedente del Fausto, de Goethe) que muestra el amor de los santos Justina y Cipriano y su postrer martirio por defender su fe.

Autos sacramentales: El gran teatro del mundo (donde Dios aparece en la figura de un autor que reparte los papeles que los hombres deben representar en esta vida; cuando acaba la representación cada uno recibe su premio o su castigo según haya actuado), La cena del rey Baltasar (en que se cumple la profecía de la muerte del rey, extraída del libro del profeta Daniel), etc.

Estilo

Frente a la facilidad e improvisación de Lope, Calderón escribe un teatro más reflexivo e intelectual, y frente a la incontinencia verbal y muchas veces ligera del primero, el segundo construye una obra de severa contención. Además, Calderón utiliza al máximo los recursos  del Barroco: los alambicamientos conceptuales, las antítesis, las hipérboles… Los versos y las estrofas empleados son variados, sonoros, contundentes y sabiamente construidos. Y en cuanto a las técnicas teatrales, pone el acento en la fuerza de la acción, estudia los caracteres de los personajes, crea acciones paralelas de la principal, concede a veces (en especial en los autos) mucha importancia a la escenografía (para él el teatro no se concibe sin un decorado riquísimo), etc. Resumiendo, la diferencia esencial es que la obra calderoniana es menos abundante pero más intensa que la de Lope.

Te propongo la lectura de un fragmento de La vida es sueño que corresponde a la escena XIX del acto II, en la cual el protagonista Segismundo llega a la conclusión de que se cumple en la vida del hombre lo que dice el título de la comedia. Como sabes, el rey de Polonia Basilio fue advertido por un oráculo, al nacer su hijo Segismundo, que éste se haría con el poder y sería un monarca déspota y tiránico, y para evitarlo lo encierra en una prisión. Allí vive sin tratar con nadie, salvo su ayo Clotaldo, hasta que se hace mayor. El rey para probarlo lo narcotiza y lo lleva a la corte, donde, al despertar, abusa de su condición de príncipe y se comporta de manera bárbara con un cortesano; así que, Basilio, creyendo que un hombre así no podrá ser nunca un buen gobernante, lo duerme otra vez y lo devuelve a su encierro; cuando Segismundo despierta cree que todo ha sido un sueño.

Segismundo

“Es verdad, pues reprimamos

esta fiera condición,

esta furia, esta ambición,

por si alguna vez soñamos;

y sí haremos, pues estamos            5

en mundo tan singular,

que el vivir sólo es soñar,

y la experiencia me enseña

que el hombre que vive sueña

lo que es hasta despertar.               10

Sueña el rey que es rey, y vive

con este engaño mandando,

disponiendo y gobernando;

y este aplauso que recibe

prestado, en el viento escribe;        15

y en cenizas le convierte

la muerte (¡desdicha fuerte!):

¡que hay quien intenta reinar

viendo que ha de despertar

en el sueño de la muerte!               20

Sueña el rico en su riqueza,

que más cuidados le ofrece;

sueña el pobre que padece

su miseria y su pobreza;

sueña el que a medrar empieza,       25

sueña el que afana y pretende,

sueña el que agravia y ofende,

y en el mundo, en conclusión,

todos sueñan lo que son,

aunque ninguno lo entiende.            30

Yo sueño que estoy aquí

destas prisiones cargado,

y soñé que en otro estado

más lisonjero me vi.

¿Qué es la vida? Un frenesí.            35

¿Qué es la vida? Una ilusión,

una sombra, una ficción,

y el mayor bien es pequeño;

que toda la vida es sueño,

y los sueños sueños son.”               40

Actividades

a)      Consulta La vida es sueño, localiza los versos que anteceden a estos de Segismundo y luego cuenta brevemente lo sucedido a partir de ellos.

b)      ¿Cuál es la idea principal del fragmento? Apunta otras ideas secundarias del mismo.

c)      ¿En cuántas partes puede dividirse el texto? Anota el contenido de cada una de ellas.

d)      Indica el nombre de la estrofa del fragmento, escribe su esquema métrico y explica por qué el verso 35 es un octosílabo

e)      Localiza en el texto la anáfora que está relacionada con la idea central del mismo. Luego escribe el campo semántico de la palabra clave del fragmento y su familia léxica. ¿Cómo se llama el recurso expresivo basado en  el empleo de palabras de la misma familia léxica?

f)       Localiza un ejemplo de paralelismo, otro de metonimia, otro de metáfora y un cuarto de antítesis y explícalos.

g)      Redacta en prosa el contenido del fragmento adaptándolo a una situación actual.

La escuela de Calderón

Entre los discípulos que siguieron el teatro de Calderón de la Barca destacaron Moreto y Rojas Zorrilla.

Agustín Moreto y Cavana(1618-1669) nació en Madrid de padres italianos. Estudió en Alcalá de Henares y profesó de clérigo de órdenes menores en 1642. Desde entonces se dedicó a su labor literaria hasta que el arzobispo de Toledo lo llamó en 1656 para nombrarle capellán del Hospital de San Nicolás. Allí cambió el cultivo de la dramaturgia por el cuidado de los enfermos hasta el día de su muerte.

Su obra dramática puede clasificarse del siguiente modo:

.-Entremeses: El aguador, Entremés para la noche de San Juan

.-Comedias religiosas (en especial, basadas en vidas de santos): La vida de san Alejo.

.-Comedias psicológicas o de carácter (para muchos, las mejores), de las que destacan dos: El desdén con el desdén, comedia que guarda mucho parecido con  La vengadora de las mujeres, de Lope, pero de la que tomó Molière aspectos para escribir su Princesa de Elida; y El lindo don Diego (obra inspirada en el Narciso en su opinión, de Guillén de Castro), que trata de un joven vanidoso y ridículo que, por sus pretensiones amorosas, es objeto de burlas.  En este tipo de comedias muestra Moreto gran habilidad en los diálogos y en la caracterización de sus personajes. Para Menéndez Pelayo él es “nuestro Terencio por la profunda intención moral y por la urbanidad ática”. A estos rasgos habría que añadir la importancia que da a veces a la figura del “gracioso” y la soltura y la sencillez del verso.

He aquí una muestra de El desdén con el desdén:

“(Carlos y Polilla.)

Carlos. ¿Polilla amigo?

Polilla.             Carlos, ¡Bravo cuento!

Carlos. Pues ¿qué ha habido de nuevo?

Polilla.                             Vencimiento.

Carlos. Pues tú ¿ qué has entendido?

Polilla. Que para enamorarte, me ha pedido

que te lleve al jardín, donde has de vella,

más hermosa y brillante que una estrella,

cantando con sus damas;

que como te imagina duro tanto,

ablandarte pretende con el canto.

Carlos. ¿Eso hay? Mucho lo extraño.

Polilla. Mira si es liviandad de buen tamaño,

y si estás ya harto ciega,

pues esto hace y de mí a fiarlo llega.

(Tañen dentro.)

Carlos. Ya escucho el instrumento.

Polilla.                  Ésta es ya tuya.

Carlos. Calla, que cantan ya.

Polilla.                           Pues ¡aleluya!

(Cantan)

“Olas eran de zafir

las del mar sola esta vez,

con el que siempre la aclaman

los mares segundo rey.”

Polilla. Vamos, señor.

Carlos.                    ¿Qué dices? Que yo muero.

Polilla. Deja eso a los pastores de la Arcadia

y vámonos allá, que esto es primero.

Francisco de Rojas  Zorrilla (1607-1648) nació en Toledo. Estudió Humanidades en su ciudad natal y posteriormente se cree que lo hizo en las universidades de Alcalá y Salamanca. Luego se estableció en Madrid y enseguida consiguió la ayuda de Felipe IV. Desde 1632 hasta su muerte colaboró con dramaturgos de la talla de Calderón  y Vélez de Guevara, y llenó los “corrales” de Madrid y otras ciudades españolas con sus comedias. También logró ser admitido en la Orden militar de Santiago. Participó activamente en las luchas literarias de la época y a causa de un incidente relacionado con ellas fue herido gravemente. Murió joven, posiblemente de forma violenta.

La obra dramática de Rojas Zorrilla puede clasificarse en los siguientes grupos:

Comedias de figurón(cómicas, con tipos caricaturescos), de las que destacan Don Lucas del Cigarral y Entre bobos anda el juego, que trata el tema controvertido entonces del derecho de la mujer a elegir marido.

Comedias serias y de honor, una de cuyas obras capitales es  Cada cual lo que le toca, donde, insistiendo en el tema citado, aparece el carácter independiente de la mujer (aquí es Isabel, que da muerte al hombre que la ha seducido con la espada de su esposo).

Autos sacramentales y comedias de santos: El gran patio del palacio recuerda El gran teatro del mundo, de Calderón; y en Santa Isabel, reina de Portugal volvemos a ver destacada la figura de la mujer (aquí resalta la personalidad de la Reina sobre la de su marido, que no sabe aplicar la justicia y se muestra débil ante las situaciones).

Dramas y tragedias basados en temas clásicos, como las tituladas Progne y Filomena y Los áspides de Cleopatra.

Tragedias de honor y lealtad, entre las que sobresale la pieza fundamental de su producción dramática, Del rey abajo ninguno, donde el honrado labrador García del Castañar tiene que vengar la deshonra de su esposa matando al que la ha ultrajado, pero no puede hacerlo al saber que el ofensor es el rey Alfonso XI; cruel dilema entre el honor y la lealtad, que se soluciona al conocerse la identidad del que, con la banda roja del rey, ha entrado en la habitación de Blanca, que no es otro que don Mendo, a quien finalmente mata García.

El teatro de Rojas Zorrilla se caracteriza, pues, por su fuerza trágica, su soltura en las situaciones cómicas, que muchas veces llega a la caricatura, y la importancia que da a la figura femenina.

A continuación te ofrezco un fragmento de la última obra citada, en la que los dos protagonistas se confiesan su amor:

García

No quiere el segador el aura fría,

ni por abril el agua mis sembrados,

ni yerba en mi dehesa mis ganados,

ni los pastores la estación umbría,

ni el enfermo la alegre luz del día,

la noche los gañanes fatigados,

blandas corrientes los amenos prados,

más que te quiero, dulce esposa mía;

que si hasta hoy su amor desde el primero

hombre juntaran, cuando así te ofreces,

en un sujeto a todos los prefiero;

y aunque sé, Blanca, que mi fe agradeces,

y no puedo querer más que te quiero,

aún no te quiero como tú mereces.”

Blanca

No quieren más las flores al rocío,

que en los fragantes vasos el sol bebe;

las arboledas la deshecha nieve,

que es cima de cristal y después río:

el índice de piedra al norte frío,

el caminante al iris cuando llueve,

la oscura noche la traición aleve,

más que te quiero, dulce esposo mío;

porque es mi amor tan grande, que a tu nombre,

como a cosa divina, construyera

aras donde adorarle, y no te asombre,

porque si el ser de Dios no conociera,

dejara de adorarte como hombre,

y por Dios te adorara y te tuviera.”

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Barroco literario español



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. La creación de un personaje literario
Para el éxito de una obra literaria, sea cual sea su extensión y sin importar el... [16/07/07]
4.491  
2. Sintaxis del español
Estudia y aprende a dominar la sintaxis , dentro de lo que es el buen manejo de... [25/09/07]
24.280  
3. Cómo trabajar el ensayo literario con los estudiantes
En este curso el docente de literatura encontrará los lineamientos necesarios para... [28/11/11]
20  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail