12.170 cursos gratis
8.781.742 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Azúcar. Fast food

Autor: Felix Larocca
Curso:
9/10 (1 opiniýn) |7 alumnos|Fecha publicaciýn: 12/08/2011
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 5:

 Gordura. Comer (2/2)

Otra dificultad es que el sabor intenso de las comidas que nos despiertan el gusto, a su vez, está asociado con la presencia en la sangre circulante de neurotransmisores que excitan el placer y que en modos discretos nos acostumbran a la necesidad de la exposición repetida al estímulo sensual --- en otras palabras nos habitúan. Entonces comemos por el placer bioquímico generado y no porque la comida de ese tipo sea necesaria.

Las comidas que nos sirve la Naturaleza en la mesa abundante de los mares, de los ríos, de los bosques y de donde quiera que las extraigamos; son comidas simples, satisfacientes y fundamentalmente equilibradas (como el aire) para proveernos, meramente, con otro elemento necesario para sostener la vida.

Pero, cuando la sal, las grasas y el azúcar entran en nuestras bocas y se ponen en contacto con nuestras lenguas, algo singularmente misterioso sucede. La presencia del triptofano circulante (precursor de la serotonina) se altera y una euforia transitoria sigue. Razón ésta porque los deprimidos buscan el chocolate, pican o hacen ambas cosas.

Otra vez, parece ser como si la Naturaleza, sabiendo que Ella nunca comenzaría a producir y a ofrecernos fast foods, que para que tuviéramos la oportunidad infrecuente de gozar un paréntesis placentero dentro de las miserias de nuestras existencias selváticas Que gozar, entonces, del mordisco de una comida deliciosa era un favor --- pero, meterse de una sentada una caja de bombones --- esto, no lo había contemplado, la Naturaleza, en sus planes meticulosos.

Los aceites preferidos por la Naturaleza son los aceites de pescado y los de vegetales… pero, los que nosotros preferimos, porque saben mejor, son los provinentes de las grasas animales (nuestros semejantes). Nadie se da harturas de ensaladas aderezadas con un chorrito de aceite de oliva… pero, ¿cuántos no sucumben a un empacho de hamburguesas, papitas fritas, una batida de chocolate y un postre?…

Yo conozco la tía de una paciente bulímica que, pesando más de trescientos cincuenta libras, cocina el arroz que, en su mesa presenta con tres barras de mantequilla (12 oz) y luego añade a las habichuelas, la cuarta barra. Mujer de comer escueto, sin dudas.

La sal es otra cosa. Los romanos la pagaban a los legionarios, de ahí se origina la palabra “salario”.  Se estima que solamente en la Gran Bretaña de hoy, la sal es responsable por unas 35,000 muertes anuales.

La sal es un electrólito (en su forma de cloruro de sodio) esencial para el balance de los fluidos responsables por nuestras vidas. Nunca fue abundante en nuestra dieta original. Ahora, no hay una mesa en el mundo donde no se la presente en su salero obligatorio.

El problema con perder de peso y con cambiar nuestras estrategias nutritivas es que a nosotros nos gusta comer… sólo, y únicamente por el placer de hacerlo. Por ello, perder de peso es algo que hacemos con poco entusiasmo y nunca logramos. Ganarlo, en cambio, nos deleita…

En resumen

Es una paradoja sin precedentes que la obesidad es la forma de malnutrición más perniciosa que ha existido en toda nuestra historia.

Es una realidad triste, aquella de que en lugar de luchar contra la obesidad y la pobreza; que los gobiernos del mundo, prefieran malgastar los recursos del estado en programas ilusorios (como lo son los juegos olímpicos) o para que los políticos y los economistas ladinos se enriquezcan a sí mismos con el engaño y la mentira.

Es un hecho aparente que los economistas de calaña local --- los que no han exhibido trabajos meritorios como contribución a su arte; se puedan caracterizar como los definiera el ilustre (también) economista, John Maynard Keynes: “Si se juntan tres economistas en una habitación. ¿Qué tenemos? Cuatro opiniones distintas…”

Pero algo, es aun más triste: Que la Naturaleza nos dotara con el cerebro y con la inteligencia más desarrollados en Su creación y, que durante los eones en que hemos poblado este planeta, aún no tengamos ni la idea más remota de cómo, para qué y por qué se tiene tal inteligencia.  

Mientras tanto: sigamos engordando… ¡Pasa un poco más de chicharrón y, buen provecho!

Bibliografía

Suministrada por solicitud.

Capýtulo anterior - Gordura. Comer (1/2)

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Azúcar. Fast food



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Cómo adelgazar comiendo
Con frecuencia fracasamos en el intento de reducir nuestro exceso de peso, y eso... [15/03/02]
474.841  
2. Cómo eliminar el estrés con la dieta
El estrés y la ansiedad afectan más que ninguna otra cosa a la calidad y el éxito... [19/03/02]
138.395  
3. Mejora tu salud a través de la respiración
La respiración es un hecho automático que realizamos sin pensar. Por ello, no le... [04/04/02]
57.177  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail