12.170 cursos gratis
8.769.849 alumnos
Facebook Twitter YouTube
Busca cursos gratis:

Ayuda para el Cristiano de hoy

Autor: Ana María Marcos Martínez
Curso:
10/10 (1 opiniýn) |194 alumnos|Fecha publicaciýn: 03/02/2011
Envýa un mensaje al autor

Capýtulo 12:

 Vía crucis. El camino de la cruz (2/3)

VIA CRUCIS POR SAN ALFONSO MARIA LIGORIO  QUINTA ESTACIÓN

Simón ayuda a Jesús a llevar la cruz

V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Considera cómo los judíos, al ver que Jesús iba desfalleciendo cada vez más, temieron que se les muriese en el camino y, como deseaban verle morir de la muerte infame de Cruz, obligaron a Simón el Cirineo a que le ayudase a llevar aquel pesado madero.

DULCÍSIMO Jesús mío: no quiero rehusar la Cruz, como lo hizo el Cirineo, antes bien la acepto y la abrazo; acepto en particular la muerte que tengáis destinada para mí, con todas las penas que la han de acompañar, la uno a la vuestra, y os la ofrezco. Vos habéis querido morir por. mi amor, yo quiero morir por el vuestro y por daros gusto; ayudadme con vuestra gracia. Os amo, ¡ oh Jesús, amor mío! más que a mí mismo, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido; no permitáis que vuelva a separarme de Vos otra vez; haced que os ame siempre y disponed de mí como os agrade. Amén.

Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

VIA CRUCIS POR SAN ALFONSO MARIA LIGORIO SEXTA ESTACIÓN

 La Verónica limpia el rostro de Jesús

V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

 R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

 Considera cómo la devoto mujer Verónica, al ver a Jesús tan fatigado y con el rostro bañado en sudar y sangre, le ofreció un lienzo. y limpiándose con él nuestra Señor, quedó impreso en éste su santa imagen.

AMADO Jesús mío: en otro tiempo vuestro rostro era hermosisímo; mas en este doloroso viaje, las heridas y la sangre han cambiado en fealdad su hermosura. ¡ Ah Señor mío, también mi alma quedó hermosa a vuestros ojos cuando recibí la gracia del bautismo, mas yo la he desfigurado después con mis pecados. Vos sólo, ¡ oh Redentor mío!, podéis restituirle su belleza pasada: hacedlo por los méritos de vuestra Pasión. Os amo, ¡oh Jesús, amor mío!, más que a mi mismo, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido; no permitáis que vuelva a separarme de Vos otra vez; haced que os ame siempre y disponed de mí como os agrade. Amén.

Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

 Amado Jesús mío, etc.

VIA CRUCIS POR SAN ALFONSO MARIA LIGORIO SÉPTIMA ESTACIÓN

  Jesús cae la segunda vez con la cruz

V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

 R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

 Considera la segunda caída de Jesús debajo de la Cruz, en la cual se le renueva el dolor de las heridas de su cabeza y de todo su cuerpo al afligido Señor.

OH pacientísimo. Jesús mio. Vos tantas veces me habéis perdonado, y yo he vuelto a caer y a ofenderos. Ayudadme, por los méritos de esta nueva caída, a perseverar en vuestra gracia hasta la muerte. Haced que en todas las tentaciones que me asalten, siempre y prontamente me encomiende a Vos. Os amo, ¡ oh Jesús, amor mío! más que a mí mismo, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido; no permitáis que vuelva a separarme de Vos otra vez; haced que os ame siempre y disponed de mí como os agrade. Amén.

 Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

 Amado Jesús mío, etc.

VIA CRUCIS POR SAN ALFONSO MARIA LIGORIO OCTAVA ESTACIÓN

 Las mujeres de Jerusalén lloran por Jesús

V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

 R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

 Considera cómo algunas piadosas mujeres, viendo a Jesús en tan lastimosa estado, que iba derramando sangre por el camino, lloraban de compasión; mas Jesús les dijo: no lloréis por mí, sino por vosotras mismas y por vuestras hijos.

AFLIGIDO Jesús mío: lloro las ofensas que os he hecho, por los castigos que me han merecido, pero mucho más por el disgusto que os he dado a Vos, que tan ardientemente me habéis amado. No es tanto el Infierno, como vuestro amor, el que me hace llorar mis pecados. Os amo, ¡ oh Jesús, amor mío!, más que a mí mismo, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido; no permitáis que vuelva a separarme de Vos otra vez; haced que os ame siempre y disponed de mí como os agrade. Amén.

 Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

VIA CRUCIS POR SAN ALFONSO MARIA LIGORIO NOVENA ESTACIÓN

 Jesús cae por tercera vez con la cruz

V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.

 R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

 Considera la tercera caída de Jesucristo. Extremada era su debilidad y excesiva la crueldad de los verdugos, que querían hacerle apresurar el paso, cuando apenas le quedaba aliento para moverse.

ATORMENTADO Jesús mío: por los méritos de la debilidad que quisisteis padecer en vuestro camino al Calvario, dadme la fortaleza necesaria para vencer los respetos humanos y todos mis desordenados y perversos apetitos, que me han hecho despreciar vuestra amistad. Os amo, ¡ oh Jesús, amor mío!, más que a mí mismo, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido; no permitáis que vuelva a separarme de Vos otra vez; haced que os ame siempre y disponed de mí como os agrade. Amén.

Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

 Amado Jesús mío, etc.

Nuestras novedades en tu e-mail

Escribe tu e-mail:



MailxMail tratarý tus datos para realizar acciones promocionales (výa email y/o telýfono).
En la polýtica de privacidad conocerýs tu derechos y gestionarýs la baja.

Cursos similares a Ayuda para el Cristiano de hoy



  • Výdeo
  • Alumnos
  • Valoraciýn
  • Cursos
1. Oraciones del Cristiano
A veces, cuado vamos creciendo vamos olvidando nuestra fé. Dejamos las cosas... [23/05/05]
53.472  
2. Liderazgo Cristiano
El liderazgo cristiano es uno de los temas más importantes para armar un equipo... [21/05/10]
1.055  
3. Motivación. Hazlo hoy
Sepamos que el amor propio y una autoestima elevada son las bases de la motivación... [22/01/09]
2.011  

ýQuý es mailxmail.com?|ISSN: 1699-4914|Ayuda
Publicidad|Condiciones legales de mailxmail